Portal informativo de análisis político y social

Con un libro rescatan del olvido al Nobel de la Paz, Alfonso García Róbles

Con un libro rescatan del olvido al Nobel de la Paz, Alfonso García Róbles

May 27, 2017

Por Mario Ávila //

Por muy extraño que parezca, el premio Nobel de la Paz, Alfonso García Robles, tuvo en su historia muchas medallas, reconocimientos, homenajes y testimonios, pero ninguno ofrecido por su país, en donde parece no solo que lo olvidaron, sino que lo borraron y lo enterraron en la historia, no hay literatura sobre su vida y obra, los libros de texto gratuito lo han marginado, vamos, no tiene en todo México ni siquiera una calle con su nombre.

Por ello Rafael Medina Martínez, un joven experto en el tema de las relaciones internacionales, presentó en el marco del 20 Festival Cultural de Mayo en Guadalajara, el libro “Alfonso García Robles, Premio Nobel de la Paz y padre del desarme nuclear en América Latina”.

En el marco de la presentación del libro efectuado en la Sala de Cámara del Teatro Degollado, se recordó que el padre del desarme nuclear, García Robles, nació en Zamora, Michoacán, estudió en Guadalajara en el Instituto de Ciencias y en la Prepa 1 de la Universidad de Guadalajara y se fue después a la Ciudad de México para estudiar Derecho en la UNAM,

Uno de los hombres más grandes que ha dado este país, un personaje que luchó y entregó su vida en favor de la paz, en favor del desarme nuclear, pero principalmente en favor de la humanidad. El arquitecto del Tratado de Tlatelolco, siendo estudiante en Guadalajara, escribió un diario que se logra rescatar y transcribir en esta obra, ahí relata una serie de acontecimientos y anécdotas como sus comidas en la cantina La Alemana donde jugaba cubilete y dominó; sus visitas al Teatro Degollado a ver ópera y sus trabajo en una tienda de ropa para ayudarle a sus padres.

Cuando hace trámites para estudiar Derecho a la UdeG, al mismo tiempo lo hace para ingresar a la UNAM, estaba preparado para entrar a la universidad que lo aceptara y lo admitieron en ambas, pero él decide irse a radicar a la capital del país en donde estudia Derecho, después se va de intercambio a la Sorbona de París, donde lo sorprende el espectáculo de la Segunda Guerra Mundial.

En su narración sobre la vida y obra de García Robles, Rafael Medina expone: “Conocer los efectos y las atrocidades de la guerra lo conmociona, ingresa al servicio exterior mexicano en 1939 en la delegación de México en Estocolmo, Suecia, donde inicia una brillante carrera diplomática que lo llevaría a recorrer el mundo en donde sembró desde muy joven la semilla de la paz.

Escribe después otro diario en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, cuando presenciaba los ataques y los bombardeos cuando iba de una ciudad a otra, jugándose la vida todo el tiempo, pero atendiendo encargos de la SER. Ya casi para terminarse la guerra regresa a México a un cargo al lado del subsecretario Jaime Torres Bodet, justo cuando los países convocan a la creación de la ONU y Alfonso García Robles asiste con la delegación de México, trabaja durante tres meses en la creación y en abril de 1945 se unen tras la derrota de Hitler y nace la ONU.

Dos meses después de haberse firmado la Carta de San Francisco, de haber resuelto que el mundo viviría en paz y en armonía y que nunca más habría guerra, estalla la bomba atómica en Hiroshima y Nagasaki. Es decir que cuando el mundo se puso de acuerdo y la paz reinó, se lanzó el artefacto más tenebroso que se pueda conocer en la historia de la humanidad, en donde murieron 150 mil personas el primer día y 50 mil más en los días subsecuentes. Ahí el mundo entró a una era de peligro y de exterminio, las ramas nucleares son una amenaza para la humanidad, las especies y todo lo que tenga vida. La calamidad que causó la bomba atómica hace que García Robles decida entregar su vida entera para luchar en contra de las armas nucleares”.

LA CRISIS DE LOS MISILES

Recuerda también el escritor jalisciense que cuando García Robles fue embajador de México en Brasil, es cuando viene la crisis de los misiles, aquel nuevo conflicto entre Estados Unidos y Rusia en 1962 cuando estuvo a punto de desaparecer la isla de Cubra y de iniciarse una tercera guerra mundial. Por fortuna el mundo volvió a la estabilidad, pero a partir de ese momento la amenaza y la vulnerabilidad del mundo era superior.

El presidente López Mateos decide crear una zona libre de armas nucleares en América Latina y le confiere esta tarea al embajador Alfonso García Robles y es así cuando inicia con las negociaciones, acuerdos y cabildeo para lograr que en América Latina y el Caribe no se permitía que se fabricaran, que se distribuyeran, que se almacenaran o que transitaran armas nucleares, mucho menos que se hicieran pruebas.

García Robles con su terquedad patriótica se dio a la tarea de lograr este acuerdo, pero no solo con la firma de los presidentes de los países latinoamericanos, sino también de las potencias nucleares, es decir los países se comprometían a no comprar, no fabricar y no almacenar, pero las potencias se comprometían a no venderles, no fabricarles y no proveerles armas nucleares a los países de la región, hasta que el 14 de febrero de 1967 logró la firma del Tratado de Tlatelolco.

Fue embajador de México ante la ONU y Luis Echeverría lo nombra canciller de México, se va luego de embajador ante la Conferencia del Desarme, que pertenecía a la ONU y operaba desde Ginebra, Suiza con la participación de representantes de 26 países, cargo que ostentó durante 40 años.

LA CONDECORACIÓN

En diciembre de 1982 la Academia del Comité Nobel de la Paz le confiere el Premio Nobel por su lucha en favor del desarme nuclear. Con ello México logra su primer Nobel hace 25 años en la figura de Alfonso García Robles, una noticia que pasó desapercibida, en México no se celebró ni se festejó, no se le dio difusión y su premio nobel pasó casi desapercibido, sobre todo porque a la semana siguiente nombran Premio Nobel de Literatura al escritor latinoamericano Gabriel García Márquez y con él sí hubo celebración, noticia, espectáculo, recuerda el escritor, Rafael Medina.

Y abunda: “Ya con su galardón declaró que ahora sí con más fuerza se dedicaría a luchar para eliminar para siempre y de por vida el peligro de la amenaza nuclear; así logra convencer a un grupo de seis naciones en tiempos del gobierno de Miguel de la Madrid, para presionar a los dos grandes potencias  que se acabara la Guerra Fría y es así como García Robles forma el grupo de Las Seis Naciones conformado por México, Argentina, Tanzania, India, Suecia y Noruega, en donde cada resolución iba en favor de la paz entre las dos grandes potencias y del desarme nuclear.

Se celebraron una serie de reuniones en Ixtapa, Nueva Delhi, Suecia y Argentina en donde todos juntos condenaban las armas, condenaban la guerra, condenaban las amenazas nucleares y hacían un llamado a la paz. Con este trabajo en el Grupo de los 6, sus discursos en la ONU y su Premio Nobel, Alfonso García Robles logró hacer un bloque tan importante que finalmente las dos potencias Rusia y Estados Unidos, Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov se sentaron a negociar la paz en 1985 lo que culminó con cumbres y compromisos hasta que finalmente en noviembre de 1989 se decidió la paz total y completa, se decide el fin de la guerra fría, se pacta la reducción a más de la mitad el arsenal nuclear, se firman pactas de no agresión y se destruye el Muro de Berlín. La lucha del premio nobel surtió efecto y logró la paz y el desrame nuclear en el mundo.

Al cumplir su misión, dos años después a la edad de 80 años fallece en su casa en la Ciudad de México en 1991 y a partir de ese año y hasta el día de hoy, nadie la ha rendido un homenaje, nadie ha escrito sobre su vida, nadie lo ha puesto en los libros de texto gratuito, nadie en el gobierno mexicano se le ha reconocido esta labor tan importante”, sentencia Rafael Medina Martínez.

Por ello a partir de la publicación de este libro, aseguró que se dará a la tarea de divulgar las acciones de este personaje, “pero no como un tema histórico, ni como un tema meramente de lectura, sino como un  tema actual, porque en este momento, hace un mes volvió a resurgir lo que había terminado hace más de 25 años, nuevamente el mundo acaba de entrar a una nueva amenaza nuclear entre dos grandes potencias, Estados Unidos y Corea del Norte. 

%d bloggers like this: