Portal informativo de análisis político y social

JALISCO SERÍA EL PRIMER ESTADO EN REDUCIR SUBSIDIO A PARTIDOS

JALISCO SERÍA EL PRIMER ESTADO EN REDUCIR SUBSIDIO A PARTIDOS

Jan 14, 2017

A sabiendas de que un partido pobre podría llegar a ser un pobre partido, las bancadas de las seis organizaciones políticas con presencia en el Congreso del Estado dieron el primer paso hacia la austeridad, luego de aprobar solo en primera lectura la iniciativa del gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, de reducir el financiamiento público para este año, de 262 millones de pesos a la mínima cantidad de 4 mil 29 pesos.

Este dinero sería enviado a una bolsa especial en la que el Gobierno del Estado concentrará recursos en un Fondo de Apoyo a la Economía Familiar, que sería utilizado para hacer frente a la difícil situación económica en acciones como ampliar a 30 mil el número de beneficiarios de Bienevales, se podrían adquirir 60 unidades de transporte para apoyar a estudiantes en el interior del estado y se podrían otorgar ocho mil calentadores solares a las familias más necesitadas.

Al mismo tiempo, de manera unánime los legisladores votaron a favor de enviar a la Cámara de Diputados Federal un paquete de iniciativas entre las que destacan la propuesta del mandatario estatal de eliminar a nivel federal el subsidio que por más de 4 mil millones de pesos se entregaría en el 2017 a los partidos políticos.

Una iniciativa más que se turnó al Congreso de la Unión es la propuesta por el diputado independiente Pedro Kumamoto. «Sin voto no hay dinero», en la que se plantea modificar la fórmula de reparto del subsidio, no a partir del total de los ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral, sino en función de los votos válidos registrados en el último proceso electoral, lo que daría por resultado un ahorro de 253 millones de pesos cada año.

 

 

BERRINCHES Y PATALEOS

Sin embargo, a estos acuerdos se llegó después de una serie de sobresaltos, discusiones, berrinches y acusaciones, cuando en el seno de la Comisión de Puntos Constitucionales, los diputados del PMC, PAN y PRD abandonaron la reunión argumentando que no habían sido notificados con oportunidad del contenido de los dictámenes que se someterían a votación.

Los siete votos de legisladores del tricolor fueron suficientes para aprobar por mayoría estos acuerdos en la comisión que preside la diputada Rocío Corona Nakamura y que fueron posteriormente puestos a consideración del pleno, en donde la intención era que se concediera la dispensa de trámites para aprobar por la vía «fast track» las dos lecturas que deben darse a la iniciativa.

Fue ahí en donde los legisladores condicionaron su voto a que se procediera solo a aprobar en primera lectura la iniciativa para cancelar el subsidio a partidos en años no electorales, a fin de tomarse un tiempo para analizar otras medidas de austeridad que se tendrán que dar para lograr concentrar una bolsa de 5 mil millones de pesos en lo que será este Fondo de Apoyo a la Economía Familiar.

 

 

EL PRI PREDICA CON EL EJEMPLO

Y mientras PMC, PAN, PRD, PVEM y el Panal se la piensan dos veces para renunciar a las prerrogativas económicas para el 2017, el PRI toma ventaja y le demuestra a la sociedad con hechos que está dispuesto a ceder los 71.8 millones de pesos que habría de recibir este año.

Esto luego de que su líder estatal, José Socorro Velázquez, se apersonó en la sede del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana para entregar por escrito una solicitud en la que plantea que cede los recursos que habría de recibir en el 2017 para actividades ordinarias, en favor del naciente Fondo de Apoyo a la Economía Familiar.

Socorro Velázquez, acompañado de la secretaria general, Mariana Fernández y la presidente del PRI en Guadalajara, Claudia Delgadillo, dijo que en respuesta a la convocatoria lanzada por el gobernador, el PRI Jalisco se debe sumar a los esfuerzos de austeridad dada la situación que atraviesa México en materia económica, así como el reciente aumento en los precios de los combustibles.

En el momento que el IEPC informe el límite para destinar prerrogativas de acuerdo a las leyes que rigen a los partidos políticos, el tricolor estará dispuesto a donar el recurso totalmente, protegiendo, mediante algún otro financiamiento que le sea autorizado, los salarios de los trabajadores del instituto político.

En respuesta el presidente del IEPC, Guillermo Alcaraz Cross, admitió no tener una respuesta clara al planteamiento, pero ofreció que ese organismo realizará un análisis jurídico para dar una respuesta puntual a la solicitud del PRI.

 

 

Del «Ya bájenle», al «Sin voto no hay dinero»

La propuesta que sin duda es la más estructurada, la mejor fundamentada y seguramente la que a la larga mejores resultados daría, es sin duda la planteada por Pedro Kumamoto, diputado independiente.

Lo que nosotros estamos buscando —dijo a Conciencia Pública—, es que mejore la calidad de la democracia a través del dinero que se les entrega a los partidos políticos. ¿Qué debe de suceder?, deben de ser increíblemente más austeros, nosotros estamos solicitando lo que podría transformarse en una reducción de algo así como el 64% de su presupuesto actual.

Lo que estamos haciendo es vincular la votación al presupuesto que reciban, hoy por hoy no tenemos un mecanismo ni de control ni de ningún tipo de castigo, el problema es que si lo hacemos con una reducción total del dinero público, es que les seguiría sin importar si les cae bien o mal a la sociedad y lo que buscarían sería acercarse a poderes fácticos, al narcotráfico o incluso a las personas más ricas de este país y ellas serían quienes los financiarían.

«Lo que queremos en todo caso es que sí exista el financiamiento público, pero que este venga con muchas reglas y una de esas reglas tiene que ver con la representatividad, con la legitimidad con la cual los partidos se nos acercan. Esa es la lógica por la cual nosotros creemos que cierta cantidad de dinero no está mal, aunque siendo dinero público no se deberá usar para aviones privados, para camionetas blindadas o para guaruras; el dinero público debe ser asignado exclusivamente para la participación, el involucramiento de la sociedad en la democracia», dijo el legislador independiente, representante del distrito 10.

Lo que queremos —añadió— es que los partidos nos hagan reenamorarnos de la política y no lo vamos a lograr con los partidos que tenemos hoy por hoy y si bien es cierto que abrazo el espíritu de erradicar el dinero público por un tema de austeridad, también es que de esa forma entregaríamos la política solamente a quienes tienen los recursos para invertir en esto.

Admitió que esta propuesta de «Sin voto no hay dinero», nace desde el año del 2009 con la propuesta denominada «Ya bájenle» del Colectivo Anca en el que participaban intelectuales, académicos y líderes sociales como Andrés Layús, Antonio Martínez y muchos otros, «y la búsqueda no es solamente que baje el presupuesto a partidos, porque si pagas 100 o 50 pesos por algo que no te gusta o no te sirve, igual es mucho, el chiste es que construyamos partidos que nos vuelvan a representar y regresarle las instituciones a las personas».

Por cierto, la fórmula actual mediante la que se entrega el dinero federal a los partidos políticos consiste en multiplicar el 65 por ciento de la Unidad de Medida y Actualización (poco más de 47 pesos) por el Padrón Electoral de 2016, calculado en 85 millones 381 mil 455 ciudadanos, que permite una bolsa de cuatro mil 53 millones a repartir entre los partidos políticos.

Mientras que de la manera propuesta, en las elecciones de 2015, los votos válidos emitidos fueron 37 millones 919 mil 492 del Padrón, por lo que les correspondería un financiamiento público a los partidos de mil 800 millones, reflejándose un ahorro de dos mil 253 millones de pesos.

Dijo ver con simpatía que el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz esté pugnando por reducciones de dicha naturaleza, pero hizo notar que es importante que primero se hagan las reformas a nivel federal.

 

 

 

LA NUEVA ECONOMÍA DE LOS PARTIDOS

La propuesta del mandatario Aristóteles Sandoval propone enmendar el artículo 30 de la Constitución Política de Jalisco, para reducir el subsidio a los partidos políticos a su mínima expresión, es decir, se modifica el tabulador mediante el que se hace la asignación del recurso, que consistía en multiplicar el 65% del salario mínimo por el total del padrón electoral en la entidad y hoy será bajando la fórmula al 0.001% por el total del padrón electoral.

Este tema se aprobó solo en primera lectura, lo que significa, a juicio de la diputada Rocío Corona Nakamura, que faltó voluntad política de los legisladores, ya que cuando las cosas urgen en 24 horas se resuelven, «y aquí lo que vemos es que se busca evadir esta responsabilidad».

Con respecto al financiamiento federal, el Congreso del Estado aprobó turnar a la Cámara de Diputados Federal la propuesta de reforma al artículo 116 de la Constitución General de la República, para que todos los partidos pierdan el financiamiento público en años no electorales, de tal suerte que los partidos pierdan este año 4 mil 59 millones de pesos.

Durante la presentación de la iniciativa, el secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, explicó que «se propone que reciban financiamiento únicamente en los periodos de procesos electorales y el recurso retirado sería para el Fondo de Apoyo a la Economía Familiar, ante los efectos del alza al precio de la gasolina.

Una propuesta aprobada por los diputados jaliscienses y turnada a la Cámara Federal, es la iniciativa del diputado independiente Pedro Kumamoto, quien plantea que la entrega del subsidio federal a los partidos políticos sea con base en la votación válida registrada en la elección inmediata anterior y como hoy se hace, con base en el total del padrón electoral.

Su propuesta denominada «Sin voto no hay dinero», habla de lo siguiente: Hoy la fórmula actual mediante la que se entrega el dinero federal a los partidos políticos, consiste en multiplicar el 65 por ciento de la Unidad de Medida y Actualización (poco más de 47 pesos) por el Padrón Electoral de 2016, calculado en 85 millones 381 mil 455 ciudadanos, que permite una bolsa de cuatro mil 53 millones a repartir entre los partidos políticos.

Y la propuesta es la siguiente: En las elecciones de 2015, los votos válidos emitidos fueron 37 millones 919 mil 492 del Padrón, por lo que les correspondería un financiamiento público a los partidos de mil 800 millones, reflejándose un ahorro de dos mil 253 millones de pesos.

Dinero autorizado Nueva fórmula

PMC 76.1 mdp 1,171.00

PRI 71.8 mdp 1,104.00

PAN 50.1 mdp 775.49

PRD 22.8 mdp 347.46

PVEM 21.8 mdp 331.27

PANAL 19.6 mdp 299.38

TOTAL 262.2 mdp 4,029.00

Los sueldos de los líderes:

PAN Miguel Ángel Martínez Espinosa 116 mil pesos

PRI José Socorro Velázquez 66 mil 241 pesos

PMC Guillermo Medrano 43 mil pesos

PRD Raúl Vargas López No informa

PVEM Enrique Aubry de Castro Palomino No informa

Panal Silvia Cárdenas Casillas No informa.