Portal informativo de análisis político y social

La competencia que se perfila: Enrique Alfaro vs Arturo Zamora

La competencia que se perfila: Enrique Alfaro vs Arturo Zamora

Jun 11, 2017

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

Los triunfos de los candidatos del PRI en las elecciones de los Estados de México y Coahuila -que están por ratificarse en los órganos electorales- acercan más al senador Arturo Zamora a Jalisco y lo perfilan como el contrincante que enfrentará el alcalde de Guadalajara y líder del Partido Movimiento Ciudadano en Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez.

La elección del Estado de México donde el voto a gobernador se repartió en un 92.6% entre cuatro fuerzas políticas, es un escenario que podría repetirse tanto en la elección presidencial de 2018 como en la elección a la gubernatura de Jalisco.

El juego de las alianzas jugará un papel fundamental en esta elección. Los estrategas políticos que asesoran a Enrique Alfaro podrían tener dos opciones: una, que el alcalde de Guadalajara vaya sólo en la carrera a la gubernatura de Jalisco o ir en alianza y hay dos a la puerta: con el PAN o con Morena.

El hijo del ex rector de la Universidad de Guadalajara (Enrique Alfaro Anguiano) y que se formó en el PRI, militando en el Partido de la Revolución Democrática ha mostrado ser un político pragmático dispuesto a negociar con el propio diablo si es necesario, como lo ha evidenciado en su relación con el jefe del Grupo Universidad, Raúl Padilla, a quien un día lo convierte en su villano favorito y al paso del tiempo, de acuerdo a la circunstancia se sienta con él a establecer nuevos acuerdos, olvidando agravios pasados.

Hace seis años Alfaro asumió el compromiso con el candidato de las izquierdas a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, sin embargo en el camino, por así convenir a sus intereses hizo alianza con Josefina Vázquez Mota y el panismo, lo que dejó un amargo sabor de boca en el tabasqueño y que ahora se convierte en el principal obstáculo para acercarse al líder de Morena quien lo considera como un político no confiable.

Sin embargo, la posibilidad de la alianza Alfaro-Morena no se descarta, considerando el valor electoral que tiene Jalisco en la elección presidencial, lo que ya quedó demostrado en las elecciones del 2006 y 2012.

LA ALTERNATIVA DE IR SOLITARIO

En el cuarto de guerra de la máquina naranja tendrán que valorar si el desgaste que como alcalde de Guadalajara ha registrado Enrique Alfaro, si ir sin alianzas lo hace todavía competitivo para la elección a gobernador de Jalisco en el 2018.

De acuerdo al estudio de opinión pública de “Jalisco Cómo Vamos”, Alfaro registra una calificación menor a la del gobernador Aristóteles Sandoval. Y eso traducido en votos cuenta mucho. El alcalde de Guadalajara ha ido cayendo en la aceptación de los jaliscienses, producto del desgaste en el ejercicio de gobierno.

La evaluación ciudadana de “Jalisco Cómo Vamos” que no se atrevió Alfaro a descalificar, cuyo consejo directivo está formado por el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores (ITESO), Extra A.C. y Fundación Jesús Alvarez del Castillo, cuyo líder es Carlos Alvarez del Castillo, propietario de El Informador, diario que no entró en la satanización que el líder de Movimiento Ciudadano hiciera de la prensa (en su óptica la prensa basura es Mural, NTR y Crónica de Jalisco).

Hasta hace unos meses en las diversas encuestas sobre intención del voto a gobernador, Enrique Alfaro aparecía con un sólido respaldo, casi doblando al priísta mejor posicionado como es el senador Arturo Zamora Jiménez. Sin embargo, esos números no dejan de ser engañosos, considerando que aún no hay definición de candidatos de otros partidos.

LA ALIANZA CON EL PAN

De las alianzas que Alfaro tiene a la mano la más fuerte es con el PAN, con acercamientos y comunicación tanto con su presidente nacional, Ricardo Anaya, como con Margarita Zavala, quienes ven con simpatía que se selle la alianza. No obstante que esa alianza se pudiera formalizar en el futuro, Enrique Alfaro ha tenido el respaldo del PAN, como sucedió hace seis años desde el gobierno de Emilio González Márquez; tan sólo quien fuera el coordinador en Jalisco de la campaña de Josefina Vázquez Mota, Diego Monraz operó desde entonces para la causa alfarista y en contra del candidato oficial de Acción Nacional, Fernando Guzmán Pérez Pelaez. Alfaro devoró al PAN.

ALIANZA CON MORENA

Morena impulsada con el liderazgo de López Obrador, aparece como una fuerza en crecimiento en Jalisco. En las actuales circunstancias y previo a la elección en el Estado de México, en algunos estudios de opinión pública aparecía con el 9% de intención del voto, pero seguramente este porcentaje puede aumentar. Hoy hay en la palestra dos nombres para ser postulados en Jalisco por el Movimiento de Regeneración Nacional: los empresarios Carlos Lomelí y Enrique Michel Velasco.

LOS INTERESES DEL GRUPO UNIVERSIDAD

¿Y qué papel jugará el Grupo Universidad y su líder Raúl Padilla? Ha trascendido que la confrontación entre Alfaro y Padilla se ha superado y existe un acuerdo tácito de ir juntos en el proyecto político-electoral del 2018.

El Grupo Universidad tiene un activo político que se llama Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la UdeG, cuya imagen entre la población en general es aceptable, se le reconoce como un buen académico, serio y al que no se le conoce estar inmerso en escándalos o de enriquecimiento, como a otros funcionarios de esta institución. ¿Jugará alguien con Tonatiuh?

KUMAMOTO Y EL ITESO

Y qué rol protagónico le tocará jugar Pedro Kumamoto, quien en el choque de trenes entre PRI y MC por la tutoría de la reforma electoral, el diputado independiente se quedó con la estrella al convertirse su iniciativa #SinVotosNoHayDinero en la salida a la polarización.

Se entiende que hasta hoy ha existido la alianza Alfaro-Iteso, que puede prolongarse, pero dependerá del papel que juegue Pedro Kumamoto, que hoy por hoy reúne al mayor capital político de Jalisco. El joven diputado independiente ha dejado claro que decidirá su futuro entre las opciones que tiene en el camino (reelegirse de diputado local, buscar la diputación federal o ser candidato a la alcaldía de Zapopan), precisando que no estará con partido político alguno.

Si se convierte en candidato a la alcaldía de Zapopan, el mayor perjudicado sería el Partido Movimiento Ciudadano.

ZAMORA Y ARISTÓTELES

El hecho de que el PRI mantenga en el Estado de México el gobierno deja en claro que el PRI luchará por conservar la Presidencia de la República en el 2018, falta aún por definir quién será su candidato presidencial, si se trata del titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong o el Presidente Enrique Peña Nieto con su potestad unge al secretario de Salud, José Narro Robles, como el abanderado. O bien podría haber una tercera opción.

En esa circunstancia el mejor candidato del PRI para Jalisco es Arturo Zamora, lo que tiene muy claro el gobernador Aristóteles Sandoval. Se ha dicho que Zamora se ha descartado, pero en esta circunstancia, poco valor tiene el interés personal. El senador forma parte del grupo político del poder, el nombramiento de secretario general de la CNOP que recibió recientemente muestra el papel que le toca jugar. ´

Zamora y Alfaro, después del gobernador Aristóteles Sandoval, son los políticos jaliscienses mejor posicionados a nivel nacional.

La contienda para el 2018 se dará seguramente entre estos dos personajes, pero el factor de las alianzas será la clave del resultado final.

%d bloggers like this: