Portal informativo de análisis político y social

El mensaje del nuevo ombudsman Alfonso Hernández Barrón: Derechos Humanos debe ser integración, no confrontación

El mensaje del nuevo ombudsman Alfonso Hernández Barrón: Derechos Humanos debe ser integración, no confrontación

Jul 30, 2017

Por Mario Ávila //

En virtud de que el discurso de los derechos humanos es un discurso de integración, no de confrontación, el mensaje del nuevo ombudsman de Jalisco, Alfonso Hernández Barrón, fue un discurso donde hizo un llamado a la articulación de esfuerzos, no en una actitud contestataria, sino en la actitud de proponer para construir.

Por ello, tanto a la candidata Guadalupe Ramos Ponce, como a los otros 27 aspirantes que no resultaron favorecidos con la elección, y a las diferentes voces de la sociedad civil que a través de los colectivos, los observatorios, las organizaciones que acudieron y vigilaron el proceso, les lanzó un público llamado para que pronto puedan acudir “y podamos generar un diagnóstico sobre la situación que guardan los derechos humanos en Jalisco”.

Esta invitación la hizo el nuevo ombudsman de Jalisco, aún sin conocer que los activistas defensores de los derechos humanos, en especial los aglutinados en Cladem, se lanzarían de inmediato a descalificar el proceso, dejando ver que solo aceptarían la legalidad del procedimiento si la favorecida era Guadalupe Ramos Ponce.

Particularmente la regidora y ex presidenta de la CEDHJ, Guadalupe Morfín Otero señaló en su portal de Facebook: “El Legislativo de Jalisco votó por el continuismo de la institución. Al hacerlo, perdieron: legitimidad, credibilidad, visión de Estado”.

Darwin Franco, activista dedicado al tema de los desaparecidos fue más rudo al plantear su posición: “Esto es vergonzoso. Se pliegan a mantener el status quo porque los derechos humanos les valen madre. MC y Kumamoto no marcaron diferencia”, dijo visiblemente molesto.

No obstante también hubo posturas prudentes como la del candidato Óscar González Gari, quien dijo tener plena confianza de que los derechos humanos tendrán un mejor rumbo de aquí en adelante, que el que tuvieron en los 10 años con Felipe Álvarez como presidente y aceptó de inmediato la invitación al diálogo al que convocó Alfonso Hernández Barrón, explicando: “Él y su mamá son miembros de la Red Jalisciense de Derechos Humanos y por tanto tenemos una altura moral sobre él, y la haremos valer”.

Al resto de los aspirantes, el nuevo defensor del pueblo les advirtió que hay mucho que revisar, “y mi reconocimiento a todas estas expresiones que nos permiten decir que hemos tenido un proceso histórico; ahora debemos sentarnos a trabajar en colectivo; hoy no podemos tener instituciones caudillistas, la mía no será una administración histriónica, yo solo aspiro a ser un buen conductor de procesos de construcción colectiva, así se construyen las políticas públicas y así lo haremos”.

Además dijo haber estado formado en la cultura de la autocrítica y del diálogo, por lo que garantizó que así estará trabajando con todos, “ya que nunca en la historia de la CEDHJ se había tenido un proceso que nos permitiera poner ante la opinión pública el discurso de los derechos humanos”. 

PRI Y PAN SE UNIERON Y FORZARON A MC

Tras la determinación en tercera y última ronda de votación, en la que obtuvo el aval de 27 (PRI,PAN y PMC) de los 37 diputados presentes en la sesión del pleno de la LXI Legislatura, Hernández Barrón aseguró que legitima mucho el resultado, “las incorporaciones de distintas expresiones de la sociedad civil desde hace algunos meses al proceso, en mi caso no fue de una persona, sino de un proyecto colectivo planteado por los pueblos originarios y las comunidades indígenas, con quienes desde luego refrendo mi compromiso”.

