Portal informativo de análisis político y social

CIUDADANOS BUSCAN RENDIJAS LEGALES PARA FRENAR AUMENTO AL TRANSPORTE

CIUDADANOS BUSCAN RENDIJAS LEGALES PARA FRENAR AUMENTO AL TRANSPORTE

ago 20, 2012

Por Mario Ávila

La ruta del aumento al transporte público que sorprenderá a los usuarios a partir del próximo uno de septiembre resultó emergente pero del todo ilegal: un paro con ribetes de armado, la reunión de la Comisión tarifaria que lo aprobó, el decreto y la promulgación del acuerdo, fueron anómalas.

A pesar de todo, los transportistas se salieron con la suya y aumentaron de seis a 7 pesos el pasaje para la Zona Metropolitana de Guadalajara, 7.50 para Puerto Vallarta y 6.50 para el interior del Estado.

La esperanza para unos y bandera política para otros, es que la determinación del Poder Ejecutivo y Legislativo de aumentar la tarifa permite impugnaciones legales porque tiene vicios de origen y a ello aluden los representantes sociales que han iniciado trámites jurídicos para echar atrás el alza al transporte.

En el contexto, los camioneros aumentaron el precio del servicio en la víspera de un relevo en el gobierno y aún cuando el mandatario Emilio González Márquez les había concedido 80 millones de pesos en calidad de subsidio el alza en el precio al diesel durante el 2012.

La propuesta de incremento la planteó la Alianza de Camioneros de Jalisco y fue aprobada por la Comisión Revisora de Tarifas en la que están representados los municipios metropolitanos, las dirigencias de las cúpulas empresariales y los líderes sindicales como la CROM, la CTM y el SNTE.

Tanto la decisión de aumentar como la intención del Gobernador de evadir la responsabilidad fue cobijada por el Congreso del Estado, que aprobó con estrechamiento de términos (fastrack) la creación de una supuesta comisión tarifaria ciudadanizada que sin embargo se publicó el mismo día pero con modificaciones.

Es decir, se aprobó la creación de una comisión y se publicó otra en la que no se incluyó la participación de personas con incapacidad ni usuarios del transporte público; tampoco se precisó que debía estar integrada por 25 miembros ni que las votaciones deberían ser por decisión de las dos terceras partes y se dejó la posibilidad de que el gobernador intervenga.

La diferencia entre lo aprobado y lo publicado es responsabilidad de la dirección de procesos legislativos donde despacha el ex diputado Gerardo Rodríguez, pero nadie hace algo por investigar, más allá de denunciarlo a los medios.

Desde inicios de la semana pasada advirtieron el aumento cantado con un paro sorpresivo que afectó a más de un medio millón de usuarios, en concreto a los pasajeros que utilizan normalmente los servicios del Macrobús y la Ruta 380 que circula por el anillo Periférico.

Al capricho de los transportistas le siguió la sumisión de la autoridad, ya que en lugar de hacer valer la Ley de los Servicios de Tránsito Vialidad y Transporte y cancelar las concesiones y subrogaciones de los transportistas que se negaron a brindar el servicio, respondieron a su chantaje y de inmediato convocaron a una reunión emergente de la Comisión Revisora de Tarifas que tenía tres años sin actividad.

La reunión, a convocatoria inmediata, se efectuó violentando disposiciones de ley, y más aún, el resolutivo de incremento a la tarifa se convirtió en un decreto inmediato del Ejecutivo, que se promulgó incluso haciendo excepciones a la temporalidad, ya que surgió efectos de inmediatez.

La molestia de la ciudadanía se expresó a través de agrupaciones como la Federación de Estudiantes Universitarios, Conciencia Cívica y Alianza Ciudadana, quienes realizaron manifestaciones, sin embargo será este lunes 20 de agosto cuando con el regreso a clases se resienta el efecto del incremento al precio del pasaje.

