Portal informativo de análisis político y social

El aliado de los indígenas, el nuevo defensor del pueblo: Xaure Niuweme Barrón

El aliado de los indígenas, el nuevo defensor del pueblo: Xaure Niuweme Barrón

Jul 30, 2017

Por Mario Ávila //

Plenamente identificado con la cultura indígena desde su gestación, ya que nació en el vientre de una mujer de origen otomí, Xaure Niuweme Barrón, conocido en el mundo mestizo como Alfonso Hernández Barrón, es el nuevo ombudsman de Jalisco y los indígenas asentados en la entidad, en el norte y en el sur, lo mismo que en Chapala  y sus alrededores y en la misma Zona Metropolitana, están de plácemes.

Ellos lo conocen a la perfección, se ha movido principalmente en ese entorno, en el de la carencia, la necesidad, la distancia, el abandono, por tanto entiende perfectamente su situación y a partir del 2 de agosto cuando rinda protesta como nuevo presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco, estará en capacidad de empezar a saldar las grandes deudas que la sociedad tiene con ellos.

Xaure Niuweme es una persona que se autodefine como un obrero en la promoción y defensa de los derechos humanos, y al margen de los 10 años en los que se desempeñó como Tercer Visitador de la CEDHJ atendiendo especialmente a las regiones de Jalisco, hoy podrá cumplir cabalmente con su tarea desde la cúpula de esta institución, que debería ser considerada como una auténtica defensoría del pueblo, para que deje de ser, por tanto, una institución aliada que evita incomodar al Estado y se aprovecha despilfarrando los recursos económicos que recibe.

En todo el proceso, desde la presentación de su registro a la candidatura, hasta la sesión del pleno de la LXI Legislatura en donde resultó electo, pasando por su comparecencia ante la Comisión Legislativa de Derechos Humanos donde presentó su plan de trabajo, Xaure Niuweme Barrón estuvo siempre acompañado de su madre y de decenas de integrantes de las comunidades indígenas que habían decidido en asambleas comunitarias, impulsar su candidatura, ¡y ganaron!

Y justamente así lo mencionó el propio aspirante: “Me acompaña mi madre de origen otomí, yo crecí viendo a mi madre y a mi padre, en la lucha social, eso marcó mi vida, yo traigo en el ADN la defensa de los derechos humanos y lo he realizado desde las organizaciones civiles, pero también desde las instituciones; nosotros empezamos a hablar de derechos humanos por necesidad, porque no había agua, porque no había energía, porque las calles estaban en mal estado, porque había que pelear con cacicazgos y con gobiernos, a partir de ahí empezamos a construir ese discurso social que se ha consolidado con una muy aceptable trayectoria académica, con dos doctorados, tres estudios de maestría y más de 20 especialidades en México y en el extranjero”.

Muestra de ello son un cúmulo de documentos entregados al Poder Legislativo, que amparan estudios de Doctor en Derecho, Derechos Humanos, Democracia y Estado de Derecho, Periodismo, Historia de México, Administración Pública y Desarrollo de la Comunidad, cursados en instituciones como la UdeG, Universidad Panamericana, Universidad de Alcalá, Instituto de Estudios Jurídicos, Universidad San Pablo CEU de Madrid y el Instituto Interamericano de Derechos Humanos.

A Xaure Niuweme Barrón se le acusó, como si se tratara de un delito imperdonable, de haber sido secretario técnico de la Comisión de Desarrollo Humano en la Legislatura LVIII y secretario técnico de la Comisión de Derechos Humanos en la Legislatura LVII, ambas comisiones en poder del PRI; ni qué decir de haberle querido inculpar la desgracia administrativa, y casi hasta la complicidad, con los agravios que según se denuncia públicamente, se han cometido desde la presidencia de la CEDHJ, cuando Hernández Barrón era sólo un Visitador, que según las estadísticas, cumplió a cabalidad con su obligación.

Pero poco o nada se dijo en este análisis que se realizó de cada uno de los 29 aspirantes a sustituir a Felipe de Jesús Álvarez Cibrián, de la participación de Xaure Niuweme Barrón como integrante de Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en donde fue compañero de Nicolasa García Reynoso, quien le ganó al Estado una denuncia por haber sido víctima de diversas amenazas, intimidaciones y ataques a su persona y su familia, como consecuencia de su labor como defensora de derechos humanos, ello luego de que la señora García Reynoso habría descubierto y denunciado una red de prostitución, pornografía infantil y suministro de drogas a niños y niñas que fue conocida como “Casa Blanca” en Puerto Vallarta, Jalisco.

Tampoco se dijo que Xaure Niuweme Barrón es un ciudadano distinguido de la colonia Miravalle, en el extremo sur de la ciudad y que ha financiado con sus propios recursos y durante muchos años, una casa hogar para jóvenes indígenas que deciden mudarse a la capital de Jalisco para realizar sus estudios universitarios, la mayoría de ellos en Derecho.

Ni se ha dicho de su búsqueda constante de ayuda y apoyo a la comunidad Wirrarika, como el llevar el béisbol con el patrocinio de Charros de Jalisco a los niños de aquellas comunidades, que ya tienen su primera selección que practica el llamado deporte rey.

Lo que escuetamente se ha dicho es que Hernández Barrón es egresado del Seminario Diocesano de Guadalajara, abogado por la Universidad de Guadalajara y con estudios de posgrado en derecho público por la Universidad Panamericana.

Que hasta la última quincena de este mes de julio, Hernández Barrón fue el tercer visitador, encargado de llevar las quejas que tienen que ver con los derechos humanos de los indígenas y que ese día, Alfonso Hernández cumplirá 10 años de estar en la nómina de la Comisión que ahora presidirá y por lo que ganará 148 mil 720 pesos mensuales. Aunque él mismo ha mencionado que se bajará el sueldo, sin precisar montos o porcentajes.

Canal 44 expuso en su semblanza, que de acuerdo con los reportes de los viajes y viáticos de los últimos tres años, el funcionario hizo múltiples giras de trabajo a la zona norte para documentar las supuestas violaciones que sufren los indígenas en esa región. Este año ha viajado cuatro ocasiones, dos de ellas para entrevistarse con familiares y vecinos de Miguel y Agustín Vázquez Torres, los huicholes asesinados por presuntos integrantes del crimen organizado, ante el impedimento de los indígenas por entregar sus tierras.

Aunque ha realizado dos viajes para este caso, fue la Comisión Nacional de Derechos Humanos la que pidió al gobierno estatal que emitiera las medidas cautelares para la protección de familiares y amigos de los hermanos Vázquez Torres. En el año 2016 realizó siete viajes, también con rumbo al norte del Estado. Mientras que el año 2015 sólo realizó una gira de trabajo.

Como tercer visitador, tiene un sueldo bruto 84 mil pesos mensuales y dentro de la organización también figura su hermano, Misael Edgar, quien trabaja como capacitador y gana 32 mil pesos mensuales. Además, ha sido su acompañante en casi la mitad de sus viajes a las comunidades indígenas, por lo menos durante los viajes del año pasado. En el año 2016, el equipo que integró en la Tercera Visitaduría estuvo compuesto por 12 personas, y ahí atendió más seis mil 500 quejas, es decir, unas 18 quejas diarias son las que llegaban a su oficina.

A partir del 2 de agosto, Xaure Niuweme Barrón, desde la presidencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos tendrá la oportunidad de poder hacer mucho más, no sólo a favor de los indígenas, sino en pro de los derechos de las víctimas invisibles que tienen hambre de justicia.

Alfonso Hernández Barrón se convierte en el quinto ombudsman del Estado de Jalisco y empezará a darle una nueva dimensión desde la defensoría del pueblo.