Portal informativo de análisis político y social

EL RETO DE LA ADMINISTRACIÓN: LA IMPUNIDAD ES “EL GRAN CUELLO DE BOTELLA”

EL RETO DE LA ADMINISTRACIÓN: LA IMPUNIDAD ES “EL GRAN CUELLO DE BOTELLA”

Feb 8, 2014

Por José María Pulido —-

Aproximadamente 2 de cada 4 pesos, si no es que más se están invirtiendo mal. Hay que tener una política focalizada y te lo digo porque se están gastando recursos en otro lado (…) no se está aplicando la política criminal correctamente”.

DANTE HARO/ INVESTIGADOR DE LA UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

Seis de los ocho delitos considerados de alto impacto o alta incidencia aumentaron en Jalisco durante el primer año de la actual administración y los datos que se dieron a conocer en el Informe gubernamental ni las declaraciones corresponden con los de los académicos críticos, pero ambos coinciden en que el gran reto del Estado sigue siendo la seguridad.

Investigadores como Dante Haro Reyes, de la Universidad de Guadalajara, reconocen que el anuncio hecho en el Informe gubernamental de formar 100 agentes del Ministerio Público más es un avance, aunque lo califican como una aspirina porque se requiere una reestructuración de gran calado en materia de justicia.

El gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval, acepta que falta coordinación entre las corporaciones municipales y las del Estado pero que el incremento se debió a que los ciudadanos cada vez denuncian más ante la confianza de las nuevas autoridades, pero los datos duros dicen que nos colocamos en el top ten de la inseguridad y en algunos casos en el top cinco.

La propuesta de solución es “segmentar el problema, ¿cuánto se gasta en los internos? Por ejemplo. Aproximadamente 2 de cada 4 pesos, si no es que más, se están invirtiendo mal. Hay que tener una política focalizada”, recomienda el investigador de la Universidad de Guadalajara.

Y otro reto es la impunidad porque una persona que se dedica a delinquir tiene apenas “el 5% de posibilidades de que lo detengan, lo agarren”, y de este 5% solamente el 1.7 será condenado a más de tres años de pena.

EL CONTRASTE DE LOS INDICADORES

El Monitoreo de Indicadores de Desarrollo (MIDE) del Gobierno del Estado de Jalisco, reconocida por el Coneval, reporta haber alcanzado el 45% de los objetivos en materia de seguridad ciudadana pero en realidad únicamente se llegó a la meta del 21% porque no alcanzaron objetivos del combate al robo en diversas modalidades, como de vehículos, negocios, personas, casa habitación, vehículos de carga, bancos y secuestros.

Tampoco en plantíos de enervantes localizados y destruidos, dosis de droga retiradas del mercado, fraudes o extorsión telefónica, a pesar de que en la mayoría los objetivos eran mantener el nivel registrado en 2012 o regresar al del 2011, de acuerdo al periódico Mural.

El Informe llega a calificar como logro el que existan más de 31 mil víctimas de delitos por cada 100 mil habitantes, en lugar de los 26 mil que había en 2012.

LAS PREGUNTAS

El eje de Derechos y Libertad, en lo que corresponde a seguridad, deja algunas preguntas como
¿por qué si a nivel nacional los Estados redujeron, en promedio, 2.88% la incidencia delictiva, en Jalisco creció el número de crímenes en una proporción de 13.45% entre 2013 y 2014?
Los robos a personas aumentaron 164% y como ejemplo sólo en el mes de julio de 2013 se registraron cinco mil 186 robos, la cifra más alta en los últimos 16 años.
En el primer semestre de 2013 se registraron casi seis mil robos a vehículos, la cifra más alta desde 2006.
Según los indicadores de seguridad de MIDE Jalisco, en esta materia sólo se cumplió el 21% de las metas, aunque en su informe el Gobernador dice haber cumplido el 45%.
Los indicadores de impunidad por arriba del 90% no han variado en el último año, por lo que el nuevo esquema de Fiscalía General no ha cumplido las expectativas que tenía.

ALTO IMPACTO Y CIFRAS NEGRAS

El SIDAC (Centro de Investigación para el Desarrollo), clasifica “ocho delitos de alto impacto que son los delitos que de alguna manera preocupan más a la ciudadanía: Robos a casa habitación, robo a transeúntes, robo con violencia, robo de autopartes, que esa es una parte importante; el otro es secuestros, homicidios y la parte de lesiones y extorsiones”, explica Dante Haro Reyes.

