Portal informativo de análisis político y social

A la eliminación del fuero le sobran padres… y le faltan clientes

A la eliminación del fuero le sobran padres… y le faltan clientes

Dec 10, 2016

 

Por tratarse de una de las determinaciones políticas más importantes del año, a la eliminación del fuero le sobran «padres», ya que se abrogan su autoría un gran número de personajes políticos de todos los partidos, pero fue el diputado independiente por el distrito 10, Pedro Kumamoto, el que con mayor resonancia «cacareó» la decisión como de su autoría; sin embargo al mismo tiempo a esta reforma legal le faltan «clientes», ya que a 5 meses de su aprobación en el Congreso del Estado, nadie la ha estrenado, aunque sobrarían candidatos.

La enmienda legal a la Constitución Política del Estado de Jalisco y a siete leyes secundarias, quedó marcada en la historia de la entidad al eliminar los privilegios para la clase gobernante, en particular para 1 mil 559 servidores públicos de nivel municipal y estatal.

«No más gobernantes de primera y ciudadanos de segunda; no más privilegios de la clase política frente a la justicia; no más impunidad», estos eran los argumentos de los creadores de las 8 iniciativas para eliminar el fuero, que se analizaron en el seno de la Comisión de Puntos Constitucionales de la LXI Legislatura.

Entre ellas se encontraban iniciativas presentadas en la legislatura pasada, en particular por el diputado Héctor Pizano Ramos y por el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN); en la actual legislatura, trabajaron sobre el tema con sendas propuestas, los diputados Hugo Contreras Zepeda, coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rocío Corona Nakamura, también del PRI; la fracción parlamentaria del PAN; el diputado Ismael del Toro Castro, coordinador del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) y el diputado independiente por el distrito 10, Pedro Kumamoto Aguilar.

Por cierto, en los meses posteriores a la aprobación de la enmienda legal, en las redes sociales se ha desatado un gran debate sobre la paternidad de la iniciativa, en donde sin duda el ganador de esta polémica ha sido el diputado independiente Pedro Kumamoto, por haber sido el que más empeño puso en socializar su iniciativa en los medios masivos y en redes sociales, en tanto que el resto de los autores se concretaron en ventilar su propuesta al seno de las fracciones parlamentarias.

 

 

#FueroNoJuicioSi

El gran despliegue propagandístico de Kumamoto para hacerle llegar el contenido de esta iniciativa a la ciudadanía, se inició desde el momento en el que hizo la presentación de su propuesta a principios de año cuando el legislador independiente argumentó en tribuna: «Las encuestas no mienten y en el 2010 la empresa Parametría nos dijo que el 80% dijo que utilizaban el fuero para cometer algún tipo de ilícito, solamente en la legislatura pasada existieron 46 solicitudes de juicios políticos que fueron desechadas y solamente dos llegaron hasta las últimas consecuencias».

Fundamentó su propuesta advirtiendo: «Los números son fríos pero también nos hablan de la cultura política, de la cultura de los compadrazgos, de la cultura de la impunidad, nos habla de ese lugar al que no queremos regresar, ese lugar en el que se pueden permitir gran cantidad de cosas.

Propuso en concreto reformar la Constitución General del Estado de Jalisco, reformar la Ley de los Servidores Públicos y reformar la Ley Orgánica del Poder Legislativo para que sucedan dos cosas esencialmente, 1.- Eliminar el fuero, pero lo único no es quitarlo de la Constitución, sino también erradicarlo de la Ley de los Servidores Públicos y 2.- Para que el proceso de juicio político sea ciudadanizado, no es posible que nosotros seamos juez y parte de las malas prácticas que ocurren en el quehacer político.

