Portal informativo de análisis político y social

ELECCIÓN DE TRES EN JALISCO EN EL 2018

ELECCIÓN DE TRES EN JALISCO EN EL 2018

Jun 18, 2016

«Lo que antes parecía un mano a mano entre dos, parece que acabará en una corrida de tres en la elección de Jalisco en el 2018», considera el delegado regional del PRI en el occidente del país, Eugenio Ruiz Orozco, ya que el resultado nacional favorable al Partido Acción Nacional al ganar siete gubernaturas impacta en el Estado.

«La elección del 2018 será altamente competitiva, Acción Nacional estará en la papeleta, será competencia, el PRI estará en condiciones de competencia y Morena también estará. Se presagia un escenario de tercios, creo que por ahí va el asunto, aunque entiendo que la disputa de fondo es entre el PRI y el PAN», plantea Ruiz Orozco entrevistado en el programa Conciencia al Aire.

Las alianzas, percibe el experimentado político priista, jugarán un papel fundamental en la elección del 2018 tanto en Jalisco como a nivel nacional. Y en esa lógica piensa que el PAN buscará recuperarse a sí mismo. «Si bien es cierto que en algún momento pudo haber votado por Alfaro, la verdad es que frente a una expectativa propia, presidencial y local, lo lógico es que se recupere a sí mismo. El panismo de Jalisco no es golondrino, es estructurado, desde su origen, con filosofía y liderazgos que tendrán que recomponerse, pero que la base electoral está. Ahora, frente a la posibilidad de jugar con uno propio y uno ajeno, yo creo, es mi suposición, lo harán con lo propio».

Para Ruiz Orozco, los resultados electorales para el Revolucionario Institucional dependen de la óptica que se quiera apreciar, pues si bien perdieron gobiernos de los estados, también ganaron congresos, en una elección que fue participativa con un buen número de electores.

«Esto refleja simple y sencillamente un mundo distinto, más participativo porque el número de electores no es desestimable y configuraciones políticas distintas, con los independientes que hace poco más de un año aparecían con alta expectativa hoy se desinflan, esto en términos de regiones, la región del golfo entra en el fenómeno PAN-PRD, el norte en el PAN, la costa del Pacífico con el PRI, el centro dividido, es evidente que hoy hay una realidad distinta, que los electores tienen alternativas, que hay un voto diferenciado y lo que parecía el presagio del 2018 en uno u otro sentido no acaba de resolverse, porque será un año que resuelva la presidencia y quedan las fuerzas más o menos equilibradas, el PAN emerge, Morena no logra consolidarse pero tiene un avance y el PRI a pesar de todo y una visión catastrófica conserva la mitad de estados en juego y otros bajo su eje político. También hay un voto de censura sobre los gobiernos que han dejado qué desear, hay muchas lecturas conforme al mismo fenómeno», explica el entrevistado.

«Hay cosas realmente inéditas, por ejemplo la coalición PAN-PRD que evidentemente no sólo suena desagradable, no suena desaseado, suena incongruente que partidos antagónicos se coaliguen con la idea que hay que ganarle al que está independientemente de posturas ideológicas. En el resultado, si nosotros comenzamos a revisarlo, hay estados que gana esa coalición cuyas capitales son ganadas por el PRI también en coalición y que no deja de ser significativo».

 

El ajedrez político de Jalisco

Alfaro Aristoteles

Jalisco tendrá un peso electoral evidente en las elecciones de 2018, por diversos fenómenos que explica Ruiz Orozco.

«Si analizamos a Jalisco, aparentemente podríamos definir que la gran disputa por el poder público se establecería con el PRI y Movimiento Ciudadano, incluso se veía muy débil Acción Nacional, hoy la realidad dice que en el escenario estarán los tres. Un PAN renovado, que saca fuerzas de flaqueza y puede replantearse porque el estado tiene una gran cantidad de personas que creen en el partido, lo que antes parecía un mano a mano acabará como una corrida de tres».

Subraya:

«Luego está el factor que gravitó en Movimiento Ciudadano, que es un personaje independiente, luego que se aleja de los partidos, Alfaro evidentemente abre espacios para los independientes, hay muchas cosas que se encuentran en el tapiz y será una elección distinta, con un electorado que atiende a una serie de señales, a la iglesia, al posicionamiento del sector empresarial, es una entidad en la que el promedio de escolaridad es mayor, son componentes para la elección del 2018, incluida la Presidencia de la República que hacen un contexto distinto».

—En las alianzas nacionales que se realicen, ¿Jalisco estará presente…?

—Sí, las alianzas serán nacionales indudablemente, porque los acuerdos serán nacionales, la bolsa nacional se integra con las aportaciones de todos los estados, entonces en el caso de la Presidencia de la República, el PRI tendría que aportar alrededor de un millón 300 mil votos, y como se construya en Jalisco tendrá incidencia, porque si tienes una cantidad menor de votos adónde se trasladan los otros. En el caso de Acción Nacional será una trinchera importante; Movimiento Ciudadano como que surgen dudas, porque la primera pregunta es si tendrá candidato a la presidencia, lo más probable es que no.

 

Las alianzas de Alfaro

Alfaro

—El papel de Enrique Alfaro será importante, ¿con qué partidos jugará la alianza?

—Como un ejercicio hipotético lo podría construir con el PAN, con el PRD o con cualquiera, lo que pasa es que tiene que revisarse el tema en términos de reciprocidad, yo te doy para que me des, me conviene darte lo que te estoy dando a cambio de lo que tú me ofrezcas, en ese sentido sí creo que el panismo de Jalisco es un panismo que va a recuperarse a sí mismo, si bien es cierto que en algún momento pudo haber votado por Alfaro, la verdad es que frente a una expectativa propia, presidencial y local, lo lógico es que se recupere a sí mismo. El panismo de Jalisco no es golondrino, es estructurado, desde su origen, con filosofía y liderazgos que tendrán que recomponerse, pero que la base electoral está. Ahora, frente a la posibilidad de jugar con uno propio y uno ajeno, yo creo, es mi suposición, lo harán con lo propio.

—Las alianzas están inspiradas en la búsqueda del poder mismo y resultan poco útiles, ¿qué opina?

—Yo tengo dos ópticas, primero: ¿para qué las alianzas?, últimamente tiene como propuesta ganar elecciones, entonces se dan casos atípicos, irracionales porque mezclan ideologías que no son afines. Si me dicen que se van a aliar partidos de izquierda porque su proyecto de gobierno para la sociedad coincide, pues sí, pero si se alía el PAN con el PRD, entonces cuál es el propósito. El ciudadano debe entender que los modelos son antitéticos, la educación pública versus la educación privada, yo con quién me voy, dejan de representar a la sociedad porque el propósito fundamental es ganar la elección. Luego hay problemas de gobernabilidad porque no coinciden los propósitos, las ideologías tienen una razón de ser, somos los que pensamos con afinidad respecto a varios temas, ahora resulta que eso no importa, sino pegarle a alguien, pero nosotros necesitamos certidumbre, es éticamente incorrecto. No puedes mezclar vino, aceite, agua y orines, porque no pueden estar juntos.

 

El papel de Arturo Zamora

Zamora

—¿Qué papel deberán jugar las dirigencias para estar en sintonía con los gobiernos?

—Los gobiernos llegan al poder por un partido, en ese orden de ideas, los gobiernos deben atender las demandas ciudadanas que deben ser consecuentes con la declaración de principios de los partidos, en ese momento se hace clic con la ciudadanía, si por el contrario hay incongruencias se reduce. Los partidos están hechos por personas, igual que los gobiernos, no son entes aislados, tiene que haber buenos gobernantes para dar votos al partido, pero no sólo eso, la renovación exige entrar al escenario de las expectativas y en el caso de Jalisco, es obvio que los que pudieran ser corredores ya están jugando, eso, querámoslo o no, ya está. En el caso del PRI es claro que Arturo Zamora juega un papel importante, es senador de la república, es miembro del Comité Ejecutivo Nacional, es un protagonista de la vida política nacional. Hay otros actores también, es parte de la vida de una sociedad democrática.

—Para las próximas elecciones, ¿hay negro panorama para el PRI?

—Todo depende de muchas circunstancias. Cómo tiene que construirse las candidaturas, porque así como decimos de las alianzas de los partidos, también ponemos al fulano que tiene más simpatías y se deja de lado la capacidad para gobernar. Se tiene que pensar en ganar y en gobernar, son partes del mismo fenómeno, entonces le das certidumbre a la sociedad y ganas con quien tenga más condiciones para obtener el éxito. Ahí sí, lo primero que piensan los partidos es con quién ganar, sino sentarse en la silla.

—¿Cree que votaron por el PAN porque cambió?

—No, lo que demuestra el elector es que si no se satisfacen sus expectativas está en el derecho de mover su voto y lo hace. Ahora, evidentemente las candidaturas PAN-PRD si históricamente son antípodas, cómo es posible que un mismo elector no sea capaz de establecer la diferencia entre la propuesta, quiere decir que la gente no está en el mundo de las ideologías, el pragmatismo ha invadido esto y que las percepciones son fundamentales para la construcción del mundo.

 

La gente vota por partidos

Dinero Partidos

—¿Y los independientes fracasaron?

—Finalmente sucede que los partidos mantienen la presencia dentro del escenario político del país, a pesar de todo la gente vota partidos.

—En el panorama nacional el PRI hace un análisis, ¿ya no existe el voto duro del partido?

—Evidentemente se tiene que hacer un análisis de lo que sucedió, es la responsabilidad política que obliga a identificar lo que pasó, el propio presidente Manlio había expresado su deseo que obtuviera nueve de las doce y acabó con cinco, no hay congruencia entre la percepción y realidad, es obvio que se tienen que identificar las causas, un partido político está obligado a tener conciencia si aspira a representar a los electores, que si estos no le dan su confianza hay que parar las máquinas porque algo se está haciendo mal, aunque desde el punto de vista de la sociedad es una expresión de un posicionamiento crítico.

—Ante este panorama, ¿el 2018 lo perderá el PRI?

—Yo creo que al contrario, todo esto te da elementos para replantear los términos de tu relación con el elector, incluso los términos hacia el interior de las estructuras del propio partido, si bien es cierto que hay alianzas que se construyen en el camino, es cierto que hay alianzas históricas que tienen que revisarse, de tal suerte que en 2018 será un año altamente competitivo, Acción Nacional estará en la papeleta, será competencia, el PRI estará en condiciones de competencia y Morena también estará. Se presagia un escenario de tercios, creo que por ahí va el asunto, aunque entiendo que la disputa de fondo es entre el PRI y el PAN.

—Habla de analizar alianzas, ¿dejará el PRI la del Verde?

—Faltan dos años, si en esto es como todo en la vida, se tiene que identificar con precisión qué te conviene y qué no, aparecen declaraciones de José Socorro diciendo que sería deseable, pero hay muchas cosas que son deseables, pero hacerlas posibles depende fundamentalmente de las ventajas que para la institución y el Verde también represente estar con nosotros.

—¿Les caerá el veinte a los partidos del uso del voto útil del ciudadano? Gran parte de las derrotas son los malos gobiernos…

—Evidentemente la soberbia sería el peor de los consejeros. Si los partidos no atienden las señales que envía el elector, lo van a pagar. Cuando las sociedades se irritan por la razón que sea, hay momentos que pueden descargar su ira e inconformidad en el voto, entonces puede suceder lo que pasó en Veracruz, donde un hombre inelegible, totalmente descalificado, es electo gobernador, el hartazgo de la sociedad puede conducir a ese nivel de irracionalidad, ahí está. O los partidos, en este caso el PRI, entienden qué sucedió, se acepta con humildad y se replantean los términos de relación con el elector o se pierde, tan sencillo como eso, para eso sirve la democracia y por eso el voto es fundamental.