Portal informativo de análisis político y social

Alfaro desdeña frente en Jalisco; sin alianza, Acción Nacional busca reafirmar su identidad

Alfaro desdeña frente en Jalisco; sin alianza, Acción Nacional busca reafirmar su identidad

Dic 3, 2017

Por Mario Ávila //

El desdén que Enrique Alfaro Ramírez, el aspirante a la gubernatura de Jalisco mejor posicionado en las encuestas, hizo a la conformación del Frente Ciudadano por México, fue asumido con posturas contrastantes por parte del PAN y del PRD, ya que mientras la dirigencia albiazul se salió con la suya porque no querían ir en alianza con el alcalde de Guadalajara, los perredistas perdieron hasta a su líder en Jalisco, pero antes de renunciar el ahora ex dirigente estatal Raúl Vargas clamó por la alianza, aunque sea en la elección de diputados locales y alcaldes.

Y aunque en la competencia por el Gobierno del Estado ya está resuelto que no habrá frente común y que el aspirante Enrique Alfaro va solo, algunos actores sociales no quitan el dedo del renglón, tal es el caso del presidente de la FIL, Raúl Padilla López, quien aprovechó la edición 31 de la expo literaria para reunir  a los líderes nacionales del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, para insistirles en la ventaja de ir juntos también en Jalisco, aunque sea para la elección federal, es decir los puestos que se disputan para diputados federales, senadores y presidente de la República.

Se entiende que Padilla López pugne por el impulso a la constitución del Frente en Jalisco, porque su partido, el PRD, podría correr el riesgo de incluso perder el registro si compite solo en la elección local; pero a la vez a Raúl Padilla se le ha visto como un actor fundamental en la consumación de lo que se dice es un mero trámite de alternancia pactada entre el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval y el aspirante emecista, Enrique Alfaro Ramírez.

Vale la pena recordar que 8 años atrás, Alfaro Ramírez en su calidad de presidente municipal de Tlajomulco, a donde llegó por las siglas del PRD, asestó un golpe contundente a Raúl Padilla, cuando declaró a su municipio como territorio liberado del “padillismo” y destituyó a un grupo de funcionarios integrantes del Grupo UdeG que habían sido nombrados en altos cargos dentro del gobierno municipal.

Hoy esos agravios han quedado olvidados y ya de nuevo Raúl Padilla saborea las mieles del poder en Jalisco por seis años más, de consumarse la llegada de Enrique Alfaro al Gobierno del Estado. Es decir ya hay armonía plena con Enrique Alfaro, como la que tuvo con su padre, Enrique Javier Alfaro Anguiano, rector número 42 de la Universidad de Guadalajara y quien desempeñó el cargo de 1 de Abril de 1983 al 31 de Marzo de 1989.

EL PAN VOLTEA A VER A LOS DE CASA

Miguel Ángel Martínez Espinoza recordó que desde el año pasado el PAN había insistido en que al PAN, por razones de reafirmar su identidad y de volverse a dibujar con nitidez frente al electorado, le convenía más ir en una ruta en la que postulara un candidato de entre sus propias filas o que tuviera identidad plena con el partido.

Y esa es la ruta que vamos a seguir –dijo-, a nosotros nos interesa demostrar que realmente somos competitivos, y lo digo con certeza, en el mejor de los casos el mejor posicionado de las encuestas en el Estado tiene apenas un tercio del electorado que simpatiza con su opción, y esto significa a la vez tener a un 70% de los electores o poco menos en condiciones de ser susceptibles a votar por candidato distinto a él y en ese sentido hay competencia electoral.

Ratificó que su partido está en condiciones de tener una participación más digna que en el 2015. “Por supuesto que sí, nosotros tenemos elementos para sostener que estamos en proceso de recuperación, por muchas razones, entre otras porque iremos con un candidato de Acción Nacional a la presidencia de la República y la elección presidencial siempre ha traído más votación para el partido que en las elecciones intermedias”.

Un argumento más –abundó-, porque creo que hemos dado los pasos necesarios en términos de cohesión interna y lo haremos en términos de postulación de candidatos, pensando en conquistar el voto de los electores, más que en dinámicas internas del propio partido”.

Sobre la estrategia para que el PAN recupere los votos que en las elecciones del 2012 y 2015 le prestaron al Partido Movimiento Ciudadano y en particular a Enrique Alfaro Ramírez en sus postulaciones a la gubernatura y la alcaldía de Guadalajara, respectivamente, Miguel Ángel Martínez Espinoza expuso que lo lograrán reafirmando su propia identidad. “Creo que el PAN sigue representando algo relevante, o dicho de otra manera, creo que lo que los electores buscaban en el PAN y luego lo buscaron en otro lugar, es algo que el PAN puede volver a representar para ellos y en ese sentido recuperar su confianza”.

