Portal informativo de análisis político y social

LA TRAICIÓN DEL PAN

LA TRAICIÓN DEL PAN

May 15, 2012

Entre el panismo y por fuera se habla de traición y de una red de intrigas. Un nombre se maneja: “Herbert Taylor”. Fernando Guzmán cuando se ganó la enemistad de Taylor en los inicio del actual gobierno, nunca pensó que aquellas diferencias crecerían a tal grado que se convertiría en su principal obstáculo para ganar la gubernatura del Estado.

 

Mientras el político considerado el candidato de la jerarquía católica y del cardenal emérito de Guadalajara Juan Sandoval, tenía en su estrategia desarticular a su contrincante del PRI, Aristóteles Sandoval, convertido en el favorito en las encuestas de la carrera a la gubernatura de Jalisco, al interior del PAN silenciosamente se le fue abriendo un hoyo que fue creciendo al punto que le pretendieron dar un Golpe de Estado a su candidatura.

 

Desde la Ciudad de México y con sus operadores en Guadalajara –lo comentan por todos lados– el frustrado aspirante a la senaduría se ha dedicado a golpear a Fernando Guzmán, sembrando la idea de que debe ser sustituido porque no levanta. La crisis fue generada con encuestas que se publicaron en el Diario El Universal en la que se presenta la supuesta caída de Fernando Guzmán al tercer lugar y el ascenso del candidato a la gubernatura del Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro.

 

En esa guerra de intrigas se ha llegado hasta el presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, con quien han hecho labor de que “Jalisco es estratégico para el PAN en la elección presidencial, porque representa el 6.6 por ciento del padrón de votos nacionales y es el principal bastión nacional de votos, y si se pierde Jalisco se pierde la República”. Y en esa lógica, se ha vendido la idea de que Fernando Guzmán debe ser sustituido de candidato.

 

En la red de operadores de Taylor está el coordinador de la campaña en Jalisco de Josefina Vázquez Mota, Diego Monraz Villaseñor, quien no tiene comunicación con el equipo de Fernando Guzmán. La animadversión de Monraz hacia Guzmán se arraigó cuando pierde ante Maricarmen Mendoza la candidatura a la presidencia municipal de Zapopan, quien forma parte del equipo del ex secretario General de Gobierno.

 

En la oficina que montó Monraz en la Glorieta de Niños Héroes para el proselitismo a favor de Josefina Vázquez Mota, en los autos estacionados allí destacan las calcomanías donde aparece el nombre y la imagen de la candidata presidencial, pero nada sobre Fernando Guzmán. Monraz es el principal agente de Taylor en el Gobierno del Estado. La introducción del Macrobús en Jalisco –proyecto del coordinador de innovación y desarrollo estatal– le tocó operarlo a Monraz.

 

BAJAR A GUZMÁN 

Hace dos semanas inició un fuerte operativo para apoyar desde Casa Jalisco a Enrique Alfaro, quien es postulado por el Movimiento Ciudadano para la gubernatura del Estado, se comenta en el equipo de Guzmán. El viernes por la mañana se filtró en un diario especialista en esparcir rumores que Fernando Guzmán se bajaría de la candidatura, que ya se había convencido al gobernador, con el argumento de que el ex secretario de Gobierno del Estado “estaba en picada”.

 

Sin embargo, en el equipo de Fernando Guzmán se calificó esa versión de perversidad y cuya autoría es de Taylor Arthur, se dijo. “Es inaceptable, despreciable, con una carencia total de valores lo que está sucediendo al interior de Acción Nacional (…) El gobernador perdió ya totalmente el rumbo”, comentó un panista muy cercano al ex dirigente estatal del PAN, Hernán Cortés.

 

 

EL SILENCIO DE EMILIO 

Desde que arrancó el proselitismo de Fernando Guzmán, la presencia del gobernador Emilio González Márquez ha sido inexistente. “Emilio no apoya a Fernando Guzmán (…) En realidad su candidato siempre ha sido Enrique Alfaro, a quien apoyó desde el Gobierno del Estado, ya que los recursos que le negó a los ayuntamientos metropolitanos del PRI los canalizó a Tlajomulco para inflar a Alfaro”, se ha señalado. “Por eso no prende la campaña de Fernando Guzmán, porque en su seno tiene a quintacolumnistas que operan para que el candidato del PAN naufrague”. Fernando Guzmán ha dormido con el enemigo en estas últimas semanas. “La traición viene desde las alturas del gobierno panista”, me dijo un hombre cercano a Guzmán. 

 

“ES EL JUEGO DE EMILIO” 

Para Fernando Garza, candidato del PAN a la gubernatura de Jalisco por el PRD, lo que sucede en el PAN, es un juego perverso en el que están inmersos tanto Emilio González Márquez como Herbert Taylor. Panista durante más de 20 años, Fernando Garza conoce como pocos las entrañas de Acción Nacional en Jalisco, quien fue el primero en alertar públicamente la que llama “alianza de Emilio con Enrique Alfaro”. “Claro que Herbert se arregló con Alfaro por encargo de Emilio (…) Alfaro es hoy el candidato de Emilio y su operador es Herbert”, escribió en Twitter el candidato del PRD a la gubernatura. Y en esa guerra de rumores se dijo también que Fernando Garza lo bajarían de la Ciudad de México para darle el apoyo a Alfaro. “Eso es falso, es lo que quisiera Alfaro para poder crecer, estamos haciendo campaña en todo el Estado, este viernes estuvimos en Ameca y San Martín Hidalgo y la respuesta ha sido muy estimulante”, comentó el abanderado perredista.

 

CORTINA DE HUMO 

¿Y están Eduardo Rosales y Hernán Cortés contra Fernando Guzmán? ¿Forman parte de la conspiración? 

Uno de los principales operadores de Eduardo Rosales Castellanos refutó que esté inmerso en una guerra subterránea contra Guzmán: “Es una cortina de humo al estilo de Herbert de tirar la piedra y esconder la mano, Lalo está en Boston desde agosto del pasado año, el especialista en la traición es Herbert, odia a Guzmán porque éste no se plegó a sus consignas, ni se dejó manipular”. “Tengamos presente que el promotor de Enrique Alfaro desde el principio con Emilio fue Herbert; cuando no lo pudo imponer empujó, junto con Emilio a Poncho Petersen”.

 

CAMBIOS 

El viernes 11 de mayo visitaba Guadalajara la candidata presidencial del PAN, Josefina Vázquez Mota, y los enemigos de Fernando Guzmán se le fueron a la yugular. Dieron como un hecho en el diario Mural que Guzmán se bajaba. La intención malsana era desestabilizar al candidato estatal del PAN.

 

El malestar fue evidente en el cuartel de FerGuz. Esa mañana en rueda de prensa el candidato a la gubernatura dio a conocer cambios en su equipo de campaña. Jorge Sánchez, quien fungía de coordinador general fue sustituido por Héctor Álvarez Contreras, también candidato a diputado federal por el distrito XVII, y en prensa entra Leonardo García Camarena. Jorge Sánchez era el hombre de Emilio en la campaña de Fernando Guzmán. Aquello dejó en claro el golpe de timón que asestaba Guzmán y el pinarle la raya al principal inquilino de Casa Jalisco.

 

Fernando Guzmán atajó así la andanada del fuego amigo que le adjudican a Taylor Arthur: “Estamos en las encuestas y en los balances que tenemos en los análisis, aunque la cuenta fundamental es la del primero de julio (…) Vamos a llegar a tiempo y es la que vamos a ganar con contundencia (…) También vemos y analizamos las fotografías que son las encuestas, tenemos de 11 encuestas que han salido en todo este tiempo de la campaña y pues aparecemos en segundo lugar en 10 de ellas”.

 

Entrevistado en Conciencia al Aire, Héctor Álvarez expresó su seguridad de que saldrán adelante y que Fernando Guzmán terminará ganando la elección a gobernador el próximo primero de julio. Dijo que en los municipios fuera de la zona metropolitana la aceptación del abanderado del PAN los estimula y les da confianza de que ganarán. Criticó la campaña de Aristóteles Sandoval, que ha sido un derroche de recursos publicitarios, como los muestran los espectaculares por toda la ciudad y que ha rebasado los topes de campaña.

 

QUERÍA SER SENADOR

Herbert Taylor Arthur se convirtió en el poder tras el trono con Emilio González Márquez en la gubernatura durante estos últimos seis años. El poder de este personaje que fuera presidente estatal del PAN lo logró por su capacidad y habilidad para instrumentar la guerra sucia durante la campaña a la gubernatura hace seis años. En el camino, Herbert, se dice en el PAN, ha dejado a mucha gente lastimada y tarde o temprano le cobrarán las facturas.

 

Durante el gobierno de Emilio González Márquez tuvo la potestad para introducirse a todas las áreas estatales, pero únicamente no pudo entrar al espacio del secretario General de Gobierno que hizo valer Fernando Guzmán. Los grandes proyectos con faraónicas inversiones formaron parte de las iniciativas del supersecretario, lo mismo Macrobús, Puerto Seco de Acatlán y Zacoalco, Chalacatepec, Vía Express y Juegos Panamericanos, formaron parte de los proyectos magnos.

 

EL MACROBÚS

Taylor operó con Diego Monraz el negocio de la Línea 1 del Macrobús y tenía programado introducir dos líneas más, pero se le vino abajo con el triunfo de los alcaldes priístas, principalmente de Aristóteles Sandoval quien durante su campaña proselitista se había opuesto al Macrobús al manifestarse por el Tren Ligero, posición que sostuvo como presidente municipal.

 

En los círculos del priísmo se considera que en las inversiones del Macrobús hubo exceso de discrecionalidad y ausencia total de transparencia en la operación de los dineros, contrataciones de servicios y empresas que les adjudicaron jugosos contratos, están en la mira. Hay denuncias de empresas inconformes por la forma como se adjudicaron las licitaciones.

 

Hubo juego de vencidas donde entró el gobernador Emilio González Márquez. Le lanzaron toda la caballería pesada al presidente municipal del PRI para que cambiara de opinión y le diera luz verde al Macrobús, pero siguió firme en su posición.

 

AQUELLA COMPRA

El poder de Taylor llegaba a tal grado que violando las leyes en la materia invadía esferas, como la famosa compra que hizo del predio en El Disparate, al canalizar 100 millones de pesos para la compra del predio donde pretendió inicialmente construir el estadio de atletismo, pero su esfuerzo se estrelló con la oposición del jefe del Grupo Universidad, Raúl Padilla López al echarle abajo el negocio.

 

Supuestamente el vendedor del terreno, José Paniagua Sánchez Aldana recibió 80 millones de pesos –se ha dicho que en realidad fue mucho menos–, y 20 millones quedaron volando, nunca se aclaró cual fue su destino final. De la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado salieron 100 millones de pesos.

 

Taylor también promovería otro megaproyecto, como el llamado “puerto seco en Zacoalco y Acatlán”, el cual fue magnificado por el gobernador Emilio González Márquez, cuando comparó Taylor con un “Rey Midas”, un ejemplar mexicano que por donde pasa “deja huella al andar”. Sin embargo, este proyecto quedó inconcluso, como la mayor parte de los que impulsó.

 

El proyecto de la Vía Express fue otra de sus iniciativas de miles de millones de pesos que éste proyectó. Aquí se estrelló con los ingenieros civiles y arquitectos, quienes técnicamente demostraron que el proyecto de construir un segundo piso vial sobre la avenida Inglaterra donde está la vía del ferrocarril, era una ocurrencia más a las que nos ha acostumbrado este gobierno. Después Taylor sería designado coordinador de la inauguración y clausura de los Juegos Panamericanos, cuyos eventos se ha dicho que tuvieron un costo de cuando menos 25 millones de dólares, un acto fastuoso con un costo fastuoso.

 

Luego el gran personaje del poder de este sexenio se iría a la Ciudad de México. Luchó por ser candidato a senador de lista, pero no logró los votos suficientes para formar parte de la Cámara Alta en el próximo sexenio. Luego quedaría integrado en el equipo de campaña de la candidata presidencial del PAN, en donde, por lo visto, sigue gozando de poder. Desde allí embiste en contra de Fernando Guzmán.

 

AL ESTILO “EL PADRINO”

En ese contexto de la lucha de poder dentro del PAN, aparece una supuesta amenaza de muerte al coordinador de la campaña de Enrique Alfaro, Clemente Castañeda, al estilo la película “El Padrino”. Frente a su domicilio arrojan el cuerpo de un perro con la cabeza decapitada con la leyenda: “Fíjate con quien te metes si no quieres terminar así, perro pendejo”.

 

La noticia circuló profusamente durante el jueves por los espacios de comunicación y las redes sociales, denunciando la parte afectada que era una estrategia mafiosa tratando de amedrentarlos, pero hubo otras voces que calificaron como una maniobra burda, un montaje para llamar la atención.

 

Clemente Castañeda al respecto manifestó: “Curiosamente estos hechos coinciden con el nuevo tono discursivo que han emitido los candidatos a la gubernatura del PRI y el PAN, cuyos ataques son más recurrentes porque comienzan a ver en nuestro proyecto político una verdadera alternativa que crece vertiginosamente”.

 

En un comunicado a la opinión pública, Clemente Castañeda exigió a la Procuraduría General de Justicia que esclarezca estos hechos y deslinde responsabilidades, “porque ni mi familia ni nadie tiene derecho a vivir en la incertidumbre, a vivir con miedo de ser atacado, a vivir amenazado en su propia casa”.

 

“Finalmente, debo admitir que, desafortunadamente nos sentimos inseguros porque no sabemos hasta dónde sean capaces de llegar los que cometieron esta bajeza. Pero también debo advertir que no nos van a doblar, no vamos a dejar de hacer nuestro trabajo y no vamos a dejar de defender nuestras convicciones”.