Portal informativo de análisis político y social

Ismael del Toro cuestiona: Dau despilfarra millones y no ha traído una gota de agua a jalisco

Ismael del Toro cuestiona: Dau despilfarra millones y no ha traído una gota de agua a jalisco

Oct 23, 2016

En las cuatro administraciones gubernamentales recientes, Jalisco ha tenido al mismo grupo de expertos quien ha marcado la pauta de la agenda que tiene que ver con el abastecimiento de agua, sin embargo todos ellos, encabezados por Enrique Dau Flores, lo único que han logrado es un grave despilfarro de recursos económicos y no han conseguido una sola gota de agua.

Esta denuncia fue lanzada por el diputado Ismael del Toro Castro, coordinador de la bancada del Partido Movimiento Ciudadano en el Congreso del Estado, así como impulsor y primer presidente de la Comisión Especial para la Gestión Integral del Agua en la LXI Legislatura local.

Después de tres meses que presidió la Comisión Especial, detectó que lo único que está haciendo esta administración, encabezada por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, es «patear el bote» para dejar este compromiso vital para Jalisco para la siguiente administración.

Esto lo determinó el mandatario jalisciense desde el momento en el que encomendó la realización de un estudio en el que intervienen expertos de la UNOPS (La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos), quienes por 4.5 millones de pesos harán un diagnóstico de la situación del abasto de agua para Jalisco, pero los resultados se habrán de entregar hasta casi la mitad del 2017.

Y de esta manera, tomando en cuenta que para el 2017 no entrarán en el presupuesto recursos para avanzar en las obras del Zapotillo ni de El Purgatorio, dado que se esperará al resultado de los estudios de parte de la dependencia de la ONU y considerando que ya entraríamos en la recta final de las administraciones estatal y federal, se puede deducir, a juicio del diputado Ismael del Toro, que este será un sexenio más perdido en materia de abasto de agua para Jalisco.

 

OBSERVATORIO INÚTIL

Para abundar en su preocupación en el tema del agua, Conciencia Pública platicó con el diputado Ismael del Toro, quien recientemente dejó la presidencia de la Comisión Especial para la Gestión Integral del Agua, en manos del priista Oswaldo Bañales.

—¿Cuál fue el planteamiento inicial para justificar la creación de esta Comisión?

Lo que motivó la creación de la Comisión Especial fue la preocupación de que todos los temas del agua están en un absoluto manejo de oscuridad, nadie tiene idea de cuánto se ha gastado, cuáles son los proyectos, cómo está la situación jurídica de cada uno de ellos. Se creó un Observatorio Ciudadano del Agua al cual no le hacen caso y parece como el principal enemigo para quienes desde el Ejecutivo llevan la agenda del agua, todas esas preocupaciones, sobre todo las jurídicas, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha tenido resoluciones constantes en contra de los proyectos que se han promovido por parte del Ejecutivo y nadie en el estado de Jalisco sabía nada. Entonces el Congreso del Estado de Jalisco, al ser el espacio donde confluye la representación formal, constitucional, de todos los ciudadanos jaliscienses, tendrían que estar atentos al tema del agua, eso nos motivó y lo hicimos con mucha responsabilidad, sin que fuera bandera de fracción ni una bandera política, sino con un alto sentido de responsabilidad y de interés legítimo de conocer el estatus actual de los proyectos de agua y cuál va a ser la viabilidad a futuro de nuestra ciudad, para Los Altos de Jalisco y para el estado de Jalisco.

—¿Y en concreto qué se ha hecho?

—Queremos saber cuál es la condición en la que Jalisco defiende los derechos de tener agua de forma sustentable y acorde a las necesidades de su población. Eso fue lo que nos motivó a crearla, en los tres primeros meses que me tocó presidirla, diseñamos la agenda, diseñamos la ruta que deberá marcar esta comisión y a partir de esa agenda ya se empezaron a desarrollar, muy en ciernes, los primeros pasos. Y al primer paso que dimos, nos dimos cuenta de que nuestra preocupación era real, hoy se tiene a una agencia especializada internacional de la ONU haciendo un estudio que en el primer acercamiento para despejarnos algunas dudas, lo que nos quedó claro fue que no está planteado nada para resolver el problema de fondo. Había un estudio promovido por la Comisión Estatal del Agua (CEA), contratado con un instituto, un estudio que costó un precio mínimo y que se generó a efecto de que sirviera para tomar las decisiones que ya están tomadas, que se están haciendo… y hoy con la intervención de la ONU la primera pregunta es, ¿qué diferencia hay entre el estudio que ellos hacen, con el que ya se hizo?, y el resultado es que técnicamente nos hicieron ver como siete diferencias, después de esa primera respuesta, la pregunta de un servidor fue: ¿Pero aquel estudio sirve para tomar las decisiones que ya se están tomando en materia de agua? Y lo contestaron hasta después en los medios: No, no sirve.

—¿Entonces cómo se hizo la inversión de El Zapotillo, la inversión de El Purgatorio, la del acueducto para Los Altos?

—Sí, en efecto ya hay recurso etiquetado y se supone que se sustentó en un estudio del Instituto que hoy lo están dejando ver como que no sirve para nada, pero este nuevo estudio que están realizando, que supuestamente sí va a servir, nos lo van a entregar hasta el 2017 y con un costo de 4.6 millones de dólares. El primer estudio no costó nada, pero sí sirvió, derivó o motivó a que ya se realizaran inversiones muy cuantiosas de proyectos que lamentablemente parecen destinados al fracaso, porque jurídicamente son inviables, porque técnicamente ya con esta intervención de la ONU dicen que no saben con qué estudios dieron pie a hacer ese tipo de proyectos. La sociedad está a punto de la crispación social porque están en la absoluta desesperación, porque Jalisco no defiende los derechos de los jaliscienses en materia de agua, porque vemos que esta agenda tiene 30 años de despilfarros, de proyectos fallidos y de que las mismas personas que han estado al frente de la agenda del agua, hoy siguen en el Poder Ejecutivo, y los pocos esfuerzos porque se incorporen a universidades y a la sociedad civil, quedan nada más en el membrete, no hacen caso de las recomendaciones del Observatorio Ciudadano del Agua y por ello creo que falta mucho por preguntarnos, porque nos respondan, porque tengamos claro, y sí mucho por hacer en un esfuerzo colectivo en el que debe encabezarlo el Ejecutivo del estado, pero debe hacerlo con absoluta transparencia, con absoluta eficacia y con verdaderos resultados, si no quieren en lo inmediato con tantas cosas que se han hecho mal, pero sí a mediano plazo que tengamos certeza de cómo se va a dotar de agua a Jalisco, cómo se va a proteger nuestro medio ambiente, cómo se van a atender los reclamos de la sociedad de diversas regiones del estado y de diversos sectores de la sociedad.

 

A «PATEAR EL BOTE»

—¿Pero bien podría considerarse ya otro sexenio perdido?

—Las limitaciones presupuestales para el 2017 y la víspera del fin de los gobiernos estatal y federal, son otros dos grandes cuestionamientos que hacen ver que todo lo que se está articulando en la agenda al cierre de la actual administración gubernamental, es simplemente como se dice coloquialmente, para «patear el bote» y no resolver el asunto. No nos pueden dar respuesta de cuál es la situación de la presa El Zapotillo y del famoso acueducto, mucho menos de la empresa a la cual se le otorgó la obra del acueducto que está en quiebra y que ya anda vendiendo sus acciones. Para mí la respuesta que puedo percibir es que no están haciendo nada, están jugando el dedo en la boca a la sociedad y están tratando de que el paso del tiempo concluya esta administración dejando el problema sin resolver como han venido lamentablemente fallando en ese tema los últimos cuatro gobiernos estatales, es decir, ya casi un cuarto de siglo.

—¿Sería necesario un nuevo acuerdo de distribución del agua del Río Verde?

—Es fundamental y no nomás del Río Verde. Jurídicamente esos acuerdos fueron ya declarados insuficientes por la Corte, hoy estamos en condiciones, insisto, no tenemos los documentos porque llevamos cuatro meses pidiéndolos formalmente a la Secretaría General de Gobierno y no nos lo han entregado, pero hoy estamos en condición de que el estado de Jalisco plantee un nuevo acuerdo de distribución del agua. Jalisco no tiene los derechos de agua, como sí los tiene ya Guanajuato, ellos sí hicieron su labor de gestión eficaz, ellos están protegidos y se está haciendo una inversión para llevar agua a Guanajuato. Su campo y sus ciudades, salvo León, donde dicen tener un problema de abasto de agua, es mucho menor que el que tiene la ZMG o que tiene la región de Los Altos de Jalisco. La inversión, los proyectos, el despilfarro del dinero se da en Jalisco y Jalisco no tiene la certeza jurídica de la dotación de agua para los jaliscienses y nuestros productores agropecuarios de la zona de Los Altos con grave crisis en el abasto de agua para uso agrícola. Insisto, Jalisco no ha tomado con seriedad este tema y por tanto no puede hacer una agenda realmente de solución, una defensa de los derechos de los jaliscienses en un tema vital para la actualidad y para el futuro y las próximas generaciones de jaliscienses.

—Enrique Dau es un personaje que ha estado presente en los últimos 20 años en todas las administraciones encabezando estas tareas, ¿le ha hecho daño a Jalisco?

—Pues cuando menos no ha dado ningún resultado y viene de diferentes administraciones, de diferentes partidos políticos y hoy es quien hace frente en esta administración estatal al tema del agua y sin criticar en el aspecto personal al ingeniero Dau, pero debemos reconocer que en resultados Jalisco no tiene ninguna agenda concluida que dé certeza en la dotación de agua y, por supuesto, sí ha estado al frente de esta misma tarea el mismo grupo de expertos en agua, cuando menos la crítica es que no han dado ningún resultado al paso de casi cuatro administraciones. De hecho, es necesario reconocer también que en estos años y con sus agendas, no le han dado una sola gota de agua y le han causado un grave daño pecuniario al estado con una gran inversión millonaria desperdiciada en proyectos que no han resuelto el problema.

—En los dos años que le quedan a esta Legislatura seguramente tampoco se resolverá el tema, ¿están trabajando con la mira puesta en el 2018?

—La mira debería estar puesta en cuando menos que haya pasos firmes de solución inmediata, la solución integral no será con inmediatez, pero sí debe servir cualquier trabajo que hagamos para que se empiece a ver una agenda que rinda frutos y cuando menos delinee acciones ya concretas que vayan a la solución del problema.

—Pero esta comisión no dictamina…

—Básicamente la importancia que tiene esta comisión legislativa y creo que es fundamental, es hacer eco a las dudas y los cuestionamientos de la ciudadanía y a las posibles respuestas que se den; ya en materia de hacer dictámenes o acciones más concretas, ya el tema se tendrá que derivar a las comisiones especializadas, hay una comisión de Recursos Hidráulicos, la de Derechos Humanos porque también se debe ver el aspecto social, es decir, si de esta comisión especial se tomaran algunas determinaciones pueden encauzarse a través de las comisiones especializadas que tiene el propio Congreso, pero era importante que el tema se tratara en una comisión integrada en su mayoría por los coordinadores de las fracciones parlamentarias, salvo en el caso del PRI en donde el representante es el diputado Oswaldo Bañales (actual presidente), pero se subió casi al nivel de Junta de Coordinación Política un tema vital para el futuro del Estado de Jalisco.

—Finalmente, ¿el Legislativo le entró al tema para evidenciar los errores del Ejecutivo?

—Hemos encontrado divergencias y apatías con el Poder Ejecutivo para que verdaderamente se asuma una postura de defensa integral a los intereses de Jalisco y de sus habitantes en esta importante materia. En los hechos enterarnos de situaciones como las que Pensiones del Estado haya arriesgado más de 600 millones de pesos, invirtiendo en la empresa Abengoa, para construir un acueducto que llevara las aguas de Jalisco a Guanajuato, son claras señales de las verdaderas intenciones que se tienen en esta materia. Mientras en Jalisco seguimos sin tener claridad sobre el uso futuro de las aguas del Río Verde, en Guanajuato ya cuentan con el Título de Concesión que les garantizan casi 120 millones de metros cúbicos de agua del Río Verde que les llegará de El Zapotillo. Este proyecto contempla la construcción de un acueducto en territorio de Jalisco, sin importar la afectación e impactos ambientales, económicos y sociales que ello pueda representar para nuestra entidad. A lo que tendremos que estar muy atentos. Esto denota que la Presa El Zapotillo nunca fue planeada ni proyectada para abastecer del vital líquido a la ciudad de Guadalajara. De ahí la raíz de todos los problemas. Ya han sido tirados a la basura cientos de millones de pesos gracias a la necedad de los tomadores de decisiones y gobernantes en turno de apostarle a proyectos, ambiental, técnica, económica y socialmente inviable, como Arcediano.

 

Fundamentos de la Comisión Especial

para la Gestión Integral del Agua:

a) No debe atenderse la problemática del agua como un elemento aislado.

b) Su correcta gestión hace obligatoria la intervención multidisciplinaria.

c) Se deben considerar los conflictos sociales, los derechos humanos, el estudio de las cuencas hidrográficas, su impacto ambiental y socioeconómico.

d) Se debe garantizar el desarrollo agrícola para la soberanía alimentaria de nuestro estado.