Vale la pena recordar que también hace un par de meses el ex presidente de la Coparmex Jalisco, José Medina Mora, rechazó la eventual candidatura a gobernador que el PAN le había ofertado, por lo que en opinión de Espinoza Martínez, aún quedan opciones atractivas: “Nos quedan opciones de tres tipos, perfiles competitivos de gente que formó parte de los gabinetes en los tres sexenios que gobernó el PAN y por dar nombres, ahí están Sergio García de Alba, Francisco Mayorga, Abraham González, Gerardo Octavio Solís, Alonso Ulloa Vélez, estos son por el momento cinco perfiles claramente competitivos; pero nos queda también la opción de recurrir a personajes que han aparecido incluso en diferentes encuestas que son políticos en activo de Acción Nacional participantes en algunas legislaturas y nos queda también la opción de recurrir a perfiles jóvenes extraídos de las presidencias municipales, jóvenes que tienen una destacada trayectoria y que podrían presentar una opción fresca y clara marcadamente diferente de lo que hemos visto en el escenario. En síntesis, el PAN tiene una baraja amplia de la que puede echar mano para la elección de gobernador del 1 de julio”.

Al final de cuentas vamos a tener la oportunidad de nueva cuenta de volvernos a significar frente a los electores, y eso para nosotros es importante; la posibilidad de un frente traía aparejadas algunas ventajas en el corto plazo, pero nosotros veíamos que nos implicaba sacrificar en el mediano y en el largo plazo”, planteó el líder panista en Jalisco.

Cuestionado sobre si recuperando identidad esperarían obtener resultados tangibles en el 2021, Espinoza Martínez respondió sin dudarlo: “Claro que no, vamos a tener resultados de inmediato, el PAN dista mucho de ser un partido que esté liquidado en el proceso electoral, el PAN está en plena competencia”.

A cerca de las posibilidades de eventualmente repetir una alianza parcial con el PRD para el caso de algunos municipios como fue el caso del 2015, están abiertas, expuso el líder panista, pero dejó en claro que aún hay una mesa de dialogo en relación con el Frente Nacional y eso podría llevar a los participantes en el diálogo a hablar en términos de conveniencia en algunos lugares en concreto. “Pero eso está en el terreno de las hipótesis, es decir ni es un terreno explorado, ni es un terreno descartado, tampoco”, estableció.

Insistió finalmente en que ir de la mano con el PRD se trata de una posibilidad que está abierta, pero que para ello se tendrían que escuchar los planteamientos que hagan quienes han manifestado interés por ello.

RAÚL VARGAS ABANDONA EL CARGO

De manera sorpresiva y con el proceso electoral aventajado, el presidente del PRD en Jalisco, Raúl Vargas López, abandona el cargo, renuncia a la dirigencia, convoca a elección de nuevo presidente y se dice dispuesto a competir en el proceso electoral de nueva cuenta por el Gobierno del Estado.

Se trató de una renuncia, no de la finalización de la encomienda a la que llegó Raúl Vargas López el 9 de noviembre del 2014 y que era por tres años, pero admite que hubo una sentencia del Poder Judicial que comprometía a la dirigencia a convocar a un proceso electoral, pero refiere que los alcances de esta determinación legal solo afectaba la dirigencia nacional, “nosotros siempre estuvimos atentos a acatar lo que resolviera la dirigencia nacional a través de sus órganos electorales en lo que se refiere a la renovación de su estructura directiva.”

Lo hago convencido –dijo-, de que es lo que mejor le conviene a mi partido en este momento, porque es fundamental para fomentar la institucionalidad de nuestro partido, separarme del cargo para dar lugar de inmediato a la elección como lo establece la convocatoria y a la elección de una nueva dirigencia”.

Explicó que la diferencia entre separarse del cargo y cumplir con el período que se le encomendó, implica que la separación representa la oportunidad para que se pueda elegir con el voto de los perredistas al nuevo dirigente estatal, pero a la vez reconoció que existía la posibilidad jurídica de seguir en el cargo.

Sobre el rechazo de Enrique Alfaro a la posibilidad de conformar un frente ciudadano en Jalisco, Raúl Vargas clamó con insistencia en la posibilidad de que el Frente se pueda conformar, aunque sea para la elección de diputados locales y munícipes. “El Frente ahora puede estar ante otras posibilidades que ya serán objeto de discusión, análisis y decisión de la nueva dirigencia estatal”, expuso.

Y abundó: “Hay otras formas de alianza, una alianza flexible, podemos ir en algunos municipios, en las diputaciones locales porque la ley electoral así lo prevé y eso lo tendría que explorar la próxima dirigencia”.

Pero fue claro al referirse a los detractores del PRD: “Yo quiero aquí decirles a los sepultureros de mi partido, que no son pocos, esos que dicen que ahora sí el PRD habrá de perder el registro, no se les ha hecho y tendrán que sentarse para esperar a ver que este partido pierda el registro, porque este partido tiene una larga vida y así lo acredita su trabajo”.

Raúl Vargas López aseguró que la fortaleza de su partido se encuentra mayormente concentrada en distritos como el 18, el 19, el 1, el 12 y el 4 y habló también de casi 40 municipios entre los que destacan siendo competitivos en 20 de ellos y en el resto estarían ubicándose con posibilidades reales de convertirse en gobierno.

Finalmente ante la posibilidad de que el PRD vaya solo en el proceso electoral del 2018, en su última declaración como presidente estatal del PRD Raúl Vargas López planteó: “Este partido siempre ha estado preparado para ir a una contienda solo, es decir no sería la primera ni la última vez, pues nomás eso faltaba, para eso nos organizamos, para eso estamos preparados, siempre lo hemos estado”.