Portal informativo de análisis político y social

El debate: ¿De financiamiento público a privado en los partidos? “Son fanfarrondas, no renunciarán al subsidio”: Javier Hurtado

El debate: ¿De financiamiento público a privado en los partidos? “Son fanfarrondas, no renunciarán al subsidio”: Javier Hurtado

Oct 8, 2017

Por Mario Ávila // 

El acabar con el financiamiento público a los partidos traería como consecuencia que incrementaría la corrupción, porque habría una vil venta de cargos. “Los empresarios no son benefactores, ni son damas de la caridad, ellos sacan inversiones como lo han hecho siempre, si le van a meter un millón de pesos, sacan tres millones como mínimo”.

Así lo plantea el maestro universitario y politólogo Javier Hurtado a propósito del debate público que se registra sobre la demanda ciudadana que se acabe el financiamiento público a los partidos.

Sin embargo, también señala que lo de financiamiento privado no es nuevo en el país. “No hay que rasgarnos las vestiduras, ni exagerar la nota, en México al menos hasta 1986 los partidos políticos vivieron de las aportaciones de sus militantes”,

Los partidos políticos siempre vivieron de sus militantes y el campeón era el PAN. ¿Quién de nosotros no recordamos los famosos sorteos que hacía Acción Nacional y los boletos se vendían afuera de los templos, saliendo de misa a las 8 de la noche?”, apunta el también presidente del Colegio de Jalisco.

Era el PAN el que mayor experiencia tenía, así como credibilidad y confianza de la población en sus sorteos”, señala.

El PAN vivió durante décadas de los sorteos y cuotas de sus militantes que llegaban a ocupar un puesto público por elección popular o designación, remarca Javier Hurtado.

No es nuevo, ni tampoco debemos estar pensando en el peor de los escenarios, como son riesgos que siempre han existido y que aún ahora con la existencia de financiamiento público, siguen presente, en mayor o menor medida en la vida pública de los partidos”.

O quién me asegura que actualmente en los partidos políticos no hay dinero de dudosa procedencia actualmente en las campañas”.

CAMBIOS EN ÚLTIMOS 30 AÑOS

Un análisis profundo de las formas en las que han subsistido económicamente los partidos políticos en los últimos 30 años y los riesgos que percibe sobre una eventual modificación del financiamiento público al privado, realiza el presidente del Colegio de Jalisco, Javier Hurtado González en la entrevista con Conciencia Pública.

El maestro y politólogo habló sin titubeos, con franqueza y hasta con cierta dosis de sarcasmo. De entrada Hurtado González duda que se convierta en realidad esta transición drástica en el financiamiento a los partidos, duda que se haga realidad y además califica solo como “bravuconadas” las posturas de los dirigentes de los partidos.

La reflexión, la crítica, el diálogo y la libertad de pensamiento, son algunos de los valores que rigen el quehacer en el Colegio de Jalisco, institución a la que Javier Hurtado llegó desde el 2 de marzo del 2016 para sustituir en la presidencia a José Luis Leal Sanabria y haciendo gala de esos valores, habló para los lectores de Conciencia Pública:

LOS DOS ESCENARIOS

Conciencia Pública. ¿Qué implicaciones puede tener el hecho de que los partidos políticos se queden sin dinero público?

Javier Hurtado. Lo lógico que se puede suponer, son dos riesgos en el peor de los escenarios: 1.- Que dinero mal habido llegue a financiar la actividad política, es decir dinero de origen no lícito y 2.- La situación se puede acompañar de una injerencia excesiva del capital privado en la vida política de México a través de los partidos políticos. Es decir podría haber un cambio fundamental en la forma en la que se he venido realizando la política y en la forma en la que se ha concebido la política en nuestro país. Los partidos políticos dejarían de ser entidades de interés público, o se mermaría un poco su carácter que en un sentido extenso actualmente tienen los partidos políticos como entidades de interés público.

Conciencia Pública. ¿Volver al pasado?

Javier Hurtado. Exacto. Esta situación no es nueva, tampoco debemos rasgarnos las vestiduras, ni debemos estar pensando solo en el peor de los escenarios, esos dos son riesgos, como son riesgos que siempre han existido y que aún con la existencia de dinero de financiamiento público, siguen estando presentes en mayor o menor medida en la vida política de los partidos, o quién me asegura que en los partidos políticos, cualquiera que sea, no hay dinero de dudosa procedencia actualmente en las campañas… y quién puede decir que actualmente en los partidos políticos no hay una participación más allá de los que permite la ley al capital privado. Yo pienso que tampoco debemos rasgarnos las vestiduras, definitivamente, ni exagerar la nota, en este país, al menos hasta 1986 los partidos políticos vivieron de las aportaciones de sus militantes, en 1986 se construye un concepto nuevo de financiamiento para las actividades de los partidos políticos y este viene a cambiar sustancialmente a partir de la reforma de 1996, donde se marca muy claramente que habrá una mayor proporción o participación del dinero público en la actividad político partidaria, y finalmente el modelo que existe a partir del 2007 en el que se multiplica por el 65% del monto de una unidad de medida o salario mínimo, por el número de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral.

Conciencia Pública. ¿Con o sin dinero público en los partidos veremos las mismas conductas?

Javier Hurtado. Digamos que ha habido diferentes momentos que han transcurrido en nuestro país para el concepto de financiamiento público a los partidos políticos, pero antes de todo eso, existían partidos políticos y nadie se rasgaba las vestiduras. Y yo no tengo la certeza absoluta que los partidos políticos estén mejor hoy, ni tampoco tengo la certeza absoluta que hoy hay menos influencia de dinero de dudosa procedencia en la actividad de los partidos, como tampoco tengo la certeza absoluta de que el capital privado no esté interviniendo quizá hasta más ahora, que como lo hacía anteriormente.

SIEMPRE VIVIERON DE SUS MILITANTES

Conciencia Pública. ¿Es sano vivir que dejen de sangrar al erario?

Javier Hurtado. Los partidos políticos en México siempre vivieron de sus militantes, de lo que le financiaban sus militantes y el campeón en eso era el PAN, quién de nosotros no recordamos los famosos sorteos que hacía el PAN rifando autos y los boletos se vendían afuera de los templos, saliendo de la misa de las 8 de la noche, era el Partido Acción Nacional el que mayor experiencia tenía y credibilidad y confianza de la población en sus sorteos. Y era la forma como financiaba su actividad y a través de las aportaciones que hacían sus miembros que llegaban a ocupar un cargo público, ya sea de elección popular o de designación. Quiero poner el caso específico del PAN, el PAN siempre vivió como partido de oposición, el único partido de oposición durante muchos años, siempre vivió del dinero de sus militantes y nunca nadie dijo que ahí había dinero de dudosa procedencia, ni tampoco que había una influencia excesiva del capital privado en la vida interna del PAN. Todo mundo lo sabemos, quienes los recordamos, es que al PAN lo financiaban sus militantes y se financiaba a través de los sorteos de autos que hacía y que vendían los boletos a fuera de las iglesias los domingos en la misa de 8… entonces para qué poner el grito en el cielo, yo pienso que los partidos políticos pueden ser y seguir siendo igual o medianamente tan honestos como han venido siendo, con la participación de dinero de sus militantes y de sus simpatizantes.

Conciencia Pública. ¿La benevolencia de los partidos al donar sus asignaciones a la reconstrucción, es para revertir la mala imagen que tiene ante la ciudadanía?

Javier Hurtado. No, porque nunca los partidos políticos por sí mismos hubieran tomado esa decisión, es más yo hasta todavía veo con asegunes que vaya a suceder algo y que en realidad vayan a renunciar al dinero público, son fanfarronadas, son bravuconadas lo que están haciendo, parece como una subasta a ver quién da más, quién pone más, pero a final de cuentas se van a hacer los occisos y no sé, a lo mejor el PRI es el único que va a salir renunciando al financiamiento público.

Pero yo la verdad sinceramente no veo cómo los demás partidos estén hablando en serio de quererse desligar o renunciar al financiamiento público que actualmente vienen recibiendo. Yo recuerdo que cuando se aprobó la reforma de 1996, fue aprobada por unanimidad la reforma constitucional, por todas las fraccionar parlamentarias, una cosa que nunca se había visto, pero sin embargo las reformas legales fueron aprobadas exclusivamente por la mayoría del PRI, en ese entonces el PRI tenía mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y recuerdo perfectamente que el punto en discordia, la disputa fundamental fue por el tema del financiamiento público… y recuerdo que a principios de 1997 cuando se le dio a los partidos políticos su primera ministración de financiamiento público en esas cantidades enormes que ya se fijaban desde 1996, recuerdo perfectamente, lo tengo vivo en mi mente, que Felipe Calderón que era en ese entonces presidente del PAN, llegó y se presentó con un chequesote más grande que él y lo regresó a la Tesorería de la Federación. Yo me pregunto, hoy en día Ricardo Anaya será capaz de ir a regresar el financiamiento público que recibe su partido… yo te aseguro que no.

¿QUIÉN FINANCIA LAS PRECAMPAÑAS?

Conciencia Pública. Si de por sí es difícil fiscalizar el dinero público que se les asigna a los partidos, ¿será más difícil fiscalizar el dinero privado?

Javier Hurtado. Yo creo que es igualmente de difícil y son los mismos riesgos que existen hoy, que como existían antes. Yo solo quiero poner una situación como ejemplo: Actualmente está establecido en la legislación que las precampañas no son financiadas por dinero público, sino que las precampañas deben ser financiadas por los propios precandidatos o sus simpatizantes; y ese es el origen, a mi modo de ver, de toda la corrupción en México. Entonces ¿qué traería como consecuencia que se quitara el dinero público?, yo pienso a mi manera de ver que se incrementaría la corrupción en nuestro país, porque habría una vil venta de cargos, porque los empresarios no son benefactores, ni son damas de la caridad, ellos hacen inversiones como las han venido haciendo siempre; entonces si ellos van a financiar la actividad política, lo están viendo como un negocio, si le van a meter un millón de pesos a un partido político, es porque de ese partido político piensan sacar 3 millones como mínimo, y me voy bajísimo porque un empresario que le mete un millón de pesos a una partido o a un candidato, lo recupera 100 o 200 veces, ¿en qué?, en cargos públicos, en contratos, en obras, en concesiones, o sea ellos hacen inversiones y yo el gran riesgo que le veo al hecho que se dé la manga ancha para que la actividad política sea financiada por el capital privado, es que se incrementaría la corrupción porque existiría una vil venta de cargos y el dinero que inviertan los empresarios lo trataría de recuperar multiplicado por 10, 100 o mil veces.