Portal informativo de análisis político y social

SIN AGENDA, EL PAN NO HA TOCADO FONDO; URGE REVISAR ESTATUTOS: RAMÍREZ ACUÑA

SIN AGENDA, EL PAN NO HA TOCADO FONDO; URGE REVISAR ESTATUTOS: RAMÍREZ ACUÑA

Abr 12, 2014

Por José María Pulido —-

El Partido Acción Nacional (PAN) hizo crisis desde antes de la derrota del pasado proceso electoral, lo agobió la corrupción, entre otros “detalles”, dice el ex gobernador, ex secretario de Gobernación y ex embajador de México en España. Francisco Ramírez Acuña, quien advierte además que “no han tocado fondo ni interna ni políticamente”.

Rechaza que vaya a buscar un cargo de elección popular en el próximo proceso porque la “postulación que aceptaría sería la de la presidencia de la República”, dice en tono divertido, y se pronuncia en favor de la expulsión de los panistas como Ricardo Rodríguez por no acatar las normas internas porque “debe de haber firmeza en el partido”.

Actualmente coordinador en Jalisco de la campaña de Ernesto Cordero, quien busca la dirigencia nacional en oposición a Gustavo Madero, argumenta que cuando se destapó a Felipe Calderón como presidente de la República nadie pensaba que iba a ganar la candidatura y así ocurrió en el 2006.

En ese trabajo, Francisco Ramírez Acuña visita municipios del interior del Estado en busca de los votos de la mayoría de 21 mil panistas que integran el padrón del blanquiazul y que hacen de Jalisco el más importante del país: Lo primero es rescatar el partido y luego recuperar el poder.

P. ¿Qué le está pasando al PAN? A nivel nacional Ernesto Cordero y Gustavo Madero se están dando con todo. Hay una guerra, no se pude decir que es una competencia normal entre hermanos, es decir, entre panistas, es una guerra; y luego a nivel local, lo que está pasando aquí en Jalisco, que es su Estado natal… denos un diagnóstico de lo que pasa en el PAN.

R. En el PAN hicieron crisis todos los detalles, que se convirtieron en problemas graves y que llegaron a su máxima expresión, no porque perdimos la elección del 12 sino porque traemos estos problemas desde los años 80’s 90’s. Llegamos a esta crisis y perdimos las elecciones, entonces esto es lo que nos debe de hacer reflexionar a los panistas.

Agrega que “en el PAN no hemos tocado fondo, ni políticamente ni internamente, no hemos hecho el análisis cierto, real, de qué es lo que nos pasa a los panistas, hemos andado por las ramas; incluso después de la elección del 12, las propia discusión y enfrentamiento de Gustavo Madero, presidente del PAN y Felipe Calderón, presidente de la República, que se dio en esas circunstancias, eso impidió el que se hiciera un análisis cierto y serio de las condiciones en las que se encuentra el Partido Acción Nacional”.

Francisco Ramírez Acuña está en la cabina de Tela de Juicio, habla firme, como siempre y advierte que “el problema del partido no se trata de reorganizarlo, el problema del partido se trata de reestructurarlo, de poder adecuar nuestros principios de doctrina, no abandonarlos, al contrario, ampliarlos y ponerlos en el lenguaje moderno”.

Tres son los factores en los que focaliza la problemática: Buscaron personajes con rentabilidad política y se olvidaron de personajes con historias partidistas; guardaron la ideología, se hicieron pragmáticos. “Nos fuimos definitivamente a la promoción de medios de comunicación y nos olvidamos de estar de frente a la sociedad y valiéndonos un queso las actividades del partido”.

Por eso propone “hacer una revisión de nuestros estatutos; nuestro estatuto es una legislación interna muy obesa que tenemos y en cada momento sacamos nuevos reglamentos, sacamos normas complementarias y al igual que en una administración municipal, tenemos muchos reglamentos que se prestan para hacer trampas, es para hacer corrupción en un ayuntamiento; en el PAN sirven para hacer trampas porque a la hora de la hora el militante recurre a alguna decisión y resulta que la autoridad saca del último cajón unas normas complementarias y entonces, pues se sale la autoridad interna del partido”, dice.

