Portal informativo de análisis político y social

ARMANDO REYNOSO: “EL ESTADIO LE VINO A LAGOS, COMO ANILLO AL DEDO”

ARMANDO REYNOSO: “EL ESTADIO LE VINO A LAGOS, COMO ANILLO AL DEDO”

Nov 8, 2014

Aunque sabe que se le podría sacar un mayor provecho, el mejor pelotero que ha dado Jalisco en todos los tiempos, Armando Reynoso Gutiérrez, campeón de la Serie Mundial jugando para Diamantes de Arizona en el 2001 venciendo a los Yanquis de Nueva York, dijo que el Estadio Panamericano de Beisbol le vino a Lagos de Moreno, «como anillo al dedo».

Explica que el estadio inaugurado hace tres años, justo para los Juegos Panamericanos del 2011 no pudo tener una mejor sede, ya que en Lagos de Moreno hay mucho talento beisbolero y para aprovecharlo el propio Code Jalisco ya instaló una academia para que niños y jóvenes que tengan aptitudes puedan encauzar debidamente su carrera.

En entrevista para los lectores de Conciencia Pública, Armando Reynoso recuerda sus inicios, su ascenso, su paso por Grandes Ligas, la conquista de una Serie Mundial, los homenajes que ha recibido últimamente y se dio el lujo de bromear diciendo sobre el estadio: «En lugar de haberle puesto mi nombre, lo hubieran puesto a mi nombre».

Armando Reynoso fue reconocido recientemente por la directiva de Charros de Jalisco, por su limpia y brillante trayectoria en el beisbol profesional, tanto en México donde defendió la franela de los Saraperos de Saltillo, como en Grandes Ligas donde jugó para Bravos de Atlanta, Rockies de Colorado, Mets de Nueva York y Diamantes de Arizona, con quienes alcanzó la cúspide de su carrera.

Armando Reynoso es pues el único pelotero jalisciense que ha participado y ha ganado una Serie Mundial, y es uno de los 16 peloteros mexicanos que ha tenido el honor de jugarla y uno de los 12 peloteros aztecas que la han ganado.

La semana pasada en Sonora, Reynoso Gutiérrez fue objeto de otro homenaje al ser invitado a lanzar la primera bola del Campeonato Nacional de Beisbol Master 40 y Mayores, en donde también compite representando a la selección de Jalisco.

LA ENTREVISTA

Don Armando, ¿cómo le está yendo allá en Sonora?

—«Acabamos de ganar nuestro cuarto juego y pasamos a la siguiente ronda invictos, en un grupo considerado el “de la muerte” le ganamos a Baja California, a Tamaulipas y Sinaloa, que son equipos muy fuertes».

¿Y sigue lanzando como en sus mejores años?

—«No, precisamente, no vengo lanzando, ya que en este torneo hay una regla de que quienes hayan jugado profesionalmente no se les permite que lancen, vengo como jugador de posición tratando de hacer lo mejor que pueda para ayudar a mi equipo. He estado jugando en primera base y aunque mi fuerte no es el bateo, trato de participar lo mejor posible a la defensiva y a la ofensiva en lo que pueda, pero sobre todo trato de apoyar motivando a los muchachos».

Y siguen los homenajes, ¿lanzó usted la bola inicial, verdad?

—«Agradecido de que me hayan tomado en cuenta para hacer el lanzamiento inicial en ese torneo. Le doy gracias a Dios porque se me sigue reconociendo, gracias a lo que sembré, sigo cosechando; lanzar esta primera bola es un triunfo más en mi carrera, es algo que me hace feliz. Todo gracias a lo que ha sido mi carrera, me siento orgulloso y contento de que me traten como me tratan, no puedo quejarme, es un torneo corto, sin embargo en los eventos que he participado siempre me han tratado muy bien y eso me hace sentir mucha satisfacción».

JALISCIENSE DESDE LA CUARENTENA

¿Es usted de Lagos de Moreno o de San Luis Potosí?