En nombre de los cinco diputados electos del Partido Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda informó que emprenderán “una serie de acciones que permitan combatir este atraco contra los jaliscienses, que se comete con la complicidad de varios poderes constituidos del Estado, varias autoridades municipales, estatales, y algunas organizaciones que se dicen representan a los trabajadores y a los campesinos”.

Entre las acciones mencionadas, dijo que: “Interpondremos un juicio de amparo colectivo, que promoveremos a través de la Agrupación Política Alianza Ciudadana y de Movimiento Ciudadano, vamos a promover un juicio contencioso de nulidad administrativo y le exigiremos al Congreso y a los ayuntamientos que promuevan una controversia constitucional”, dijo Clemente Castañeda.

UN PESO SÍ SIRVE: JUAN CARLOS VILLARREAL

El incremento de un 16 por ciento al precio del pasaje es adecuado para dar cumplimiento a todas las obligaciones adquiridas con anterioridad en el transporte público. Esto a juicio de un transportista, el empresario Juan Carlos Villarreal, quien califica a la tarifa de los 7 pesos, como suficiente.

Contrario a las afirmaciones del titular de la Alianza de Camioneros, en el sentido de que con un peso de aumento el servicio de transporte empeorará, Juan Carlos Villarreal, explica que los análisis que ellos mismos habían hecho arrojaban cifras más elevadas, pero admite que la condición de la economía de los usuarios no es para gravarle más, “y con un peso debemos estar conformes”.

No obstante dejó en claro que seguirán planteando a las autoridades, algunos esquemas que les permitan dividendos, como evitar evasiones, ser más eficientes en el cobro.

Sin embargo pidió a cambio que el Gobierno no siga inundando el servicio con más unidades y nuevas ampliaciones y se pronunció en cambio por una reestructuración de rutas, cristalizar el tema del prepago y la credencialización única para el uso del transvales para dar un servicio más empresarial, con una economía de escala, compras en común, entre otras acciones.

Juan Carlos Villareal planteó que esos serán algunos de los aspectos sobre los que se pronunciarán en los próximos días con medidas complementarias al ajuste que se hace de un peso a la tarifa del transporte público.

“Haremos el mejor esfuerzos para prestar el servicio en las mejores condiciones posibles”, dijo Juan Carlos Villarreal al entrar en detalle en entrevista con Conciencia Pública:

Juan Carlos Villareal. Tajantemente nos desligamos de las prácticas de la Alianza de Camioneros de Jalisco, nos desligamos de los paros y nos desvinculamos de las declaraciones de que no se puede prestar un servicio con esta nueva tarifa.

Conciencia Pública. ¿Un peso fue suficiente?
JCV. El servicio subrogado sí puede dar un mejor servicio, vamos a hacer nuestro esfuerzo y seguiremos poniendo el dedo en la llaga de los proyectos que no se pueden seguir aplazando y que podrían ayudarnos a los transportistas a mejorar nuestros ingresos y ya con esta tarifa nos daría un respiro para seguir adelante.

CP. Jorge Higareda dice que con un peso de aumento a la tarifa no esperen mejoras en el servicio… ¿usted qué opina?
JCV. Nosotros hacemos una firma de compromisos donde signamos 10 compromisos básicos y concretos, no al azar, no a la ligera, en presencia de organizaciones civiles y de cara a la sociedad jalisciense de compromisos muy concretos para mejorar el servicio.

CP. ¿Su opinión del paro?
JCV. Yo lo que creo es que el chantaje y la presión no son el camino para resolver los problemas y a lamentablemente a eso ha recurrido el monopolio de la Alianza de Camioneros y ese fue un buen momento para nosotros bajarnos de esa actitud, no coincidimos con eso nosotros, en circunstancias difíciles habremos de demostrar que podremos ofrecer un buen servicio.

CP. ¿Modificar el hombre-camión por modelo de ruta-empresa sería lo adecuado en estos momentos?
JCV. Por supuesto, el tener un esquema empresarial nos podría dar la pauta para abatir costos en la operación del servicio, en la administración, en la contratación de personal, en los mecanismos para hacer copras en común y en general en hacer una economía de escala.

CP. ¿Y qué novedades le pueden ofrecer a la ciudadanía?
JCV. Habría otras cosas en cuestión de tecnología como el sistema del prepago con el que podríamos resolver el problema de la evasión, ya sea por parte de los mismos operadores o por el mal uso del transvale o la tarifa preferencial. O sea, son varios aspectos que yo podría enunciar como compromisos de mejora al servicio

CP. ¿Algún otro?
JCV. Hay uno muy importante que tiene que ver con la autoridad, es decir, que no se sigan dando autorizaciones de ampliaciones de rutas a la ligera.

CP. ¿Son nuevos permisos?
JCV. Se ven en esta administración más permisos porque creemos que hay algunas rutas que traen ampliaciones sin justificación y ya lo hemos venido proponiendo nosotros, que se extiendan algunas rutas que tienen mucha demanda donde a lo mejor con el mismo parque vehicular podemos dar un mejor servicio a la ciudad.

CP. ¿Fue política la decisión de aumentar el precio del transporte en este momento?
JCV. Yo creo que fue una decisión técnica, sí había una necesidad de aumentar el precio a la tarifa, había factores políticos, técnicos, económicos y sociales para que se diera el aumento al pasaje, ya que el alza a la canasta básica nos pega a todos, pero el alza yo creo que debería de estar aparejado a un mejor servicio”.

CP. Sobre la actitud de la Alianza en el sentido de que un peso no los obliga a realizar mejoras… ¿qué opina?
JCV. Es una postura muy irresponsable. Yo creo que la decisión tuvo elementos técnicos y políticos para que la tarifa no fuera más allá de los 7 pesos, cuidando la capacidad de los ciudadanos, que yo creo que esa es la responsabilidad de las autoridades.

CP. ¿Pero cómo se exime usted de esta responsabilidad, ya que fue candidato a diputado federal por el PRI?
JCV. Yo creo que este aumento pudo haber sido mayor, pero es de mal gusto es querer endosarle a los transportistas la responsabilidad y más aún querer endosarle la responsabilidad a la siguiente administración. Había un compromiso de la actual administración de que una vez pasado el proceso electoral del primero de julio se haría un ajuste a la tarifa, entonces lo único que está haciendo Emilio es cumplir.

CP. ¿El aumento irá aparejado a la mejora en el servicio?
JCV. Por supuesto. El usuario lo notará. Pero yo creo que nos aumentos deben ser graduales, no den darse cada tres años y esto se lograría con la tarjeta de prepago con lo que se podría aumentar 20 o 30 centavos y el golpe hacia el usuario no sería tan gravoso, pero además el usuario no se negaría a pagar el incremento que se registre.

El dato

Una de cada diez unidades por cada ruta debería de ser especial para el uso de personas con discapacidad, es decir, debería tener entre otros aditamentos una rampa.

La cifras

38% De la población en la Zona Metropolitana de Guadalajara se traslada en camión.

Del 18 al 30% De los ingresos destina cada transeúnte en moverse en la ciudad,
3 horas diarias Se destina cada ciudadano en la movilización en el transporte público.

Los últimos aumentos

2001 aumentó de $3.00 a $3.50
2005 aumentó de $3.50 a $500
2009 aumentó de $500 a $6.00
2012 los transportistas recibieron un subsidio de 80 millones de pesos.

Los incumplimientos de los transportistas

– Buena presentación de los operadores.
– Buen trato de los choferes al pasaje.
– Unidades con presentación impecable.
– Humanizar la jornada de trabajo para que los choferes estén en mejores condiciones físicas y psicológicas (8 horas de trabajo).
– Establecer un sueldo fijo y atractivo para evitar que los choferes compitan por el pasaje.
– Capacitación permanente a operadores.
– Uso efectivo del regulador de velocidad.
– Respeto a la tarifa de estudiantes, discapacitados y ancianos.
– Respeto a los horarios de servicio.
– Depósito para basura.
– Sistema de prepago.

Share Button
  • Sdfdsf

    Prueba