Portal informativo de análisis político y social

MICHOACÁN SE VEÍA VENIR; REQUIERE MEDIDAS RADICALES COMO ESTADO DE EXCEPCIÓN

MICHOACÁN SE VEÍA VENIR; REQUIERE MEDIDAS RADICALES COMO ESTADO DE EXCEPCIÓN

Ene 18, 2014

Por José María Pulido —-

Como caldo de cultivo sirvieron la pobreza, los altos índices migratorios, la validación de las trasgresiones legales por parte de la sociedad o incluso el contubernio: Las autoridades quedaron rebasadas y de 113 municipios que lo conforman, más de la mitad cuenta con grupos de autodefensa, guardias blancas y policías comunitarias.

Los grupos delincuenciales han pasado del trasiego de drogas al cultivo, el secuestro y la extorsión con un avance tal que son capaces de declarar treguas en épocas navideñas.

Políticamente, los anteriores gobiernos comenzaron con el problema y los actuales no han podido con el paquete, pero Michoacán “no puede estar peor”, en opinión del investigador y experto en seguridad, Carlos Pablo Moloeznick Gruer.

“La verdad es que no me imagino un escenario catastrófico o peor de lo que ya existe, en el sentido de que aproximadamente el 50 por ciento de los municipios del estado de Michoacán están en manos ya sea de la delincuencia organizada, en sus diferentes manifestaciones, o de estos grupos de autodefensa”, dice, entrevistado en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Es el panorama que vive este Estado que ocupa los últimos lugares en materia educativa y donde se ha recurrido a la figura del comisionado para intentar volver a la tranquilidad, pero donde se requieren medidas más radicales como “la designación de un interventor del Gobierno Federal, un gobernador interino, que probablemente tendría que ser un militar, como lo demuestra la experiencia en países hermanos de América Latina para que detente el mando político pero también el mando militar”.

Y lo peor del caso es que el escenario que se tiene ahora es que ya se veía venir, asegura Moloeznick:

“Hay que recordar que el último año de la gestión de Vicente Fox Quesada cerró con el inicio de lo que sería un proceso de militarización de la seguridad pública que caracterizará posteriormente los seis años de presidente Calderón, quien comenzó con un operativo masivo”.

Recuerda que “a los 10 días de haber asumido la presidencia de la República, el entonces presidente Felipe Calderón dio inicio a su guerra contra el narcotráfico, como él la bautizó en su estado natal, es decir, que lo de Michoacán no es nada nuevo, los sucesivos gobiernos estatales no han podido con el paquete, han sido rebasados”.

Pablo Moloeznick considera que “desde el sexenio pasado se debió haber tomado la decisión política de intervenir esa entidad federativa, lo que pasa es que hay que recordar también que estuvo gobernador por la oposición, por el PRD”.

Incluso, “tal como está la situación hoy, el Gobierno Federal debería asumir la responsabilidad que constitucionalmente le corresponde de intervenir el estado, nombrar un interventor que yo creo que tendría que ser un general del Ejército que tenga el mando político y el mando militar, que sea el responsable de restaurar la tranquilidad y el orden público en esa entidad federativa y por supuesto a partir de la declaratoria del Estado de excepción, que está también consagrada constitucionalmente, y que implica la suspensión de ciertos derechos humanos”.

– En caso de la desaparición de poderes deberá convocarse a elecciones en los siguientes seis meses y parece que tampoco hay condiciones. –Se le inquiere–.

– Por eso digo que “Michoacán es la crónica de una muerte anunciada, esto ya se veía venir desde hacía tiempo y se ha ido posponiendo el problema y los sucesivos gobiernos estatales no han podido con ese paquete cuando incluso han sido en algunos casos cómplices de la delincuencia organizada, entonces yo creo que estamos ante una situación muy sensible que puede afectar incluso a estados limítrofes de Michoacán porque esto se puede expandir.

“Me refiero yo a las diferentes manifestaciones de violencia de paramilitarismo, la situación es muy grave porque cuestiona severamente el monopolio estatal de la fuerza y yo considero que aquí el presidente de la República tendría que asumir esa responsabilidad histórica e intervenir la entidad federativa”.

El elemento que confirma el riesgo de expansión se dio a conocer durante la semana, en la que el Gobernador del Estado reconoció que durante una visita en municipios colindantes con Michoacán, el pasado 14 de diciembre, José Manuel Mireles, dirigente del consejo general de autodefensas y comunitarios, pidió apoyo para que los integrantes de esos grupos puedan transitar y permanecer armados cuando visiten a sus familiares que viven en municipios como Santa María del Oro o Jilotlán de los Dolores.

La intención de Mireles era platicar con el gobernador de Jalisco, quien le pidió al fiscal General, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco que lo atendiera.

“Mireles argumentó que era un lugar de tránsito y que venían a ver a sus familias, pero el Fiscal fue muy claro y la advirtió que aunque fuera un área de tránsito o que autodefensas de Michoacán vivieran en Jalisco iban a ser detenidos si se les encontraba portando un arma. Fuimos muy claros con ellos”, dijo el Aristóteles Sandoval.

– ¿El nombramiento del comisionado no es suficiente? –Se le pregunta a Carlos Pablo Moloeznick–.

“Creo que no es suficiente, tiene que ser alguien designado por el poder central, por el Poder Ejecutivo, en el marco de la legalidad, a diferencia de lo que ocurrió durante los seis años de Calderón, acompañado de la declaratoria del Estado de excepción y con la suma del poder, es decir, el poder político y el poder de fuerza para poder restablecer el orden público y la estabilidad”.

– ¿Ve alguna estrategia?

“No, yo creo que hasta ahora, los efectos que hablan claramente de la ausencia de una estrategia integral, seria, son la proliferación de estos llamados grupos de autodefensa o eufemísticamente llamados policías comunitarias que incluso cuentan con armas de alto poder, de fuego y letalidad, y que en definitiva surgen ante los vacíos del ejercicio efectivo de la soberanía nacional”.

Abunda, “incluso creo que es insuficiente el despliegue militar que ya existe en esa entidad federativa porque a todas luces el hecho de que existan zonas, que exista una región militar, de que existan cuarteles y que existan instalaciones de la secretaría de la defensa nacional eso no ha sido óbice para que surja una violencia paralela al Estado”.

– ¿En qué va a terminar?

“La verdad es que no me imagino un escenario catastrófico o peor de lo que ya existe, en el sentido de que aproximadamente el 50 por ciento de los municipios del estado de Michoacán están en manos ya sea de la delincuencia organizada, en sus diferentes manifestaciones, o de estos grupos de autodefensa”.

Precisa: “Algo peor que esto no me lo puedo imaginar, ¿qué sería? que toda la entidad estuviera en manos de actores no gubernamentales, no creo que lleguemos a ese escenario, pero creo que no son suficientes las medidas que ha adoptado el Estado”.

DIFERENTES TESIS SOBRE LA VIOLENCIA

Otros investigadores que prefieren guardar el anonimato o evitan las conclusiones porque continúan realizando trabajo de campo, señalan que en Michoacán no puede explicarse con una sola tesis sobre la violencia.

“Creo que es algo nuevo. Desde la academia no nos sirven las categorías de pueblo bueno o pueblo malo, ni de pueblo narco o Estado, creo que el narco y el Estado son parte de lo mismo, eso sí, me parece que como dice Fazio: Michoacán es el corazón de la contrainsurgencia y hay una estrategia perversa del Estado que no sé a dónde va a llegar”, dice uno de los investigadores y analistas entrevistados sobre el tema.

Es tanta gente que por momentos no se sabe qué pasa, hay que desclasificar archivos, no entiendo por qué el Ejército acompañaba las tomas de algunas comunidades en un principio y luego disparaba contra la población en las plazas. Hay intereses económicos muy fuertes, un punto que puede ser interesante es lo que entra y sale por los puertos.

Cualquiera de las tesis que pueda haber debe demostrarse pero nadie lo ha hecho, todo cabe para explicar o tratar de explicar a Michoacán.

—–

DESTACADO

CHERÁN: LAS AUTODEFENSAS POR DIGNIDAD

Ubicado en la meseta michoacana, con 14 mil habitantes purépechas dedicados a la tala, el municipio de Cherán, puede ser ejemplar: Gobernaba el Partido de la Revolución Democrática pero hace cinco años ganó el Partido Revolucionario Institucional, “con el que se dijo llegó el narcotráfico, pero no es que antes no se hayan dado manifestaciones, simplemente la gente lo identificó así”.

Llegaron los talamontes a los que se consideraba paramilitares y abusaron de sus recursos naturales. Así comenzó a crecer el coraje entre sus habitantes, comenzaron a juntarse para ver soluciones porque habían llegado al punto que era necesario cruzar el pueblo para continuar con su tala inmoderada.

“La gente comenzó a refugiarse en sus casas a la siete de la noche porque comenzaron los primeros roces, a los hombres los amenazaban y a sus mujeres comenzaron a faltarles al respeto. Hasta que llegaron al ojo de agua que ellos consideraban sagrado”, platica uno de los investigadores que han seguido del tema.

“Una madrugada del 2011 se guarecieron en el Templo del Calvario, los avistaron y comenzaron a tocar las campanas, comenzaron a salir los pobladores y se dio el primer enfrentamiento, los habitantes de Cherán con piedras o cohetes y los de enfrente con armas. Retuvieron a cinco. Todo fue como una irrupción. Los policías trataron de rescatarlos y ahí fue cuando los pobladores se dieron cuenta que estaban coludidos”, narra.

Lo que hicieron fue cerrar las calles con barricadas, se organizaron para resguardar sus vidas ante el temor de que regresara el narcotráfico a cobrar venganza y así permanecieron durante nueve meses. Fue cuando las autoridades federales lo consideraban apenas como puntitos rojos en el mapa nacional.

La gente dejó de trabajar, hubo días en que no había señales de teléfono y la gente tuvo mucho tiempo para pensar y discutir qué hacer alrededor de la fogata, que es un símbolo sagrado para ellos, un símbolo de encuentro y comunidad.

Coincidió con la llegada de los procesos electorales y la coincidencia fue que los partidos los habían dividido, a familias, a vecinos “y nosotros tenemos una base comunitaria que hay que respetar” por lo que acordaron regirse por la ley de usos y costumbres.

Se determinó que se regirían por un consejo de mayores, que es el consejo de asesores compuesto por 12, 4 por cada 1 de los barrios, y de ese nombraron a otros seis consejos operativos y todos salieron de una elección comunitaria.

Utilizan una justicia más oral, más de resolver conflictos y tratan de que todo se resuelva ahí, sobre todo “cuando son cosas menores, ya cuando son delitos graves ya los mandan al ministerio público federal o estatal”.

– ¿Se trata de un grupo auténtico de autodefensas?

“Pueden haber miles de interpretaciones, creo que ha sido una estrategia del Gobierno Federal el revolver aunque se trate de cosas distintas. El de Cherán me parece que es un sistema de seguridad de justicia comunitaria, que sigue, que se mantiene. ¿Qué comunidad ha logrado sacar al narco y recuperar su vida? La gente está tranquila en Cherán, aunque no en sus carreteras.

“Los habitantes recorrieron todo el proceso comunitario hasta que toda la gente tomó decisiones y toda la gente participa. Hay un cercamiento por resguardar la vida pero también hay un cercamiento de los individuos.

“Desde hace un año, Cherán recuperó la tranquilidad o por lo menos una tensa calma, hasta ahora que regresan las elecciones y el Estado no los quiere dejar, los quiere recuperar. En contraste con el resto del Estado y en contraste con los años anteriores la gente recuperó su vida, recupero los espacios públicos y duerme tranquila, antes no.

“Más allá de clasificarlo como auténtico o no, lo que es válido es decir que es distinto”, dice el entrevistado.