Portal informativo de análisis político y social

Caso «Vega Pámanes» enturbia sucesión en poder judicial

Caso «Vega Pámanes» enturbia sucesión en poder judicial

Dic 3, 2016

A escasos días de que el Pleno del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco elija a su presidente que desempeñará el cargo durante 2017 y 2018, el factor Luis Carlos Vega Pámanes no ha permitido crear el escenario de una elección tersa.

Junto con Ricardo Suro Esteves, han externado su interés en postularse los magistrados Juan José Rodríguez López, Raúl Acosta Cordero, Celso Rodríguez González y la magistrada Arcelia García Casares, este último que ya ocupó el cargo durante siete años consecutivos con el apoyo del exgobernador Emilio González Márquez y ahora pretende reelegirse con el impulso de Enrique Alfaro.

Hasta agosto pasado, todo parecía indicar que el magistrado Suro Esteves llegaría sin complicaciones al día de la elección, pues su candidatura es bien vista desde Casa Jalisco. Al interior del STJ no ha tenido mal ambiente, por lo que su posible postulación transitaba por buen camino.

Sin embargo, la licencia y posterior renuncia obligada del presidente Luis Carlos Vega encendió los focos rojos y la inconformidad de un buen número de los magistrados, quienes incluso llegaron a proponer que en la elección del 15 de diciembre, el voto sea emitido al margen de las presiones del Poder Ejecutivo y abolir las cuotas partidistas.

Hace cuatro años, el operador de parte del Gobierno de Jalisco para que llegara a la presidencia Luis Carlos Vega, fue el actual secretario general Roberto López, cuya influencia ha permeado con los magistrados José Félix Padilla Lozano, Tomás Aguilar Robles y Ramón Soltero Guzmán.

Y en esa línea estaría operando el secretario General de Gobierno, como alternativas. Pero por otro lado, los nombres del magistrado Raúl Acosta Cordero y el de la magistrada Arcelia García Casares estaban siendo analizados como posibles alternativas.

Apoyando al magistrado Ricardo Suro Esteves estarían también los magistrados Antonio Flores Allende, Jorge Mario Rojas Guardado, Francisco Castillo Rodríguez, Luis Ernesto Camacho Hernández, Rogelio Asaad Guerra y Espartaco Cedeño Muñoz.

En el proceso de negociación, es muy posible que se adhieran al candidato de Casa Jalisco los magistrados Guillermo Valdez Angulo y Salvador Cantero Aguilar, quienes no se han definido abiertamente y con los cuales sumarían 13 votos.

El grupo donde se agrupan los de mayor experiencia en la carrera judicial aparecen siete magistrados que son Javier Humberto Orendáin Camacho, Manuel Higinio Ramiro Ramos, Luis Enrique Villanueva Gómez, María Eugenia Villalobos Ruvalcaba, Juan José Rodríguez López, Héctor Delfino León Garibaldi y Lucía Padilla Hernández.

En una tercera corriente aparecen quienes no se identifican con la candidatura de Suro y tienen mayor entendimiento con el grupo tradicional, que son los magistrados Marcelo Romero García de Quevedo, Arcelia García Casares, Celso Rodríguez González, José Carlos Herrera Palacios, Guillermo Guerrero Franco, Federico Hernández Corona y Sabás Ugarte Parra, que suman siete.

Hay tres magistrados que entraron por cuota del PAN y que responden al liderazgo de José Antonio de la Torre, que son Roberto Rodríguez Preciado, Verónica Elizabeth Ucaranza Sánchez y Armando Ramírez Rizo.

Como indecisos aparecen los magistrados Esteban de la Asunción Robles Chávez y Antonio Fierros Ramírez.

El próximo presidente deberá conseguir por lo menos 17 votos para tener la mitad más uno, pues son 33 electores. En este momento, ninguno de los aspirantes parece tener asegurada esa cantidad de sufragios.

Lo cierto es que la campaña está en marcha y ha trascendido que los magistrados identificados con el PAN podrían sumar su voto a Suro Esteves.

Si el magistrado Ricardo Suro logra comprometer 14 votos y suma los del PAN, tendría asegurados 17.

Si las corrientes no se ponen de acuerdo, los votos de los dos indecisos y los tres de los identificados con el PAN, pueden ser los que inclinen la balanza hacia quien tenga mejor capacidad de negociación.

 

 

Fortalezas y debilidades

Paradójicamente, la debilidad de los aspirantes que tienen experiencia es inversa a la del favorito del Gobierno del Estado. Ricardo Suro tiene una carrera judicial en el Poder Judicial Federal y se le reconoce capacidad, honestidad, con una visión fresca y acorde a los nuevos tiempos.

Raúl Acosta, Juan José Rodríguez y Celso Rodríguez tienen una amplia experiencia por haberse desenvuelto toda su vida profesional en la carrera judicial.

 

 

PRESIDENTES DE LAS ÚLTIMAS DOS DÉCADAS

  • José Guillermo Valdez Angulo
  • Carlos Raúl Acosta Cordero
  • Gilberto Ernesto Garabito
  • José María Magallanes Valenzuela
  • Manuel Higinio Ramiro Ramos
  • Celso Rodríguez González
  • Luis Carlos Vega Pámanes
  • José Félix Padilla Lozano

 

 

 

ARISTÓTELES AFIRMA QUE NO QUIERE CONTROLAR EL PODER JUDICIAL

Los actores políticos y los magistrados que forman parte del Supremo Tribunal de Justicia del Estado están a prueba a propósito de la elección de presidente que harán en los próximos días.

¿Aprovecharán la coyuntura para hacer cambios de fondo o todo seguirá igual?

Después del escándalo mediático que se vio envuelto por el «caso Vega Pámanes» y que lo orilló a renunciar como presidente y magistrado, la imagen del Poder Judicial de Jalisco sufrió un gran daño en su credibilidad.

En el marco del informe anual que presentó el presidente sustituto del Poder Judicial del Estado, magistrado José Félix Padilla Lozano, el gobernador Aristóteles Sandoval abordó el tema al hacer uso de la palabra y aceptó la crisis que vive esta institución

«En los últimos días, el Poder Judicial jalisciense ha sido objeto de un desgaste inédito, de un golpeteo político y medidas efectistas y vivió quizás la crisis más dura de su historia, pero como ya lo dijo el magistrado presidente Félix Padilla, la institución se mantiene fuerte y sólida».

Sin mencionar al expresidente Luis Carlos Vega Pámanes, que llegó a la presidencia con su apoyo y que fue operado por su hoy secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, con la opinión del magistrado Leonel Sandoval, quien pretendió la presidencia, pero que el propio Sandoval Díaz acotó al señalar que «no se trataba de una monarquía», toda vez que él era el titular del Poder Ejecutivo y no se vería bien que su padre estuviera al frente del Poder Judicial, al margen de sus méritos y capacidad.

Aristóteles les señaló públicamente a los magistrados que no está interesado en ejercer control alguno en este poder soberano, aceptando la existencia de incertidumbre por lo que sucederá mañana y se descartó como un actor que los lleve a ese destino.

«El gobernador del estado no está interesado en ejercer control alguno en este poder soberano, así de simple y así de franco», dijo y subrayó que busca un poder autónomo e independiente, el romper con las inercias del pasado.

El titular del Poder Ejecutivo asumió el compromiso de pugnar por un Poder Judicial independiente y darle la hacienda judicial y el presupuesto constitucional. «Que ponga lo antes posible su hacienda judicial y tenga una independencia plena y permanente con un presupuesto constitucional», remarcó.