Portal informativo de análisis político y social

CASTAÑEDA: DECLINARÉ POR EL CANDIDATO MEJOR POSICIONADO

CASTAÑEDA: DECLINARÉ POR EL CANDIDATO MEJOR POSICIONADO

Abr 16, 2016

En franca desventaja con Andrés Manuel López Obrador, se encuentran no solo los aspirantes a la Presidencia de la República de los diferentes partidos políticos, sino que también y con mayor razón, los candidatos sin partido.

AMLO dispondrá de aquí a la elección del 2018 de 8 millones de spots a los que tiene acceso el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), cifra igual para el PT y el PRD, mientras que casos como el PAN habrá de disponer de 15 millones de spots en el mismo lapso.

Estas cifras son todavía más escandalosas, si se advierte que el grado de conocimiento de la ciudadanía, a la imagen de López Obrador es del 90%, por un 30% en el que rondan precandidatos como Miguel Ángel Osorio Chong, Miguel Mancera y Margarita Zavala y un 35% en el que se encuentra el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como «El Bronco». El resto de los aspirantes presidenciales sin partido, como Pedro Ferriz, no llegan ni al 20%.

Esta reflexión la hace en el marco de una reunión mensual del capítulo Jalisco de la Asociación de Comunicación Política, el excanciller, Jorge Castañeda, quien para justificar su argumento de que el principal reto de los candidatos sin partido es la comunicación, recordó que según las leyes electorales vigentes, lo peor es que en México es imposible comprar spots en los medios de comunicación masivos para darse a conocer.

Incluso recuerda su precandidatura en el 2006, en donde a pesar de haber tenido espacios en los medios por su labor temporal y polémica al frente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se vio en la necesidad de hacer campaña a través de los medios masivos de comunicación, para poder llegar de un 30 hasta un 47% en el reconocimiento de parte de la ciudadanía.

Incluso recordó que el contrato de spots que hizo fue con Televisa, quien lo demandó porque no tuvo dinero para pagar, hasta que finalmente, luego de muchos intentos de arreglo, la deuda le fue perdonada.

 

Las alternativas

jorgecastaneda

Jorge Castañeda planteó cuáles podrían ser en este nuevo escenario político, las alternativas de comunicación con las que cuentan los candidatos sin partido, en donde destaca el Facebook con 60 millones de cuentas en México, contra sólo 11 millones de cuentas de la red social de la palomita, es decir del twitter.

Sin embargo, advirtió que estas redes deben usarse con inteligencia y no sólo para decir sandeces, para dar los buenos días, para decir qué es lo que están comiendo, «es necesario darle contenido, es necesario aportarle interés a la comunicación».

Un esfuerzo adicional que deben hacer los candidatos sin partido y sin spots, es el de ir ciudad por ciudad, acercarse a los medios de comunicación locales y hacer un esfuerzo por dar la mayor cantidad de entrevistas posibles.

«El esfuerzo es el mismo, dar las entrevistas en Guadalajara que en Pachuca, lo que le dará un enfoque casi exclusivamente urbano en las campañas con los candidatos independientes, dejando fuera el México más rural, más aislado, más disperso, en virtud de que en las grandes ciudades se concentra más del 60% de la población», dijo.

Abundó que la comunicación y la manera de ganar espacios en los medios tradicionales es muy complicado, no hay buenas soluciones, algunas incluso son imperfectas, como es lo que está haciendo por momentos Pedro Ferriz y «El Bronco», haciendo escándalo y saliendo en los medios donde antes no salían.

Explicó que la estrategia es decir barbaridad y media para salir de Nuevo León y llegar a las páginas de los medios en Guadalajara, sin venir a Guadalajara, pero en el caso de «El Bronco», tiene que rendirle cuentas a los habitantes de su estado sobre sus continuas ausencias, «yo por fortuna no le tengo qué rendir cuentas a nadie, ni siquiera a mi esposa porque no tengo, y mi hijo ya está grande».

De hecho explicó que será en el proceso electoral de este año en el mes de junio, cuando veamos cómo les va a los candidatos sin partido en estados urbanizados, comparados con los estados que están más pulverizados y tiene una mayor parte de sus habitantes en comunidades rurales.

 

Plazo de tres meses

Considerado uno de los personajes gracias a los cuales se cuenta hoy con la figura de las candidaturas independientes, Jorge Castañeda asegura que no tiene decidido si participa o no en la elección presidencial del 2018, y que esa será una decisión que tome en tres meses.

«Estoy usando la gira nacional para presentar mi libro «Solo así: por una agenda ciudadana independiente», para medirle el agua a los camotes y ver cómo toman la idea de presentar a un solo candidato sin partido… puede ser que ocurra como en el futbol, pasa el balón, pero no el jugador, y en ese sentido si no soy yo el candidato, me habré de sumar en apoyo a otro que sí tenga mejores posibilidades de éxito».

Ese justamente sería su plan B, apoyar a la idea de que sea un solo candidato sin partido, aunque no sea él, aprovechando que las encuestas dicen que entre el 40 y hasta 60 % de la ciudadanía se dice dispuesta a votar por un candidato sin partido, la mitad de la población.

Además, hay cifras de entre 70 y 80% de animadversión a los partidos, según las encuestas más recientes; sin embargo el reto sería en el caso de las simpatías ciudadanas a la opción de un candidato sin partido, el reto también estaría en transformar ese 40% genérico, en un 25% de posible votación efectiva.

 

La corrupción

Al hablar de los contenidos que deben lanzar los candidatos sin partido, Jorge G. Castañeda habló de la necesidad de recurrir a una agenda de temas, fuera de los que usan los partidos políticos y puso por ejemplo el tema de la corrupción.

«Yo, por ejemplo, en mi libro excluí los temas económicos y de seguridad, la agenda de la candidatura independiente debe ser ajena a la de los partidos, yo prefiero hablar de lo que no hablan los partidos: la corrupción», apuntó.

Censuró que la comisión para analizar la Ley Anticorrupción esté en manos del PVEM, lo que para Jorge Castañeda no significa «la iglesia en manos de Lutero», sino que la iglesia en manos del diablo». Se cuestionó a quién se le ocurre que el Verde puede tener autoridad para abordar esos temas.

Incluso refirió que así como está planteado el sistema nacional anticorrupción, con una fiscalía de la nación, y dentro una fiscalía de anticorrupción, propuesta por el presidenta y votada en el Legislativo, Arely Gómez habrá de proponer al fiscal anticorrupción para que sea avalado por el Legislativo, pero puede ser removido por su jefe.

«Y ni PAN ni PRD están peleando ese tema, incluso Morena, parecen ser cómplices de la defensa de corrupción de Peña Nieto, tienen mil instrumentos para obligar a investigar y no los usaron».

«Que les quede claro de una vez, Margarita no se volverá una defensora de derechos humanos y buscará castigo para el responsable de los 25 mil desaparecidos y 80 mil muertos en el sexenio de su esposo; Andrés Manuel no va a investigar a Marcelo Ebrard y el PRI jamás investigará a Peña Nieto», expuso tajante el personaje al que bien podría endilgársele el mote de «el padre de las candidaturas independientes en México».

 

La «entrevista»

Jorge Castañeda habló mucho y por momentos se entusiasmó pensando ya en una eventual campaña presidencial, lo que al parecer ha sido su obsesión desde hace un par de sexenios, pero fue sincero. Incluso sabe que el tiempo ha pasado y lo ha convertido en un personaje (según su propia descripción, igual a Bernie Sanders, precandidato presidencial por el Partido Demócrata y rival de Hillary Clinton: Viejito, gruñón y judío).

Y así lo demostró al término de su conferencia efectuada en el Club de Industriales ante medio centenar de miembros de la Asociación de Comunicación Política, cuando después de la sesión para autografiar libros y tomarse selfies, se le pide una entrevista, ve con molestia su reloj, voltea con su asistente para que avale su dicho y sentencia con cierto grado de incomodidad:

«No, tengo mucha prisa, ya voy tarde en la agenda… pero luego asume una postura falsamente amable y modifica: Bueno, una sola pregunta…»

Y sí, fue una sola pregunta, con una respuesta escueta que más pareció una burla.

—¿Por qué un país con tantos problemas que en algunos temas han llegado al extremo de la crisis, tiene tantos candidatos a gobernarlo?

—Justamente por eso.