Portal informativo de análisis político y social

Apostamos a un proyecto: Alberto Uribe

Apostamos a un proyecto: Alberto Uribe

Dic 20, 2015

Ha hecho del tema ecológico su característica y las actividades primarias con apoyos a los habitantes de Tlajomulco. Destaca o presume medicinas a bajo precio, apoyos al campo para que sea un negocio y no terminen vendiendo para que se construyan casas, sin descuidar el trabajo político que le permitió sacar su presupuesto para el próximo año en consenso con todos los regidores, incluidos los de oposición.

Es Alberto Uribe, influenciado por gente como Gabriel Covarrubias Ibarra, José Luis Leal Sanabria y Juan Enrique Ibarra Pedroza, quien cumple tres meses como alcalde de Tlajomulco y ya se agencia el freno de la construcción del fraccionamiento Santa Anita Hill con la aprobación del TAE y quien apuesta más allá de los tres años que dura la administración.

—¿Pero no te tocaría a ti?

—¿Por qué no?

—Porque dura tres años el cargo.

—Dura tres y hasta seis, si te portas bien.

—¿Es tu intención?

—Me gustaría consolidar un proyecto. Creo en el largo plazo, me parece que el cortoplacismo en general de la clase política hace muchísimo daño, creo que los grandes proyectos se hacen a largo plazo, incluso estamos planteando un esquema que al final de la administración vamos a dejar una visión con mucha claridad del 2016–2036, es decir, dónde vemos el municipio a 20 años, ¡qué habría que hacer? Y este documento como aquel que hizo Jalisco a futuro, que fue un gran ejercicio de prospectiva, tenemos que trabajarlo con diferentes actores, investigadores para dejar un documento que plantee Tlajomulco cómo nos gustaría verlo y evidentemente me gustaría ejercer ese modelo en seis.

Con ese documento, dice, «generarías tus objetivos específicamente, con líneas de acción, con indicadores y con evaluación».

En su preparación, Alberto Uribe destaca su cercanía a personalidades como Gabriel Covarrubias Ibarra y José Luis Leal Sanabria. Del primero, dice, fue «un gran administrador, creo que el mejor que ha tenido la ciudad junto con don Arnulfo Villaseñor Saavedra. El problema de los presidentes municipales que llegan es que son más políticos que administradores y tu chamba es más administrativa en cuanto a todo lo que tienes que prestar y brindar de servicios que la parte política y de la grilla.

No discutimos en ningún lado de indicadores de cada uno de los municipios, no discutimos de cuál es el modelo de administración, cuando nosotros tenemos la gran responsabilidad de administrar recursos públicos. Entonces, a mí me interesa mucho construir un gran modelo administrativo.

Ejemplifica, «si todos los ayuntamientos fuéramos empresa, estaríamos quebrados y en números rojos, quiero generar un modelo de administración en donde vamos a simplificar la administración.

Anuncia que está «por firmar un convenio con la COFEMER (Comisión Federal de Mejora Regulatoria) para ser el primer municipio del país que lo auditen y nos digan si tú quieres construir una casa en Tlajomulco me piden cinco veces el mismo papel en diferentes dependencias y eso es absurdo cuando una vez que lo entregues deberá quedar registrado para el ayuntamiento. Así está toda la administración en todas partes».

Este convenio ayudará a controlar el sistema, la administración, a tus trabajadores, la corrupción y además les generas certeza a todos los ciudadanos. Me daría mucha vergüenza llegar a hacer un trámite y decir qué poca que no tuve la capacidad de poder simplificar, modernizar y mejorar la administración pública.

Ya basta de discursos chafas que sólo convencen a dos tres personas y que nunca pasa nada, la historia sigue siendo igual cada tres años, cuando la realidad ha cambiado dramáticamente.

Alberto Uribe repasa su preparación académica: presidente «de mi escuela, mi primera carrera es Estudios Políticos, mi segunda carrera es derecho, mi maestría es en derecho constitucional, fui dos años maestro, toda mi vida he sido asesor, estratega. Yo me preparé para esto toda mi vida, yo no voy a decir que soy un ciudadano, no, yo soy un político profesional y aspiro a ser un buen administrador: combinar la visión del Estado de Derecho».

Asegura que a la política «llegaron un montón de empresarios que no traían claridad en este tema, principalmente en el PAN; y el PRI dejó de estudiar en su formación de cuadros a los clásicos; tengo fuerte formación administrativa, fui asesor en el SAT, estuve con Eugenio Ruiz Orozco durante la derrota del 95, fui asesor de Juan Enrique Ibarra. He ido y venido y no me han regalado nada, soy de la cultura del esfuerzo, no soy un junior».

Recalca que ve «una tragedia en todos los poderes; si me toca ser sólo tres años presidente me quedo absolutamente tranquilo. Me queda claro que no quiero ser diputado local, ni federal. Ni el Senado creo que sea en este momento parte de mi preparación».

—No mencionas el liderazgo de Enrique Alfaro en PMC.

—El tema con Enrique es muy sencillo: él tiene 44, yo tengo 43. Cuando la primera campaña de Enrique en el 2003, yo había operado la elección de Montiel en EdoMex, ahí conozco a Enrique Peña y trabajamos juntos, y Enrique me invita a promoción económica, él era secretario general y de coordinador de su precampaña. Evidentemente yo era un político mucho más experimentado que Enrique e hicimos un acuerdo, un equipo de iguales y con toda claridad es como hacemos política y es como nos funciona, nos sentamos en mesas y nos damos con todo.

«En el momento en que Enrique quiera ser dueño de la verdad, que no lo va a ser porque es un político muy inteligente, entonces no seguimos este pacto de iguales que nosotros tenemos porque si todo lo apostamos a una misma persona el día que no esté esa persona se desmorona todo un proyecto político, seríamos muy chafas si construimos todo en torno a una persona, construimos todo en torno a un proyecto de futuro.