—«La verdad es que yo en realidad soy nativo de San Luis Potosí y me siento orgullo de haber nacido allá, nunca lo he negado; pero en ningún momento radicamos allá, es más, no pasé ni la cuarentena por allá. Ese es un motivo más para sentirme 100% jalisciense».

¿Qué le atrae de Lagos, porque lo eligió para vivir después de que conoció mucho mundo?

—«La verdad es que desde que fui a Estados Unidos la idea todo el tiempo fue regresar a mi terruño en cuanto terminara mi carrera, afortunadamente se dieron las cosas para que eso sucediera y mira, estoy disfrutando el estar viviendo en Lagos de Moreno, he estado viviendo bastante a gusto, disfrutando a la familia, disfrutando la vida, tratando de vivir lo mejor posible, conviviendo con mi gente y haciendo lo que más me gusta, jugando al beisbol».

Nos recuerda su paso por Grandes Ligas…

—«Fueron cuatro organizaciones diferentes, la idea para mí siempre fue estar en el mejor beisbol del mundo y Dios me concedió ese gusto y lo que puedo decir es que en todos los equipos viví diferentes etapas. Los Bravos de Atlanta, una organización muy profesional, todas las organizaciones tienen su estilo. En Colorado fue una etapa muy bonita ya que me tocó llegar como equipo de expansión y fue un equipo a donde llegamos prácticamente de otras organizaciones, estuve dos temporadas pero muy a gusto; pasé a los Mets de Nueva York donde estuve dos años, una organización también muy profesional donde te daban la mejor atención posible; y qué te puedo decir, en Arizona, donde por otras circunstancias estaba muy cerca de México y eso me hacía sentir muy bien, había mucha afición mexicana».

¿El momento más glorioso fue la conquista de la Serie Mundial?

—«Fueron muchos momentos gratos: cuando me llamaron a Grandes Ligas; cuando gané mi primer juego, cuando pegué mi primer hit; cuando pegué mi primer cuadrangular, ya que siendo pitcher mi fuerte no era batear; pero lo más grande que cualquier pelotero anhela es conseguir una Serie Mundial y a mí me tocó ganarla con los Diamantes de Arizona contra los Yanquis de Nueva York en el 2001».

¿Qué pelotero se le indigestaba?

—«¡Ay caray!, sí había algunos, pero dentro de los más difíciles o seguramente el más difícil para mí fue Barry Bonds, era el que se me dificultaba bastante sacarlo y ponerlo out, aparte de que ya hay bateadores para pitcher y pitcher para bateadores».

¿Con qué lanzamiento dominaba a los bateadores complicados?

—«Pues qué te puedo decir, también uno tiene su estilo, uno tiene sus lanzamientos, yo no me defendía precisamente por la fuerza, sino por la variedad de los lanzamientos, ese era mi fuerte, pero uno ya más o menos conoce al bateador, tiene uno las estadísticas, uno trata de trabajar conforme a los números y conforme a la confianza que uno tiene a sus lanzamientos».

¿Un honor haber jugado con el número 42?

—«Sí claro, a mí me tocó la suerte de utilizarlo en Atlanta. Cuando tú llegas a Grandes Ligas no te importa el número que te toque, de lo que se trata es ponerse la franela y usarla y defenderla el mayor tiempo posible. Después con Colorado también me tocó esa suerte y cuando llegué a los Mets tenía la misma idea de usar el 42, pero ese ya estaba ocupado y al año siguiente lo retiraron y quedó fuera de todos los equipos en honor del primer moreno que jugó en Grandes Ligas, Jackie Robinson, 15 de abril de 1947 con Brooklyn Dodgers».

¿Cómo inicia su carrera?

Esta es una escalerita que hay que ir subiendo, yo inicié desde ligas pequeñas y fui subiendo poco a poco hasta llegar al profesionalismo aquí en México, ya participando para los Saraperos de Saltillo en la Liga Mexicana de Verano, la organización de los Bravos de Atlanta puso sus ojos en mí, recomendado por uno de sus buscadores. Así fue como llegó la oportunidad para ir a Grandes Ligas. En Lagos jugué en ligas pequeñas en torneos prenacionales, con la selección Jalisco en liga infantil en torneos nacionales y posteriormente empecé a jugar semiprofesional en la Liga Mayor del Centro y fue como fui subiendo y así se fueron dando las cosas».

¿Qué le augura a Charros en su retorno al beisbol profesional?

—«Yo pienso que se pueden hacer cosas muy buenas, sabemos que la franquicia, la base de ese equipo era la de Guasave y la verdad es que en los últimos años habían estado en la pelea, entonces yo creo que esperamos que Jalisco tenga playoffs y, por qué no, ojalá y que sea un regreso exitoso al beisbol profesional, y qué mejor que consiga el campeonato».

LE GUSTARÍA SER MÁNAGER

¿En el futuro se ve usted como mánager?

—«Honestamente ahorita no me veo como para ser mánager, si en el futuro hay la posibilidad de ingresar a alguna organización, con gusto lo haría como couch, primero y ya después con mucha preparación ojalá y se pueda dar el llegar a ser mánager».

¿Hay materia prima en Jalisco y en Lagos de Moreno para que sigan sus pasos?

—«Sí, te puedo decir que sí hay bastante, hay algunos talentos que la verdad no se dan cuenta de lo que tienen, son jóvenes que no tienen la idea de lo que pueden conseguir a futuro. En ocasiones hace falta meterles esa idea de que pueden llegar a ser algo dentro de este deporte; les hace falta también mucho apoyo, mucha ayuda y estar al pendiente de ellos».

¿Necesitan orientación?

—«Dentro de este y muchos deportes lo que más falta es el apoyo, muchos no tienen la oportunidad porque económicamente no pueden, otros porque tienen que dedicarle tiempo a su trabajo o tienen que buscar un apoyo económico a sus familias desde chicos. Yo tuve la suerte de depender de una familia 100% beisbolera y que mis papás me apoyaran para que yo me pudiera desarrollar en este deporte, pero no todos tienen esa suerte; aparte de que no todos los papás tienen idea del talento que tienen sus hijos y deciden no apoyarlos y, al contrario, prefieren que mejor se queden a apoyar en casa, en la actividad que realicen, en el campo, con el ganado o que trabajen en cualquier otra cosa con tal de llevar dinero a la casa. Sabemos que a la mayoría de los que les gusta este deporte son de clase media para abajo y entonces eso dificulta más las cosas para poder sobresalir».

¿Y qué tienen que sacrificar los muchachos?

—«Primordial es la disciplina, la dedicación, el esfuerzo, pero también para eso hace falta aprender y que se les inculque esa educación. Hoy día decirle no a los vicios, no a las fiestas, no al alcohol, no a las drogas, es una de las cosas difíciles, retirar a los muchachos de las tentaciones que no les conviene, eso es lo más difícil».

LAGOS CUENTA CON MÁS DE 600 EQUIPOS

Sin dudarlo, el alcalde de Lagos de Moreno, Hugo René Ruiz Esparza Hermosillo, asegura que no fue un error haber construido el Estadio Panamericano de Beisbol en Lagos de Moreno, ya que en el municipio hay más de 600 equipos de beisbol en las ligas amateurs, quienes juegan ahí sus finales como un incentivo para los peloteros y sus familias.

Negó que el retorno de Charros de Jalisco haya evidenciado que era más necesario el estadio de beisbol en Guadalajara que en la región de Los Altos y sentenció: «Charros ya tiene mejor estadio, muy bonito y le caben 12 mil personas; nosotros tenemos uno que le caben 5 mil personas y cada que viene un equipo y maneja precios razonables, hay llenos».

Refirió que el inmueble tiene actividad constante: «Aquí estuvo Vaqueros de La Laguna en la pretemporada de la Liga de Verano, también han jugado aquí Guerreros de Oaxaca, Acereros de Monclova y Rieleros de Aguascalientes y todos llenaron el estadio en su totalidad; por cierto también sirvió para la pretemporada de Los Charros de Jalisco».

