Portal informativo de análisis político y social

Homenaje a Guillermo Martínez mora: “Memo siempre fue un guerrero”, dijo Pablo Lemus

Homenaje a Guillermo Martínez mora: “Memo siempre fue un guerrero”, dijo Pablo Lemus

Sep 24, 2017

Por Diego Morales //

Apenas al ingresar al salón del cabildo se ve su fotografía, grande, sonriente, debajo de ella flores blancas y sus cenizas presentes. Hay sesión solemne en Zapopan, pero ahora lo más importante es recordar a un buen hombre, padre, esposo, amigo, empresario y político jalisciense que ha dejado un gran legado de quienes lo conocían.

Es un homenaje al hombre que hasta el último día de su vida realizó su labor cabalmente, lleno de nostalgia, es el que se vivió en el pleno de Zapopan para darle el último adiós a uno de sus integrantes, el Regidor del Partido Acción Nacional (PAN), Guillermo Martínez Mora, fallecido el pasado 12 de septiembre.

Con la presencia de cada una de las bancadas del ayuntamiento, familiares, colaboradores y amigos, recordaron a Don Memo, como se le conocía, político y empresario con amplia trayectoria, pues fue Presidente de la Coparmex Jalisco; dos veces regidor en el municipio, diputado local, Secretario de Educación, Administración y Promoción Económica en el Estado de Jalisco.

PROFESIONAL HASTA EL ÚLTIMO DÍA

Para el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, el eje que movía su relación con Don Guillermo Martínez Mora no era profesional, sino de amistad. Así lo recordó, desde que se conocieron en Coparmex aproximadamente hace 25 años, hasta los últimos días en el cabildo, donde siempre aseguró que si le iba bien a Lemus, le iría bien a Zapopan.

 “Memo siempre era un guerrero, aun con la enfermedad me prometió estar en la toma de protesta. Ese compromiso no se podría cumplir no porque no quisiera, sino porque sus condiciones de salud no lo permitían; llegó a la toma de protesta, cabal como siempre. Todos nos maravillamos con su presencia, estoico lo que hacía Memo, en el cumplimiento del deber”.

Emocionado, Lemus expuso a los presentes el buen ambiente que impregnaba Martínez Mora en el ayuntamiento, donde para facilitarle el acceso reparó la rampa de entrada y todas las banquetas alrededor del recinto.

“Siempre nos tomábamos un café, nos invitaba un agua fresca, salían temas de todo tipo, Memo nos podía hablar de sus experiencias como empresario, sus amigos, sus experiencias políticas, su amor por el futbol americano, pero sobre todo siempre venía el consejo del amigo. En las últimas semanas quería aprovechar al Memo amigo, platicar con él anécdotas de vida, llevarme por siempre los sanos consejos que me daba. Hasta el último momento estuvo pendiente de todas sus actividades profesionales”.

Subrayó: “Nos hará mucha falta, como político, como compañero, pero sobre todo nos hará falta como amigo. La vez pasada que caminábamos todos por los pasillos, nos acercábamos a la silla de Don Memo y se sentía una energía increíble, que a nosotros nos llenaba de tristeza al no verlo  físicamente, pero había algo que todos percibíamos, el cariño que siempre nos brindó. Recordé su lugar, me tranquilicé, aseguro que Memo está presente, no solo con sus restos, nos escucha, nos acompaña, estoy seguro que Memo será un ángel para todos nosotros, lo queremos y lo recordamos”.

PROPONEN CALLE EN SU NOMBRE

Para reconocer su trayectoria política y al gran ser humano, la regidora Erika Félix, compañera de fracción de Guillermo Martínez Mora, propuso que una calle del municipio lleve el nombre del político panista.

“Honremos a nuestro compañero, amigo, pero sobre todo la gran trayectoria que desempeñó en cada una de sus encomiendas en la vida, dejando un gran legado en el estado. Es por eso que invito a honrar  y trascender el nombre de don Guillermo y que mejor manera que esta ciudad, su municipio, tenga en una de sus calles el nombre de Luis Guillermo Martínez Mora, para de esta manera enaltecer su trayectoria y destacar a un gran zapopano”.

MAESTRO Y AMIGO

Por su parte, con la voz entrecortada y visiblemente emocionado, el regidor del Partido Revolucionario Institucional, Salvador Rizo Castelo, le dedicó unas palabras a Don Guillermo, a quien reconoció como su maestro y sobre todo, su amigo.

“Don Memo un hombre exitoso, como padre, hermano, esposo, empresario, político, servidor público, filántropo y como hijo de dios. Él hablaba como aquél maestro que quería compartir experiencias con su pupilo y otras veces para interceder por otros de sus amigos”.

Remata: “Que descanse en paz, Don Guillermo”.

Para cerrar con el emotivo homenaje, el alcalde Pablo Lemus entregó un reconocimiento a los hijos, esposa y hermano de Don Guillermo Martínez Mora, y en agradecimiento en nombre de la familia, Eduardo Martínez Mora dirigió unas palabras a los presentes.

Apenas al ingresar al salón del cabildo se ve su fotografía, grande, sonriente, debajo de ella flores blancas y sus cenizas presentes. Hay sesión solemne en Zapopan, pero ahora lo más importante es recordar a un buen hombre, padre, esposo, amigo, empresario y político jalisciense que ha dejado un gran legado de quienes lo conocían.

Es un homenaje al hombre que hasta el último día de su vida realizó su labor cabalmente, lleno de nostalgia, es el que se vivió en el pleno de Zapopan para darle el último adiós a uno de sus integrantes, el Regidor del Partido Acción Nacional (PAN), Guillermo Martínez Mora, fallecido el pasado 12 de septiembre.

Con la presencia de cada una de las bancadas del ayuntamiento, familiares, colaboradores y amigos, recordaron a Don Memo, como se le conocía, político y empresario con amplia trayectoria, pues fue Presidente de la Coparmex Jalisco; dos veces regidor en el municipio, diputado local, Secretario de Educación, Administración y Promoción Económica en el Estado de Jalisco.

PROFESIONAL HASTA EL ÚLTIMO DÍA

Para el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus, el eje que movía su relación con Don Guillermo Martínez Mora no era profesional, sino de amistad. Así lo recordó, desde que se conocieron en Coparmex aproximadamente hace 25 años, hasta los últimos días en el cabildo, donde siempre aseguró que si le iba bien a Lemus, le iría bien a Zapopan.

 “Memo siempre era un guerrero, aun con la enfermedad me prometió estar en la toma de protesta. Ese compromiso no se podría cumplir no porque no quisiera, sino porque sus condiciones de salud no lo permitían; llegó a la toma de protesta, cabal como siempre. Todos nos maravillamos con su presencia, estoico lo que hacía Memo, en el cumplimiento del deber”.

Emocionado, Lemus expuso a los presentes el buen ambiente que impregnaba Martínez Mora en el ayuntamiento, donde para facilitarle el acceso reparó la rampa de entrada y todas las banquetas alrededor del recinto.

“Siempre nos tomábamos un café, nos invitaba un agua fresca, salían temas de todo tipo, Memo nos podía hablar de sus experiencias como empresario, sus amigos, sus experiencias políticas, su amor por el futbol americano, pero sobre todo siempre venía el consejo del amigo. En las últimas semanas quería aprovechar al Memo amigo, platicar con él anécdotas de vida, llevarme por siempre los sanos consejos que me daba. Hasta el último momento estuvo pendiente de todas sus actividades profesionales”.

Subrayó: “Nos hará mucha falta, como político, como compañero, pero sobre todo nos hará falta como amigo. La vez pasada que caminábamos todos por los pasillos, nos acercábamos a la silla de Don Memo y se sentía una energía increíble, que a nosotros nos llenaba de tristeza al no verlo  físicamente, pero había algo que todos percibíamos, el cariño que siempre nos brindó. Recordé su lugar, me tranquilicé, aseguro que Memo está presente, no solo con sus restos, nos escucha, nos acompaña, estoy seguro que Memo será un ángel para todos nosotros, lo queremos y lo recordamos”.

PROPONEN CALLE EN SU NOMBRE

Para reconocer su trayectoria política y al gran ser humano, la regidora Erika Félix, compañera de fracción de Guillermo Martínez Mora, propuso que una calle del municipio lleve el nombre del político panista.

“Honremos a nuestro compañero, amigo, pero sobre todo la gran trayectoria que desempeñó en cada una de sus encomiendas en la vida, dejando un gran legado en el estado. Es por eso que invito a honrar  y trascender el nombre de don Guillermo y que mejor manera que esta ciudad, su municipio, tenga en una de sus calles el nombre de Luis Guillermo Martínez Mora, para de esta manera enaltecer su trayectoria y destacar a un gran zapopano”.

MAESTRO Y AMIGO

Por su parte, con la voz entrecortada y visiblemente emocionado, el regidor del Partido Revolucionario Institucional, Salvador Rizo Castelo, le dedicó unas palabras a Don Guillermo, a quien reconoció como su maestro y sobre todo, su amigo.

“Don Memo un hombre exitoso, como padre, hermano, esposo, empresario, político, servidor público, filántropo y como hijo de dios. Él hablaba como aquél maestro que quería compartir experiencias con su pupilo y otras veces para interceder por otros de sus amigos”.

Remata: “Que descanse en paz, Don Guillermo”.

Para cerrar con el emotivo homenaje, el alcalde Pablo Lemus entregó un reconocimiento a los hijos, esposa y hermano de Don Guillermo Martínez Mora, y en agradecimiento en nombre de la familia, Eduardo Martínez Mora dirigió unas palabras a los presentes.

%d bloggers like this: