Portal informativo de análisis político y social

La argumentación de PMC sobre la figura de ratificación de mandato: “El pueblo los pone, el pueblo los quita”

La argumentación de PMC sobre la figura de ratificación de mandato: “El pueblo los pone, el pueblo los quita”

Ago 13, 2017

Por Mario Avila //

El ejercicio de ratificación de mandato y/o revocación de mandato, es considerado por la primera fuerza política de Jalisco, es decir por el Partido Movimiento Ciudadano (PMC), como necesario y urgente a fin de restituir al pueblo su poder legítimo, ya que en manos del ciudadano debe estar el poder de decidir si un funcionario que cumple, se queda y el que no, se va.

Es además un recurso ciudadano contra ineptitud, contra la corrupción y contra la impunidad y es un elemento que rediseñaría la relación entre gobierno y sociedad, según se plantea en la exposición de motivos de la iniciativa que el propio PMC ha planteado formalmente.

Mediante esta lógica, el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, presentó la solicitud para la ratificación de mandato ante el Consejo Municipal de Participación Ciudadana, a fin de que se realice la consulta el 27 de agosto, a la par de la que celebrarán todos los ediles del Partido Movimiento Ciudadano en Jalisco.    

QUE EL CIUDADANO SEA EL PROTAGONISTA

En el caso de Guadalajara se contará con un presupuesto de tres millones de pesos, en este procedimiento en el que se busca que el ciudadano sea el protagonista principal y fuente legítima del poder en toda democracia. “Tiene derecho a poner y a quitar, a equivocarse y a corregir; en México, sin embargo, la corrupción, la traición a principios éticos, la ambición desmedida de los poderes constituidos y de los poderes fácticos, le han arrebatado ese poder a la ciudadanía y han pervertido la vida política e institucional del país”, exponen los documentos signados por el PMC en Jalisco.

En Movimiento Ciudadano -abunda el documento-, se asume que es necesario y urgente restituir al ciudadano el poder que legítimamente le pertenece: si el ciudadano elige, el ciudadano manda. El buen funcionario logra que el ciudadano le ratifique su confianza; pero el mal servidor público, el que engaña, traiciona, derrocha y roba a la ciudadanía que lo eligió, debe ser destituido.

En congruencia con esta convicción Movimiento Ciudadano asume la obligación de generar las bases normativas, condiciones y herramientas necesarias para que los ciudadanos participen, decidan e incidan en la vida pública.

La propuesta concreta de Movimiento Ciudadano es que si un gobernante no funciona, tiene que irse; para ello, a la mitad del mandato del gobernante en cuestión, los ciudadanos podrán votar para decidir si quieren que un presidente municipal se quede en el cargo o se vaya. Sería un “¡Ya basta!” al poder ilimitado de la política tradicional y de los poderes fácticos y un valioso instrumento de control ciudadano para vigilar la gestión del poder.

POSITIVA, CUALQUIER OPCIÓN QUE FOMENTE LA PARTICIPACIÓN 

Para el investigador Francisco de Jesús Aceves González, en principio cualquier tipo de propuesta que fomente la participación directa de los ciudadanos en  las decisiones gubernamentales o en instancias que tengan que ver con asuntos de gobierno, es muy positiva.

Específicamente dijo que la ratificación de mandato como la han planteado los gobiernos emecistas, tiene una doble lectura, por un lado sí efectivamente abre  la oportunidad para que los ciudadanos se manifiesten, pero a la vez se trata de un mecanismo muy acotado, ya que su realización está a expensas de que lo pida propio gobernante o un grupo de ciudadanos.

Aceves González, doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara fue claro a asentar: “En general estoy más a favor de este ejercicio, da una oportunidad para que los ciudadanos manifiesten su opinión sobre la actividad de las acciones de gobierno, ya que este tipo de figuras le sirven a la ciudadanía porque se sienten tomados en cuenta y se convierten en tribunas para expresar su punto de vista”.

Pero también hay un decirlo -expuso-, este tipo de figuras están precariamente diseñadas, aún no están robustas, por ejemplo en la ratificación de mandato queda casi al arbitrio del gobernante la decisión que se pueda tomar; mientras que en la otra, en la Revocación de Mandato es imposible que se pueda dar por las mismas características y las condiciones en las que está planteada, que tiene que haber más votos de los que se obtuvo en la elección. “Pero por algo se empieza -abundó-, habría que fomentar y que alentar este tipo de esfuerzos, pero además debemos darle una mayor contundencia y una mayor claridad”.

Con relación al recurso económico que se erogará en el procedimiento, Francisco Aceves consideró que a su juicio sí amerita la inversión, porque va directamente a propiciar la participación del ciudadano. “A mí me parece que no habría que verlo como un gasto, sino como una inversión”.

Dejó en claro que con ello Jalisco se ratifica como un estado de vanguardia en muchos temas políticos, como la anulación del fuero constitucional, el reducir el subsidio a los partidos políticos y ahora en una práctica casi generalizada del ejercicio de Ratificación de Mandato.

Pero aclaró que esta práctica no es nueva en Jalisco. “No es de hoy, sino que esto viene desde el ejercicio que realizó Enrique Alfaro en el 2011 como alcalde de Tlajomulco, que fue pionero y fue un desafío a las fuerzas políticas para que construyan instrumentos y mecanismos mediante los que se pueda expresar el ciudadano”.

A francisco Aceves, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, categoría II, aseguró que los partidos más antiguos no terminan por aceptar estos mecanismos de consulta ciudadana. “Antes bien los rechazan, yo no veo al PRI, ni al PAN, ni al PRD entusiasmados con estas nuevas posiciones porque de alguna u otra manera sí vienen a lesionar la supremacía que tienen sobre la voluntad del ciudadano”.

Sobre el resultado que la consulta pueda arrojar en el caso concreto de Guadalajara, Aceves González dijo: “Si me lo hubieras preguntado hace dos meses, te diría que poca afluencia y una ratificación casi generalizada, pero como se han dado últimamente las cosas y con algunos de los comportamientos que ha tenido el alcalde en varios rubros, que han agitado a la opinión pública, yo creo que será un ejercicio interesante porque el propio Alfaro lo ha dicho, que en caso de que no sea ratificado por los ciudadanos, se retira de la política”.

finalmente a la pregunta de si los partidos deben abstenerse de participar en este procedimiento, el sociólogo y politólogo dijo: “Definitivamente todos los partidos, principalmente los opositores tienen todo el derecho de participar, e incluso de movilizar y fomentar la participación de los ciudadanos, claro que tienen que expresarse, ahí es una de las cuestiones en las que se tiene que trabajar, la ratificación de mandato implica una decisión política y no puedes dejar fuera a los partidos, los partidos son entes sociales que aglutinan a los ciudadanos, por ello obviamente estarán activos, se quiera o no”.