P. Dice que el daño viene del 80, que es cuando empiezan a llegar al poder.

R. Es cuando, recuérdense ustedes que es cuando el Estado de México empezaron los alcaldes a tener aquellos famosos sueldos, estamos hablando de los años 80’s, 90’s de 250 mil, 300 mil pesos que metían a la suegra, al hijo…

P. ¿O sea, es el dinero el que le pega al PAN?

R. Es el que yo creo, como dijo Efraín González Morfín: Los panistas somos pecadores estándar, sin embargo, también a veces se es más estándar que pecador; entonces en esas circunstancias, se sacaba, como se dice, “el priísta que todos traemos dentro”, no; yo creo que el partido debió de haber hecho una serie de cosas, algunos lo estuvimos diciendo a su tiempo, no se hicieron las correcciones, yo creo que sí se tiene que tomar decisiones, yo coincido en parte con Gildardo (Guerrero) en el sentido de que en el partido también debemos tener la mano firme y cuando es necesario hacer las expulsiones que correspondan, no por revanchismo político, no por revanchismo de grupo o de tendencia sino porque realmente se está violentando la propia vida interna del partido.

Insiste: “Yo creo que sí debemos tomar este tipo de determinaciones (las expulsiones) pero en el PAN no lo hicimos, hoy no hemos tocado fondo, están administrando la derrota, están administrando las condiciones de simple y sencillamente aparecer en las contiendas electorales y eso es lo que el PAN tiene que hacer una revisión fuerte”.

P. ¿Tiene solución?

R. Bueno, yo creo que el PAN, como toda institución, si se hace de verdad un análisis y tomamos en cuenta y sabemos qué es lo que está pasando, bueno pues entonces es cómo podemos corregirlo. En el PAN tenemos un problema serio que no se atreven a decirlo muchos, el problema del Partido Acción Nacional en este momento es corrupción, el partido y sus dirigentes cayeron y caímos todos en un momento dado los panistas porque aquí todos tenemos una responsabilidad.

Agrega que tampoco se trata de encontrar a un culpable, “no decir quién era el presidente nacional en los 80 y señalarlo como culpable, no. Ha sido un cúmulo de acciones que se han venido tomando, decisiones incluso políticas internas en donde repartirse el poder en un momento dado ha sido totalmente contrario a los propios principios del partido y que políticamente ha sido inaceptable; el ejemplo más claro de la repartición es el ayuntamiento de Alfonso Petersen en Guadalajara, en donde el pobre no tenía posibilidad de gobernar”.

Francisco Ramírez Acuña agrega en el ejemplo que Alfonso Petersen tenía fraccionado el cabildo y el que salió “pagando el pato”, como siempre sucede en estas cosas, pues fue el pueblo de Guadalajara. No fue el ayuntamiento como tal sino el pueblo de Guadalajara que no tuvo un gobierno que hiciera trabajos con eficiencia y con calidad.

Insiste: “Ese repartirse el pastel y en el que toda determinación tiene que tener un costo, pues eso no puede seguir siendo, ni en Acción Nacional ni en ningún partido político”.

P. Habla de que en parte le da la razón a Gildardo Guerrero, que es coordinador actualmente de la bancada del PAN en el Congreso; ¿entonces usted está de acuerdo que aquellos que se rebelan o empiezan a votar en forma distinta a lo que manda la línea o la bancada del PAN, prácticamente lo saquen del partido, sean expulsados?

R. Los legisladores panistas tenemos unas normas internas, por supuesto que no es por la simple y sencilla razón que hoy decido votar con otras condiciones, no; las propias normas internas que tenemos en las bancadas en el PAN es que se vale, en algunos temas. Evidentemente tenemos que tener la visión de partido y votar de acuerdo a lo que en el partido como partido tenemos determinar cuál es la votación, se esté o no de acuerdo porque esa es la línea, pero son muy contadas las posiciones.

