Portal informativo de análisis político y social

FUNCIONÓ MAQUINARIA PRIISTA EN COLIMA

FUNCIONÓ MAQUINARIA PRIISTA EN COLIMA

Ene 23, 2016

Colima no perdió el color y en una segunda vuelta electoral (elecciones extraordinarias), nuevamente el candidato del PRI se llevó el triunfo, ahora de una manera más clara, pues la diferencia de casi 10 mil sufragios, lo que reconoció el candidato perdedor, José Luis Preciado (PAN), quien señala que «en la democracia se gana y se pierde, creo en la democracia no solamente cuando el voto te favorece».

El secretario de elecciones del PRI nacional y senador por Jalisco, Arturo Zamora, califica el resultado como «una estrategia de contrastes importante, es bastante sólido el trabajo, de inclusión, que nos da bastante experiencia al equipo cercano a él que estamos contentos y satisfechos con el resultado de una contienda que fue muy corta, pero sacamos adelante un triunfo de un candidato que será un magnífico gobernador, esto beneficiará a los estados vecinos como Jalisco y Michoacán».

La jornada electoral del 17 de enero no estuvo exenta de irregularidades. Hubo, como siempre, de todo: guerra sucia, quienes intentaron inhibir el voto, asalto a casillas y un ingrediente extraordinario fueron 100 mil boletas falsificadas que el Partido Movimiento Ciudadano Jalisco movilizaba al estado vecino, a través de su tesorero Luis Arturo López Sahagún, pero que fueron incautadas por la Policía Federal.

Luego de ese resultado, el PRI quedó listo para las 13 elecciones que se vendrán en el año, doce de ellas para gobernador.

«Ninguna elección será fácil, todas son competidas, nosotros estamos preparados para presentar los mejores candidatos, que puedan ser competitivos no solamente en las urnas, sino que al convertirse en gobernadores puedan ser buenos gobernadores, tendremos la visión de que haya candidatos y candidatas muy buenos en el proceso electoral pero que sean mejores como gobernadores, eso es lo que estamos haciendo en el proceso que se avecina, de aquí lo importante de las coaliciones, nosotros en todas las elecciones iremos en coaliciones estratégicas con partidos locales».

Hay quienes aducían el factor Humberto Moreira para la contienda en Colima y no fue así, ¿qué opina del efecto que pudo haber tenido?

«No nos impactó, no fue así, no tuvimos un efecto que se sintiera en el proceso que concluyó, sin duda alguna nosotros también debemos decir claramente que cada persona debe responder por sus actos ante las decisiones de la autoridad, en ese sentido estaremos a la espera de lo que digan las autoridades».

—¿Colima fue un laboratorio para lo que viene?

—Era un reto muy importante, primero porque era la elección donde se estrenaba Beltrones como presidente del PRI, segundo porque teníamos qué demostrar que somos capaces de estar en las circunstancias actuales ante la modernidad con el uso de tecnologías de cara a los procesos electorales, dejamos una serie de prácticas que quedaron en el siglo pasado en el ámbito de procesos electorales al interior de los partidos, en ese sentido este especie de ejercicio de laboratorio fue benéfico porque nos va a permitir estar mejor preparados en las próximas contiendas».

 

Antecedentes

Las elecciones en Colima fueron extraordinarias debido a que en junio de 2015 se realizó el proceso que posteriormente fue anulado por el Tribunal Electoral.

Tras las elecciones en donde el candidato del PRI, José Ignacio Peralta Sánchez ganara la gubernatura de Colima por sólo 503 votos, se dieron a conocer videograbaciones en donde aparecía el secretario de Desarrollo Social del Estado, Rigoberto Salazar Velasco, ordenando apoyos a favor de su partido y eso fue suficiente para que cuatro de seis magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación consideraran que los elementos eran suficientes para dudar del proceso.

Por ello decidieron anular las elecciones y solicitar un proceso extraordinario que se realizó el domingo 17 de enero, en donde figuraron como los candidatos más fuertes el panista Jorge Luis Preciado y el priista José Ignacio Peralta, quienes polarizaron el proceso electoral, al hacer sistemáticos señalamientos contra el oponente que a la postre pesaron más entre quienes veían en el albiazul un posible gobernador.

La elección extraordinaria fue preparada con una lista nominal de 488,861 electores y al final de la jornada se determinó una participación del 56.19%. La mañana del domingo de las elecciones, el Consejo Local Ejecutivo del INE en Colima reportó la instalación de las 905 casillas y diversos incidentes a lo largo de la jornada, pero finalmente informó que el conteo de sufragios en las casillas se realizó sin mayores contratiempos.

Sin embargo, uno de los incidentes más graves de la jornada fue la denuncia hecha por el representante del PRI, Adrián Menchaca, quien indicó que un coordinador de zona de su partido, Ulises David Márquez, resultó con lesiones de arma de fuego debido a que fue atacado en la colonia Villa de Alba, en el municipio de Villa de Álvarez, de lo que solamente se dio cuenta como un hecho ocurrido en la ciudad, porque dijeron no podía ser vinculado al proceso al no suscitarse en instalaciones electorales.

Concluida la jornada electoral y cuando ya las encuestas de salida perfilaban al ganador del PRI, la guerra en redes sociales inició en dos rutas, una que trataba de desacreditar el triunfo del opositor y otra que buscaba convencer que había ganado ampliamente y sin duda alguna.

Incluso el dirigente del Partido Revolucionario Institucional, Manlio Fabio Beltrones, puso en su cuenta de twitter: «Colima eligió y lo hizo con Responsabilidad. Gracias por confiar en nuestro partido y en @nachoperaltacol ¡Ganamos!».

Las cifras finales de la elección marcan una diferencia contundente:

PAN: 111,557, mientras que la coalición que integraban PRI, PVEM, PT y PNA, 121,551 sufragios. La elección no podía ganarla solo el partido tricolor, sin la suma de otros institutos políticos, hubiera perdido el proceso, pues tuvo poco menos de los 92 mil sufragios.

 

Boletas falsificadas

Un hecho que pretendía ensuciar las elecciones de Colima fue la falsificación de boletas. Se habló de 100 mil documentos que fueron encontrados en un auto propiedad del tesorero del Partido Movimiento Ciudadano de Jalisco, Luis Arturo López Sahagún.

La noche previa a las elecciones, elementos de la Policía Federal detectaron un automóvil con material apócrifo en Ciudad Guzmán, municipio de Zapotlán el Grande, Jalisco. Es un Hyundai 2016, color gris, con placas de circulación JMM2052, identificado por el Partido Acción Nacional, el que en su página de Facebook, dio cuenta del hecho.

Ahí mismo, el partido blanquiazul, que denunciaba se habían encontrado 14 cajas con el material electoral que sumaban 100 mil boletas marcadas a favor del PRI, hacía un

«llamado enérgico a las autoridades correspondientes a actuar en consecuencia y a garantizar una contienda democrática y limpia en Colima».

Al encontrar boletas marcadas a favor del candidato del PRI por Colima y que éstas vinieran del Partido Movimiento Ciudadano Jalisco, se determinó que se trata de una estrategia encaminada a ensuciar el proceso electoral. No querían hacer ganar al priista, querían desacreditarlo y mantener sus acusaciones en contra del priismo que le han permitido una gran simpatía en suelo jalisciense.

Luis Arturo López Sahagún, tesorero del Partido Movimiento Ciudadano en Jalisco, es el dueño del carro y no ha dado la cara, como tampoco la ha dado nadie de ese partido, una situación que se vuelve común.

 

El relevo en el PRI estatal

El senador por Jalisco habla también sobre el relevo que se viene en la dirigencia estatal del PRI, donde asegura que «es importante que tengamos un presidente de partido porque habrá que reorganizar muchas cosas, generar condiciones de inclusión que permitan la participación de muchas personas que tienen un gran interés y deseo de proyectarse, es oportuno, es buena decisión del actual presidente porque es importante que atienda de tiempo completo su gran responsabilidad que tiene como coordinador de diputados en el Congreso local, el planteamiento es que estaré colaborando con mi partido y con la militancia de Jalisco para todo lo que sea para bien de nuestro partido y de los proyectos futuros. Debo decir que en lo personal me honraría presidir mi partido a nivel estatal, pero en este momento tengo una responsabilidad de carácter nacional».

Está en las ligas mayores, ¿sería bajar a segunda división?

«No, de ninguna manera, sería estar en la primerísima división, pero en este momento hay que jugar en el rol que nos corresponde ante la gran confianza que nos tienen en el contexto nacional. En Jalisco mi única aspiración es que le vaya bien al actual Gobierno del Estado, que les vaya bien a todos los funcionarios públicos y que le vaya muy bien a mi partido, esa es mi principal aspiración», puntualizó.