Portal informativo de análisis político y social

FRACASA CONGRESO EN LA ELECCIÓN DE NUEVO AUDITOR

FRACASA CONGRESO EN LA ELECCIÓN DE NUEVO AUDITOR

Dic 17, 2016

Luego de no encontrar entre los tres candidatos aprobados las cualidades de responsabilidad, capacidad, independencia y honestidad, el Pleno del Congreso del Estado declaró desierta la convocatoria para definir a quien ocupará la titularidad de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ).

Ninguno de los cinco candidatos que previamente había aprobado el examen de conocimientos y después de la renuncia de dos de los aprobados, lograron el número de votos que marca la ley para ser electo. En consecuencia, nombró por tiempo indefinido a María Teresa Arellano Padilla como encargada de despacho.

Teresa Arellano se desempeñaba como Auditora Especial de Cumplimiento Financiero de la propia ASEJ y hoy tendrá la nueva responsabilidad a partir del próximo 1 de enero de 2017 y hasta que no sea electo el nuevo auditor jalisciense, según el acuerdo legislativo que aprobó la Asamblea, luego de que se agotara el proceso de votación y ninguno de los aspirantes lograra la mayoría calificada para ser electo.

El candidato de la fracción del PMC, Israel García Íñiguez obtuvo 15 y 16 votos en la primera y segunda votación respectivamente. Ulises Rafael Chávez Sánchez 12 votos en ambos turnos y Gustavo Alfredo González Pacheco alcanzó ocho en las dos oportunidades.

Por lo tanto ya que la ley marca como requisito indispensable alcanzar el apoyo de dos terceras partes de los integrantes de la Asamblea, es decir, 26 votos, se declaró agotado el procedimiento y fue entonces cuando la Comisión de Vigilancia del Congreso local aprobó el acuerdo que señala a Arellano Padilla como responsable del órgano fiscalizador, en tanto no se elija a quien sustituirá a Alonso Godoy Pelayo como titular de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco.

 

 

SIN PLAZO OBLIGATORIO PARA ELEGIR AUDITOR

El presidente de la Comisión, diputado Hugo René Ruiz Esparza, declaró que no hay un plazo definido por la ley para lanzar una nueva convocatoria; sin embargo, deberá ser el próximo año. Y como la ley no estipula un plazo preciso, explicó que podría darse después de ser aprobado el Sistema Estatal Anticorrupción, programado para el segundo semestre de 2017, para incluso modificar las normas del proceso de selección del próximo auditor.

Previo a la sesión donde se declaró desierta la designación de nuevo auditor, la Comisión de Vigilancia había aprobado el dictamen que incluía la lista de los tres aspirantes a la titularidad de la ASEJ, ya que dos de los cinco aspirantes que cumplían la totalidad de los requisitos desistieran de continuar el procedimiento, sólo tres continuaron en el proceso.

El diputado Hugo René Ruiz Esparza, presidente de esta comisión legislativa, encargada de llevar el procedimiento de elección, informó a sus compañeros de los documentos que enviaron José Luis Castellanos González y Hugo Alberto Michel Uribe, mediante los que comunicaban su desistimiento de continuar en el concurso de elección.

En la sesión de la Comisión estuvieron presentes integrantes de diversas asociaciones civiles, empresariales y universidades quienes fungieron como observadores del proceso, particularmente en lo referente a la elaboración y aplicación del examen de conocimiento y la comparecencia de los candidatos ante los legisladores.

Juan Arturo Covarrubias Valenzuela e Isabel Sepúlveda, de Coparmex, Augusto Chacón Benavides, de «Jalisco Cómo Vamos»; Cecilia Díaz de la asociación Tómala, Miguel Navarro de la UAG y Carlos Humberto Orozco del ITESO, pidieron a los legisladores que concluyan este procedimiento nombrando a un auditor responsable, capaz, independiente y honesto.

Les recordaron que la función de titular de la ASEJ es una de las más importantes en el Estado y que los diputados tienen el deber de elegir al mejor perfil y sanear las malas prácticas que se han dado en los últimos años. Agregaron que si ninguno de los tres aspirantes tiene la cantidad de votos que marca la ley, los legisladores deben explicar de frente a la sociedad el porqué no se elige a ninguno de ellos.

Al respecto, el diputado Hugo Contreras Zepeda manifestó que este fue un proceso limpio, pulcro y responsable que representó avances significativos en cuanto al mejoramiento del procedimiento mismo. Agradeció la participación de los observadores ciudadanos y dejó manifiesto que el compromiso y la seriedad de los legisladores fue total, sin embargo, ninguno de los perfiles incluidos en el dictamen satisfacía por completo a todas las fracciones parlamentarias.