Aparte —abundó— ahí entrenan nuestros equipos infantiles y juveniles, por cierto el equipo de 14-15 años es campeón estatal y hoy con el apoyo de Charros de Jalisco y el Code Jalisco está funcionando ahí en el Estadio Panamericano de Beisbol una academia de beisbol de los Charros que fue anunciada desde la pretemporada aquí y el CODE estará financiando el pago a los entrenadores y el equipamiento para los chavos.

HAY ACTIVIDAD LOS 7 DÍAS DE LA SEMANA

José de Jesús Flores Sandoval juega desde niño al beisbol y ahora de lunes a viernes prepara a las fuerzas básicas de Charros, a las próximas estrellas del beisbol profesional.

Es también regidor en el ayuntamiento de Lagos de Moreno, en donde participa activamente en las comisiones que tienen que ver con el agua potable, con juventud y deporte y con el desarrollo rural, sin embargo se da su tiempo para ir al estadio a pelotear todas las tardes, los 7 días de la semana, porque siempre el estadio está a disposición de los habitantes y de los amantes del beisbol.

Considera Flores Sandoval que fue muy justo ponerle al estadio el nombre de Armando Reynoso, ya que se trata de una persona que puso el nombre de Lagos de Moreno muy en alto, y quien además tuvo la humildad de regresar a vivir a su tierra natal, a divertirse y a enseñar lo mucho que aprendió en el beisbol mundial.

Por su parte, Ignacio Santos Rodríguez, entrenador, dijo que pelotear en un estadio espectacular como éste, les saca ganas a los niños y jóvenes, «y a nosotros nos ayuda mucho porque les podemos enseñar mejor sobre las condiciones del terreno, mientras que en otros campos sería más difícil».

Al hacer una pausa en el entrenamiento del día, recordó que además de Armando Reynoso han destacado peloteros de Lagos de Moreno, como Ramón Noriega que está firmado por los Dodgers, aunque juega con el equipo de Los Mochis en la Liga Mexicana del Pacífico; destaca también Rogelio Martínez quien juega en el verano con Monclova y en la Liga del Pacífico con Los Mochis y Enrique Martínez que juega en Liga Mexicana.

Sin embargo, en la lista que pone en evidencia el talento beisbolero de la región, anota también a su hermano Julio Santos, quien jugó con Charros de Jalisco en los noventas, en el equipo en el que también jugó Fernando Valenzuela.

Vale la pena reconocer que el parque, las tribunas, la fachada, los dogouts, vestidores, las zonas de entrenamiento como las cajas de bateo, lucen en buen estado, si acaso la cerca que circula el inmueble se encuentra un poco afectada por sarro. «Quisiéramos tenerlo mejor porque se ha ido deteriorando poco, pero está relativamente nuevo», dijo el regidor Jesús Flores Sandoval.

RECUADRO

MEXICANOS QUE HAN JUGADO UNA SERIE MUNDIAL

—Roberto Ávila, segunda base, Cleveland Indians, 1954.

—Horacio Piña, relevista, Oakland Athletics, 1973, Campeón.

—Enrique Romo, relevista, Pittsburgh Pirates, 1979, Campeón

—Fernando Valenzuela, abridor, Los Ángeles Dodgers, 1981, Campeón

—Aurelio Rodríguez, tercera base, New York Yankees, 1981.

—Aurelio López, relevista, Detroit Tigers, 1984, Campeón.

—Jorge Orta, segunda base, Kansas City Royals, 1985, Campeón.

—Armando Reynoso, pitcher, Arizona Diamondbacks, 2001, campeón

—Erubiel Durazo, bateador designado, Arizona Diamondbacks, 2001, Campeón

—Benjamín Gil, short stop, Los Ángeles Angels, 2003, Campeón

—Karim García, jardinero, New York Yankees, 2003.

—Joel Zumaya, relevista, Detroit Tigers, 2006.

—Alfredo Aceves, relevista, New York Yankees, 2009, Campeón.

Jorge Cantú, infielder, Texas Rangers, 2010.

—Sergio Romo, relevista, San Francisco Giants, 2010, 2012 y 2014, Tres veces Campeón.

—Jaime García, abridor, St. Louis Cardinals, 2011, Campeón.

—Fernando Salas, relevista, St. Louis Cardinals, 2011, Campeón.