Portal informativo de análisis político y social

EN ESTA CIUDAD TODOS ESTAMOS A PRUEBA

EN ESTA CIUDAD TODOS ESTAMOS A PRUEBA

Oct 24, 2015

Los visitantes y habitantes del polígono de las 900 hectáreas que hoy comprende el Centro Histórico de Guadalajara, serán los primeros beneficiados con las estrategias de seguridad que en 100 días tendrán que dar resultados palpables, según la instrucción que dio el alcalde Enrique Alfaro Ramírez al Comisario de Seguridad Salvador Caro Cabrera, a quien se le escaparon por cuestiones administrativas las primeras tres semanas.

La implementación del proyecto del nuevo polígono del Centro Histórico habla de la necesidad de mejorar sustancialmente la seguridad, en concreto en el tema de robo a transeúntes y el robo a comercios, pero también habla de limpiar del comercio ambulante las 900 manzanas del Cabañas al exConvento del Carmen y del Santuario a las 9 Esquinas, tarea en la que también deberá apoyar el responsable de la seguridad en la capital jalisciense.

Una tarea adicional que se le encomendó a Caro Cabrera fue presentar en un plazo de 30 días una estrategia para regresar a las calles la mayor cantidad de patrullas posible, ya que hasta hoy el 60% del equipo motorizado está fuera de circulación.

De ello se habló al tercer día de iniciada la administración cuando se reveló que únicamente 228 patrullas estaban funcionando cuando asumió el cargo el alcalde Enrique Alfaro y en ese momento se comprometió a que antes de que termine el año se habría de tener el doble de patrullas y de motocicletas de las que hoy están funcionando en las calles del municipio de Guadalajara.

Vale la pena recordar que la primera gran acción para hacer efectivo en Guadalajara el proyecto de Ciudad Segura, fue cancelar las «comisiones» a las que el gobierno de Ramiro Hernández García tenía asignados a casi 600 elementos policiacos.

«La Policía de Guadalajara no está para ser guardaespaldas de nadie, no existe justificación alguna para que 581 elementos que deberían estar cuidando a los ciudadanos de Guadalajara, estuvieran cuidando a personas por cuestiones muy específicas», dijo categórico el munícipe tapatío luego de lo cual anunció que todos los elementos operativos regresarán a su labor fundamental que es cuidar a los ciudadanos.

Incluso para dar una referencia exacta de la medida de ajuste tomada desde los primeros días de octubre, presentó el informe oficial del estado de fuerza que se reportó en el turno y que fue de mil 27 elementos, de los 611 que antes estaban en la calle cuidando a la gente, simplemente con la determinación de que los comisionados regresaran a la labor de patrullaje en la corporación.

Alfaro Ramírez tuvo dos mensajes importantes, uno para la ciudadanía y otro para los elementos policiacos. A los ciudadanos les pidió:

«Lo que nos importa es que la gente nos ayude a denunciar para que podamos tener más información y tomar decisiones para corregir la estrategia para mejorar el desempeño de la policía».

En tanto que para los uniformados el mensaje del alcalde fue:

«De mi parte es muy sencillo, vamos a sacar de la corporación a los malos elementos, policía que no entienda que aquí estamos para servirle a la gente y para cumplir con esta responsabilidad de manera honorable, estará fuera de la corporación; y quienes se queden a cumplir bien con su trabajo, deben de ganar más y deben de tener un mejor trato por parte del gobierno».

Reveló Enrique Alfaro que la estrategia de seguridad a implementar de manera inmediata tiene tres objetivos básicos: 1.- Recuperar y poner a punto el estado de fuerza del municipio al servicio de los ciudadanos, 2.- Diseñar la nueva organización que funcionará en el mediano plazo y 3.- Dar a los ciudadanos resultados tangibles en materia de seguridad en 100 días.

 

Llamada de atención

Alfaro Fb

 

Molesto por la nota publicada por el periódico Milenio en la que aseguraba que Salvador Caro había reprobado los exámenes de control de confianza y que Guadalajara se quedaba sin Comisario, una vez que le tomó protesta al funcionario y mostrando públicamente la portada del diario, sentenció:

«En esta ciudad todos estamos a prueba, todos tenemos qué corregir lo que no hacemos correctamente, tenemos qué ser capaces de aceptar los errores que cometemos, de entender las cosas que tenemos que mejorar y así como ustedes todos los días, porque en este gobierno así será, todos los días platicamos de frente a los medios, tratamos los temas que gusten y platicamos de lo que ustedes consideren importante, yo quiero invitarlos a que reflexionen algo».

Y abundó:

«Lo que algunos hicieron con este tema, no se vale, calumniar, difundir información imprecisa, citar a “fuentes confiables” sin ninguna evidencia, son actos de irresponsabilidad por donde se les quiera ver, ojalá y todos reflexionemos, ojalá y todos entendamos la responsabilidad que tenemos y ojalá y todos nos demos cuenta que nuestra ciudad en la que vivimos, en la que viven nuestros hijos, la recibimos hace apenas tres semanas en un estado de violencia alarmante y estamos haciendo lo que podemos, nuestro mejor esfuerzo para regresarle la paz y la tranquilidad a Guadalajara. Lo dije en otras condiciones y en otros momentos y lo reitero hoy, con los temas de seguridad no se vale jugar. Si Salvador Caro no hubiera aprobado los exámenes, no sería el Comisario General, así de sencillo, porque no solamente lo mandata la ley en términos de su nombramiento, sino porque además si no fuera así no podría acceder a ningún tipo de fondo federal en materia de seguridad».

 

Una ciudad violenta

Policia GDL

Primero como candidato y ahora como alcalde, Enrique Alfaro ha insistido en que Guadalajara es una ciudad violenta. En tiempos de campaña al presentar su proyecto de Ciudad Segura ante empresarios, Enrique Alfaro dijo:

«La inseguridad se agudiza en la ciudad, nos da pena decirlo pero vivimos en una ciudad violenta, tenemos un esquema policial insuficiente y agotado».

«Tenemos pocos espacios públicos de mala calidad y en desuso, tenemos un sistema de procuración de justicia fallida, tenemos políticas de prevención aisladas, acciones individuales y no coordinadas de los municipios metropolitanos».

Consideramos que hay un presupuesto mal dirigido y mal utilizado, crece y crece el presupuesto, pero crece y crece la violencia al mismo tiempo.

Y al momento de presentar sus propuestas que hoy tendrá que hacer realidad, planteó:

«Proponemos un nuevo modelo metropolitano de seguridad que con ejes y acciones específicas responda a los principales problemas que impiden que tengamos una ciudad segura. Estas acciones se rigen por cinco principios generales 1.- Visión Metropolitana, 2.- Cultura de la paz, 3.- Diseño de nuevas instituciones, 4.- Cultura de la legalidad y 5.- Gobernanza por una ciudad segura».

Y detalló:

«Qué se tiene qué hacer, primero la coordinación metropolitana, no puede seguir existiendo el modelo de policías municipales aisladas en la ciudad; necesitamos una policía metropolitana, una policía con un mando en la ciudad, como en todas las ciudades desarrolladas del mundo».

Planteó la creación de un Organismo Público Descentralizado que concentre las tareas de una Policía Metropolitana, con un Consejo Metropolitano de Seguridad donde estuviera el gobernador, los alcaldes metropolitanos, el fiscal general y el director de la Policía Metropolitana, con la integración de universidades, cámaras empresariales y organismos no gubernamentales, con el fin de que estas organizaciones presenten propuestas de especialistas en la materia para poder hacer una medición del desempeño de la policía desde la perspectiva de los usuarios.

En materia presupuestal el objetivo de Enrique Alfaro es focalizar el gasto en acciones de prevención con acción metropolitana e invertir el óptimo en armamento y equipo,

«es decir, no se trata de gastar en lo otro, se trata de entender qué va primero, más atención para prevenir las causas y no los efectos; la seguridad es la principal demanda de los jaliscienses, es el tema que más les preocupa y por lo tanto los criterios presupuestales deben estar orientados con esta lógica».

 

Seguridad, el gran tema de jalisco

Enrique Ibarra Pedroza 2

Para el secretario general del Ayuntamiento de Guadalajara, Juan Enrique Ibarra Pedroza, el tema de la seguridad es prioritario no sólo para Guadalajara sino para la entidad en general, sin embargo pese a que a su juicio parece haber quedado claro que el modelo estatal está agotado y es necesario cambiar la estrategia, la propuesta de «Ciudad Segura» para Guadalajara es la más consistente y la que puede dar un giro en este trascendental tema a nivel metropolitano.

Recordó que la propuesta de Enrique Alfaro tiene como los principales puntos del modelo de Ciudad Segura, la creación de la Policía Metropolitana con mando único en la metrópoli y el objetivo de lograr que, en el primer año de gestión, se invierta el 10 por ciento de todo el presupuesto de los municipios a la prevención de las causas de delito, con la meta de alcanzar el 30 por ciento en un lapso máximo de 5 años.

Además el plan propone fomentar la participación ciudadana en seguridad, con la integración de un Consejo Consultivo Metropolitano de Seguridad, que propondrá y evaluará las políticas en la materia; la integración de una policía de proximidad comunitaria y la creación de comités ciudadanos y gabinetes metropolitanos multidisciplinarios que ciudadanicen la seguridad.

Insistió que Jalisco ya no puede esperar más, ni improvisar con la paz y la tranquilidad de los ciudadanos, por lo que pidió que desde la Fiscalía General del Estado se pueda replantear de fondo el modelo de seguridad, que se logren consensos y que regrese la tranquilidad y la paz en los jaliscienses.

El decálogo de alfaro en materia de seguridad:

1.- Retirar a los policías que estén en funciones de escoltas e integrarlos a la vigilancia de las calles.

2.- Acercar a los policías con la ciudadanía distribuyendo mejor al personal y patrullas en las colonias.

3.- Depuración del cuerpo de policía con ayuda de las fuerzas federales y militares.

4.- Dignificar la vida y el trabajo de los policías con jornadas de 12 horas de trabajo por 24 de descanso y otorgarles incrementos salariales.

5.- Establecer una reingeniería de la corporación y una organización territorial.

6.- Sentar las bases para transitar a un modelo de policía preventivo.

7.- Aplicar un nuevo modelo de capacitación en una nueva academia.

8.- Establecer un modelo de corresponsabilidad y participación ciudadana.

9.- Instaurar una cultura de paz y legalidad.

10.- Instaurar acciones coordinadas con los órdenes de gobierno y las instituciones vinculadas con la seguridad.