Portal informativo de análisis político y social

DIEZ AÑOS SIN HOGAR FAMILIAR

DIEZ AÑOS SIN HOGAR FAMILIAR

Jul 19, 2014

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por María Antonieta Flores Astorga
El niño tapatío que se encontraba recluido en el albergue de Mamá Rosa, es uno de esos pequeños olvidados por el mismo aparato gubernamental que se lo arrebató a sus padres. Por salvarlo de maltrato, lo condenaron al abandono y al olvido.
——
La CEDHJ pide al Consejo Estatal de Familia (CEF), que resuelva de inmediato la situación jurídica de los dos menores. Inútil la petición. Seis meses después y no habían siquiera trasladado al menor de Zamora, a Guadalajara.

——
Salvador, que pronto cumplirá la mayoría de edad, lleva más tiempo viviendo en instituciones públicas que con sus padres. Igual su hermanita Mayra Marisol, de 10 años de edad, y que poco conoce a su madre, Cuquita. Los dos jovencitos, merced a una queja interpuesta por su madre ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) en el 2013, motivaron la primera recomendación de ese organismo, en enero del 2014.
La CEDHJ pide al Consejo Estatal de Familia (CEF), que resuelva de inmediato la situación jurídica de los dos menores. Inútil la petición. Seis meses después y no habían siquiera trasladado al menor de Zamora, a Guadalajara.
La CEDHJ en la investigación exhaustiva que hizo del caso, se dio cuenta que incluso, el CEF, carecía de información jurídica sobre la resolución o avances en la integración del proceso penal que se originó con la consignación de la A.P. 1432/2004, Juzgado Décimo Primero de lo Criminal, del cual derivó el aseguramiento de los niños. O sea pasaron las administraciones, y los expedientes de los niños, se habían perdido en algún vericueto burocrático.

EN EL LIMBO JURÍDICO
María del Refugio Hernández Hernández y Jaime Tejeda Palomino, son padres de los dos niños, que cuando se los quitaron tenían siete, el niño y un año de edad la niña. Transcurrió casi una década en un limbo jurídico, sin poder casi ni acercarse a sus criaturas. Olvidados prácticamente por el organismo que dice velar “por el bien superior del niño”.
Platíqueme la versión de los hechos, ¿por qué se llevaron a Salvador Alejandro y a Mayra Marisol? ¿Los golpeaba? –Pregunto al padre de la niña–.
“La verdad sí. Si era golpeador del niño, nomás a uno. Al niño que no era mío. Es que, lo digo con mucha vergüenza, yo era drogadicto. Pero de esa fecha para acá, no me drogo y me la llevo bien con mi familia”.
Jaime, es un hombre fuerte, de casi 40 años. Prosigue con su relato:
“A raíz de que se llevaron a las criaturas yo comprendí que esa violencia me estaba enfermando. La drogadicción me impulsaba a estar mal con mi familia”.
– ¿A dónde se llevaron a los niños?
– Este… a mi niña se la llevaron a Protección a los Hijos de los Presos y luego aquí al Cabañas. En el primero me la trataron muy mal, supuestamente la prestaban o la vendían, no sé. Pero sé que me la golpeaban, siendo que yo nunca le puse una mano a esa niña.
El día que platiqué con los padres de Salvador, la niña había hecho su Primera Comunión, y me invitaron, ahí en el Cabañas. La niña tenía apenas un año. Hoy tiene 10 años.
– ¿La podían visitar allá con la monja Ana Rosa, en Hijos de los Presos?
– Yo, hasta este momento he podido entrar a un lugar como este (Cabañas). A mí nunca me dieron la oportunidad, ni de verla, ni de convivir más que en este momento.
– ¿Qué sientes?
– Pues feo porque a la mejor, no estaba ni muy joven ni muy viejo, pero ahora comprendo que los hijos le duelen a uno más que nada. No puedo remediar nada, la verdad, sino simplemente pedirle a Dios y a la Virgen que me los regrese.
– ¿Y quién lleva el caso, quién los defiende?
– A nosotros nadie. A nosotros nadie nos dijo cómo hacerle, qué hacer, nada.
Desde que Jaime asiste a terapia psicológica, obligado por el organismo que retiene a sus hijos, se siente muy diferente. A partir de las tres sesiones lo mandaron al servicio psiquiátrico, dice, mostrándome un papel, en el que se puede leer que padece “Trastorno orgánico de la personalidad”.
Y la constante, como otros padres, en la misma situación.
“Hasta la fecha no me han dado un solo permiso para ver a mis hijos. A Salvador menos, en Zamora, Michoacán, sólo iba Refugio.
“Cuquita me comenta que los niños solamente convivieron muy poco tiempo, cuando estuvieron en el mismo albergue de Hijos de Presos. Hasta que cambiaron a Salvador, el más grande al Hogar Miravalle, y luego lo mandaron a Zamora, Michocán, traslados ocurridos desde el 2004 a la fecha”.

