Portal informativo de análisis político y social

ACCIDENTES VIALES, LA EPIDEMIA SILENCIOSA

ACCIDENTES VIALES, LA EPIDEMIA SILENCIOSA

Jun 6, 2015

Las lesiones y muertes por accidentes de tráfico son un grave problema de salud pública en el mundo.

Cada año en México, esta «epidemia silenciosa» le arrebata la vida a un promedio de 17 mil 600 personas además de dejar lesionados aproximadamente un millón más, 35 mil de ellos quedan con discapacidad permanente.

Es la primera causa de mortalidad infantil y segunda de jóvenes.

Aunque la vida y la salud no tienen precio, también afecta a nuestra economía con un costo de 120 mil millones de pesos anualmente.

A esta pérdida se suma la tragedia para las familias que quedan afectadas para siempre tanto en lo económico como en lo emocional lo que impacta en la descomposición del tejido social.

La problemática actual de la inseguridad vial en la República Mexicana nos afecta a todos.

Lo más triste es que estos accidentes, lesiones y muertes se pueden evitar hasta en un 90 por ciento con una política pública enfocada a salvaguardar la seguridad, la salud y la vida de los mexicanos.

Sin embargo, este problema no forma parte de las agendas legislativas, gubernamentales y sociales a pesar de que nuestro gobierno firmó en mayo del 2011 en el Encuentro Iberoamericano de Seguridad Vial, realizado en la capital de nuestro país, su compromiso de reducir a un 50 por ciento las muertes y lesiones causadas por accidentes viales dentro del Decenio de Acción por la Seguridad Vial (2011–2020), decretado por la Organización de Naciones Unidas.

La Estrategia Nacional de Seguridad Vial fue suscrita por los titulares de la Secretaría de Salud y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y se sumaron el Senado de la República y la CONAGO.

Cuatro años después existe una deuda pendiente al respecto.

 

Compromisos inclumplidos

Foro estatal sobre el transporte

Las Secretarías de Salud como la de Comunicaciones y Transportes se comprometieron hace cuatro años a:

  • Promover en los tres niveles de gobierno políticas y programas de seguridad vial con metas e indicadores e involucrando a todos los sectores de la sociedad.
  • Elaborar un marco jurídico para acciones y programas de la materia así como los protocolos de coordinación, rendición de cuentas y ejecución.
  • Impulsar la creación de un Observatorio Nacional de Seguridad Vial y de Observatorios Estatales y Municipales en la materia para mejorar la calidad de los datos recolectados sobre la siniestralidad vial.
  • Fomentar la modernización de infraestructura vial y de transporte seguro así como incorporar las normas mínimas de seguridad internacionales de vehículos de motor.
  • Informar al consumidor sobre la seguridad de los vehículos motorizados que se comercializan.
  • Adoptar tecnologías avanzadas para aumentar la seguridad de conductores y ocupantes de vehículos.
  • Establecer los estándares mínimos de seguridad en los cascos para usuarios de motocicletas y bicicletas así como de los Sistemas de Retención Infantil.
  • Implementar Centros de Verificación Técnica Vehicular.
  • Mejorar el comportamiento de los usuarios de las vialidades mediante medidas y programas para controlar los factores de riesgo (conducir con alcohol, a alta velocidad, no usar cinturón de seguridad, no usar cascos, etcétera).
  • Realizar campañas para que la población se sensibilice sobre los factores de riesgo.
  • Fortalecer la imagen del policía de tránsito mediante capacitación y equipo.
  • Asegurar el efectivo cumplimiento de la legislación en seguridad vial.
  • Implementar sistemas sancionadores efectivos, ágiles y transparentes.
  • Promover la creación de una base de datos nacional de vehículos, licencias de conducir e infracciones.
  • Contar con un sistema efectivo de expedición de licencias con manuales, guías y protocolos de las pruebas de evaluación teórico-práctica.
  • Homogeneizar los tipos de licencias y requisitos para obtenerlas a nivel nacional.
  • Promover contenidos de seguridad vial en los niveles de educación preescolar, básica y media superior.
  • Fomentar programas de movilidad segura en las empresas.
  • Fortalecer regulación y vigilancia de jornadas de conducción y descanso de conductores de transporte de carga y de pasajeros.
  • Certificar el estado de salud de conductores de transporte público de carga y pasajeros urbano e interurbano.
  • Promover el uso de transportes alternos no motorizados.
  • Revisar y adecuar el marco normativo en materia de atención prehospitalaria.
  • Elaborar e implementar guías de práctica clínica y protocolos de manejo para mejorar la atención médica prehospitalaria y hospitalaria.
  • Impulsar programas de capacitación para el personal responsable de la atención médica prehospitalaria y hospitalaria.
  • Implementar esquemas para apoyar el financiamiento de la atención, rehabilitación e integración de las víctimas derivadas de accidentes de tránsito.
  • Fortalecer al Consejo Nacional de Prevención de Accidentes promoviendo la participación de los tres niveles de gobierno, la sociedad civil y todos los usuarios de las vías.

Todo lo mencionado arriba ha quedado en simples promesas de gobierno.

 

Una ley general y un Observatorio Nacional de Seguridad Vial

Convenio por la Seguridad Vial

Convenio por la Seguridad Vial

¿Qué ha faltado para que se implemente una política de seguridad vial a nivel nacional?

Desde la perspectiva de la Iniciativa Mexicana de Seguridad Vial, IMESEVI, las líneas de acción a seguir son:

1.- Adecuación legislativa y del marco normativo.

2.- Vigilancia, control y cumplimiento.

3.- Educación, formación y concienciación de la población.

4.- Atención a víctimas.

5.- Infraestructura segura y seguridad vehicular.

6.- Vigilancia epidemiológica e investigación.

7.- Colaboración intersectorial y participación social.

 

Foro en el senado de la república

Pleno del Senado

Pleno del Senado

Desde el 2008 se ha venido discutiendo dentro de los sectores interesados la necesidad de impulsar una Ley Federal de Tránsito, Transporte y Vialidad dado que el marco jurídico en nuestro país es limitado y carente de procedimientos estandarizados debido a las diferentes legislaciones estatales y municipales en la materia.

Es por eso que en el pasado 24 de noviembre del 2014, varios organismos de la Sociedad Civil como Bicitekas, ITDP México y Reacciona por la vida (a la que pertenece Víctimas de Violencia Vial, A.C.), realizaron el foro «Estrategia para una mejor movilidad» junto con los senadores Jesús Casillas (presidente de la Comisión de Movilidad), Mario Delgado (presidente de la Comisión de Desarrollo Metropolitano) y Mariana Gómez (miembro de la Comisión de Desarrollo Metropolitano) para analizar la importancia de impulsar una Ley Nacional de Movilidad.

La propuesta ciudadana de dicha legislación tiene como objetivos centrales establecer un estándar mínimo de movilidad y seguridad vial en todo el país, contribuir al logro del objetivo del Decenio de Acción por la Seguridad Vial (reducir en un 50 por ciento las muertes y lesiones por accidentes de tráfico en el 2020) y establecer las bases y directrices mínimas para lograr una planeación urbana más humana en todo el país, promoviendo esquemas de movilidad sustentable y segura.

Los Organismos de la Sociedad Civil que participamos en el foro expusimos la urgencia de que la seguridad vial se convierta en una prioridad nacional para salvar miles de vidas con una legislación moderna, la aplicación de cero tolerancia frente a infractores y una mayor participación y responsabilidad de los ciudadanos.

Además se debe de impulsar una nueva cultura de movilidad priorizando a los usuarios más vulnerables (peatones y ciclistas).

 

Agencia nacional y Observatorio de Seguridad Vial

Día Mundial de Víctimas de Accidentes Viales.

Día Mundial de Víctimas de Accidentes Viales.

Es un hecho que nuestro país tiene un gran rezago en la materia de seguridad vial.

Otros países iberoamericanos llevan años trabajando en Observatorios y Agencias Nacionales de Seguridad Vial.

En México existen déficits estructurales importantes en el registro de accidentes de tráfico, es por ello que en el Foro del Senado también se pidió la creación de la Agencia y del Observatorio de Seguridad Vial a fin de concentrar en una sola autoridad la política y los objetivos nacionales de movilidad y seguridad vial.

Esta entidad sería la responsable de elaborar el Plan Nacional de Movilidad, además de realizar auditorías viales para evaluar alcances y retos.

Esta agencia crearía y dirigiría el Observatorio Nacional de Seguridad Vial.

A través del Observatorio Nacional, México por primera vez contaría con un reporte nacional anual confiable de accidentes, muertes y lesiones además de las causas de los mismos y así desarrollar indicadores y evaluar el desempeño de las autoridades.

Los organismos y ciudadanos que defendemos a las víctimas de accidentes viales sentimos un gran desaliento porque el tema de salvar vidas y evitar lesiones en nuestras calles y carreteras no es una prioridad para nuestros gobernantes a pesar de las estadísticas por muertes y lesiones que por este motivo son equiparables a las de las víctimas del delito.