Portal informativo de análisis político y social

EL NUEVO PUNTO DE DESENCUENTRO

EL NUEVO PUNTO DE DESENCUENTRO

Abr 17, 2016

Con sus diferencias, el Estado y Guadalajara (más los municipios metropolitanos del Partido Movimiento Ciudadano), entraron en el duelo de los presupuestos participativos. Más allá de quién alzó la mano primero en el tema, la acción de empoderamiento social se plantea mejor organizado desde Palacio de Gobierno, debido a que la elección de obras a concurso y el orden a realizarse, obedeció a un mejor ejercicio democrático.

En el fondo los ganadores deberán ser los ciudadanos, a quienes les concederán en ambos ejercicios participativos, la posibilidad de elegir una obra, sea decidida por los mismos jaliscienses o por la autoridad, pero al fin han sido considerados para decidir el destino de los recursos públicos.

El ejercicio de presupuestos participativos mejor estructurado es el que lleva a cabo el Gobierno de Jalisco y lo dejaron a cargo del secretario de Desarrollo e Integración Social, Miguel Castro Reynoso, debido a que la decisión de las obras a realizar y el orden en que deberán ejecutarse, se estará decidiendo hoy mismo a través de una consulta ciudadana que se efectúa con urnas electrónicas del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco.

La historia…

Tlajomulco Fb

La historia de los presupuestos participativos, pero sólo de Jalisco, se extiende a los gobiernos municipales de Enrique Alfaro en Tlajomulco y Miguel Castro en Tlaquepaque, ambos en el mismo periodo 2010–2012, cuando con estilos diferentes iniciaron prácticamente al mismo tiempo, programas encaminados a darle a los habitantes el mando sobre una parte de sus presupuestos.

Alfaro implementó el mismo sistema que aún utilizan en Tlajomulco, que es la decisión de obras públicas de parte de la autoridad, que en el proceso del pago del impuesto predial, pone a votación para que los ciudadanos simplemente decidan cuál de todas las obras se realiza primero y el orden en que deben ejecutarse.

Para este ejercicio 2016, la administración de Guadalajara al mando de Enrique Alfaro, decidió realizar obras en conjunto, que incluyen unidades deportivas, Colomos, mercados, barrios completos, Centros de Desarrollo Comunitario, saneamiento del arbolado de la ciudad, rehabilitación de la infraestructura cultural y restauración de instalaciones de salud, en manos de la Cruz Verde.

Los presupuestos participativos fueron definidos por Enrique Alfaro, como el instrumento que en poder de los ciudadanos, les permite decidir obras y proyectos en los que debe invertirse el dinero que se recauda del Impuesto Predial, lo que convierte a los tapatíos, se dijo, en los «protagonistas de las decisiones que impactan a su comunidad».

La consulta se realizó del lunes cuatro de enero al jueves 31 de marzo de 2016, para decidir el orden de las obras y con esto se justificó el ejercicio de presupuestos participativos que llega a ser solamente la elección de una obra en un listado, sin que los habitantes tengan a ciencia cierta la posibilidad de decidir el destino del dinero público (o una parte de él), porque no pasa del mero ejercicio de llenar un cuadrito en una hoja de consulta.

Miguel Castro, siendo alcalde de San Pedro Tlaquepaque, decidió un ejercicio diferente, más democrático aunque también muy limitado en sus alcances, por la falta de recursos en el municipio alfarero.

A través de un programa que llamó «Solidarios», quizá recordando la «Solidaridad» de Carlos Salinas de Gortari, Castro Reynoso llevó dinero a las colonias para que los vecinos, integrados en comités de obra, primero y contralorías sociales, después, decidieran la forma de invertir el dinero, seleccionaran constructores y proveedores, pero el límite de la inversión pública no debía rebasar los 120 mil pesos, en promedio, porque si faltaba dinero, éste debía salir de la aportación de los beneficiados.

Bajo este esquema, más de 200 obras fueron realizadas en los años 2010 y 2011 que Miguel Castro duró al frente del gobierno municipal, pero fueron siempre pequeñas acciones (empedrados, banquetas, obras de agua potable y drenaje, rehabilitación de fachadas o de parques y jardines), que los beneficiados decidían en conjunto, vigilaban su construcción y revisaban el gasto.

 

Participación ciudadana

presupuesto participativo_0

Y ahora el Gobierno de Jalisco entró al esquema de los presupuestos participativos. Estableció todo un esquema de trabajo a través de la estrategia que denominan «Vamos Juntos» y que arrancó en Villa Purificación el año pasado, pero que se pone a prueba en Tonalá, en donde se realiza una consulta a base de urnas electrónicas que le permitirán a los habitantes de las colonias Jauja y Santa Paula decidir en qué invertir el dinero.

La consulta, que se inició jueves y viernes en las escuelas de la zona, concluyó este domingo con una elección abierta a toda la comunidad y las obras que se votan son nueve:

  Rehabilitación del Canal «El Carril»: mantenimiento, limpieza y saneamiento integral del canal.

  Empedrado de calles principales: las calles más transitadas.

  Dotación de energía eléctrica y alumbrado público: construir una red eléctrica para suministrar luz a todos los hogares. Poner alumbrado público y cableado en las calles.

  Rehabilitación y equipamiento del Centro Cultural de la colonia Jauja: además, se pondrá la escuela «ECOS, música para el Desarrollo».

  Construcción de unidad deportiva: se construirá una unidad deportiva para que disfruten todas las familias.

  Construcción de una unidad médica de 24 horas: con farmacia comunitaria.

  Implementación de área de reserva ecológica: para disminuir la contaminación provocada por las ladrilleras de la zona.

  Sustitución de mobiliario en 10 escuelas: sillas y mesas nuevas para alumnos y maestros.

  Construcción de barda perimetral en dos escuelas: para brindar seguridad al interior de los centros escolares.

Para elegir estas obras se realizaron varias jornadas de trabajo a través de talleres en donde por temas se recibieron más de un centenar de propuestas de la gente, aunque no todas procedentes. Se integró posteriormente una asamblea ciudadana que analizó las propuestas y las clasificó en el orden antes señalado y así llegaron a esta consulta.

En el proceso, el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, como parte de toda esta estrategia, presentó ante el Congreso de Jalisco (enero pasado), una iniciativa de reformas a la Constitución del Estado de Jalisco para incluir nuevas figuras de lo que se llama democracia participativa, en donde se consideran, desde luego, los presupuestos participativos, que quiere se queden como obligación para todo el Estado.

El monto de las inversiones supera los 300 millones de pesos en ambos ejercicios, aunque para el Estado los 80 millones que destina a las obras que hoy votan los tonaltecas, es una parte del proyecto general que tiene para otros municipios de Jalisco y en donde estima gastar este año, 400 millones de pesos, mientras que solo Guadalajara ha presupuestado 224 millones de pesos en las obras que puso a concurso ciudadano.