Portal informativo de análisis político y social

EDITH RIVERA GIL: “RUDA, DURA E INTOLERANTE, SÍ… PERO CONTRA CORRUPCIÓN”

EDITH RIVERA GIL: “RUDA, DURA E INTOLERANTE,  SÍ… PERO CONTRA CORRUPCIÓN”

Sep 20, 2014

Su estatura no llega al 1:56 metros, su peso con dificultades rebasa los 50 kilos, sus ojos claros sonríen en todo momento, camina con gracia, pero a la vez con elegancia y su pelo bien tratado, así como el maquillaje mínimo elemental en su rostro, siempre le restan números a su verdadera edad.

La feminidad pura, auténtica y natural de Edith Rivera Gil, que se desempeña como directora general de Transporte Público de la Secretaría de Movilidad, contrasta en gran medida con lo que se dice de ella, particularmente en las querellas interpuestas en su contra ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco, en donde un par de rudos choferes del transporte público la acusan de maltrato, de haberlos ofendido e incluso de haberles propinado algunos empujones.

Estas denuncias son la reacción al trabajo que en los últimos 80 días ha realizado a través de los operativos de supervisión, mediante los que se han enviado al corralón a más de 250 camiones y se han levantado más de 2 mil 500 infracciones.

Pero nadie se puede decir engañado. Edith lo dijo desde el momento en el que llegó al nuevo encargo que le hizo directamente el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz: «Técnica, no soy».

En una charla con el semanario Conciencia Pública, Edith Rivera habla como siempre lo ha hecho desde que se dedicaba al periodismo hace ya más de tres lustros, con sinceridad, de manera directa, sin falsas cortesías.

NADA DE FLEXIBILIDAD

La entrevista se efectuó durante un paréntesis en su labor de supervisión a las unidades del transporte público, en un operativo realizado sobre la avenida Revolución, a dos cuadras de la Glorieta del Charro, en donde sentada en la banqueta hizo reflexiones al tiempo que dictaba instrucciones para detener, sancionar y sacar de la circulación a unidades de todas empresas.

Durante una hora, cayeron por igual choferes con unidades de la Alianza, del transporte subrogado, de empresas que prestan el servicio foráneo y van hasta el Penal de Puente Grande, de Servicios y Transportes e incluso algunas unidades verdes que ya circulan como «ruta modelo».

Sin embargo la cereza del pastel en ese operativo fue un mototaxi que se amparaba con una gran calcomanía que hacía alusión a la organización sindical CROC, adherida al sector obrero del PRI, que fue detectado con pasaje frente a la Plaza Revolución, cubriendo derroteros para los que no están autorizados.

«La ley no habla de flexibilidad y por tanto las empresas del Gobierno del Estado (Sistecozome y Servicios y Transportes) también son supervisadas, incluso yo creo que son justamente las unidades de las paraestatales las que deben poner el ejemplo… pero si en las revisiones les encontramos alguna anomalía al vehículo o al chofer, hay sanción», dijo enfática Rivera Gil.

Edith llegó al cargo luego de que el pasado 10 de marzo del año en curso renunció a la Dirección de Transporte Javier Jaramillo González, quien en horas hábiles de su trabajo se relajaba en los campos de golf, jugando con Hugo Higareda, hijo del presidente de la Alianza de Camioneros de Jalisco y dueño de la Línea Premier que presta el servicio de transporte de lujo y cobra 12 pesos.

En contraste, Edith Rivera despacha en la calle, atiende citas en los cruceros, le llevan de su oficina documentos para firmar a los paraderos de los autobuses más cercanos adonde se realizan los operativos de supervisión, que se realizan por cierto los 7 días de la semana, en dos turnos, mañana y tarde.

QUEJAS CONTRA EDITH

Las quejas en su contra ante la CEDHJ ya no son sólo dos, de un par de choferes, a ellas se han sumado algunas de transportistas, otras de representantes vecinales y medio centenar más de usuarios del transporte público, en particular de la ruta 632 que tiene su terminal en Tlajomulco de Zúñiga, que se han sentido dolidos porque al detener la unidad y enviarla al corralón, se les causa agravio por tener que perder tiempo en lo que abordan otra unidad.

LA ENTREVISTA

Fiel a su personalidad y a su origen sinaloense, Edith Rivera Gil habló de manera franca y abierta con los lectores del semanario Conciencia Pública:

¿Cuál fue la transformación que sufrió Edith Rivera al pasar del área de la cultura a la seguridad y al transporte público?

—«Profesionalmente hablando es un crecimiento. Pero para mí el servicio público es igual en muchos aspectos independientemente del tema porque tienes que tratar con la burocracia, las reglas que se te imponen. La transformación se da en el sentido de que te tienes que preparar y te debes ir especializando en el ámbito que te estás desenvolviendo. La cuestión que se dirimía era ésa, cómo una persona que no tiene experiencia en el ámbito del transporte público llega al frente de esta encomienda… yo misma lo señalé al momento de que fui invitada al cargo, porque sobre aviso no hay engaño».

¿Qué considera haber hecho bien en la Fiscalía para ser tomada en cuenta para un cargo de dirección en la Secretaría de Movilidad?

—«Creo que lo que hicimos en la parte administrativa, en el manejo de personal y en la búsqueda de la calidad, fue determinante para que se tomara la decisión, mi trabajo fue garantizar que todas las áreas caminaran a un mismo ritmo, que no hubiera retraso en los proyectos, que el rumbo y las metas fueran las mismas… y ahora lo entiendo porque el problema del transporte público se ha ido acumulando por años, ha ido creciendo precisamente por la falta de orden».

¿Pero qué hizo para llegar con esa imagen de ruda, de mano dura?

—«El mismo trabajo, porque también me tocó la parte difícil, la de apretar, la de exigir, la de sancionar. Y cuando me invitaron a Transporte Público una de las aclaraciones que hice fue que precisamente no soy técnica, por ende, que se interprete lo contrario».

¿Llega a una dirección en donde el anterior titular tenía mucho roce social y se desempeñaba más como publirrelacionista, no consideras que fue muy drástico el cambio?, ¿te fuiste hasta el otro extremo?

—«Yo me iría incluso más atrás, yo no recuerdo que el director de Transporte Público fuera fuente de información, todo lo veía directamente el secretario. Para el caso del exdirector, él personalmente me lo confesó que era transportista, entonces hay que reconocerle que tiene más conocimiento que yo en la materia, pero aquí el tema es hacer frente al problema en donde más allá del conocimiento técnico que se pueda tener del transporte público, lo que se percibe que hacía falta era el orden y el que se acataran los reglamentos».

DISMINUCIÓN DE ACCIDENTES

¿Y qué tanto ha cambiado, que porcentaje llevas del compromiso que te echaste a cuestas?

—«No puedo definirlo, es un avance paulatino porque se trata de un problema de muchos años y por tanto no se puede pensar en una solución inmediata, pero el avance y la mejora yo la percibo en la disminución de los accidentes. Ahorita que estamos hablando me han llegado mensajes pero el chat mediante el que me avisan de los accidentes no ha sonado, tengo un sonido particular para ese chat y cuando yo entré aquí hace poco menos de 6 meses, ese sonido era constante, hasta de 12 veces al día. Hace unos días, por ejemplo, me reportaron el choque de un particular con un transporte público por la avenida Adolf Horn, lo comparto, van y checan y resultó que eran dos particulares que intentaron asaltar una empresa, traían armas de fuego, habían hecho disparos, huyen pero no pudieron controlar el carro y chocan contra el camión y son detenidos. Es de las pocas veces que me ha dado gusto que haya un accidente porque se logró detener a los asaltantes».

¿En qué porcentaje han disminuido los accidentes y los chats?

—«Todos los días hay accidentes no sólo del transporte público, sino del transporte privado, pero la incidencia en lo que a mí me toca de unidades del transporte público, ha disminuido hasta en un 30% en menos de un semestre».

¿Y el número de accidentes con consecuencias fatales en donde se ve involucrado el transporte público?

—«También ha bajado poco a poco. En agosto estuvimos casi a punto de cumplir un mes sin víctimas mortales, pero justamente el 31 de agosto a las 10:30 de la noche una persona de la tercera edad iba cruzando cuando una unidad de la ruta 623 lo atropelló y perdió la vida».

Se habló también de que con tu llegada a la Secretaría de Movilidad crecerían los tentáculos y el poder del fiscal Luis Carlos Nájera…

—«Es una apreciación equivocada porque en primer lugar quien me invitó a estar en la Secretaría de Movilidad fue directamente el gobernador del estado, sinceramente desconozco quién me recomendó y cómo fui señalada como opción para ocupar el puesto, no tenía el gusto de convivir de cerca con el gobernador, sí con el secretario Mauricio Gudiño, pero quien me hace la invitación y con quien yo traté y hablé fue directamente con el señor Aristóteles.

Con el fiscal general obviamente una relación laboral de tanto tiempo y tanto aprendizaje que tuve, evidentemente haces amistades no sólo con el fiscal, sino con policías en la calle, con ministerios públicos, con secretarios, con actuarios, con el ministerio público encargado del transporte público, con la fiscal de Derechos Humanos, con el titular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y todos ellos me han brindado mucho apoyo».

CUANDO HAY CRISIS

¿Sabe que está usted en el momento más importante del transporte público en la historia moderna de Jalisco?

—«Llegué en el momento en el que el problema hizo crisis, se dejó crecer mucho y aunque nos critican mucho por el uso de la palabra «transversalidad», pero en el caso del transporte público estoy convencida de que era una necesidad, porque seguir atendiendo el problema desde una sola dirección me parece inútil y no lograríamos ningún avance y es por eso que intervienen la Secretaría del Trabajo, la Secretaría de Salud y la Fiscalía. El problema del transporte público es multifactorial y por tanto la atención es desde distintos frentes».

¿No habrá marcha atrás en la renovación del transporte público?

—«Creo firmemente que no. Estoy convencida de que gran parte del cambio está basado precisamente en la supervisión, un aspecto que ni siquiera los propios transportistas lo tienen y es necesario que tomen conciencia que si ellos no supervisan a su propia gente, su negocio no les está redituando lo que debería, ya que antes era un negocio lucrativo. Yo no me explico cómo hay transportistas que nunca se han subido a sus camiones, que no los conozcan, que no conozcan las rutas y su problemática, que crean fielmente lo que les dicen sus empleados, cuando la realidad es diferente».

¿Supervisión es la clave?

—«Simplemente que permitan que un chofer salga a trabajar sin su licencia te habla de una falta de supervisión garrafal. Y como patrones me refiero no sólo a los concesionarios y subrogatarios, sino a los titulares de las empresas del Estado».

¿A propósito, en los operativos detienen de todo, es decir, unidades de todos los colores, de todas las empresas?

—«Así es, yo sólo veo camiones, aunque sean anaranjados, azules, morados, blancos o hasta verdes, que hasta tienen la leyenda de “Ruta Modelo”, a esos los hemos sancionado por exceso de velocidad, por no detenerse en lugares autorizados y porque el chofer maneja al tiempo que habla por teléfono. Una persona no es inmune a las ruedas de un camión por el color de la unidad. Incluso yo creo que los camiones del gobierno deberían poner el ejemplo».

AL CORRALÓN 250 CAMIONES

¿Y los resultados numéricos de estas supervisiones?

—«Yo trato de contar desde cuando me empezó a ayudar el equipo de agentes femeninas, que fue a partir del 19 de junio, es decir, en 80 días se ha logrado enviar al corralón a 250 unidades y se han levantado más de 2 mil 500 folios».

¿Cuáles han sido las causas más comunes de los retiros y las infracciones?

—«Al transporte público lo que le revises está mal. Tienes muchísimo para hacer operativos, incluso si fuera muy exigente, aunque ya hay quien me ha demandado ante Derechos Humanos porque le parece una exageración que me lleve al corralón camiones con las llantas lisas, pero si fuera realmente exagerada me los llevaría a todos, todas las unidades del transporte público tienen algo en lo que están mal».

ASÍ SE DESCRIBE: INTOLERANTE…CONTRA LA CORRUPCIÓN

Edith Rivera Gil lamenta que siempre, en todos los casos, la CEDHJ tiende a respetar y a dar por cierto el dicho de los quejosos, quienes se encuentran en libertad de narrar los hechos como consideran que ocurrió, «y ante ello no sé si tengo que andar todo el tiempo con una cámara o hacer un reality, porque considero que será muy desgastante estar tratando de justificar nuestro actuar».

Insistió en que su actuar es a plena luz del día, no irrumpen en lugares privados, las acciones son en plena calle, pero dejó en claro que «quien haya dicho que yo lo agredí, quiero conocerlo porque estoy plenamente segura de que no es verdad, aunque sí soy ruda, dura e intolerante, pero contra la corrupción, lo que hoy son infracciones y remisiones al corralón, antes seguramente se arreglaban con billetes, pero conmigo no será igual».

SUMAN YA 419 QUEJOSOS

Hace poco más de un mes, la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del Estado de Jalisco recibió las primeras dos quejas en contra de la directora de Transporte Público de la Secretaría de Movilidad, Edith Rivera Gil, hoy los quejosos suman ya 419.

Las dos primeras inconformidades fueron presentadas por un chofer y un transportista, quienes se duelen de hostigamiento porque, según dicen, a veces llega hasta la policía para apoyar a los elementos de Movilidad. Sin embargo, en la narrativa de los hechos un chofer de la ruta 623-A habla de malos tratos, ofensas y hasta un empujón de parte de Rivera Gil.

Las quejas siguieron llegando a la CEDHJ de parte de choferes, transportistas y de tres representantes vecinales, hasta sumar 19 que denuncian entre otras cosas agravios a los pasajeros ya que cuando se realizan los operativos y se determina enviar al corralón a una unidad, el pasaje llega tarde a su destino y sufre incomodidades al tener que transbordar esperando otra unidad.

Luis Arturo Jiménez Jiménez, director de Quejas, Orientación y Seguimiento de la CEDHJ, habló de la llegada de un nuevo listado con más de 400 quejas de vecinos de la Colonia El Mirador de Tlajomulco de Zúñiga, entregadas con nombre, domicilio y firma, en las que se duelen de los resultados de los operativos de revisión al transporte público y piden que la supervisión la realicen las terminales, no en la ruta para evitar molestias al pasaje.

Jiménez Jiménez dejó en claro que la CEDHJ no está en contra de los operativos que tenga qué hacer la autoridad para verificar el buen funcionamiento del servicio, pero que sí se tiene que pensar mucho por parte de la autoridad y de los transportistas acerca del servicio y las afectaciones a los usuarios. Los expedientes fueron turnados a la Cuarta Visitaduría, desde donde se le dará seguimiento al tema.

%d bloggers like this: