Portal informativo de análisis político y social

FALTÓ HONESTIDAD AL CONSEJO DE LA JUDICATURA PARA NOMBRAR JUECES ORALES

FALTÓ HONESTIDAD AL CONSEJO DE LA JUDICATURA PARA NOMBRAR JUECES ORALES

Jul 11, 2015

Etimológicamente hablando, probidad significa honradez, honestidad, integridad y rectitud de comportamiento. Y fue esto justamente lo que hizo falta tomar en cuenta en la designación de los 95 jueces orales en Jalisco, por parte del Consejo de la Judicatura.

Ello en opinión de Guido Adalberto Bugarín Torres, abogado por la Universidad de Guadalajara y maestro en Sociología Jurídica y en Derecho Municipal; es actualmente doctorante por la Universidad de San Pablo Ceu en Madrid, quien aseguró que más de la mitad de los candidatos que aspiraron al cargo de juez oral y participaron en la convocatoria, tienen la capacidad y la probidad para desempeñarse en el cargo, «sin embargo quedaron fuera por falta de un padrino o por no pertenecer a un grupo político que los impulsara».

Bugarín Torres, presidente de la Academia de Derecho Laboral de la División de Estudios Jurídicos de la Universidad de Guadalajara, ha tenido la oportunidad de ir a varios países a difundir, a platicar y a dictar conferencias sobre estos temas, dijo que justamente en países donde ya se practica la oralidad en la impartición de la justicia, como Estados Unidos y Alemania, para convertirse en juez se tiene que pasar por un proceso de votación como si fuera un cargo de elección popular, en el caso del país norteamericano, o bien se tiene que someter al escrutinio y la aprobación de organismos ciudadanos, en el caso del país europeo.

Mientras que en el caso concreto de Jalisco, basta con mostrar un título de abogado, lamentó Guido Adalberto Bugarín Torres, quien imparte también la materia de ética en el CUCSH, concretamente en la licenciatura en Derecho de la Universidad de Guadalajara.

En entrevista para Conciencia Pública, así se expresó el maestro Guido Bugarín sobre el tema:

¿Qué opinión le merecen los requisitos que se plantearon para ser juez oral en Jalisco?

—«Yo creo que efectivamente a la convocatoria que emitió el Consejo de la Judicatura para que se enlistaran y respondieran a la convocatoria abogados con aspiraciones para ser jueces, le hizo falta analizar e ir un poco más a fondo. Yo empezaría señalando que la Constitución nos otorga a todos una garantía constitucional de tener tribunales debidamente establecidos, que nos ofrezcan las garantías en el artículo 17 de la Constitución establece que la impartición de justicia debe ser gratuita, pronta y expedita.

Considero que la convocatoria obedeció más a intereses de orden político, que a intereses de una impartición de justicia proba. Basta ver quienes fueron designados para poder analizar este tipo de circunstancia, yo conozco varios abogados que tienen toda una trayectoria, que han estado preparándose en el trayecto de su vida profesional para poder aspirar y desgraciadamente la ausencia de algún padrino, la ausencia de alguna recomendación los dejó en el camino. Y sin el ánimo tampoco de señalar a quienes ahora ya fueron designados, creo que efectivamente la convocatoria faltó a los principios fundamentales de la Constitución para dar la certeza a los ciudadanos de que recibirán una impartición de justicia, cuando se llegue a necesitar, en términos de ley».

¿Sin probidad en el juez, entonces la justicia puede manipularse?

—«En este juego maquiavélico de poder, ya no es el concepto pues de que yo quiero y aspiro a una justicia real, desde los puntos fundamentales de la ética como lo señalaba Aristóteles, cuando hablaba de aquellos conceptos fundamentales que eran la justicia como la virtud de las virtudes y que hoy en día vemos que realmente esa circunstancia aristotélica y socrática, no está del todo llevada a cabo».

¿Quién puede enmendar esta situación?

—«Yo considero que sí valdría la pena hacer un llamado de atención muy seria a las autoridades y en este caso al Congreso del Estado como órgano garante de la supervisión en los nombramientos del Poder Judicial, y aunque la designación de los jueces no recae en su ámbito de responsabilidad, sí es de su competencia nombrar a los integrantes del Consejo de la Judicatura, que es la instancia de donde salió la convocatoria».

¿Qué deben de revisar concretamente en los integrantes de la Judicatura?

—«La invitación al Legislativo es para que intervenga, es particularmente para que tomen en cuenta esas cuotas de poder que los partidos políticos se distribuyen y sin el ánimo de que sea agresivo mi comentario, es necesario reconocer que hay algunos miembros del Consejo de la Judicatura que dejan mucho qué desear, que llegaron de una forma arbitraria, valga la expresión, camuflados, protegidos y al amparo de grupos políticos en el estado y que no han dejado ver a la sociedad una verdadera aplicación y una exigencia, en este caso al Supremo Tribunal de Justicia de Jalisco. Cómo poder nosotros entender que el Consejo de la Judicatura puede ser ese órgano que pueda revisar y supervisar las acciones del Tribunal, cuando el presidente del Tribunal es al mismo tiempo presidente del Consejo, ahí ya encontramos una mescla de duplicidad de funciones y obviamente no se puede dar realmente el concepto al que constitucionalmente tenemos derecho todos los jaliscienses y en el caso constitucional, todos los mexicanos».

¿Son muchos los aspirantes a juez oral con muestras de probidad que se quedaron al margen en el reparto de las 95 designaciones?

—«Si estamos hablando de ética, por la propia ética no me permitiría mencionarlos, pero sí me atrevo a decir que de todos los que concursaron y participaron en la convocatoria, más del 50% son abogados preparados, probos social, jurídica y socialmente hablando, pero que al carecer de ese manto de protección de los grupos políticos, desgraciadamente se quedaron en el camino. Y lo peor de éste no es que participen y que queden fuera, sino que existe un desaliento en primer término, por querer superarse, y al querer evitar esa superación caemos en un segundo vicio, que es se tome una actitud displicente de para qué estudio, mejor me hago amigo, me incluyo en un grupo político que tenga poder de decisión y al amparo de él es más fácil llegar que a través de la preparación, a través de la ética, a través de la probidad, porque hoy en día desgraciadamente no se mide bajo ese concepto y de ahí que tengamos una impartición de justicia que deja mucho qué desear. Y no lo digo yo, lo dice la propia sociedad jalisciense y basta ver cuántos expedientes hay en todos los juzgados familiares, mercantiles, civiles, penales, y preguntarle a quienes han sido afectados con alguna sentencia, cuál es el concepto y la opinión que tienen de la justicia en Jalisco».

¿Con este tipo de decisiones el nuevo modelo corre riesgo, no hay la certeza de que se cumpla con lo ofrecido en la mejora de la impartición de justicia?

—«Yo iría más a fondo, yo le veo que la funcionalidad, operatividad y eficiencia de este nuevo sistema de justicia oral no se podrá ver reflejada la efectividad del mismo a corto plazo, porque más allá de los procedimientos y las convocatorias que emita el Consejo de la Judicatura y de la participación política tras el manto del Congreso, yo me voy más atrás y lo menciono. Por ejemplo los planes de estudio de las universidades no tienen contemplado dentro de su esquema de programa los juicios orales; la oralidad hoy en día todo mundo la trae, todo mundo la presume, pero no lo vemos. Y basta irnos a las universidades y muchas de ellas ni siquiera tienen infraestructura dentro de ella para poder empezar a practicar, no hay por ejemplo una materia con personal, y cuando hablo de personal me refiero a maestros certificados que hablen de una redacción, no hay maestros certificados para que hablen de la interpretación jurídica, no hay maestros certificados para que hablen de oratoria forense, es decir, son elementos fundamentales para que un estudiante de Derecho pueda ir incursionando en el campo de la oralidad y ya una vez como profesionistas puedan dedicarse y especializarse a este tipo de acciones».

Luego entonces, ¿de dónde sacaron a los 95 nuevos jueces orales?

—«A mí lo que me preocupa es que se emita la convocatoria para designar jueces orales y el requisito sine qua non sólo es: ser abogado. Lo que abre la puerta a que cualquier persona con título legalmente certificado de abogado, pueda concursar, al margen de que tenga o no probidad, autoridad moral, ética personal, que sirva con un filtro y que si no lo apruebas pues que te quedes en el camino, porque aquí no necesitamos hablar sólo de capacidad, también necesitamos hablar, sí, de capacidad, pero necesitamos darle a la sociedad una certeza moral, que hoy en día está muy en tela de juicio los principios y los valores éticos con los cuales se rige esta sociedad, por lo que yo creo que ahí sí tenemos qué hacer un replanteamiento en las universidades para que ellas vayan desde abajo formando, ir creando este espíritu de los jóvenes juristas para que vayan incursionando en el campo de la oralidad y entonces sí, de ser personas capaces, pero dentro de este mismo plan de estudios que vaya la probidad como parte de la ética fundamental que debemos de tener todos los abogados».

Nos podría ilustrar sobre cómo se eligen a los jueces en otros países donde ya hay este tipo de impartición de justicia.

—«En algunos lugares, por ejemplo en Estados Unidos, para ser muy concretos, está muy politizado el concepto porque son sujetos a elección popular algunos cargos de esta naturaleza, e incluso en Europa, particularmente en Alemania para ser juez oral no se necesita simple y sencillamente tener el título, como aquí, se requiere pasar por una serie de filtros de aprobaciones de órganos sociales que validen la probidad de los abogados para que puedan realmente aspirar a concursar en este tipo de convocatorias.

No basta sólo con ser abogado como aquí, no, eres abogado, pero además tienes qué tener el soporte, el respaldo y la aprobación de grupos sociales, donde efectivamente esté a la luz pública tu ética, tu probidad y tu desempeño en tu campo profesional, en tu campo laboral e incluso en tu campo familiar. Aquí estoy viendo funcionarios, jueces, que ya tienen un rechazo social por haber sido partícipes indirectamente de algún tipo de delito y sin embargo ahí están y como veo yo el panorama van a llegar a ejercer el cargo en el tiempo que así lo establezca la convocatoria.

Dijo finalmente el maestro Guido Adalberto Bugarín Torres, al referirse sin mencionar su nombre a Cuauhtémoc Chávez Plazola, designado y luego revertido su nombramiento de juez oral, pero a quien con esta medida se le dejó la puerta abierta para que el aludido recurriera al recurso del amparo, a fin de que se respetara su nombramiento y se le ratificara como juez oral, cargo al que llegó de la mano de la consejera María Carmela Chávez Galindo, pese a que ocultó los delitos de su pasado, como cuando manejando en evidente estado de ebriedad, atropelló y causó la muerte de la jovencita Marisol Casillas Chávez.