 

 

 

LA HISTORIA

De los 31 aspirantes a ocupar la titularidad de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco, en un inicio cuatro de ellos aprobaron el examen de conocimientos que aplicó la Comisión de Vigilancia del Poder Legislativo, como parte del proceso de elección y sólo Alfredo Ignacio Meza Barragán no acudió a presentar el examen, por lo que fueron 30 los que se presentaron a la evaluación y de ellos cuatro obtuvieron 80 puntos o más, requisito indispensable para ser considerado elegible, pero posteriormente un aspirante pidió revisión de examen y su calificación fue modificada, lo cual comenzó a empañar el proceso.

Los candidatos que obtuvieron la calificación requerida son: Israel García Íñiguez quien es funcionario de Catastro en el Ayuntamiento de Zapopan y exfuncionario de la misma Auditoría Superior obtuvo 84 puntos; Gustavo Alfredo González Pacheco quien es titular de la Unidad de Nóminas de Recursos Humanos también en Zapopan obtuvo 83; Ulises Rafael Chávez Sánchez, quien es jefe de la Tesorería del Consejo de la Judicatura y exdirector de Presupuesto de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas, obtuvo 80, y de la misma Secretaría pero con el cargo de subsecretario de Finanzas, Hugo Alberto Michel Uribe, obtuvo también 80 puntos; José Luis Castellanos obtuvo una calificación de 7.9, pero su calificación subió al mínimo requerido al realizarse una revisión del examen a petición del interesado.

En la lista de los cinco «elegibles» se encontraba el subsecretario de Finanzas, Hugo Alberto Michel Uribe, quien ostentaba el perfil más completo con licenciaturas en Derecho y Economía por la UdeG, así como un Doctorado en Economía por la Universidad de Barcelona.

Pero a la vez fue el más cuestionado por su cargo en el área que forzosamente tendría que fiscalizar de ser elegido, además de provenir del equipo del gobernador. Por cierto fue el mandatario jalisciense quien públicamente le planteó la necesidad de que declinara en su aspiración.

Apareció también en este quinteto, Gustavo Alfredo González Pacheco, señalado como el candidato del PMC. Tiene una licenciatura en contaduría pública por la UAG y una maestría en finanzas por el Tec Milenio. Es jefe de la Unidad de Recursos Humanos en el Ayuntamiento de Zapopan.

El siguiente en la lista era Israel García, quien ostenta una licenciatura de abogado, maestría en derecho constitucional y amparo, así como doctorado en derecho constitucional, cursados en la Universidad de Guadalajara. Es jefe de Departamento en la Tesorería del Ayuntamiento de Zapopan.

Ulises Rafael Chávez Sánchez es licenciado en contaduría pública por la Universidad de Guadalajara; es jefe de unidad en Tesorería del Consejo de la Judicatura y fue director de Presupuestos en la SEPAF de 2014 a 2016.

 

 

 

CUESTIONAMIENTOS A JOSÉ LUIS CASTELLANOS

Se agregó a la lista de elegibles dos días después, José Luis Castellanos González, quien desde que apareció como aspirante ha sido cuestionado en los medios de comunicación, pues al renunciar a su cargo de presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana en 2008, se otorgó una liquidación cercana a los 9 millones de pesos. De último momento declinó también para no seguir contendiendo por el cargo de auditor.

Sin embargo, todos ellos y algunos otros podrán participar de nueva cuenta, muy probablemente hasta el segundo semestre del 2017 en un nuevo proceso al que se convoque desde el Congreso del Estado y quizá una vez aterrizado en Jalisco la proceso del Sistema Nacional Anticorrupción.

Sin embargo no se deberán de dejar de tomar en cuenta al momento de volver a intentar elegir al auditor, lo estipulado en el Artículo 35-Bis de la Constitución de Jalisco que precisa que el Congreso del Estado se apoya para las tareas de fiscalización, «en la Auditoría Superior, que es un organismo técnico, profesional y especializado, de revisión y examen del Poder Legislativo, dotado con autonomía técnica y de gestión, con personalidad jurídica, patrimonio propio y capacidad de decisión, integrado por personal profesional, seleccionado por oposición, bajo el régimen de servicio profesional de carrera».

Por su parte la Ley de Fiscalización Superior y Auditoría Pública del Estado de Jalisco establece que el titular de la dependencia «deberá recaer preferentemente entre aquellas personas que tengan prestigio profesional, capacidad, honestidad, confiabilidad y experiencia técnica en la materia».

Se concluye de lo anterior, que el auditor superior debe tener garantizada su autonomía para poder desempeñar con eficiencia y eficacia el trabajo que le encomiendan, de vigilar el uso y destino de los recursos públicos.