NIÑOS SEPARADOS
Pregunto a la hermana Mayra Marisol si ha visto a su hermanito.
– Sí, cuando estaba en el albergue, pero no me acuerdo.
– ¿Cuántos años tienes?
– 10.
– ¿Te quieres ir con tu mamá o te quieres quedar aquí?
– Me quiero ir.
Luego su mamá me informa que en el Hogar Cabañas le dijeron que cuando termine el ciclo escolar tal vez me la entreguen.
“Pero dicen una cosa, y luego dicen otra”, agrega.
Para la pareja, el que los manden a una revisión psiquiátrica, no lo comprenden. Pero van a acudir. Entienden que sí están desubicados, pero “no estamos locos”.
El papá lo explica mejor:
“Lo que pasa es que esta situación de los niños, sí nos ha provocado trastornos, claro, yo la verdad no hallo la puerta. No sabe uno si hacerles caso o no (al Consejo), porque lo mandan a uno para un lado, luego a otro. A ellos no les importa la situación económica de uno, para nada. No le importa saber si uno tiene dinero para los traslados, sólo exigen “lleve al niño a terapia”, “usted señora vaya a la Escuela de Padres”, “usted señor a psicología”. Nos traen de un lado, a otro. Uno llega bien a su casa y se encuentra con un nuevo papel, ¿ahora que quieren? Pregunto. Psicológicamente lo trastornan a uno mucho, hacer todo lo que ellos dicen, no puede uno dividirse en tantas cosas”.
La Recomendación 1/2014, emitida el 30 de enero de este año, es producto de la queja 2526/2013, donde se advierte “que los menores de edad son víctimas de abandono institucional por parte del Consejo Estatal de Familia, aunado a que su situación jurídica no ha sido resuelta, lo que conlleva a que no se puede determinar si pueden ser reintegrados a su familia de origen o a una adoptiva”.
Así que, los padres cuentan al menos con un aval, que acreditó que el personal del CEF violó los derechos humanos de ellos y de sus pupilos, por no haberles otorgado un constante y adecuado seguimiento institucional para verificar las condiciones en que se encontraban y ser omisos para que se les garantizara una pronta recuperación de justicia.
De acuerdo a dicha Recomendación, “se obliga a la directora general del Sistema del Desarrollo Integral de la Familia, Consuelo del Rosario González, a la reparación del daño que les fue ocasionado a los menores, para que se garantice una atención integral; para que se impulse el procedimiento del juicio civil ordinario 389/2007, que se tramita en el Juzgado Octavo de lo Familiar. Se pide además que sean visitadas periódicamente todas las casas hogar, públicas y privadas, con el fin de evaluar el estado físico y emocional de las niñas, niños y adolescentes. Además se recomienda que el Contralor del Estado, instaure “un procedimiento administrativo de responsabilidad en contra del personal del CEF que resulte responsable de llevar a cabo las actividades jurídicas….”.
Mucho esfuerzo encierran las 69 páginas de la Recomendación, un trabajo de campo que parece ha rendido muy pocos frutos. Siete meses después, y los padres, seguían sin saber para que la CEDHJ les había entregado tantas hojas donde citan tantas veces a ellos y a sus hijos.
Cuquita, es un alma de Dios, así, simple, incapaz de remediar tantos reveses, esos que la han ido arrinconando entre la depresión y el insomnio, acechándola siempre. Y ni modo de no creerle.
Son padres, como muchos otros, a quienes les amputaron el derecho que les correspondía, al condenarlos a vivir sin sus hijos. Y todo por ese desorden que impera en los albergues, y en el propio sistema que debe vigilar su funcionamiento.
Y todavía tienen que seguir esperando, ya que Consuelo del Rosario González, directora del DIF Jalisco, declaró que Salvador, sería trasladado a “otro albergue”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad