Portal informativo de análisis político y social

«El Chapo» Espera; investigan a Kate y Sean Penn se arrepiente

«El Chapo» Espera; investigan a Kate y Sean Penn se arrepiente

Ene 16, 2016

La extradición (que pudiera demorarse hasta seis años) y el inicio de las investigaciones desde el campo financiero, en donde Kate del Castillo pudiera verse involucrada por «lavado de dinero», son parte de un nuevo episodio en esta historia de criminales, corrupción e impunidad que se ha escrito en torno Joaquín Guzmán Loera, quien fuera el capo de la droga más buscado hasta la semana pasada.

Por lo pronto, las estrategias jurídicas de la extradición están en proceso: por un lado, la defensa del capo que busca librarlo interponen amparos en contra de la medida, en tanto que en la PGR se cocinan acuerdos relacionados al tema. Incluso se plantea la necesidad de presentar una nota diplomática a Washington, para garantizar que aún extraditando a Joaquín Guzmán, no se le aplique la pena de muerte.

Recientemente, Ben Rhodes, quien es el asesor del presidente Barack Obama en materia de seguridad nacional, declaró que las autoridades mexicanas se han mostrado «muy receptivas» en cuanto a la posibilidad de extraditar al capo.

El diálogo entre México, PGR y el Departamento de Estado de Estados Unidos podría tener ya algunas resoluciones al respecto, aun cuando en México se iniciarán los procesos penales que correspondan contra Guzmán Loera.

 

Extradición en puerta

En México ya hay dos solicitudes de extradición de «El Chapo» Guzmán desde junio y agosto de 2015 y que ya fueron aceptadas por la Cancillería Mexicana (junio y septiembre pasados), por lo que Rhodes ha señalado que los entendimientos entre ambas naciones son una «robusta cooperación».

«Nosotros hemos sido un socio en la lucha de años para aprender a «El Chapo», y por supuesto tuvimos un significativo logro con su recaptura, aunque este es esfuerzo de cooperación que continúa», comentó el especialista y que el Departamento de Estado de los Estados Unidos, «va a tener su propio proceso con el delincuente, lo van a entrevistar para ver qué información e inteligencia pueden obtener, y ese es un proceso relacionado a la extradición que continúa su curso».

Mientras se procesa el tema de la extradición, el director general de Procedimientos Internacionales de la PGR, José Manuel Merino, informó que como parte de unos requisitos más importantes en el proceso de extradición del narcotraficante, se ha incluido un compromiso con el Departamento de Estado del país del norte y es que no le apliquen la pena de muerte al líder del cártel de las drogas, ya que parte de los procesos que se siguen contra Guzmán Loera, incluyen señalamientos de homicidios en la Corte del Distrito de Texas.

Las acusaciones que ahora pesan contra «El Chapo», dice Loretta Lynch, procuradora estadounidense, han ido en aumento, pues además del tráfico de drogas que generara la primera acusación presentada en Brooklyn en 2009 (incluye a Ismael «El Mayo» Zambada), hay otras igualmente importantes como una presentada en Chicago.

Hasta el momento los delitos por los que se acusa a Joaquín Guzmán son 21, se ha solicitado la incautación de 14 mil millones de dólares en recursos y señalamientos de tráfico de droga de hasta 465 las toneladas de cocaína que, se presume, introdujo ilegalmente al territorio del país del norte, entre 1991 y 2014.

Deben sumarse a los señalamientos 13 homicidios, un atentado contra el narcotraficante Arturo Beltrán Leyva, en 2008, y un número indeterminado de asesinatos que se han cometido contra miembros de los cárteles de: Carrillo Fuentes, Arellano Félix y Los Zetas, independientemente de la muerte del personal militar, de distintas corporaciones policiacas.

En total son seis las acusaciones que existen contra Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en los Estados Unidos y que se han presentado en los distritos de Sur de California, en 1995; este de Nueva York, en 2009; una más en el norte de Illinois, de 2009; New Hampshire, en 2011; en el oeste de Texas, 2011 y sur de Nueva York, en 2012.

