Portal informativo de análisis político y social

32 años después del sismo de 1985 tiembla nuevamente: Sismo trágico ha cobrado cientos de vidas y sacude conciencias

32 años después del sismo de 1985 tiembla nuevamente: Sismo trágico ha cobrado cientos de vidas y sacude conciencias

Sep 24, 2017

Por Mario Ávila //

Una generación después, el mismo día, 19, el mismo mes, septiembre y apenas con 6 horas de diferencia, la tragedia vuelve a pasar lista de presente en la historia de México, luego de que como hace 32 años, la tierra se cimbró dejando como consecuencia destrucción y muerte, pero a la vez arrojando un saldo positivo dentro de la catástrofe: las conciencias también se sacudieron.

El día era martes, también como hace 32 años y en la agenda de los capitalinos estaba la celebración de simulacros de sismo en todos los edificios públicos, en punto de las 11 de la mañana. Sin embargo nadie imaginaría la trágica coincidencia que el destino le tenía preparado al país, y dos horas después de los desalojos simulados de algunos edificios, en un ejercicio que se venía haciendo por 31 años de manera consecutiva, una sacudida de 7.1 grados Richter impactó a la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Estado de México, Oaxaca y Guerrero principalmente, dejando un saldo de 291 muertos, contabilizados a las 20 horas del sábado 23 de septiembre.

A la duda fundada de si el terremoto era real o era parte de la imaginación producto del recuerdo de la efemérides de 32 años atrás, vino el desconcierto, la zozobra, el pánico, el dolor, el llanto y la muerte.

Las primeras noticias que se tuvieron fueron de la Ciudad de México, por la gran concentración poblacional de la urbe, por haber sido el sitio más golpeado por la tragedia tres décadas atrás y porque ahí se concentra la operación de los medios masivos de comunicación.

Sin embargo a diferencia de hace 32 años, hoy la información fluyó con mayor celeridad producto de los nuevos sistemas de comunicación a través del internet y gracias a ello nos dimos cuenta de que se derrumbaron poco menos de medio centenar de edificios.

Las imágenes de la caída de torres de departamentos y escuelas, lo mismo que el desalojo intempestivo de edificios públicos como la Cámara de Diputados y el fuerte oleaje que se causó en el lago de Xochimilco, ante la mirada atónica de los turistas y paseantes que disfrutaban a bordo de las trajineras, fueron las primeras escenas que se compartieron a través de las redes sociales antes de las 13:30 horas del fatídico 19 de septiembre.

Y tal como ocurrió en el año de 1985, de inmediato salieron a las calles los mexicanos de bien, y las historias de generosidad, de valor, de solidaridad y de heroísmo, se empezaron a escribir una tras otra adentro y afuera de cada montón de escombros que dejó el trágico acontecimiento.

Lo rescatable de esta historia, es que las conciencias de los mexicanos se sacudieron, dejando de lado la carga negativa que se percibe en una sociedad agraviada constantemente por la corrupción, la impunidad y la violencia, para abocarse en primera instancia desde cada rincón del país, en la búsqueda de sobrevivientes, el rescate de los cuerpos y el apoyo y las muestras de solidaridad con los afectados directos de la tragedia.

Las manos de los ciudadanos comunes que levantaban escombros fusionados con las de uniformados, fueron tan importantes como las de los ciudadanos que realizaron donaciones de víveres, las de artistas y deportistas famosos que donaron recursos y hasta las de los políticos que tomaron la determinación de firmar una petición a la autoridad electoral, para que se les descontara el 20, el 50 o incluso el 100% de los recursos públicos asignados, para que se destinaran a la atención de la tragedia.

Hoy la conciencia del pueblo de México es distinta a la de antes del 19 de septiembre, hoy seguramente somos más hermanos y más mexicanos que nunca.