Advirtió que trabajará de inmediato en la refundación de la CEDHJ de la mano de las distintas expresiones de la sociedad civil, mantendrá una sana distancia con los grupos de poder, trabajará desde la parte más dolorosa acompañando a las víctimas de los delitos y las violaciones de derechos humanos, trabajará por la paz, por la justicia y por la dignidad; en fin, ofreció trabajar por generar una cultura de inclusión, de tolerancia, de solidaridad.

Será necesario –dijo-, efectuar un proceso de reingeniería en la institución, priorizando los gastos para aquellas actividades que realmente impacten en la defensa de las personas más vulnerables, sobre todo en las zonas rurales y en las comunidades indígenas. Desde el primer día se habrán de hacer ajustes que impactarán en mayor beneficio, se abrirán oficinas regionales, se hará una reubicación de personal, se reconocerá el trabajo de gente que tiene más de 20 años con trayectorias limpias, se replantearán los salarios y se efectuará una adecuada rendición de cuentas, que incluye la rendición de informes mensuales de trabajo.

Sobre el porcentaje en que se habrá de disminuir el sueldo, se limitó a decir: “No tengo idea ni cuánto gana el presidente, pero habrá una reducción no solo para el presidente, sino para los mandos superiores”.

En su primera entrevista minutos después de haber sido elegido por los diputados, Hernández Barrón anticipó que dentro de sus primeras acciones habrá un programa para la atención de las víctimas del fenómeno de la desaparición de personas, “que es la parte más dolorosa que hoy estamos viviendo como sociedad, estaremos haciendo en breve posicionamientos directos en ese temas urgentes como en el de acceso a la justicia con perspectiva de género y se estará proponiendo un programa especial para la protección de personas defensoras de los derechos humanos y periodistas”.

Por cierto en la tercera ronda además de los 27 votos para Hernández Barrón, 8 votos fueron para la jueza Joselyn del Carmen Béjar Rivera, un voto fue para María Guadalupe Ramos Ponce y un voto para el director de la División de Estudios Jurídicos de la UdeG, José de Jesús Becerra.

Vital para este desenlace resultó la solidez en la unión que mostraron PRI y PAN desde la primera ronda de votación, en la que se unieron en torno a la activista Laura Beatriz Chávez Zavala como la aspirante mejor votada con 17 sufragios, por arriba de los 13 que recibiera Lupita Ramos Ponce, 3 por César Alejandro Orozco, 2 por Nadia Sierra, 1 por Óscar González Gari y 1 por Adolfo Espinoza de los Monteros.

Luego se convocó a un receso que se extendió por casi 4 horas para regresar a una segunda ronda de votación en la que Alfonso Barrón ya fue el más votado con 10 voluntades de los legisladores, que se multiplicaron en la ronda definitiva hasta lograr los 27 votos del PRI, PAN y PMC, acabando con la amenaza de una eventual declaratoria de resultado desierto, con lo que el primer visitador Javier Perlasca hubiera quedado como encargado de la Presidencia en la CEDHJ durante el tiempo que se reponía el procedimiento. 

EL PLAN DE TRABAJO

Alfonso Hernández Barrón había definido así su candidatura: “Mi propuesta no es en torno a una personalidad, es una propuesta de un proyecto que propone construirse de manera colectiva, multitemática, en donde no estamos obligados a saberlo todo, quien dirija una institución como ésta, en lo que sí está obligado es a ser ese vínculo con la sociedad, a construir ese diálogo social, esas sinergias, a encabezar esa cruzada para articular los esfuerzos de todas las personas y de todas las expresiones de la sociedad civil, incluyendo la visión de las propias instituciones”.

En los últimos, ciertamente –dijo-, mi trinchera ha sido la institucional, pero la construcción del discurso en mi persona tiene una particularidad, viene de abajo, nosotros empezamos a hablar de derechos humanos por necesidad, porque no había agua, porque no había energía, porque las calles estaban en mal estado, porque había que pelear con cacicazgos y con gobiernos, a partir de ahí empezamos a construir ese discurso social que se ha consolidado con una muy aceptable trayectoria académica, con dos doctorados, tres estudios de maestría y más de 20 especialidades en México y en el extranjero”.

Pero todo eso sale sobrando –abundó-, cuando no somos capaces, cuando no logramos hacer que toda esta parte teórica impacte en la vida cotidiana; si los derechos humanos no sirven para que la gente viva mejor, entonces estamos hablando de demagogias; si esto no cambia la vida de la gente, en la comunidad, estamos hablando de cosas obsoletas”.

De su plan de trabajo dijo: “Los objetivos generales son tres, el primero tiene que ver con la línea conductora del trabajo de las instituciones y es precisamente el de cumplir con la máxima diligencia, eficiencia y eficacia, los mandatos que la ley le impone a la CEDHJ, esto es fundamental, nosotros pudiéramos escribir todo un tratado filosófico respecto a lo que tiene que hacer la Comisión, pero la final estamos frente al mandato soberano de lo que el Poder Legislativo ha determinado, es el modelo de estado y es el modelo constitucional que los diputados diseñaron, los que establecieron las facultades de esta institución; lo que sí me corresponde es una gestión institucional que garantice la independencia y la autonomía”.

El segundo objetivo –abundó-, es coadyuvar a las instituciones del Estado en el cumplimiento de los deberes que ha adquirido ante instancias internacionales, esto es que nuestro país al momento de inscribirse en los sistemas internacionales de derechos humanos, tiene que cumplir los deberes de respetar, reconocer, proteger, garantizar los derechos humanos y para eso tiene que hacer una serie de funciones sustantivas como armonizar las legislaciones internas con los contenidos de los tratados internacionales, organizar el funcionamiento del Estado en un modelo de gobierno completo, en el que no solamente va la CEDHJ, sino también los sistemas anticorrupción, los sistemas de transparencia, los sistemas de acceso a  la justicia, esto es el Estado en su totalidad es responsable de la garantía de respeto a los derechos humanos”.

Entre los deberes del Estado ante eventuales casos de violación de los derechos humanos, destaca el investigar, juzgar, sancionar y reparar el daño de forma integral, que no es nada más entregar una compensación económica, hoy tenemos la legislación más avanzada del mundo en materia de víctimas, el gran reto es hacer que esto sea efectivo; hoy se cuenta con un fondo en el que las resoluciones de nuestra institución son la llave para que ese apoyo llegue a las víctimas”, expuso el recién nombrado ombudsman de Jalisco.

Y recalcó: “El tercer objetivo general es construir un organismo de estructura horizontal, bajo los principios de austeridad, transparencia y rendición de cuentas, que se convierta en puente de diálogo para la gobernabilidad democrática. La sociedad ha cambiado, no se pueden construir políticas públicas si no se va de la mano con estos nuevos actores de la sociedad civil, pero la institución no puede renunciar  a esa facultad sustantiva de ser el puente de diálogo entre las dependencias de gobierno y la sociedad”.

Precisó que su deber será optimizar y aplicar los recursos públicos asignados al funcionamiento de la institución, evitando en todo momento la  discrecionalidad y priorizando la gestión de resultados; dijo que los sueldos por ejemplo, tienen que replantearse, tienen que bajarse, tiene que haber una austeridad para que se equilibren los recursos que se están asignando.

Una propuesta más consiste en el replanteamiento del modelo institucional, ya que se ha visto en los últimos días un ataque desmedido a la institución, pero particularmente centrado en quien ahora la encabeza, “yo quiero decirles que quien está cumpliendo esa función lo está haciendo en el modelo establecido por el Legislativo; la sociedad la está cuestionando mucho y esa es la mejor prueba de que este modelo que viene desde los 90’s está agotado y tiene que replantearse, ustedes (dijo refiriéndose a los diputados) han creado un modelo en donde las principales decisiones pasan por el titular de la institución; nosotros tenemos que tener la lealtad institucional porque es una muestra de que sabemos trabajar en equipo”.

Finalmente apuntó: “Suponer que la solución a la grave crisis de derechos humanos que está viviendo México y Jalisco, depende de la elección de una persona, es una visión muy corta. La defensa de los derechos humanos nos corresponde a todos”.