Portal informativo de análisis político y social

Inmejorables condiciones para AMLO en 2018

Inmejorables condiciones para AMLO en 2018

Nov 5, 2016

Los escándalos por actos de corrupción de los gobernadores salientes del PRI y del PAN, benefician de manera directa a Andrés Manuel López Obrador que ha enarbolado no de hoy, sino de siempre la bandera de la lucha contra la corrupción; el clima de violencia excesiva que se vive en casi todos los rincones del país, benefician políticamente a López Obrador; las constantes devaluaciones del peso con relación al dólar y los recortes presupuestales en el gasto público, hacen evidente el fracaso de la política económica del actual gobierno y con ello beneficia el proyecto lopezobradorista.

La caída drástica en la credibilidad del presidente Peña Nieto, impacta de manera inversa en crecimiento de las preferencias al proyecto de izquierda que se ha tejido desde Tabasco; la crispación social que han ocasionado temas de injusticia como los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y los crímenes cometidos por el Ejército que le han merecido llamadas de atención para México de parte de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, han terminado por acercar más a las clases desprotegidas y las víctimas de la violencia, al dos veces candidato presidencial; los escasos resultados que han arrojado para el país las reformas estructurales, concretamente en temas de educación, energía, laboral y fiscal, provocan el desencanto de la población con el gobierno que mayoritariamente eligieron en el 2012.

Estos y otros elementos adicionales como las divisiones internas en el PAN, de las cuales habló el doctor en Comunicación Política, Guillermo Velasco Barrera, en entrevista para los lectores del semanario Conciencia Pública, crean unas condiciones inmejorables para que Andrés Manuel López Obrador pudiera triunfar en el proceso electoral del 2018, en lo que sería su tercera oportunidad… y la tercera podría ser la vencida.

«Pero… por supuesto no todo está dicho. Mucho habrá de ocurrir en el tiempo que falta para llegar a la elección presidencial y es necesario esperar para conocer las estrategias que habrán de utilizar los actores, líderes y dirigentes de los partidos políticos, así como los candidatos independientes, para transformar esta tendencia en la intención del voto que hoy beneficia con mucho al aspirante de Morena, Andrés Manuel López Obrador».

«Falta ver que el PAN se ponga de acuerdo y logre la unidad para enfrentar como una opción seria, la elección del 2018 y es necesario ver si el PAN logra una alianza con el PRD a nivel nacional, tal como lo ha hecho con resultados muy positivos en elecciones estatales».

«Falta ver qué resultados obtiene el PRI en la elección del 2017 en el Estado de México, porque de ello dependerá en mucho el ánimo con el que lleguen al 2018; pero además falta ver cuál es el candidato que postula el PRI para enfrentar al lopezobradorismo; es necesario esperar para ver si el clima de crisis y violencia no provocan un alto índice de abstencionismo y será necesario también ver si funciona la estrategia de pulverizar el voto, con candidatos con cara de independientes como la mujer indígena que postulará el EZLN».

«Y si todo esto falla, falta ver si el PRI y el PAN no recurren de nuevo como en el 2006 a realizar una alianza de facto (no en las boletas electorales), para derrotar al enemigo común, en un nuevo acuerdo de alternancia en la Presidencia, como fue el triunfo de Felipe Calderón y 6 años después la aplastante derrota de Josefina Vázquez Mota».

En estos términos fue la entrevista con el académico de la Universidad Panamericana y exdirector de Comunicación Social del Ayuntamiento de Puebla, así como exdirector General de Relaciones Públicas y vocero de la Sra. Martha Sahagún, Guillermo Velasco Barrera.

 

A lópez Obrador lo favorece escenario actual

—Corrupción, inseguridad, violencia, crimen, ¿quién gana electoralmente con este tipo de temas que están dominando el escenario?

Yo creo que tiene varias lecturas, yo primero diría que la corrupción y la violencia excesiva, que sin duda es una realidad, contribuye en primer lugar a un descrédito generalizado hacia la política y una desconfianza que cada vez lamentablemente se va incrementando hacia las instituciones en su conjunto y desde luego este puede ser un factor de desaliento en la gente para participar en un proceso electoral, pero también se puede dar el caso de que la gente pueda optar por otras alternativas políticas. Sin embargo lo que podría presumir esta situación como una salida ideal para la vía independiente, tampoco se da porque como se vio en la elección anterior, no se mostró que hubiera una abrumadora elección de candidatos ajenos a los partidos políticos, lo que parece indicar que la gente a pesar de todo buscaría otras alternativas en la propia lógica de los partidos políticos, o bien la abstención como otra vía.

—¿Quién se puede beneficiar con esta situación?

—A mí me parece que quien a pesar de todo puede fortalecerse en este escenario es Andrés Manuel López Obrador, porque la bandera contra la corrupción le ha funcionado, porque tanto en el PRI como en el PAN ha habido escándalos importantes, quizá no equiparables en sus magnitudes pero como que ha sido el eje fuerte de los señalamientos, como ya lo dijo la Auditoría Superior de la Federación el caso «Duarte» es un caso sin precedentes y la única posibilidad es que el PRI crucifique con toda fuerza a Duarte queriendo hacer un deslinde del tema de la corrupción, aunque esa apuesta puede no resultarles creíble. En tanto que en el PAN se da el fenómeno de señalamientos en contra del líder Ricardo Anaya, que es un claro aspirante a la candidatura presidencial, aunque no lo ha manifestado, pero finalmente me parece que todo este conflicto le sirve, a López Obrador que ha sido el menos vulnerable a los señalamientos de corrupción en su contra y podría erigirse como la opción y la tercera vía después de un PRI muy señalado por la corrupción y un PAN también por el estilo.

—¿Es este el mejor escenario que ha tenido López Obrador en las tres candidaturas presidenciales a las que llegará en el 2018?

—Es cierto que puede haber mejores condiciones, aunque la elección del 2012 fue para la izquierda una elección histórica y en la que ha obtenido la mayor cantidad de votos, hay realidades muy complicadas que le podrían ayudar, pero el factor determinante desde mi punto de vista estará en dos escenarios: 1.- Si se logra consolidar una gran alianza en la izquierda, que aunque hoy hay quien es muy escéptico en el tema, en el pragmatismo político eso no es descartable y 2.- Cómo capitalice AMLO la crispación social que hay en el país y su cercanía con movimientos sociales como el de la CNTE y el de Ayotzinapa.

 

La candidata del EZLN

—¿Es López Obrador para el PRI y el PAN de nueva cuenta el enemigo a vencer?

Desde luego, tú ves las declaraciones de Ochoa y de Anaya, en ambos casos en los señalamientos de corrupción y de no irse por la puerta falsa tienen dedicatoria para López Obrador, ahora a mí me llama mucho la atención porque en todo caso, ellos estarían tejiendo justamente la estrategia de dividir al voto que se opone fundamentalmente al PRI. A mí me llama mucho la atención cómo emerge la posible candidata independiente indígena del EZLN, esa puede ser una estrategia del PRI porque realmente el EZLN nunca pacto con López Obrador y fue el primero que reaccionó muy crítico respecto a esta posible candidata, porque sabe lo que significa lo que sería una candidata mujer y además indígena, sin posibilidades reales de triunfo, pero sí de tener un caudal de votos muy importante y además de captar el simbolismo de lo que es el voto de los miserables, los pobres, de los más necesitados, ámbito en el que AMLO ha pretendido erigirse en esa causa social de los desvalidos. Es decir, esa puede llegar a ser una jugada magistral de dividir el voto opositor. Otro tema es qué pasaría con «El Bronco» que también significaría competencia para López Obrador y otros en el radar político en aras a restarle votos a una opción con muchas posibilidades de triunfo. Esta estrategia la estará utilizando el PRI a raíz del debilitamiento tricolor, comenzando por la falta de credibilidad en el propio Peña Nieto, que querámoslo o no, tiene un impacto muy negativo para todo su partido.

 

Al PRI no se le puede descartar

—¿Pero no se puede dar por muerto al PRI?

—Desde luego que no y un termómetro fundamental será la elección en el 2017 en el Estado de México, es la jugada más importante del presidente Peña Nieto y a ella le apuesta, de hecho es la prioridad en la estrategia política, porque además de la importancia que tiene por distritos y por el padrón electoral, el simbolismo de esa victoria o esa derrota puede ser determinante de lo que ocurriría en el 2018 en la elección presidencial. Es un partido con estructura, pero su escenario es muy complicado ante señalamientos de corrupción, ante un PRI dividido y evidenciado en las iniciativas del presidente Peña Nieto, ante las propuestas de precandidaturas como la de Osorio Chong, que es el mejor posicionado, pero a la vez el más cuestionado por sus resultados. En fin, yo sí veo varios elementos desfavorables, pero muerto no está.

 

Factible alianza PRI-PAN

—¿Sólo con una alianza triunfaría el PRI?