Planteó en concreto que el proceso de juicio político se divida en tres fases: 1.- La instrucción y la investigación, en donde una comisión mixta reciba las solicitudes de juicio político, que bien podría seguir siendo la de Responsabilidades, pero con la suma de académicos y líderes sociales, tendrán todas las facultades para hacer la investigación para dictaminar si procede o no el juicio político. 2.- La acusación deberá llegar hasta el pleno del Congreso del Estado y no debe morir en el trabajo de una sola comisión y 3.- Siguiendo el proceso y respetando el principio de juez natural, deberá ser el pleno del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco quien dictamine la sentencia.

La propuesta a la que denominó «Fuero no, juicio sí», consistió básicamente en quitarle el fuero a los funcionarios estatales, aquella protección que evita que los enjuicien sobre todo por temas penales y por otro lado transformar al juicio político y convertirlo en un procedimiento más ciudadano.

Esto significa —dijo— que en lugar de que los diputados enjuicien a otros diputados a sus amigos y compañeros de partido, sean sí algunos diputados, particularmente los que participan en la Comisión de Responsabilidades, pero que a ellos se agreguen 10 personas más elegidas, 5 por las universidades del Estado y 5 por la sociedad civil organizada, para de esta manera enjuiciar a los políticos que hagan mal uso de sus funciones públicas.

Hemos recibido el apoyo —abundó— de parte de muchos sectores de la sociedad civil organizada, particularmente por el sector empresarial y activistas sociales, pero también muy importante ha resultado la adhesión de otros diputados locales.

Insistió en que no todos los políticos tendrían que ser enjuiciados por temas penales, «también hay malos políticos que queremos quitarlos porque hacen mal su trabajo y por eso no se les puede enjuiciar».

Y en todo momento, en todas las entrevistas que brindaba a los medios de comunicación locales, nacionales e internacionales, lanzaba la invitación a los ciudadanos a replicar y opinar sobre el tema con el #FueroNoJuicioSi en las redes sociales, particularmente en facebook, twitter y en whatsapp e invitó a visitar sus portales en estas redes en donde presentó las infografías y los videos que se hicieron ex profeso para explicar con lujo de detalles en qué consiste la iniciativa y pidió además que los ciudadanos marcaran a los teléfonos de los diputados, a sus oficinas en el Congreso del Estado, para exigirles la aprobación de esta iniciativa.

Y fue así como Kumamoto se adjudicó en mayor medida el éxito de la iniciativa para eliminar el fuero en Jalisco, aunque vale la pena precisar que el mejor argumento para evidenciar que no fue él el que ganó esta lucha en el seno del Poder Legislativo, radica en el hecho de que solo le aprobaron un tercio de su propuesta y se desecharon las 2/3 partes de su iniciativa.

 

 

Una iniciativa blindada

De manera paralela a la reforma a la Constitución Política de Jalisco, para blindar la reforma legal de la eliminación del fuero también se modificaron una serie de articulados en siete leyes secundarias diversos artículos de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado de Jalisco, así como de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, precisamente para eliminar el juicio de procedencia (desafuero) y la facultad de la Comisión de Responsabilidades del Congreso para llevarlo a cabo.

Sin embargo, por acuerdo de los diputados también se reformaron las leyes de Transparencia y Acceso a la Información Pública, de la Fiscalía General, de Gobierno y Administración Pública Municipal, de Fiscalización y Auditoría Superior y la Orgánica del Poder Judicial del Estado.

Por lo que toca al ordenamiento legal mayor en la entidad, la reforma aprobada establece hoy en el Artículo 91 que «los servidores públicos pueden incurrir en responsabilidad política, penal, administrativa y civil, que será determinada a través del procedimiento previsto en la legislación penal».

Y en el 99: «la comisión de delitos del orden común por parte de cualquier servidor público, será perseguida y sancionada en los términos de la legislación penal», de acuerdo con un comunicado del Congreso de Jalisco.

Por cierto, además de haberse aprobado por unanimidad en el Pleno del Congreso del Estado, esta que fue sin duda la reforma política más importante del año en Jalisco, la eliminación del fuero fue aprobada también por los plenos de los cabildos de 112 de los 125 municipios de la entidad.