De acuerdo a sus reportes, “podemos ver con datos duros, contundentes, qué es lo que está pasando también de acuerdo a reportes de la misma Fiscalía General, por ejemplo, estos delitos que se consideran los que más laceran a una sociedad el año pasado en Jalisco se aumentaron seis de estos ocho porque en uno, que es el de extorsiones, no tenemos”.

Hace hincapié que “en siete de los ocho delitos se aumenta y el de homicidios se mantiene o disminuye, con un porcentaje mínimo. Quiere decir que desde luego hay un reto muy importante por hacer en materia de seguridad”.

Agrega que “esto es lo que corresponde a delitos de alto impacto, pero por ejemplo también están los delitos de bajo impacto o del orden común, donde también hay una problemática porque también preocupan a la ciudadanía porque los tiene muy pegaditos muy cerca y también hay un incremento”.

Entrevistado en el Centro Universitario de Ciencias Sociales, explica Haro Reyes, agrega que además “tenemos una cifra negra muy alta que nos dan los análisis que da la encuesta nacional de percepción de violencia del INEGI 2013, cuyos resultados salieron el 14 de enero y que estamos hablando de un 98% de delitos que no se denuncian, o sea casi 9 de cada 10 delitos no se denuncian”.

“Las autoridades dicen tramposamente que no se está incrementando el número de delitos, que lo que pasa es que están denunciándose más, cuando nosotros vemos en realidad que con relación a 2013 y a 2012 que la denuncia era de 86% de cifra negra. Es decir, esta cifra negra aumenta dos puntos porcentuales más. Entonces ahí nos deben esta explicación”.

LA IMPUNIDAD

Pero lo más grave que yo veo, agrega Haro Reyes, “es la impunidad, que este es un problema que se tiene no solamente en la parte del Poder Ejecutivo sino también en la parte del Poder Judicial, es decir, aquí es donde también está el gran cuello de botella: un 95% de impunidad. El delincuente tiene 5% de posibilidades de que lo detengan, lo agarren y de este 5% solamente el 1.7 llega a sentencia con más de tres años de prisión”.

Por eso, “hablar de justicia seguridad y penal es el gran reto que se tiene”, dice el investigador universitario.

P. ¿Qué se debe hacer?

R. Primero, reconocer que se están enfrentando ante analistas que a veces no son sus amigos y que son voces críticas, es la parte de reconocer el problema que hay; la siguiente es en la parte que tiene que ver con el Ministerio Público y que ya se está previendo como punto porque hay un déficit y se pondrán más agentes del MP porque obviamente hay una necesidad aunque más grande, pero sin embargo el empezar con esa problemática puede tomarse como un avance en esa problemática que se tiene.

Otra parte que debe revisarse es “la cuestión de los sueldos de algunos operadores, específicamente ministerios públicos y policías que es una muestra importante de que sí les está interesando pero de 100 propósitos apenas van 10, es decir, faltan 90 que van encaminándose y se tienen que sentar las bases para seguir trabajando en eso”.

P. ¿No es suficiente lo que se ha hecho?

R. No, estamos viendo que con lo que se ha hecho tenemos todavía un crecimiento en el índice delictivo y hace falta más. Lo que pasa es que hay que segmentar dónde está el problema. Mira, aproximadamente 2 de cada 4 pesos, si no es que más se están invirtiendo mal. Hay que tener una política focalizada y te lo digo porque se están gastando recursos en otro lado, por ejemplo en la manutención de los reos, de los internos: Tenemos alrededor de 19 mil internos en Puente Grande, lo que da aproximadamente entre 176, 180 pesos diarios, estamos hablando de que se están gastando más de tres millones de pesos diarios en esta manutención, cuando muchos de ellos son de bajo impacto, delitos menores, es decir, no se está aplicando la política criminal correctamente. Desde mi punto de vista, dicen que no hay dinero, entonces hay que focalizar recursos hacia otro lado.

Recomienda la implementación del sistema adversarial acusatorio, “que tiene dos columnas muy importantes: Por un lado los Juicios Orales, que vendrán a despresurizar, avanzar, a hacer la justicia más pronta y expedita, etcétera, etcétera, pero por otro lado el mecanismo de justicia alternativa que me parece fundamental porque hay delitos de montos pequeños y que sin embargo echan a andar el andamiaje, el aparato judicial”.

Ejemplifica: “Te llega un caso de 500, mil, dos mil pesos cuando se gastan 12, 14 mil pesos en una averiguación previa que te lleva mucho tiempo y a final de cuentas es dinero desperdiciado que no estamos de alguna manera, a la hora ejecutar las sanciones, cumpliendo con reinsertarlos, al contrario, estamos creando las famosas universidades del delito, escuelas del crimen porque estamos de alguna manera invirtiendo más y eso es un círculo vicioso que se vuelve a repetir”.

P. ¿Servirá el anuncio de los 100 agentes del Ministerio Público?

R. Es un paliativo, un mejoral para una persona que está con pulmonía, se tienen que hacer cambios estructurales, de gran calado, yo no veo que se implementen, al menos en este año, el sistema de justicia alternativa y la parte esa le quitan presupuesto cuando, al contrario, le debe de apostar por ese camino, yo no veo la parte de que haya una solución, es decir no es un problema de policías y ladrones, no es un problema de más personal, sí hace falta, sí hay un déficit pero es un problema estructural porque, después, los primeros que lleguen con la falta de incentivos van a malearse.

Dante Haro recomienda “hacer una reestructuración de gran calado, porque de acuerdo a los antecedentes y las personas que están ahorita al cargo, tanto en la Fiscalía General hay varios operadores que han fracasado, por eso debe haber una renovación de gran calado junto con las políticas públicas integrales”.

Explica que la cuestión de la seguridad y el combate a la impunidad “tiene que sanearse de diferentes puntos para poder decir que se están sentando las bases, pero deben no están pensando así, no estar pensando en dar resultados inmediatos sino estar viendo a futuro lo que serán las próximas generaciones”.

P. ¿Cómo andamos en comparación con otros Estados?

R. En la media nacional, Jalisco, en el 2007, se encontraba alrededor de la media nacional, a partir del último lustro sobre todo en los últimos tres años, por ejemplo, el robo a instituciones bancarios rompimos récord, estamos en primer lugar; en homicidios, estamos con un foco rojo; en la parte de delitos de alto impacto, es decir, secuestros y extorsiones, estamos dentro de los tres primeros; en la parte de la prisión preventiva somos realmente la punta de lanza: Nosotros tenemos las mismas personas en prisión o detenidas, porque ha sido la privación de la libertad en lo general y la prisión preventiva en lo particular, la dos políticas o las dos columnas de la política criminal que hemos seguido erróneamente. Somos, después del Distrito Federal y Estado de México el estado que tiene más personas en prisión con la mitad de la población que se tiene allá.

Advierte que “tenemos una serie de récords en relación a hechos no gratos y estamos ya prácticamente en algunos asuntos delictivos en el top cinco.

P. ¿En los delitos de alto impacto o de alta incidencia?

R. Hay que desclasificarlos pero eso nos dice que, en comparación con otras entidades por ejemplo como Yucatán o Querétaro, donde sobre todo la percepción de la inseguridad es de 75.5, es decir, más de 7 personas de cada 10 se sienten inseguras mientras que en Jalisco hay una percepción de 3, 4 de cada 10, y es muy baja en esa comparación.

Agrega que: “Hay otros Estados, como Michoacán, donde 9 de cada 10 se siente insegura o el caso de Tamaulipas o Chihuahua, pero en Jalisco ya rebasamos esa parte y estamos prácticamente en el top ten, es decir, entre los 10 primeros lugares donde se siente más la inseguridad por todo lo que ha acontecido”.

Dante Haro ejemplifica con las fosas clandestinas en La Barca y en Zapopan, “las situaciones que sucedieron en Los Altos o las detenciones de las que no avisan pero sí presumen de una Fuerza Única que van a tener contra la delincuencia organizada aunque luego vienen operativos en los que ni siquiera están enterados”.

Por ello asegura que “falta una coordinación entre la Federación, no sé si por falta de confianza o por cuestiones se sigilo pero eso también habla de que en el discurso es una cosa, mediática, y en los hechos es otra, entonces todo eso hay que verlo porque a final de cuentas impacta en la ciudadanía porque no deja de ser un derecho fundamental que debe de cumplir el Estado y que todos estamos a favor de alcanzar ese beneficio, desde luego comenzando por la postura de ser receptivos de todos los retos porque en esa medida hay que hacerlo.

Finaliza: “El Gobernador puede ser muy receptivo pero si las cabezas que van a operar eso no son receptivas y van en contra, de alguna manera no se implementará las políticas adecuadas.