—Exacto, en el pragmatismo del PRI, sin el enemigo a vencer es López Obrador, desde luego no es descartable, quizá no explícita sino tácitamente, una alianza importante del PRI y el PAN, no lo digo como una fórmula en la boleta, pero efectivamente si hay un enemigo común que es López Obrador, un PRI que ve que no tiene posibilidad alguna, podría allanar el camino a eventualmente preferir la victoria de un candidato del PAN, con quien podría tener mejores condiciones en el futuro, en la lógica de cómo ven ellos las cosas.

—¿Tal como ocurrió en el 2006 con el apoyo tricolor de facto a Felipe Calderón?

—Exactamente, a final de cuentas se trató de un pacto de regreso, como lo hubo en el 2006 un pacto Calderón-Peña para cerrarle el paso a López Obrador, en donde seis años después el propio Calderón termina por hundir a la candidata de su partido (PAN) Josefina Vázquez Mota. Me parece que esa lógica ahora de vuelta tampoco sería descartable si efectivamente a pesar del voto dividido y demás acciones se mantuviera en las preferencias López Obrador.

 

La posición del capital

—¿El capital, los hombres ricos del país, qué participación cree usted que tendrían?

—A mí me parece que hoy muchos estarían atemorizados de nuevo con la posibilidad de que llegue López Obrador, pero la realidad de las cosas que ante muchos que han quedado fuera de las grandes licitaciones, de los jugosos contratos y de los grandes negocios vinculados al gobierno de Peña Nieto, me parece que inclusive nos podríamos llegar a sorprender de personas apostándole en la vertiente empresarial, también a un cambio radical que pudiera variar las cosas. Creo que los grandes capitales estarían calculando y midiendo un poco las posibilidades reales de López Obrador, porque si el tema despunta me parece que habría acercamientos con tiempo y las posiciones tan polarizadas tendrían que irse atenuando con puentes de entendimiento, porque los que veían como peligroso ese escenario, hoy lo tienen que ver como posible, aunque discrepen.

 

Meade, la carta interesante del PRI

—¿A quién ve como candidato del PRI?

A mí me llama la atención porque creo que reuniría características muy importantes de aceptación, en el sector privado con fuerza porque es bien visto y ante la sociedad en general por los cargos que ha tenido, José Antonio Meade. Meade es hoy secretario de Hacienda, ha sido también en este sexenio secretario de Relaciones Exteriores y Secretario de Desarrollo Social; mientras que en el sexenio del panista Felipe Calderón fue secretario de Energía y Secretario de Hacienda. Esa sería una carta que me parece sería muy interesante para el PRI.

 

Fuego amigo contra Anaya

¿Y en el PAN?

Qué complicado. Hoy tiene el control de la estructura evidentemente Anaya y Calderón tiene saldos de gente que le tiene facturas por cobrar en el partido; Margarita está muy bien posicionada afuera, sin embargo con las estructuras y la militancia claramente la ventaja es para Anaya, aunque lo estén golpeando hoy con fuego amigo. Pero lo que sí es cierto es que lo que está en juego es la unidad del PAN, sobre todo ahora que volvió a ser muy competitivo en la realidad y en la percepción después del 5 de junio. Y otra arista importante, ojo, es que de no cuajar una alianza plena entre las izquierdas, se puede dar una alianza PAN-PRD, que nunca se ha dado a nivel nacional, que los pondría en franca competencia por la Presidencia de la República.

 

Florida, la clave elección en EU

—¿Doctor, la elección en Estados Unidos tendrá algún impacto en la elección presidencial de México?

—La verdad es que esta elección en Estados Unidos es un tema incierto, interesantísimo, creo que la clave está sobre todo en Florida, pero realmente lo que es cierto es que a pesar de que se veía muy consolidada la victoria de Clinton, este último anuncio del FBI que manda una información parcializada y deja una expectativa, ha puesto a cimbrar al Partido Demócrata. Pero atendiendo a tu pregunta, claramente con una victoria de Hillary Clinton habría un efecto espejo que privilegiaría el estereotipo de género como una ventaja competitiva y esa sola victoria podría ser un tema muy capitalizable para Margarita Zavala; ahora es cierto, el triunfo de Trump, si fuera el caso, me parece que por implementar una campaña de antisistema, tendría un efecto interesante en favor de López Obrador. De hecho los han querido equiparar, pero me parece que es un gran simplismo hablar de esa comparación, pero ambos representan a la clase política que no ha gobernado.