Portal informativo de análisis político y social

EUGENIO RUIZ OROZCO: EL CABALLO ZORRO QUE VINO A CAMBIAR LA HISTORIA DEL ATLAS

EUGENIO RUIZ OROZCO: EL CABALLO ZORRO QUE VINO A CAMBIAR LA HISTORIA DEL ATLAS

Nov 30, 2013

Por Diego Morales —-

Dentro de los objetivos que se planteó al llegar a la presidencia del Atlas, Eugenio Ruiz Orozco ya logró el primero: El transformar el tema relacionado con el fútbol. Ahora, con mayor tranquilidad, seguirá con su cargo al pendiente de los clubes de la institución, Colomos, Chapalita y Country Club.

P. El Atlas constantemente vivió envuelto en crisis… ¿qué hacía diferente esta crisis a otras que se habían enfrentado?

ERO. La incapacidad de acceder a los mercados de dinero. Cuando tienes crédito, aunque no es sano, puedes acudir a él. Si no tengo para pagar una quincena, acudes a la bolsa de dinero, te lo prestan a una tasa alta y te la puedes ir llevando, pero llega un momento en el que el propio prestamista ya no quiere prestarte porque tu capacidad de pago está totalmente superada. Nosotros tenemos agotado nuestra capacidad de crédito, por otro lado, tenemos un gasto establecido y nuestros ingresos no correspondían a tal gasto.

En ese orden de ideas, lo mejor fue aceptar la realidad, acomodarte a nuestros ingresos y si ya no se puede, pues a otra cosa mariposa. Además, en nuestras manos es evidente que el equipo no iba a tener éxito, más de 50 años de ausencia de éxitos deportivos lo demuestran, no te pelees con la realidad, acéptala.

P. Hace unas semanas, realizó una fuerte declaración respecto a que había recibido un cadáver agusanado y le llovieron críticas. ¿Fue una declaración espontanea? ¿En qué contexto lo dijo?

ERO. Había que subrayar que las condiciones de la institución eran muy graves y teníamos que hacer una toma de conciencia para tratar de que ese cadáver pudiera revivir, afortunadamente se dio el escenario en esos términos.

P. La unanimidad que se dio en Atlas con los 124 socios es trascendente, porque es difícil construir acuerdos…

ERO. Evidentemente el hecho de que haya opiniones diferentes no es malo, diría que es hasta sano, porque de la diversidad de puntos de vista surge la riqueza de una propuesta, el problema es si cada quien se monta en su macho y montado en él es incapaz de aceptar las reflexiones de los demás y llegar a conclusiones. Afortunadamente en el Atlas, los 124 asociados pusieron por encima lo que pudiera ser su punto de vista personal, su aspiración, incluso su propuesta para darle espacio a algo que es fundamental y que se deriva de una reflexión, ¿qué tenemos que proteger? Es el Atlas, que por un lado es fútbol, y del otro lado son los clubes. No podíamos seguir manteniendo el costo de operación de fútbol, entonces decidimos en una asamblea histórica y unánime que teníamos que dar un paso a un lado aceptando nuestras limitaciones para que otras instituciones que tienen capacidad, experiencia, visión de futuro y esa serie de componentes que puede lograr el éxito se hagan cargo del fútbol.

Creo que lo que es rescatable que en una sociedad donde es difícil construir acuerdos tuvimos la capacidad de decir basta, vamos a ponernos de acuerdo y cuidar al Atlas poniendo todo lo que está en nuestra voluntad para preservarlo, eso es lo más valioso.

P. ¿No tenía solución?

ERO. No, porque el tema finalmente es dinero y deuda. Un club vive de sus patrocinios, si tienes buenos patrocinadores tienes buenos ingresos, si tienes un mercado y comercias una serie de productos tienes buenos ingresos, si tienes además buena cantera también el ingreso proviene de ahí, y la taquilla, porque todo eso hace un volumen de ingresos que te permite soportar un gasto, si el gasto no se puede sostener con eso traes un déficit, por tanto, algo tienes que hacer, es economía pura. En ese orden de ideas, es evidente que teníamos una incongruencia que teníamos que resolver.

P. Teniendo en cuenta la pobreza histórica en el club… ¿por qué no cambiar ciertos vicios en la institución?

ERO. Creo que existieron una serie de factores, incluso psicológicos. El temor al descenso, la contratación de jugadores en el ánimo que no se fuera a la división de ascenso, el pago y compromiso de salarios altos que no podías sufragar, esto se fue haciendo una bola de nieve. ¿Cómo lo resolvías? Con la deuda ibas con el agiotista sin nada, entonces la carga aparece como insostenible.

Se presentaron cinco variables. Somos 124 asociados, vamos a poner 380 millones de pesos de deuda, divídelo y que cada quien ponga su cuernito, entonces cada quien es corresponsable, obviamente la propuesta no fue aceptada.

Segunda variable. Con bienes, que los tenemos, vamos a hipotecar el Country y con el producto de la hipoteca vamos a pagar nuestros adeudos, obviamente no se aceptó.

Tercera variable. Vamos a transformar nuestra institución de Asociación Civil en Sociedad Anónima para convertirnos en una institución mercantil que tenga acceso a otros niveles de crédito, tampoco se dio.

Sólo nos quedaban dos variables, vender activos de la Asociación Civil o liquidar a la institución. Lo que decidió la asamblea fue vender, ahí entramos en un proceso dirigido por Alberto Tapia que fue realmente muy complicado, pero finalmente exitoso, tuvimos 16 propuestas lo que significa que realmente el Atlas tiene un valor importante en la sociedad, se fueron decantando, en la primer asamblea se presentaron cuatro, se rechazaron dos, se abrió un nuevo espacio para que las gentes hicieran contraofertas, se incorporaron dos más y de esas cuatro se resolvió que TV Azteca fue la ganadora.

P. ¿Qué representaba el Atlas desde la visión del presidente para la sociedad tapatía?

ERO. Lo representa, con dueños tapatíos o chilangos (sic), el Atlas es una realidad local, una forma de vida, una expresión de muchos valores que se integran en nuestra comunidad, el Atlas con, sin y al margen de, es una visión tapatía de nuestra sociedad.

Entonces, incluso parte de las razones fundamentales para que lo adquieran es que “La Fiel”, en términos sociológicos o deportivos, es equivalente al mercado en términos económicos, tenemos una gran afición, pero esa gran afición es un mercado de consumo que está ahí con muchas cosas, con capacidad económica de clase media para arriba con una serie de valores regionales, entonces quien adquiere eso es lo que está comprando, en esa lógica va a ser un gran negocio, porque el fútbol hoy en día lo es, nada más que para aquellos que están metidos en el deporte espectáculo, en el “show business”, en ese mundo que hoy es el fútbol, porque dejó de ser lo que era, ya no son 22 muchachos que vamos a jugar con un árbitro, hoy forma parte del gran mundo de los negocios del espectáculo, ahí TV Azteca que tiene una serie de activos, bancos, tiendas de conveniencia, hay muchas cosas alrededor que ahora ellos sí les darán valor.

P. Si no se vio al Atlas campeón desde 1951… ¿qué tipo de visión es?

ERO. Hay una visión de expectativa, de esperanza, fidelidad, lealtad, fe, claro que la hay. Gran cantidad de personas no lo han visto campeonar, sin embargo ahí están, el Atlas es como una creencia, no digo una religión porque me meto en problemas, pero es una serie de valores que mueven a las individualidades.

P. ¿Qué pasará si se hace un Atlas ganador?

ERO. Si gana el Atlas, finalmente se cristalizará una ilusión. Lo que está comprando estas personas es mercado. La ilusión puede convertirse en una realidad, siendo honestos, es una realidad económica, siendo un gran negocio para quien adquiere.

P. ¿Cree que ya se salvó el equipo de irse a la División de Ascenso?

ERO. Sí, porque si nos salvamos sin reforzar al equipo, tengo que decir que no lo reforzamos, hicimos una temporada de media para abajo porque no hubo refuerzos, no estábamos al corriente de los salarios, era muy complicado. Si se refuerza al equipo, si se incentiva, si le agregan elementos para que el estado de ánimo sea combativo claro que van a estar arriba. Además, el nuevo dueño necesita un equipo ganador para darle sinergia a otros negocios.

P. ¿Existe riesgo de que se caiga la venta?

ERO. Estamos en el tránsito de aterrizaje, la idea es que el 2 de diciembre que es la Asamblea General de Propietarios de la Federación Mexicana de Fútbol ya estemos en condiciones de notificar a la federación y concluir la venta. Los propietarios de los equipos tienen la oportunidad de expresar su punto de vista respeto a la transacción.

P. ¿Haría ruido la multipropiedad?

ERO. Sí, claro, en un juego que me da cierta risa, porque Televisa invoca la multipropiedad, el señor Slim y su gente tiene al Pachuca y León, claro a nombre de distintas personas, entonces es un jueguito medio curioso en el que gritan por allá va el que se llevó las cosas mientras el otro camina en sentido opuesto, en ese sentido no hay dificultad. Es un juego de intereses, y cuando hay intereses serios de ese tamaño normalmente se arreglan.

P. Conociendo su afición rojinegra… ¿fue doloroso este tránsito?

ERO. Más doloroso pudo ser la desaparición, siento en ese aspecto una gran tranquilidad, le estamos dando certidumbre al Atlas y su fútbol.

P. ¿Llegó para eso cuando se postuló como presidente?

ERO. Llegué para transformarlo, yo dije que las cosas no pueden seguir como están, por eso exigí el voto de unanimidad porque si se sigue como está no habrá cambio y lo que sigue es el precipicio. Llegué con varias misiones y ahí la llevo.

P. ¿Ganarán los socios económicamente con la venta?

ERO. Creo que ganamos todos porque nosotros ganamos tranquilidad, el Atlas gana certidumbre, los empresarios pueden ganar dinero y eventualmente los asociados pueden tener algún ingreso. Estamos hablando alrededor de 500 mil pesos por persona.

P. ¿Es optimista del futuro del Atlas? No necesariamente el dinero logra los éxitos deportivos…

ERO. Al principio de mi gestión busqué a Pavel Pardo, porque tengo una admiración, me parece un hombre inteligente, que tiene compromiso social, lo invité como director deportivo dentro de las penurias aquellas. Le pregunté cómo se hace un equipo campeón, me respondió que se necesitan cinco cosas, un buen equipo, varios líderes por línea, una filosofía, mucho dinero y suerte.

Además me dijo, sin dinero jamás podrán hacer un equipo campeón, porque con dinero se compran los buenos jugadores, técnicos, entonces por ahí se comienza.

P. ¿Se puede hacer el cambio legalmente de Asociación Civil y convertirlo en Sociedad Anónima o cuál fue el trámite que hicieron?

ERO. Hay dos versiones, pero lo que sí puedes es inhibir los defectos. Efectivamente la A.C. no se puede transformar en S.A. nada más así, porque la A.C. tiene un propósito de servicio social, es una asociación de personas con un objetivo de carácter social, la S.A. es una organización mercantil de negocios, entonces son incompatibles. Sucede que si se transforma en S.A. y nadie reclama se cancela el efecto y es lo que estábamos buscando, no es que nos autorizaran o no, es que vamos a inhibir el efecto.

P. En el plano administrativo… ¿qué pasa con Eugenio Ruiz Orozco?

ERO. Se dedica a administrar los clubes deportivos, sigo siendo presidente del club pero no manejo el fútbol. En alguna manera mejora mi condición y la expectativa de los propios clubes porque se liberan de energías que estaban destinadas a un solo objetivo, el fútbol es intolerante, te hace rehén, en cambio los clubes con tiempo puedes reflexionar y hacer cosas de gran utilidad porque los clubes son sociedades intermedias en la sociedad, y que tienen distintos propósitos, en caso del Atlas lo señala su lema que es “Familia, Cultura y Deporte”, entonces podemos dedicarle tiempo a cosas que también valen la pena.

P. ¿Estaremos cerca del renacimiento del fútbol en Jalisco?

ERO. Sí, diré algo que tal vez es un atrevimiento pero la crisis del fútbol nacional pasa por la crisis del fútbol en Jalisco, que es la principal cantera del país. Creo que la llegada de instituciones como TV Azteca y el posible ascenso de Leones Negros sí permite un más alto nivel de competencia y obviamente que la cantera permeé y vaya generando frutos más rápidamente.

P. El modelo del fútbol mexicano… ¿cómo lo ve? ¿No hay alternativa a que los grupos de poder y televisoras lo manejen?

ERO. No es el caso de fútbol exclusivamente nacional, viendo el mundo en España hay dos grandes equipos, Barcelona y Real Madrid, en Inglaterra tres o cuatro, la constante en el fútbol del mundo es que hay equipos poderosos que gobiernan y los demás están sujetos a esa fuerza económica y frecuentemente política que se da alrededor de ellos. En ese escenario, el futuro del fútbol depende de la capacidad que tengamos para formar jugadores, el tema es de proyecto, incluso de proyecto de país, si un país tiene proyecto y sabe a dónde va es más fácil, cuando el fútbol mexicano tenga claro a dónde va, porque está claro quién lo gobierna pero no a dónde va, y ahí tenemos que hacer un ejercicio autocrítico.