Portal informativo de análisis político y social

PODER JUDICIAL: ALIANZA PRI-PAN-PRD IMPONE SU LEY

PODER JUDICIAL: ALIANZA PRI-PAN-PRD IMPONE SU LEY

Mar 1, 2014

Por Cayetano Frías Frías —-

Más allá de las acusaciones entre fracciones parlamentarias en el Congreso del Estado, el Poder Judicial seguirá sufriendo un manoseo auspiciado desde las esferas de poder que controlan el Ejecutivo, y de los grupos con mayor representatividad en el escenario político de Jalisco.

Este fin de semana los legisladores iniciaron una serie de procesos de ratificación o nuevos nombramientos en el Supremo Tribunal de Justicia, que van a involucrar por lo menos a ocho de los magistrados, entre los que se encuentra el presidente Luis Carlos Vega Pámanes, quien concluye su periodo en agosto próximo.

La influencia de los grupos políticos con presencia en el Poder Judicial, verían entonces modificados sus alcances, entre ellos el secretario General de Gobierno, Arturo Zamora, quien tiene como aliados a Jaime Cedeño Coral y a Espartaco Cedeño Muñoz.

De Jaime Cedeño Coral ya está decidido que su espacio será ocupado por Roberto Preciado, primo éste del ex dirigente panista Tarcisio Rodríguez Martínez y vinculado al ex diputado Abraham González Uyeda. Espartaco Cedeño Muñoz tendrá que ser sometido a escrutinio en agosto próximo que vence su periodo de siete años, para buscar ser ratificado por otros 10, lo cual de no ser así, cancelaría la influencia directa de Zamora Jiménez en el máximo órgano de Gobierno del Poder Judicial.

 El magistrado José María Magallanes que también se retira por edad, está vinculado al exgobernador Emilio González Márquez y es parte del grupo dominante en el STJ, identificado como el de “los 18”. Su lugar será ocupado por María Eugenia Villalobos, que fue impulsada por el Grupo Universidad de Guadalajara.

 Joaquín Moreno Contreras, identificado con el grupo tradicional del STJ, tendrá como suplente a Jorge Mario Rojas Guardado, que fue impuesto por el ex diputado Enrique Aubry, aunque su designación podría judicializarse, ya que aparentemente no cumple los requisitos constitucionales para ser magistrado.

Otro que tendría que jubilarse por edad en marzo de este año, sería el magistrado Guillermo Guerrero Franco, para quien no se ha iniciado el procedimiento de relevo hasta la fecha.  Bonifacio Padilla González y Alfredo González Becerra también rebasaron la edad de 70 años desde hace meses, pero tampoco se ha iniciado el procedimiento para retirarlos del cargo y designar a sus sucesores. Ambos aparecen identificados con el grupo tradicional de magistrados.

Antonio Fierros Ramírez, cuya ratificación fue desechada hace unos días en el Congreso del Estado, se mantiene como magistrado gracias a dos suspensiones emitidas por un juzgado de Distrito y por la Suprema Corte de Justicia a través de una controversia constitucional promovida por el STJ.

Este magistrado fue rechazado por la gran mayoría de los legisladores, por lo cual si no es protegido por la Corte, será rechazado nuevamente y nombrado otro suplente. Fierros Ramírez sin embargo, tiene nombramiento de juez inamovible, por lo cual tiene derecho a reintegrarse como tal.

Este viernes fue electa como magistrada del STJ la juez Verónica Elizabeth Ucaranza Sánchez, quien ocupará la vacante que dejó el año pasado por edad Gregorio Rodríguez Gutiérrez.  Pero los ocho espacios que dejarán por edad o no ratificación los magistrados actuales, serán peleados por los grupos políticos dominantes y tal vez hasta cedan alguno a los autodenominados “defensores del Poder Judicial”, como se firmaron en un desplegado los diputados del G-9.

 Por lo pronto la alianza de las fracciones del PRI, PRD y parte del PAN en el Congreso del Estado, ya eligieron también dos magistrados “provisionales” en el Tribunal de lo Administrativo, para que ocupen dicho cargo a partir del 7 de marzo que concluyen su periodo constitucional Víctor Manuel León y Patricia Campos. 

En su lugar entran Juan Luis González Montiel y Adrián Joaquín Miranda Camarena, ignorando la propuesta presentada por Movimiento Ciudadano y algunos panistas, quienes abandonaron la sesión “para no caer en desacato”.

Sin duda ese será el tono de los procedimientos para ratificar o elegir a nuevos magistrados, crispando el ambiente de un lado y aplicando la aplanadora de la otra parte. Cien por ciento acusaciones mutuas y cero propuestas serias para fortalecer al Poder Judicial.