Portal informativo de análisis político y social

Ex magistrado Raúl Acosta: De notificador a presidente del Poder Judicial. 50 años de servidor público, se va con la frente en alto

Ex magistrado Raúl Acosta: De notificador a presidente del Poder Judicial. 50 años de servidor público, se va con la frente en alto

Sep 9, 2017

Por Mario Ávila //

Septiembre le gustó para retirarse, dejó de trabajar a los 66 años de edad y después de 49 años de servicio permanente en el Poder Judicial, en donde desempeñó todas las tareas, ninguna función desconocía, desde las funciones iniciales hasta la presidencia del Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco.

Raúl Acosta Cordero sabe que por la edad y las expectativas de vida del promedio de los mexicanos, tiene 10 años por delante para hacerle frente a algunos problemas de salud, nada graves por cierto, pero quiere recuperar el tiempo que le quitó a su esposa y a sus hijas, quiere escribir y quiere disfrutar de sus pasatiempos como la fotografía.

Como no es muy común una hoja de servicio limpia de casi medio siglo en el servicio público, para los lectores de Conciencia Pública habló el magistrado Raúl Acosta Cordero.

Conciencia. ¿Cuál es la clave para trabajar durante 49 en el servicio público?

Raúl Acosta. Lo fundamental es el cariño a la institución, tener el espíritu del servicio público muy arraigado, de servir a la sociedad, en mi caso a través de la administración y la impartición de justicia. Yo me levantaba todas las mañanas con las ganas de llegar a trabajar y hay personas que se levantan y consideran como un sacrificio el ir a trabajar. Hay que ponerse la camiseta como debe de ser.

TODO EMPEZÓ A LOS 17 AÑOS

Conciencia. ¿Cómo fueron sus inicios?

Raúl Acosta. Yo tenía 17 años cuando entré de notificador en 1968 en el Juzgado de lo Civil y Hacienda, entré a suplir una licencia de un estudiante de Derecho que después fue un magnífico abogado, Guillermo Ramos Ruiz, su papá lo mandó a Europa y yo entré  a suplir su licencia por un año; se terminó la licencia y me fui a trabajar a los juzgados penales durante dos años y medio, ahí estuve en el juzgado 4 y 6 de lo Penal, regreso en el 70 al Juzgado 6º de lo Civil hasta 1976 que concluí mi carrera, me recibí de abogado y obtuve por primera vez una secretaría del Juzgado el Mixto de Zapopan, duré como un mes, lo dividieron en el 13 de lo Civil con residencia en Zapopan y 9º de lo Penal con residencia en Atemajac, ahí estuve del 77 al 81 que me nombraron juez de Juzgado 15 Civil en Zapopan, donde permanecí hasta 1986 cuando el entonces gobernador Enrique Álvarez del Castillo me propuso dentro de una terna como magistrado y tuve la fortuna de que los diputados me aprobaron a mí como magistrado suplente, duré un año y luego me nombraron titular en la Sala V especializada en Derecho Familiar; al año me cambié a la IV Sala Especializada en Materia Civil y un año después me nombraron como integrante de la III Sala en donde estuve hasta hace una semana. Fui también magistrado Presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco de 1998 al año 2000.

Conciencia. ¿Siempre combinó con la docencia?

Raúl Acosta. Sí, claro, yo me jubilé en la UdeG en el año 2000 pero seguí dando clases seis años más como maestro honorífico, es decir dando clases pero sin cobrar, también di clases en el ITESO, en la UP, pero empecé dando clases en la Secundaria 5 para Señoritas y después en la Prepa 2 de la Universidad de Guadalajara, pero el tiempo, la edad y el exceso de trabajo en los tribunales me obligó a dedicarme 100% al trabajo jurisdiccional.

Conciencia. ¿Qué faltaría para que aplicara la Carrera Judicial?

Raúl Acosta. Se deben de realizar cursos, no intensivos, sino con toda la programación adecuada y de manera permanente para que todo el que aspirara en mejorar su posición, se pueda preparar no solo con la instrucción universitaria, que es muy buena de por sí, sino que se requiere un poco más de praxis que es lo que aprenderían dentro de esa escuela Judicial; incluso los mismos magistrados pueden dictar clases y son ellos, no el Consejo de la Judicatura, los que deberían elevar a cargo de juez a un secretario y a nivel de un magistrado a un juez.