Precisa el ex gobernador de Jalisco que existen otras formas de votar pero guardando las formas, ¿cómo es?

“Anunciar con oportunidad: Oye, yo por congruencia, por visión política, por esto no puedo votar de acuerdo con el resto de la bancada, pero usted tiene que anunciar, no nomás de la noche a la mañana decir: Estas son mis chivas y como no tengo o porque no me estás dando lo que yo te estoy pidiendo, que es parte de la corrupción que traemos en el partido, entonces por esa razón ya me voy a sumar a otra bancada, pero sigo siendo de aquí; entonces hago acuerdos políticos aunque nieguen que son acuerdos políticos con otra bancada, hago un frente y entonces para lo que me conviene sí sigo sacando mi credencial de miembro activo del partido y para lo que no me conviene entonces formo parte de un frente, entonces yo creo que esas no son posiciones en las que un panista tiene que estar.

P. Si por usted fuera, usted también expulsaba a don Guillermo Martínez Mora y a los otros dos.

R. No, yo creo que se tiene primero que agotar todas las instancias, no es tampoco de expulsar por expulsar; es de convencer y también escuchar las razones, estos diputados llegan a mencionar de que la agenda política no ha sido la que el partido debía de manejar, eso es cierto también.

P. También es cierto, también le da parte de razón.

R. También es cierto que la bancada panista en el Congreso del Estado no trae una agenda política, pero eso es parte del desorden de la propia administración panista, del propio Comité Directivo Estatal, el Comité Ejecutivo Nacional, traemos un gran desorden, eso lo podemos ver, simplemente veamos a nivel nacional cuál fue la conducta que tuvo la bancada panista con la Reforma Fiscal: Cuando el PAN siempre había mantenido una clara y vertical posición frente a temas fiscales que si bien es cierto es la contribución de todos al gasto público, de acuerdo como lo dice la Constitución, tiene que ser proporcional, pero ahora el tema fiscal lo ligan con tres broncas judiciales en las que puedes caer cuando hay una discrepancia fiscal de acuerdo a la autoridad fiscal, ya no nada más es un delito, ya es lavado de dinero, ya es crimen organizado, o sea, esto es una persecución terrible.

P. En esta votación el PAN se levantó, se salió. Esa es una postura cómoda.

R. ¿Ahí faltó qué? La dirección del partido, ahí faltó la dirección del jefe, del jefe nacional, cuál es: Cuidar, vigilar y proteger en este caso que la legislación no afecte a los mexicanos, pero además políticamente cometimos el peor de los errores: Por qué, pues porque estamos dejando a un lado a nuestros aliados políticos permanentes: La sociedad mexicana y la clase media, que es la que siempre nos ha apoyado, y hoy la clase media nos dice: ¿Y dónde quedaron ustedes?

P. En muchas de las reformas se aliaron al PRI y el PAN. Es no es malo, ¿para beneficio social hay que buscar las alianzas que para eso es política? ¿No es así?

R. El Pacto por México fue un, es un instrumento extraordinario, pero lo débil fue el Presidente del Comité Ejecutivo Nacional, porque me puedo sentar contigo y con todos los demás y hasta hacemos un Pacto por México, vemos el listado de leyes en las que vamos a participar y con mucho gusto en éstas vamos, como me la presentes vamos, pero en estas otras necesitamos que vayan al alcance de las posibilidades de los mexicanos por un lado, y, por otro lado, de la visión que yo tengo como partido político de nación.

Ejemplifica para concluir: En el caso de la Reforma Energética, efectivamente, esa visión que teníamos nosotros la puso de antemano el partido porque estaban presentadas nuestras iniciativas de hace mucho tiempo, pero en materia fiscal, ahí fuimos totalmente omisos y al mismo tiempo cómplices de la reforma presentada por Hacienda. 

%d bloggers like this: