Portal informativo de análisis político y social

Investigador Francisco Aceves: Augura el fin del antagonismo entre Alfaro y López Obrador

Investigador Francisco Aceves: Augura el fin del antagonismo entre Alfaro y López Obrador

Jul 5, 2018

Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por Mario Ávila //

Antes que un choque de trenes o de fuerzas políticas importantes, lo que bien podría ocurrir en Jalisco es el fin de antagonismo que se dio en tiempos de campaña, entre los líderes de Morena y Movimiento Ciudadano, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramírez.

Ello en opinión del sociólogo e investigador de la Universidad de Guadalajara Francisco Aceves González, quien anticipó que “a final de cuentas los jaliscienses saldrán ganando con las dos decisiones, y ha quedado claro que tanto a nivel nacional como local, ambos liderazgos son producto de una votación copiosa, ambos tienen una amplia ventaja que los legitima y ambos tienen el mismo objetivo, allá le llaman regeneración, aquí le dicen refundación, pero en ambos casos se apunta a una renovación del entramado institucional de México, ambos tienen muy claro las cosas que quieren cambiar de raíz”.

Y detalló: “Yo creo que son muy inteligentes los dos, creo que más inteligente Andrés Manuel, pero también Alfaro tiene lo suyo; ambos saben que deben abrir un espacio de encuentro para lograr acuerdos; creo que el antagonismo que se dio durante las campañas quedó ahí y evidentemente para Alfaro quedó claro que fue una pésima decisión aliarse con el Frente y no le redituó en votos, sino que le restó y por otro lado sabe leer y puede leer muy bien la fuerza que tiene López Obrador”.

Francisco Aceves, miembro del Sistema Nacional de Investigadores explicó que lo que vimos el domingo como resultado de la jornada electoral, fue una reconfiguración de las fuerzas políticas y puntualizó: “Las elecciones cimbraron al país y sus repercusiones se habrán de sentir tanto a nivel nacional como a nivel estatal, y de una manera importante. A nivel nacional lo que se vio fue el desgaste, el rechazo, el hartazgo de la población, vimos el castigo de la ciudadanía que salió masivamente a votar de una manera muy clara y contundente en contra del sistema político vigente”.

Lo que yo veo -dijo-, es que a partir de la elección de ayer el sistema de partidos tradicionales va a desaparecer prácticamente, hay una nueva fuerza que se establece a nivel nacional con una características muy particulares, no es un partido propiamente, se autodenomina movimiento, pero además a diferencia de los otros partidos es un movimiento que se aglutina en torno a un liderazgo fuerte, de una presencia aglutinadora que además establece, genera y reproduce una serie de procedimientos y de creencias, incluso me atrevería a decir con características místicas. Es decir, hay una enorme autoridad moral por parte de este liderazgo en torno de sus seguidores”.

EL CAUDILLISMO ESTÁ VIGENTE

Y abundó: “Si habíamos pensado que el México de los caudillos había desaparecido, no es cierto. Tenemos el resurgimiento de una fuerza, de un movimiento, sobre la base de un caudillo, yo creo que el caudillismo habría que revisarlo a raíz un poco de nuestras creencias históricas, o sea los grandes momentos y los grandes procesos en el país se han dado de alguna u otra manera siempre con la presencia de una figura fuerte, de una figura poderosa, aglutinadora e inspiradora y así lo entiendo yo”.

Yo no lo veo de otra manera sino como un dinamizador y un concentrador de las expectativas sociales y de los deseos de la gente, yo creo que eso se encarna y se funde y habrá de provocar lo que ya está ocurriendo, que los partidos tradicionales de alguna manera habían usurpado el ejercicio de la política a nivel nacional a través de lo que conocemos como la partidocracia y que hoy tiende a desaparecer”.

Podríamos pensar que están puestas las bases para a desaparición de la partidocracia y tiene que haber otro tipo de relación, porque los partidos los que vinieron a traer fue una clase política parasitaria, llena de privilegios, que es una de las grandes cuestiones de hartazgo que tenemos”.

Si tu vez, entre las instituciones que más crítica tienen por parte de la ciudadanía, están los partidos, los diputados y eso es claramente una señal y hay que entenderla por ese lado; esto significa que la manera en la que trabajaban las organizaciones tradicionales va a cambiar porque no les funcionó”.

Sobre la actitud que en su opinión deben asumir tanto los simpatizantes como los detractores de Andrés Manuel, el analista político planteó: “Debemos tomar que en el 2000 hubo un gran movimiento en torno a la figura de Fox, pero le falló a la ciudadanía; en el 2006 en el país se generó una confrontación y una polarización que estamos viviendo todavía hasta hoy, la presidencia de Peña Nieto no distendió sino que aprovechó esa polarización que había para llegar al poder y lo que ahora tenemos y lo que está planteando López Obrador, es el llamado a la reconciliación”.

Tenemos que partir de la reconciliación, debemos entender que el país tiene una serie de retos y desafíos y que de alguna u otra manera todos tenemos obligaciones, entre otras combatir radicalmente la corrupción y la impunidad; lo mismo que abatir la enorme desigualdad”.

Yo creo que el gran acierto que tuvo López Obrador fue mantenerse en estas banderas y en este momento hizo clic con la gente que quiere un cambio, la gente que no quiere corrupción y la gente que no quiere más pobreza. Si analizamos la votación vamos a ver claramente una división drástica en la sociedad, por un lado los privilegiados y las clases más necesitadas y desprotegidas por la otra; obviamente que ese porcentaje de pobres de México se hizo sentir y creo que esa es una de las herencias que había que señalar reiteradamente y así se hizo en la campaña.

DE LA CONFRONTACIÓN, AL TRABAJO SOLIDARIO

Hoy debemos de pasar ya del antagonismo y la confrontación a un trabajo conjunto y solidario, en donde ya no haya cabida para fantasmas como el de Venezuela, el de las privatizaciones y el del perdón a los delincuentes. Estas son algunas de las cuestiones que se introdujeron en la campaña, a sabiendas de que se trataba de una mentira, por ejemplo la cuestión de la amnistía a los delincuentes sabemos que es una simplificación de sus adversarios para convertirlo en un elemento de ataque. Lo demás fueron figuras imaginarias que en un momento dado tuvieron un efecto en el 2006, pero que se han disuelto con el paso de los años y con la realidad”.

Sobre si el triunfo de López Obrador puede considerarse como un triunfo de la izquierda en México, el también analista político Francisco Aceves González expuso: “Yo no sé si llegó la izquierda, yo no podría asegurarte que sea la izquierda o al menos un tipo de izquierda, lo que yo sí creo es que llega una presidencia con un fuerte compromiso y un fuerte enfoque de reivindicación y de justicia social; yo creo que no lo teníamos desde Lázaro Cárdenas y ahí sí podría establecer una identidad entre la presidencia cardenista y ahora, pero no tanto en regresar a los cuarenta, sino en recoger y recuperar las banderas de la justicia social”.

Y finalmente sobre si la figura del caudillo de la que habló a nivel nacional, tendría una réplica en Jalisco en la figura de Enrique Alfaro, el investigador planteó: “No mira, hoy vemos a nivel nacional un ‘lopezobradorismo’ casi sin oposición, con una presencia avasallante en el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, además con cinco gubernaturas en entidades de las más pobladas del país, incluida la Ciudad de México, es un movimiento con esas características; mientras que aquí en Jalisco llega un fenómeno interesante, un alfarismo que no está tan inflado como el del 2015, pero se mantiene y se presenta también como un movimiento avasallante, se llevan candidaturas, se llevan alcaldías de la ZMG y hay una presencia abrumadora, no de Movimiento Ciudadano sino del alfarismo, con un matiz muy claro y preciso de lo que tendremos en el Estado, es decir que aquí Morena tendrá una presencia muy fuerte en los ayuntamientos y en el Congreso”.

Y sentenció: “A diferencia del ‘lopezobradorismo’ que prácticamente tendrá la cancha abierta, el ‘alfarismo’ va a estar mucho más acotado por una fuerza emergente que puede tener ciertas similitudes, pero con la enorme diferencia de que un movimiento es estatal y el otro nacional”.


Compartir en redes sociales:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
468 ad