Portal informativo de análisis político y social

LOS GRANDES SUCESOS DEL 2013 EN JALISCO: EL ESCÁNDALO DE #LADYPANTEONES

LOS GRANDES SUCESOS DEL 2013 EN JALISCO: EL ESCÁNDALO DE  #LADYPANTEONES

Dic 14, 2013

Por Belisario Bourjac —-

EL ESCÁNDALO POLÍTICO DEL AÑO LO PROTAGONIZÓ LA REGIDORA PRIÍSTA Y EX SECRETARIA GENERAL DE LA CNOP EN JALISCO, ELISA AYÓN, QUIEN RECRIMINÓ EN UNA GRABACIÓN A EMPLEADOS DE LA DIRECCIÓN DE PANTEONES DE GUADALAJARA EL QUE NO REPARTIERAN LO QUE AGARRABAN. EL MUNDO SE LE VINO ENCIMA A LA EX DIPUTADA, OBLIGÁNDOLA EL PROPIO PRI A QUE SOLICITARA LICENCIA, PERO EL ESCÁNDALO QUE PROVOCÓ CON SUS EXPRESIONES SIGUE GENERANDO POLVAREDA.

“La que manda en panteones soy yo; yo los metí voy a ser su gobernadora, con ustedes o sin ustedes (…) Lo que no se vale es que traicionen, yo vengo a darles la cara ¿y saben por qué vine? Porque yo sí tengo huevos. Lo que no se vale es que traicionen. Escúchenme, lo que no se vale es que traicionen y quieran hacerme un complot, perdónenme y escúchenme, ¿No?

“Yo no soy la Virgen de Guadalupe, si fuera la Virgen de Guadalupe, Dios me tendría en un pinche nicho en una iglesia, y era Santa Elisa y persígnense cabrones (…) No soy Santa Elisa, soy una mujer que le ha costado mucho trabajar por el bien de la sociedad, tampoco les digo ‘ay no, yo soy la que no’, ¡ni madres! Agarremos lo que tengamos que agarrar, repártanlo, no sean culeros, hagamos lo que tengamos que hacer”.

Estas expresiones que le grabaron a la regidora Elisa Ayón en una reunión que sostuviera con el director de Panteones Municipales de Guadalajara y su equipo de colaboradores, y que llegaron al regidor del Partido de Movimiento Ciudadano de Guadalajara, Juan Carlos Anguiano Orozco, se convirtió en la mayor crisis política del gobierno de la capital de Jalisco al exhibirse la existencia de una red de corrupción dirigida por esta militante del PRI que durante cerca de siete años fue la dirigente estatal de la CNOP.

El problema alcanzó mayor magnitud, por tratarse de una regidora que había sido diputada local y que había buscado ser candidata a la alcaldía de Guadalajara con los colores del PRI.

Si bien el presidente estatal del PRI, Hugo Contreras Zepeda, el mismo día que se dio a conocer la grabación de esa conversación de la que en las redes sociales se le denominó “#LadyPanteones” y que alcanzó celebridad nacional, la cesó de su cargo de secretaria general del PRI en Guadalajara, el daño ya estaba hecho.

Al mismo tiempo se le presionó a la profesora Elisa Ayón que solicitara licencia en su calidad de regidora o de lo contrario se le abriría “juicio político”. El jefe de la Oficina Anticorrupción de Guadalajara, José de Jesús Sosa López, manejó que su departamento coadyuvaría con información propia para que deslinden responsabilidades en torno al espinoso asunto, mientras que la Secretaría de Servicios Públicos Municipales a petición del presidente municipal, hará la respectiva indagatoria, además de que había sido denunciada ante la Fiscalía del Estado.

Sin embargo, el fiscal Luis Carlos Nájera entrevistado por los reporteros precisó que no existía “denuncia contra Elisa Ayón” y que ese suceso que le abordaban no se perseguía de oficio, que la Fiscalía requería una denuncia, toda vez que las grabaciones de conversaciones no tienen valor jurídico. Esta aclaración provocó indignación en las redes sociales y se cuestionó al PRI y al Gobierno municipal de Guadalajara que no existía interés por combatir la corrupción, prevaleciendo la impunidad.

LA DEFENSA DE AYÓN

El pasado viernes la regidora con licencia acudió a un citatorio que le giró la Comisión de Responsabilidades del Congreso del Estado y les informó que a ellos los había acusado de violar la Constitución por lo que había presentado una denuncia en su contra. “No puedo convalidar esta violación al marco constitucional y no los puedo acompañar en sus ilegalidades. Presenté juicio político contra todos y cada uno de ustedes por esta violación al marco institucional”, dijo Elisa Ayón para levantarse inmediatamente de su intervención y retirarse del recinto. Los diputados enmudecieron. No le hicieron pregunta alguna. El tema se convirtió en el escándalo político del año que aún no está cerrado.