 

Un sistema desgastado

110116b99bfe245med

Mientras corren los procesos judiciales contra Joaquín Guzmán Loera, y se determina su extradición, aun a costa de lo que implique para el Estado mexicano y el sistema de justicia, se considera que el proceso será muy tardado, pues deberá ser juzgado primero en México y una vez sentenciado, podría ser entregado a Estados Unidos, pero cuando allá sea sentenciado primero deberá regresar a territorio nacional a cumplir la que aquí se le imponga.

Dice Manuel Merino Madrid, el director general de Procesos Internacionales de la PGR, que extraditar a «El Chapo» podría tardar entre uno y seis años, desde luego el tiempo depende de la defensa del capo, pero al final cuando se agoten todos los procedimientos posibles, el presidente de la República decide si lo extradita o no, pues es su facultad.

México no tiene, dice, la figura de extradición fast track pero sí la temporal, aunque en este caso no aplica porque deben agotarse los procedimientos legales en contra de esta medida y desde luego los juicios contra el capo, pendientes en México.

 

La liga que alcanza a Kate

kate-del-castilo

Tanto las autoridades de México como de Estados Unidos van tras la actriz Kate del Castillo-Negrete Trillo, «Kate del Castillo».

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos y de la Procuraduría General de la Republica (PGR) indagan si los negocios y los gastos de los viajes al encuentro de «El Chapo» Guzmán fueron financiados por el capo y si hubo dinero por adelantado para la película autobiográfica del sinaloense.

En la averiguación previa que se tiene en México, la indagatoria contra la actriz camina en torno a los gastos del viaje, saber si fueron cubiertos por el narcotraficante que sí regaló un moderno celular a la mujer.

El viaje al encuentro con el narcotraficante fueron Sean Penn (quien ahora se dice arrepentido de la entrevista que publicara en la revista Rolling Stone pero porque no cumplió su objetivo de reactivar la discusión sobre la guerra contra las drogas), así como los productores Fernando Sulichin, argentino y el español-argentino José Ibáñez Martín Pira, a quien «El Chapo» se refiere como «Los Mechudos».

Las investigaciones en torno a las finanzas del traficante indican que a través de unas 280 empresas «lavaba el dinero» que obtenía de las drogas y que estima en 25 mil millones de dólares al año.

Incluso se investiga la adquisición de las aeronaves del capo, pues se estima tenía 13 de ellas.

La actriz tiene en Estados Unidos, la «Kate del Castillo Productions» que opera desde 2009 en Los Ángeles, California, por lo que tenía la doble nacionalidad (mexicana y estadounidense), además de la «Royalty Makeup», registrada apenas el 14 de agosto de 2015.

Se considera que la actriz podría enfrentar sanciones a sus dos compañías, ya que al ser estadounidense violó las restricciones que marca la Oficina de Control de Activos Extranjeros, dependiente del Departamento del Tesoro, pues prohíbe cualquier operación comercial o financiera con delincuentes, en este caso Joaquín Guzmán, que era considerado el más buscado por las autoridades de seguridad y judiciales del país del norte.

En México, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, informa que la Unidad de Inteligencia Financiera investiga la posibilidad de que haya bienes pagados con dinero de Joaquín Guzmán.

Por su parte, Jorge Lara Rivera, extitular de la Subprocuraduría Jurídica y de Asuntos Internacionales de la PGR, informa que una de las líneas de investigación tiene que ver con la posibilidad de que haya existido entrega de recursos de «El Chapo» a Kate del Castillo y los productores, para financiar su película, lo que implicaría «lavado de dinero» y por ello se revisan las cuentas bancarias de la actriz.

 

Sean Penn, el arrepentido

sean-penn-01

En una entrevista con la cadena CBS, Sean Penn se dijo arrepentido de la entrevista publicada en la revista Rolling Stone de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, pero no por haberla hecho, sino porque dice no alcanzó su propósito, el de activar la discusión sobre la guerra contra las drogas.

Fue un fracaso, dijo, y «lo que lamento es que toda la discusión sobre este artículo ignora su objetivo, que era intentar contribuir a esta discusión sobre la política de la guerra contra las drogas».

Quería que su trabajo para la revista sirviera de plataforma para «empezar esta conversación» y como no lo logró, pues fracasó.

«Déjeme ser claro. Mi artículo ha fracasado», se lamenta. «Lo que todos queremos es que este problema de la droga pare. Queremos que los asesinatos en Chicago paren. Nosotros somos el consumidor. Estés de acuerdo o no con Sean Penn, hay una complicidad aquí».

Luego dice que el gobierno de Enrique Peña Nieto quiere responsabilizarlo de ser la carnada para detener a Guzmán Loera, pero que no teme por su vida.

«Sabemos que el Gobierno mexicano estaba humillado porque alguien hubiera encontrado al «Chapo» antes que ellos. Existe este mito sobre la visita que hicimos mis colegas y yo a «El Chapo» acerca de que fue, como citan al fiscal general de México, “esencial” para su captura», dice el actor.

«Lo que sabemos es que el Gobierno mexicano estaba claramente humillado por la idea de que alguien lo hubiera encontrado antes que ellos. Bien, nadie lo encontró antes que ellos. Nosotros no somos más listos que la DEA o la inteligencia mexicana, teníamos un contacto a través del cual pudimos gestionar una invitación».

 

El récord de los extraditados

0121Belt-1-600x274

El Tratado de Extradición México-Estados Unidos fue firmado el 04 de mayo de 1978, pero cobró vigencia a partir del 25 de enero de 1980 y norma la obligación que ambos gobiernos, de entregar a delincuentes detenidos que tengan procesos judiciales en la otra nación. El documento contiene, para ello, el listado de delitos por el que puede proceder la medida, medida en la que no se incluyen delitos políticos o militares.

El uso de este tratado fue ocasional entre 1980 y 1994, pues en promedio anual sólo procedió en un caso, pues entonces México entregó a los Estados Unidos ocho personas, pero del país del norte nos mandaron un total de 30 fugitivos.

Casos destacados de los que nosotros enviamos, fueron: José Luis del Toro, homicidio de una madre de seis niños en Miami, Florida, y ellos nos mandaron a Humberto Álvarez Macháin en 1990, quien fue detenido en Guadalajara por agentes federales y entregado en Estados Unidos a la DEA, quien buscaba a este doctor por participar en el secuestro y muerte de su agente en México, Enrique Camarena Salazar.

En 1995 se revisó la política extraditoria de México, por lo que se tomaron algunas medidas que agilizaron este proceso, por lo que en los siguientes años se procesaron con mayor rapidez todas las solicitudes estadounidenses y eso provocó que entre 1997 y 1999, EUA solicitó a 144 personas y al revés, México pidió 106.

En el nuevo siglo y nuevo milenio, las extradiciones de México hacia los Estados Unidos han sido mucho más ágiles, ello incluso por los tratados de colaboración en la lucha contra el crimen organizado, por lo que la lista de delincuentes enviados al país del norte, es larga.

Sin embargo, los más destacados son los capos de las drogas, sin duda, pues la mayoría de los detenidos que han figurado como líderes de los cárteles han cruzado la frontera encadenados.

Ellos son:

2006.- Rafael Arellano Félix, del Cártel de Tijuana y su hermano Francisco Javier, al primero de ellos lo regresaron dos años después por buena conducta y murió asesinado por un payaso en una fiesta infantil, en Los Cabos, Baja California. El hermano purga cadena perpetua.

2007.- Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo, extraditado por un juicio en Houston, Texas, procesado por 17 cargos, junto con Héctor Luis Palma Salazar, «El Güero Palma».

2010.- Vicente Zambada Niebla, hijo del líder del Cártel de Sinaloa, «El Mayo» Zambada. Juan José Quintero Payán, líder del Cártel de Juárez, en la Corte de San Antonio por diversos delitos. Mario Villanueva Madrid, exgobernador de Quintana Roo, procesado en la corte de Nueva York por narcotráfico.

2011.- Benjamín Arellano Félix, del Cártel de Tijuana, procesado en Estados Unidos por delitos contra la salud.

2012.- Sandra Ávila Beltrán, extraditada y llevada a la Corte de Chicago por el tráfico de 100 kilogramos de cocaína. En 2015 salió libre.

2014.- Alfredo Beltrán Leyva, «El Mochomo», procesado por tráfico de drogas.