Portal informativo de análisis político y social

Inicia la era de López Obrador: Ofrece un cambio de régimen mas que un cambio de gobierno

Inicia la era de López Obrador: Ofrece un cambio de régimen mas que un cambio de gobierno

Dic 6, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Raúl Cantú //

Como hace 18 años con el triunfo de Vicente Fox y la derrota del régimen del PRI, una nueva esperanza de cambio verdadero ha surgido en el país con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República.

El político tabasqueño que por tres ocasiones buscó la Presidencia de México y al que no pocos consideraban liquidado ha asumido la Presidencia de México y promete cambios de fondo, que de cumplirlos, el país podría vivir su renacimiento.

¿Es López Obrador una esperanza para México? ¿Es el salvador que viene a rescatar a los millones de pobres que el modelo neoliberal ha producido en las últimas tres décadas?

¿Es adecuada su estrategia de que no va a desgastarse persiguiendo a los corruptos del pasado y que de ahora en adelante el que la hace la paga, al legislarse para que la corrupción se convierta en delito grave?

¿Es adecuado el militarizar la seguridad pública al utilizar al Ejército en estas labores que tradicionalmente y de acuerdo a la Constitución ha sido una tarea de los civiles?

Ofrece un cambio de régimen, más que un cambio de gobierno, que permitiría un mayor grado de bienestar y un estado diferente al que se vive actualmente en México, donde la violencia y lo grupos criminales rebasan a las instituciones del Estado.

CONTRA EL MODELO NEOLIBERAL

El sábado primero de diciembre el nuevo Presidente de México publicó un artículo en la revista de las izquierdas Jacobin en la que presenta una severa crítica al modelo neoliberal por el daño que ha causado a México.

El modelo –acusa- está diseñado a favor de una pequeña minoría de corruptos y criminales de cuello blanco. El modelo no busca satisfacer las necesidades del pueblo, o satisfacer las necesidades del pueblo, o evitar la violencia y el conflicto, tampoco la apertura y transparencia del gobierno”.

Cita un estudio del economista Gerardo Esquivel, nominado como subgobernador del Banxico, López Obrador afirma que el 10% de los mexicanos controlan el 64.4% de la renta nacional, y el 1% posee el 21% de la riqueza del país.

Cuando Carlos Salinas fue impuesto como presidente de México gracias a un fraude electoral, sólo había una familia mexicana en la lista de los más ricos del mundo de la revista Forbes: la familia Garza Sada, con 2 millones a su nombre”, apunta.

Al término del mandato de Salinas, 24 mexicanos estaban en la lista, que poseían un total de 44.1 billones de dólares. Casi todo esto lo ganaron de las compañías, minerías, y bancos que pertenecen al pueblo de México”, escribe en la revista Jacobin.

Según dice, en 1998 México estaba en la posición 26 de la lista de países con más billonarios. En 1994, subió a la posición 4.

Está claro que la privatización no es la panacea que sus defensores nos hicieron creer. Si lo fuera, los beneficios ya se hubieran hecho visibles”, dice.

AMLO considera que no se puede acabar con la corrupción a través del mismo modelo neoliberal político y económico que ha fracasado.

PELIGROSO APOSTARLE AL FRACASO DEL NUEVO GOBIERNO

El politólogo Jorge Zepeda Patterson, director general del portal sin embargo.mx, advierte en un artículo que publicó en su portal sobre la aguda problemática social que vive el país con las tensiones y explosiones que esta situación de marginalidad generan y que son una bomba de tiempo para la propia estabilidad del país.

Alerta que un fracaso del nuevo gobierno, sería altamente peligroso, por lo que podría traer consigo como consecuencia. Con su aguda inteligencia, Jorge Zepeda Petterson, señala de la misma forma los inconvenientes que enfrenta el nuevo Presidente de México, ya que si bien es cierto “no se puede gobernar en contra de los mercados, tampoco se podrán operar cambios si se es rehén de ellos.

Nos espera un largo proceso de ensayo y error, de raspones y sobaduras, de claros y oscuros”.

Hoy se abre una nueva oportunidad y tendríamos que estar conscientes de los terribles escenarios que subyacen si esta alternativa fracasa. Los sectores medios en las grandes ciudades, los que leen este periódico, pueden no estar conscientes pero el país se está desmoronando desde abajo”.

Hay una presión creciente del México profundo, de los millones que trabajan en la economía informal (son ya la mayoría), de las comunidades que comienzan a tomarse la ley por propia mano, de las víctimas del crimen organizado que sigue tragándose espacios geográficos y sociales”.

Debemos entender que si no somos capaces de generar una oportunidad para atender ese profundo reclamo de manera pacífica y en medio de la estabilidad, se abrirían las compuertas del infierno. Solo una opción autoritaria y antidemocrática será capaz de contener la exasperación de las mayorías”.

Con sus virtudes y defectos, la opción que plantea López Obrador podría ser la última oportunidad para resolver esta fractura entre los dos Méxicos”.

Pintar de chavista al nuevo régimen de una vez y para siempre porque se ha invitado a la toma de posesión a Maduro, como al resto de los mandatarios latinoamericanos, simple y sencillamente son ganas de perjudicar, cuando en la misma ceremonia se ha agradecido la presencia de la hija de Trump”.

LOS TEMAS CONTROVERSIALES

Dos temas que han polarizado los refiere Zepeda Patterson, como son la guardia civil conformada por militares y la política del perdón para los corruptos del pasado. No obstante, pide el politólogo mexicano que antes de usarlos como pretexto para emitir un veredicto flamígero y definitivo anticipa el inminente fracaso del régimen, habría que escuchar las razones realistas y los matices esbozados para paliar los inconvenientes”.

LA DESCALIFICACIÓN DE CASTAÑEDA

Ave de tempestades ha sido el politólogo Jorge G. Castañeda, quien desde hace muchos años se ha dedicado a criticar a Andrés Manuel López Obrador. Fue el vocero del candidato presidencial perdedor de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.

Escribe Castañeda que el discurso de López Obrador en su toma de posesión “reproduce casi con exactitud el espíritu y la letra de su libro La salida, publicado a principios del 2017. El análisis, el diagnóstico, la historia, las propuestas, su justificación, son idénticos a lo dicho el sábado en su toma de protesta”.

Algo le reconoce el ex canciller durante el gobierno del Presidente Vicente Fox a López Obrador: “Algunos celebrarán la congruencia argumentativa, la continuidad programática, la fidelidad a las tesis. Parte hay de cierto en esto: AMLO dice lo que hace y hace lo que dice. A la pregunta de ¿qué va a hacer?, la mejor respuesta siempre ha sido: lo que dijo. Pero existen motivos para preocuparse de tal perseverancia conceptual”.

Significa en el fondo que nada de lo que vivió López Obrador durante estos dos años le hizo cambiar de opinión, salvo la militarización de la policía a través de la Guardia Nacional. Un año y medio de campaña, con innumerables entrevistas, encuentros, debates con candidatos o con columnistas, corresponsales, empresarios, visitantes extranjeros, no bastaron para modificar sus puntos de vista. Cinco meses como presidente electo, de estudio, discusión, negociación y una perspectiva única en México, resultaron insuficientes para rectificar errores obvios, descartar propuestas aberrantes o abrazar nuevas ideas. Lo que ha sucedido en México y en el mundo en estos dos años, tampoco.

En pocas palabras, o bien Andrés Manuel se siente tan convencido de todo lo que escribió en 2017, como hoy, casi al comenzar 2019, o bien nada de lo vivido este tiempo le sirvió para aprender algo que a su entender valiera la pena. Después de la derrota definitiva de Napoleón y la restauración de la monarquía francesa en 1815, se atribuyó a Luis XVIII la frase memorable, probablemente de Talleyrand: “Rien appris, rien oublié”. Nada aprendido, nada olvidado”.

LE CRITICAN LA AMINISTÍA A LOS CORRUPTOS

Un periodista siempre controvertido es el regiomontano Federico Arreola, director de la agencia SDP Noticias, a propósito de la asunción a la Presidencia de la República de López Obrador, escribió sobre los que llama “los siete pecados capitales del neopopulismo”.

Federico Arreola, creador del portal “El Sendero del Peje”, indica que si bien en su discurso “los deseos son buenos, nadie lo duda, pero el diagnóstico agorero en términos económicos fue falto de información sobre la abrumadora violencia sufrida por el país y todos nuestros muertos.

Recuerda el director de SDP Noticias que el camino al infierno está pavimentado por buenos deseos.

El periodista en la frase de López Obrador “se acabará con la corrupción”, recuerda que la impunidad alcanza el 99% de los delitos cometidos, mientras que la corrupción ahorca al crecimiento, teniendo un costo anual de aproximado de 500 mil millones de pesos.

Andrés Manuel señaló de manera correcta el cáncer, sin embargo declaró que dará punto final a la época en que un gobierno entrante perseguía a ex funcionarios que presuntamente habían cometido actos de corrupción. Dio sui razones de por qué seguir adelante, sin juzgar a nadie, pero con ello plantea una especia de amnistía a la corrupción”.

Al evocar “la frase de nuestros liberales del siglo XIX, al margen de la ley nada y por encima de la ley nadie”, debería fortalecer el Estado de derecho y a las instituciones que ayudan a disminuir la corrupción como son: el SNA, la ASF, el INAI. Solo si la corrupción es combatida de forma frontal, con la ley y las instituciones, las capacidades del Estado, más allá de la persona detentando la silla presidencial, se podrá disminuir o desaparecer este mal tan terrible. 

Por cierto, en el artículo 109 constitucional se habla de los castigos administrativas y penales por actos de corrupción, mientras que en el Código Penal Federal (título X) se tienen tipificados algunos actos de corrupción. Esto es, esa práctica ya es considerada un delito.. Lo que sí se necesitaría es poner “corrupción” junto a “del pago y recibo indebido”. Como dice el dicho: “se necesitan dos para bailar un tango…”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *