Portal informativo de análisis político y social

El registro estatal del transporte que no llega

El registro estatal del transporte que no llega

Ene 9, 2016

El derrotero trazado para el transporte público en el 2016, habla de implementar al fin el Registro Estatal, el modelo de Ruta-Empresa y el sistema de Prepago, ello a menos que desde el Poder Ejecutivo y en particular desde la Secretaría de Movilidad exista la voluntad real de aplicar la ley y acotar la impunidad de la que han gozado los dueños del transporte público.

La Ley de Movilidad aprobada en el 2014 plantea la exigencia de realizar un Registro Estatal del Transporte Público, con el que al fin se conocerían puntualmente los nombres de los permisionarios, concesionarios y subrogatarios de las más de 5 mil 500 unidades que prestan el servicio particularmente en la Zona Metropolitana.

Sin embargo, el cumplimiento de esta tarea ha sido lento, a pesar de que para ello se contrató el servicio exclusivo de una empresa privada, quienes sólo han dado largas en el plazo para entregar los resultados de su trabajo final.

En este punto bien se puede interpretar que lo que ha dificultado su avance y el cumplimiento de la tarea real obedece a que un buen número de políticos de diferentes partidos han pedido tiempo para poder realizar un trabajo de ajuste administrativo para dar de alta «prestanombres» a fin de evitar que sus nombres sean divulgados como dueños de las unidades y por tanto empresarios del transporte público.

Un segundo tema en el que se ha violado impunemente la Ley, es el que se refiere a la creación de un sistema de «Ruta-Empresa», que sustituya al modelo utilizado durante muchos años de «Hombre-Camión».

En este tema, pese a las grandes ventajas que significa aglutinar decenas de unidades en un solo negocio, como el facilitarles la administración, el pago de sueldos, el control de los ingresos y las compras de insumos en común para reducir costos, la abierta negativa a la implementación deja ver que los empresarios quieren seguir con el modelo antiguo, entre muchos otros aspectos, para seguir evadiendo el pago de impuestos, escamoteando el pago de prestaciones a los operadores dejando en la opacidad el monto real de sus ingresos.

Y el tercer aspecto que lamentablemente se ha evitado cumplir y la autoridad no ha podido obligar su aplicación, es el del sistema de Prepago, a pesar de que sería el único método que en realidad tendría un impacto favorable en la baja de los índices de accidentes y por ende en la baja de la cantidad de muertes en accidentes en los que se ve involucrado el transporte público, que en el año 2015 llegaron a 59, es decir, se registró un muerto cada 6 días.

Pese a que con el sistema de Prepago bajaría considerablemente la cantidad de responsabilidades y distractores para los choferes, así como también se erradicaría la posibilidad de asaltos, dejando su responsabilidad exclusiva en manejar con pulcritud; de manera extraña son los mismos operadores los que se oponen a esta medida, dejando entrever que quieren seguir teniendo el control del dinero para rendirle cuentas al patrón, a su antojo, aunque su seguridad corra riesgo por el manejo del efectivo.

La misma postura de negativa al Prepago ha sido adoptada por los propios transportistas, a pesar de que con ello se evitarían robos (de choferes y asaltantes), garantizarían la seguridad de sus ingresos, tendrían un auténtico control de la cantidad de pasaje que se movió en sus unidades y de que mejoraría sustancialmente la calidad del servicio. La explicación que se puede dar en una situación así es que no les interesa mejorar el servicio, bajando ostensiblemente el índice de accidentes y de víctimas fatales, pero tampoco están dispuestos a que se revele con claridad cuál es la cantidad de pasaje que se mueve diariamente y cuál es la cantidad real de sus ingresos.

 

Habrá enmiendas a la ley de movilidad

822883

Sobre la ruta por la que habrá de transitar el transporte público en el 2016, Conciencia Pública abordó al presidente de la Comisión de Movilidad en el Congreso del Estado, diputado Héctor Alejandro Hermosillo González, en su calidad de vocal de la comisión de Vialidad, Transporte y Comunicaciones y como presidente de la comisión de Peticiones y Atención Ciudadana.

CP.- ¿Cuál será su tarea desde el Poder Legislativo en el tema del transporte público?

HAHG.- Yo presenté un exhorto hace unos días, al gobernador y al secretario de Movilidad pidiéndoles que este año no sea un año perdido como fue a mi juicio el 2015, en donde el número de muertes (59) en donde el transporte público estuvo involucrado, lo que ocasionó que haya sido el año más fatal de lo que va del sexenio y otros problemas que no tuvieron ninguna solución. Lo que les pedimos fue que nos presentaran puntualmente, para que ya no fuera una declaración ni un discurso, un calendario de trabajo para el 2016 en el cual nos aseguren en qué momento se va a ir cumpliendo con los aspectos que ya considera la Ley de Movilidad, como sería la implementación del Prepago, la integración del Registro Estatal del Transporte y por supuesto el tránsito al sistema Ruta-Empresa.

CP.- ¿Hoy es letra muerta?

HAHG.- Así es y porque se ha venido anunciando desde hace dos años, que el siguiente mes, que en cuatro meses, que en seis meses, pero nada de eso sucede. Recordemos que el Registro Estatal del Transporte, por ejemplo, fue anunciado en junio del 2014, se dijo que iba a durar seis meses y por lo tanto que estaría listo en diciembre de ese mismo año, ha pasado ya año y medio y es fecha que no lo tenemos todavía; el sistema de prepago igual, fue anunciado en marzo del 2014, se dijo que a más tardar en julio del 2014 estaría ya funcionando y más de año y medio después sigue sin funcionar; y por lo que toca al tránsito al modelo de ruta-empresa, ni siquiera ha avanzado.

CP.- ¿Con qué se debe iniciar?

HAHG.- Yo creo que lo que tiene que ocurrir primero es el Registro Estatal del Transporte, para poder también comprobar el estatus en el que se encuentran todas las rutas, las líneas, las concesiones. Después se debe de poner un poco de orden con el sistema de Prepago, pero que todo ello ocurra en el marco de un tránsito al sistema de ruta-empresa. Solo así podríamos estar en posibilidades de estar hablando de un nuevo modelo de transporte público, porque así lo han venido manejando, como si con un camión verde ya aplicara un nuevo modelo de transporte, cuando en la práctica los que utilizamos el camión nos damos cuenta que las cosas siguen igual.

 

Un año de retraso

Transporte Publico, camiones en Guadalajara . Foto: HŽctor Jesœs Hern‡ndez

CP.- ¿En el Registro, hay presta nombres?

HAHG.- Claro, yo lo que he dicho es que deja muchas suspicacias el hecho el que lo estén retrasando tanto, la Ley de Movilidad ya lo pone como una condición para tener una concesión, estar inscritos en el Registro de Transporte, entonces a quien no cumpliera con esta condición se le podría fácilmente retirar su concesión. Ya hay una empresa a la cual se le encargó el trabajo y lo que ahora comentaba el secretario de Movilidad es que esta empresa incumplió en los términos y se está tardando más de lo presupuestado, pero insisto, ya va más de un año perdido.

CP.- ¿Con el modelo de «Ruta-Empresa» ya no evadirán impuestos?

HAHG.- Sí, seguramente bajo una lógica muy simple ellos han manifestado que no es lo que ellos desean, ellos quisieran tal vez mantener el sistema como se encuentra ahorita, pero insisto este es un servicio público concesionado en donde el centro no es beneficiar a transportistas sino a los usuarios y a la ciudad. Yo creo que al final de cuentas el sistema ruta-empresa beneficiaría a los propios transportistas, un buen orden, una buena planeación de rutas, un mejor esquema financiero les terminaría ayudando también a tener más sanas sus finanzas y seguramente les iría mejor. El tema es que actualmente no conocemos sus números, cada año cuando se plantea revisión a la tarifa ellos presentan sus números, hablan de cierto número de viajes, que transportan acierto número de personas al día, pero no tenemos nada con qué comprobar si es cierto o no. Por eso el sistema de prepago además de todos los beneficios que tiene en la operación del transporte, también es importante porque nos permite conocer realmente cuantas personas están usando el transporte público y hacer incluso estrategias de apoyo, para a las personas que más utilizan el servicio les cueste menos y a las personas que lo utilizan menos les pueda costar más.

CP.- ¿Una tarifa diferenciada?

HAHG.- En efecto, es decir a las personas que usen el camión sólo tres o cuatro veces a la semana podría pagar por el servicio un poco más, que la persona que lo usa tres o cuatro camiones al día. Eso nos lo permite el sistema de prepago, pero mientras no avancemos en ese tema va a estar difícil.

CP.- ¿Desde el Poder Legislativo que acciones concretas podrá tomar usted?

HAHG.- Lo que hemos venido diciendo, hay dos vías que nosotros vemos, primero sí hay cosas que modificarle y mejorarle a la Ley de Movilidad, aunque se hizo un buen trabajo en la materia hay cosas que mejorarle porque tenemos una ley que pone en el centro la mediación en el conflicto de los intereses entre autoridades y concesionarios, pero olvidan de una parte importante que es el usuario. Necesitamos dotar al usuario de herramientas de denuncias y de quejas al grado de que sean vinculantes, el Observatorio de Movilidad debe tener también mayores atribuciones, deben poder participar y que sus recomendaciones realmente tengan efectos; la tarifa se debe determinar con un esquema distinto, no sólo con una comisión integrada por sectores que hoy están involucrados, sino por ciudadanos y técnicos. Estas son algunas cosas que se le pueden mejorar a la Ley.

CP.- ¿El resto de la Ley está bien?

HAHG.- Sí, si al menos cumplieran con lo que ya está establecido en la Ley desde hace dos años publicada, con eso ya tendríamos un gran avance, entonces vamos a trabajar nosotros desde las dos vías, modificar y mejorar esa Ley de Movilidad y también estar presionando desde el Poder Legislativo o desde los sectores que podamos, para que la autoridad cumpla con lo que ya es Ley y en este momento, si no se está cumpliendo, entonces se está violando.

CP.- ¿Es decir, la pelota está en la cancha del Poder Ejecutivo?

HAHG.- En términos estrictamente legales nosotros haciendo el ajuste o la modificación a la Ley de Movilidad y terminamos, porque el resto le toca al Ejecutivo, pero yo sí creo que tenemos la capacidad desde el Congreso, además de ser una caja de resonancia desde donde podemos hacer presión, podemos exigir a las autoridades que cumplan con lo que se ha dicho, que cumplan con la ley. Yo he notado buena disposición, pero debemos pasar de la simple declaración a las acciones y los resultados y en ese sentido yo tengo todo el apoyo de mi bancada para estar exigiendo en el tema del transporte público y de la movilidad, para que el Gobierno del Estado reaccione y dé cumplimiento a esta propia Ley.

CP.- ¿Finalmente cuáles son diputados, sus propósitos para el 2016?

HAHG.- Atender la movilidad en general, el transporte público, el transporte no motorizado; estamos también con la regulación pendiente al tema de Uber, es decir, le entraremos de lleno a los temas de movilidad; un segundo tema prioritario es que en este año estaré utilizando todas las herramientas posibles para que el Congreso de Jalisco sea un Congreso abierto, uno de los primeros del país, que tenga todas las características de las 56 variables que nos pide el Parlamento Abierto para que sea considerado como tal y en ese sentido quedará regulado el conflicto de interés, quedarán expuestos todos los documentos para su consulta en formatos abiertos, quedarán abiertas las discusiones, es decir, este año habrá de quedar como un Congreso abierto y el tercer punto es establecer canales muy claros y con mucha apertura para que los ciudadanos puedan también participar, es decir, una cercanía absoluta y total con los ciudadanos.