Portal informativo de análisis político y social

El PRI dejó lo revolucionario, se quedó en lo institucional: César Augusto Santiago

El PRI dejó lo revolucionario, se quedó en lo institucional: César Augusto Santiago

Abr 7, 2017

 

Por Diego Morales //

El PRI ha dejado de ser revolucionario y solamente conserva lo institucional, es la voz crítica de un político con experiencia como César Augusto Santiago Ramírez. Lejos quedaron los tiempos donde el país vivía en tranquilidad y crecimiento económico, lo lamenta y señala dos razones que han llevado a México a la inestabilidad: el modelo económico y la partidocracia.

César Augusto es presidente de la Fundación Alternativa A.P.N., trinchera desde la cual esperan pacientemente que el Revolucionario Institucional cambie y vuelva a ser un interlocutor entre la sociedad y el gobierno.

«No es una idea nueva, en el PRI existen en los estatutos la posibilidad de hacer corrientes de opinión, yo como esta fundación que tiene muchos años, es una asociación política nacional que estábamos adheridos al PRI, estamos registrados en el INE, hemos esperado pacientemente que reaccione el PRI, creemos que no basta con quejarnos cotidianamente que todo está mal, la inseguridad, los precios de la gasolina, etcétera. Hay una cosa que me entristece profundamente, cuando un partido quiere convencer a la gente no con propuestas ni con razones, simplemente entregando cosas, regalando despensas, licuadoras, inventando rollos para que la gente crea en ellos, porque no tienen un compromiso de realmente ser un interlocutor entre la gente y el gobierno».

César Augusto ha estado cercano al PRI durante muchos años, pasando por todos los cargos, incluso de presidente interino. Lamenta que la política actual haya cambiado, pues en su generación no se pensaba en compromisos, moches o ataduras como suena tanto en la actualidad.

«He tenido fracasos en el PRI, competí en la primera elección que se hizo para secretario general del comité nacional, una elección abierta y perdí con Rodolfo Echeverría. Soy de pensamiento libre, sin compromisos ni ataduras, no le he robado un centavo a nadie, yo no sé de moches ni de pedir cosas, no sé qué es eso, a veces no es suficiente».

«Creo que la situación que vivimos ha llevado al país a la situación en que está, y se ha confundido el espíritu romántico de la política con una serie de intereses y ambiciones que me aterrorizan, porque pienso en mis hijos, pienso en mi nieta» expresa y recuerda que su generación disfrutó de gasolina barata, gas doméstico correcto, disfrutaron de la luz eléctrica. «Lo hicimos todos los mexicanos, es una hazaña de los mexicanos, por qué demonios lo vamos a regalar a los extranjeros, es una reforma mal planteada y a destiempo, qué les dejamos a nuestros nietos, ya hipotecamos el patrimonio nacional, privatizamos las comunicaciones, los bancos, los ferrocarriles, hemos privatizado todo, mi discurso no tendría sentido si viviéramos a todo dar, si estuviéramos disfrutando una sociedad cómoda, entonces este viejo loco no tendría que decir estas cosas, pero si las cosas no están así, ya no puede ser así», subraya.

 

NO BUSCA CANDIDATURA

A su vez, aclara que este movimiento no está buscando una candidatura, ni en el PRI ni en otro partido, pues a pesar de que sí ha tenido invitaciones a formar parte de otro instituto político, no cambia sus ideales por un puesto de elección popular.

«No me interesa tanto la cuestión electoral, no soy candidato a nada, porque luego luego cuando hacemos una corriente o damos ideas se piensa que se quiere algo, yo no quiero ser nada, lo que no quiero es que el PRI concluya su compromiso que tiene con la sociedad mexicana que lamentablemente lo está arrastrando».

EL PRI, UN PARTIDO DE GOBIERNO

¿Muy insatisfecho con el gobierno de Enrique Peña Nieto?

El presidente, como surgido del PRI, tiene una prerrogativa que es tomar las decisiones del Poder Ejecutivo, nombrar su gabinete, tomar decisiones propias de su encargo, que lo ejerza. Lo que no puede ser que el PRI sea un partido solamente institucional, se ha convertido en una especie de vocero del gobierno, el PRI actualmente es un partido meramente del gobierno, yo creo que primero debe ser un partido del Estado, de la sociedad.

¿Pero no ha sido así siempre el PRI?

A lo mejor sí, pero hemos construido grandes instituciones, cómo no vas a estar de acuerdo con el PRI si en la época del general Cárdenas a la época del presidente De la Madrid el país creció de 6 a 7 puntos por ciento anuales. Hay que recordar la carnicería que vemos por todos lados, los asaltos, los homicidios, extorsiones, la propaganda del PRI en otros tiempos era para seguir viviendo libre y en paz, ese partido sí tenía el derecho de publicitar cuestiones que beneficiaran a la gente. Pienso que hay dos problemas en el país, el primero es el modelo económico, el segundo la partidocracia.

¿Hasta dónde debe virar el modelo económico? Es un modelo neoliberal que tiene ya más de 20 años…

El problema es la Secretaría de Hacienda; cuando adoptamos el modelo económico dije algo que luego reflexioné, estamos gobernando con teóricamente un modelo moderno, pero sostengo y me gustaría tener un debate con el secretario de Hacienda, el modelo económico que desarrollamos es el de Adam Smith del siglo 17, dijo que «basta dejar al egoísmo y la ambición de la gente sola para que se produzcan las riquezas de las naciones si los gobiernos no intervienen con posiciones reflexivas, con eso será el motor». Es exactamente el modelo que tenemos. Con el secretario Ortiz Mena hubo un modelo llamado desarrollo estabilizador, un modelo que tampoco es un invento nuestro, pero un país en crecimiento, con recursos naturales nuestros, por qué desmantelaron Pemex, no es correcto.

 

LOS PARTIDOS, PEQUEÑAS CÚPULAS

Partidocracia, el otro gran problema del país. ¿Qué opina al respecto?

Si un partido no es democrático, no tiene una comunicación democrática con la gente, cómo quieren que la gente participe en un partido. Qué mensaje le das a un joven que quiere entrar, fíjate que para ser dirigente tienes que ser amigo de un influyente, fíjate que para ser candidato tienes que ser rico, eso era en la época de los caciques. Si no hay democracia interna, si no dejas que la gente tenga trabajo y una buena imagen, que sufra lo que es enfrentarte a la realidad, si no le das oportunidad a esa gente cómo quieren que lleguen a los partidos. Son pequeñas cúpulas.

Pero usted estuvo en esas cúpulas, fue diputado federal, quizá inconscientemente ha sido parte del desmantelamiento de Pemex…

Fui director adjunto de Pemex, los últimos tanques de almacenamiento que construyó Pemex fueron los de aquí (Guadalajara) a consecuencia de la explosión, fue la última inversión que hizo Pemex. Nosotros luchamos para que quienes trataron el TLC, el petróleo mexicano quedara fuera, fue una victoria que ganamos, desde ese tiempo era la misión de los gringos, pero ahora ya no son los gringos, nosotros estamos en el proceso de gasoductos que nos conecta con Texas, hay refinerías que viven de lo que les mandamos, la refinan y nos la venden cara, esas cuestiones las tiene que decir un partido político y no nada más ponerse de acuerdo para repartirse los privilegios.

 

DEJAMOS DE SER REVOLUCIONARIOS

¿Cree que el PRI tenga solución?

Hay una lucha, el PRI ha cambiado de nombres, Miguel Alemán le puso así, desde ahí hemos sido institucionales, ahora en las últimas etapas yo digo críticamente que nos quedamos en PI, ya no somos revolucionarios, solamente partido institucional. Propongo que sea un partido que cambie de nombre y se llame Partido de la Revolución Ciudadana, debe dejar de ser tan institucional, como el tema del gasolinazo que afectó a todos los ciudadanos, esperaba que el presidente del partido pidiera medidas para palear la medida, pero salió explicando que la molécula sube y baja, no es presidente de energía, es presidente de un partido revolucionario, que tiene en el patio de su oficina la estatua de Cárdenas, no puede ser, qué hacemos con Cárdenas, puntualizó.