Conciencia. ¿Es realmente independiente el Poder Judicial?

Raúl Acosta. Yo con pleno conocimiento de causa te puedo decir que en los 49 años que duré en el Poder Judicial y el los casi 32 años que duré de magistrado, jamás recibí una llamada de algún funcionario recomendándome un asunto o haciéndome alguna sugerencia. Creo que en la impartición de justicia ha existido el respeto en las decisiones jurisdiccionales de magistrados y jueces, esa es la impresión que tengo, creo que han respetado al Poder Judicial; pero ya en las decisiones de dinero para los presupuestos anuales o en la designación de magistrados, ahí sí ya no puedo opinar, porque a mí no me toca elegirlos.

Conciencia. ¿Qué le significaron esos aplausos que llegaron al grado de una ovación, en la última sesión del pleno cuando anunció su retiro?

Raúl Acosta. Fue una gran satisfacción, pude advertir que estaba cosechando lo que toda mi vida sembré, que fue amistad y servicio para todos, yo cuando fui presidente hubo compañeros magistrados que no estuvieron de acuerdo, pero por fortuna fueron los menos.

ALBERTO CÁRDENAS Y GUILLERMO COSÍO

Conciencia. ¿Esa es la manera de haber trascendido en gobiernos del PRI, PAN y de nuevo del PRI?

Raúl Acosta. Vaya que sí, a mí me tocó una época muy difícil, pero por fortuna el gobernador Alberto Cárdenas Jiménez pudo advertir casi a la mitad de mi administración que el Poder Judicial es una institución de buena fe y que no era como le habían contado, él mismo se cercioró y tan es así que fue uno de los gobernantes que más nos ayudó en la cuestión financiera, particularmente en la homologación de los ingresos, teníamos cuatro rubros, sueldo, sobre sueldo, compensación y homologación y poco cotizábamos de impuestos y de pago a Pensiones; se integra en su totalidad para que fuera legítimo un solo ingreso, por eso se vio como un gran incremento, se recibía también un bono anual, se estableció que eran prohibidos y por eso se incorporaron al salario.

Conciencia. ¿Cárdenas Jiménez fue el que más apoyó?

Raúl Acosta. Todos, pero sin duda hubo apoyos importantes como los que dio Guillermo Cosío Vidaurri, que apoyó bastante al Poder Judicial, al impulsar la estabilidad de los funcionarios, estableció que jueces y magistrados una vez ratificados eran inamovibles. Él apoyó bastante al Poder Judicial pero lamentablemente por su salida intempestiva no pudo seguir ayudándonos.

Conciencia. ¿Por qué el retiro ahora?

Raúl Acosta. La ley establece que el magistrado puede retirarse de dos maneras, el forzoso y el voluntario; el forzoso es cuando cumples el segundo período (siete más diez años) o cuando cumples 70 años de edad; pero también existe la factibilidad de hacerlo de manera voluntaria como yo lo hice, que fue después de los 65 años. Yo consideré que ya había destinado bastantes años de mi vida al Poder Judicial, que ya había hecho lo que quería hacer y lo hice con mucho gusto, quería servir a la sociedad como debí hacerlo hecho y lo hice… pues que ahora le trocaban los últimos años de mi vida a mi familia, se la quiero destinar a mi esposa, a mis hijas, mi familia sacrificó mucho, no se imagina, me levantaba temprano, llegaba noche, me traía expedientes a la casa para estudiar los fines de semana y por las noches y había semanas que no las veía. Estimé que tengo casi 67 años de vida, la esperanza de vida de los mexicanos es de 77, yo tengo problemas de salud que no son graves por fortuna, pero quiero vivirlos de la mejor manera y con una mejor calidad de vida y la única manera es salirme y vivir con los ahorros y las aportaciones a la alcancía de Pensiones del Estado por 49 años, con mi propio dinero voy a mantener mi vejez hasta el día que muera.

Conciencia. ¿A qué se dedicará?

Raúl Acosta. Quiero pasear con mi esposa, quiero estudiar, quiero ponerme a escribir sobre todo lo que he vivido, quiero tiempo para leer y quiero dedicarle tiempo a la fotografía y el video, que son mis grandes aficiones.

DOS TRASCENDENTES SENTENCIAS

Conciencia. ¿Cuáles son los casos por los que la sociedad lo pueda recordar en su actuar como juez y como magistrado?

Raúl Acosta. Como Juez, en 1986 previo al Mundial de Futbol los dueños de palcos, plateas y butacas en el Estadio Jalisco demandaron al Comité Organizador porque les cobraban 50 mil pesos por partido para ejercer un derecho que tenían en sus certificados “a presenciar a perpetuidad y a título gratuito, todos los espectáculos que se presenten en el Estadio Jalisco, con una sola condición: que este exista físicamente”; cientos de personas presentaron cuatro demandas y la respuesta fue con un gran expediente para alargar el juicio mientras pasaba el Mundial. Y yo encuentro en el Código Civil una salida legal con un argumento que yo llamé “posesión intermitente”, y pido el depósito en garantía mientras se resuelve la sentencia. Entre los demandados estaba la UdeG como miembro de Clubes Unidos, Televisa, la FIFA, el Comité Organizador entre los que estaba el gobernador Enrique Álvarez del Castillo y más de alguno me advirtió que me quedaría sin la chamba de maestro en la UdeG y de juez en el STJJ, pero dicté la sentencia y una copia de ella fue el boleto de entrada de los quejosos a los partidos de la Copa del Mundo y se acabó el problema. Y ni me corrieron de la Universidad y el Congreso del Estado aprobó mi nombramiento como magistrado. Ese fue la última sentencia que tuve como Juez 15 de lo Civil con sede en Zapopan.

El otro tema importante ya como magistrado, fue muy reciente y como no te puedo hablar mucho de ella, simplemente te diré que se trata de la sentencia más voluminosa que dicté, fue de mil hojas y fue de un juicio que se siguió en contra de Los Legionarios de Cristo por el asunto del padre Marcial Maciel; la sentencia me llevó mucho estudio, mucho tiempo elaborarla, muy voluminosa y a mí me gustó el estudio jurídico que hicimos, aunque ya dependerá de las autoridades federales si consideran o no, si comparten o no mi forma de resolver, pero lo que sí le digo es que fue de las últimas sentencias que he dictado, la más trascendente.

Conciencia. ¿Cómo le gustaría ser recordado?

Raúl Acosta. Yo quisiera que la sociedad me recordara como un hombre que no les hizo mal, que se preocupó siempre por hacer el bien a través de la impartición de justicia y como les dije a mis compañeros magistrados, la única herencia que le dejo a la sociedad y a mi familia, es la honestidad de mi nombre y mi apellido.

ADECUACIONES AL NUEVO MODELO DE JUSTICIA

Conciencia. ¿El nuevo modelo de justicia penal adversarial llegó para quedarse?

Raúl Acosta. Se pretende que se quede, pero tal cual no creo, necesita algunas enmiendas y adecuaciones, todavía el lunes di una plática en la Contraloría del Estado y abordé el tema diciendo que es un sistema que tiene la intención de servir y de que funcione, pero hay muchos factores que necesitan adecuarse y quizá algunos actores no aceptan que tiene que hacérsele algún remiendo; del 2015 al 2016 hubo 8 mil averiguaciones previas y al año siguiente van 80 mil carpetas de investigación. La flagrancia, los llenados de las carpetas por parte del primer respondiente, la socialización con la ciudadanía y la capacitación en todos los niveles, son temas que se deben atender.

Conciencia. ¿El Sistema Estatal Anticorrupción será la solución al cáncer que se padece en el país y en Jalisco?

Raúl Acosta. Formé parte de la Mesa plural en donde estuvieron los tres poderes, la sociedad civil, las universidades, la iniciativa privada y todas las instituciones que tiene que ver con el tema y todos le apostamos a que esto tiene que dar resultado, así salieron anteproyectos de siete leyes y se definió que el perfil del Fiscal Anticorrupción debe ser totalmente autónomo e independiente, trayectorias limpias, con experiencia y con solvencia moral.

Conciencia. ¿Podría ser usted?

Raúl Acosta. No, yo ya estoy muy cansado.

%d bloggers like this: