Portal informativo de análisis político y social

La inseguridad, como nunca, asegura el presidente panista

La inseguridad, como nunca, asegura el presidente panista

Mar 19, 2016

Miguel Ángel Martínez Espinoza, presidente del Partido Acción Nacional, es claro: «nos hizo daño el ejercicio del poder» y ahora deben asumirse como oposición, reconocer esos errores y sanear la casa con las expulsiones que dejaron pendientes antes de la derrota, principalmente la del exgobernador Emilio González Márquez, que sigue pendiente.

Luego de rendir protesta y evaluar la situación en la que se encontró la casa, cuando comenzaba a arrellanarse en la silla de presidente estatal del PAN, reapareció el fantasma de la impugnación que interpuso Faviola Martínez contra el triunfo logrado en las urnas el pasado mes de noviembre, que ya parece lejano.

Entre su realidad, que acepta, se encuentra fundamentalmente, es asumir el rol de oposición que le asignaron los ciudadanos en el pasado proceso electoral, dice una larga entrevista con Conciencia Pública.

—¿Cómo encontró la casa?

—Bien, digo, con buen ánimo, con un partido que tiene deseos de recuperación, que tiene deseos de reencontrarse con su esencia y con su electorado y en ese sentido creo que estamos haciendo lo que tenemos que hacer, acortando la distancia que nos separa de los electores.

—Analizados los motivos de la derrota, deberán asumir el tercer lugar en las preferencias electorales.

—Sí, creo que el PAN tiene muy claro el diagnóstico, lo ha tenido desde hace rato. Lo principal que nos ocurrió fue justamente que nos distanciamos de nuestro electorado, yo les decía, es como si el PAN se hubiera convertido en autista, se encerró en sí mismo, perdió contacto con la gente, perdió contacto con los problemas de la gente, se vivió permanentemente envuelto en su dinámica interna que fue además una dinámica muy destructiva, muy autodestructiva, y en ese sentido, pues los electores le dieron la espalda al partido, porque el partido les había dado la espalda primero.

—Uno de los argumentos fue el «enemigo» dentro, es decir, el «grupismo» que una vez que no les favorecían las elecciones internas y los procesos internos, simplemente no apoyaban a los que les habían ganado, esa situación ¿se mantiene?

—No, afortunadamente la cultura en este momento es diferente, creo que hemos asimilado, muchas veces se preguntó si los panistas habíamos tocado fondo, yo pienso que en términos de lo que se conoce como tocar fondo, pues es iniciar o reconocer en dónde está el mal e iniciar el camino de retorno. Yo creo que el partido tocó fondo en ese sentido, reconoce cuál es su mal e inicia el proceso de recuperación. Me parece que este proceso de renovación de la dirigencia del partido en el estado fue en ese sentido ejemplar, logramos tener una transición sin mayores sobresaltos, sin mayores rupturas, con los procesos normales de su naturaleza, pero ya muy lejos del estilo que el PAN había acostumbrado a las personas de un estilo de confrontación interna muy fuerte. Creo que hay la conciencia de que el partido tiene que salir junto al encuentro de las personas.

—Cuando preguntaban, ¿tocaron fondo? Contestaban: podemos seguir escarbando.

—Pues yo creo que ya no, ya no tenemos vocación de mineros, vamos a tratar de escalar y vamos a tratar de recuperar y a conquistar nuevamente a las personas.

—Cuando dice que perdimos el contacto con los ciudadanos, se les olvidaron los problemas que tienen las ciudades.

—Por supuesto, yo creo que es importante recuperar la agenda de los problemas que padecen las personas, por ejemplo la inseguridad, yo creo que ese es un tema de alarma y es muy alarmante que no se diga ni se discuta sobre la grave inseguridad que tiene el estado. Este mes, las últimas semanas han sido o han contenido signos de grave preocupación para los ciudadanos, lo mismo, ahora sí que como dice la canción, lo mismo los altos que allá en la cañada…

Agrega que como ciudadanos «enfrentamos una situación de alto riesgo como la que tenemos que hablar y hablar en orden de proponer vías de solución o a discutir por lo menos el entorno y a discutir si los modelos actuales de coordinación y de organización del aparato de procuración de justicia y de prevención del delito están funcionando bien, si la coordinación con la zona metropolitana y otros municipios está funcionando bien, si el esquema del mando único fue una buena o mala decisión, si la creación de la Fiscalía y concentración de la procuración de justicia y la prevención del delito en una sola dependencia y bajo un solo mando fue una decisión correcta, me parece que debe de haber un solo espacio para discutir. No creo que este tema deba de discutirse a gritos y sombrerazos, creo que son temas delicados que deben de tratarse con cuidado, pero que sin duda son temas que afectan la vida de las personas.

En el recuento de los hechos delictivos, Miguel Ángel Martínez asegura que no recuerda «otro sexenio, otro periodo en donde tantos funcionarios públicos en general y en particular del ámbito de la seguridad hayan sido víctimas de la delincuencia, me parece que este es un síntoma del riesgo que estamos teniendo en el estado y es un riesgo que se tiene qué discutir.

—Su diagnóstico de por qué está ocurriendo esto.

—Creo que el modelo de concentración de las fuerzas policiacas está equivocado, creo que concentrar la procuración de justicia y el delito en una sola institución y bajo un solo mando es una apuesta equivocada, me parece que tiene que revisarse bien el perfil de las personas que están a cargo de las diferentes áreas de seguridad. Creo que apostar por perfiles de carácter político en lugar de perfiles técnicos para un área tan delicada, fue una mala apuesta, tanto para los gobiernos de zona metropolitana, como para el gobierno del estado, en fin, hay una gran cantidad de cosas respecto de las cuales a nosotros nos gustaría tener un espacio de interlocución con el gobierno en orden a generar una situación de mayor seguridad para las personas.

—Dice: Nos gustaría; ¿no lo tienen?

—No ha habido un espacio de deliberación, sí ha habido diálogo con el gobierno, creo que la política es un ámbito privilegiado para el diálogo, me parece que este tema en particular tendría que ser objeto de un tratamiento mucho más cuidadoso.

—Dejamos de ver al Partido Acción Nacional, por aquello de que se fue al tercer lugar en las preferencias electorales o vemos un PAN más combativo.

—Yo creo que decididamente el PAN está asumiendo su talante de partido en situación de oposición y el Partido que está en condición de ser opositor, pues tiene que ser crítico con el gobierno, tiene que ser crítico, pero tiene que ejercer la crítica, en orden a construir el bien común, que esa es la perspectiva o el matiz que le introduce el PAN a este aspecto, es decir, no somos contestatarios. No criticamos por criticar, nos gusta señalar o sentirnos que es nuestro deber señalar los yerros de los gobiernos en orden a que se corrijan y se resuelvan los problemas.

—¿Camina bien Acción Nacional?

—Vamos arrancando bien, nos falta un esfuerzo de ir deliberadamente al encuentro de las personas, en asociaciones de vecinos, en organizaciones de la sociedad civil, en ámbitos universitarios, en organizaciones sociales de todo tipo. Esa es la parte que nos falta por atender.

—¿Y los militantes que utilizaron el partido para alcanzar un cargo de elección popular?

—Bueno, pues esos militantes que tenían motivos equivocados para quedarse en el partido, pues ya están militando en otros partidos o retirados en términos prácticos de la actividad política, ya no ejercen ningún influjo sobre el partido.

—Hay un proceso contra de Emilio González Márquez en el Comité de Guadalajara ¿Ese cómo ha caminado?

—Bueno, ese está pendiente de resolución por parte de la Comisión de Orden.

—¿Archivado, guardado?

—No, está simplemente pendiente de resolverse junto con otros expedientes de otros militantes que tendrán que atenderse y resolverse a la brevedad.

—Ustedes ya pasaron por ser gobierno ¿Les hizo daño el poder?

—Sí, por supuesto, en cierta medida, creo que, pero creo que un juicio ponderado puede decir, también se pudieron hacer una gran cantidad de obras públicas, baste recorrer Lázaro Cárdenas de punta a punta para hacer recuento de todas las obras que se hicieron durante los 18 años de gobiernos del PAN, desde el nodo de los Cubos, el nodo de Revolución, hasta el puente atirantado y lo que le quieran poner. Sí hay una estela de bienes, pero también, por otra parte creo que nos metimos nosotros, como ya lo decía yo al principio, en una dinámica que nos fue minando y nos fue autodestruyendo, perdimos de vista que el objetivo de la política y del ejercicio de gobierno es la gestión del bien común y nos dedicamos solamente a disputarnos el poder público y ese es un error.

—Y a propósito de Chema Martínez, ¿Cómo está?

—Pues espero que bien. Hemos estado en comunicación los últimos días, ha habido coincidencias y ha habido respaldo del senador José María Martínez al planteamiento del partido, por ejemplo sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, ha habido respaldo de él, al planteamiento del partido en el caso de Hugo Luna y los demás. Independientemente del punto de vista que él tenga respecto del proceso electoral interno, pues hay la convicción de que el partido tiene que caminar junto en los temas que atañen a la vida pública.

—Ya se le bajó el coraje.

—Yo confío en que sí.

—Presidente ¿Están en ruta con su objetivo?

—Sí, claro. Estamos en ruta, el partido tiene claro que podemos tener competitividad en 70 u 80 municipios y en una cantidad importante de distritos electorales, la condición para tener esa competitividad es que vayamos a trabajar hacia afuera y dejemos de encerrarnos en nuestra dinámica interna.

 

Reapareció el fantasma de la impugnación

PAN SL

 

El camino de la impugnación contra el triunfo de Miguel Ángel Martínez Espinoza ha sido largo: la excandidata a la presidencia Faviola Martínez Martínez se fue directamente al tribunal, donde la rechazaron porque primero debería resolver los órganos internos del partido. Se fueron al partido y cuando los rechazaron regresaron al Tribunal del Estado de Jalisco con el argumento de que no se le han garantizado sus derechos político-electorales.

Entre los diversos agravios que se dieron a conocer la pasada semana, menciona la falta de instalación de mesas de votación suficientes en los municipios fuera de la metrópoli y la intervención indebida de diversos funcionarios del partido en el proceso, pero este órgano decidió no darle la razón, por lo que fue a la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, según defendió el asesor legal de la panista, Carlos Arias Madrid.

La elección interna de su partido fue el 25 de noviembre, en la que resultó ganador Miguel Ángel Martínez Espinoza, quien ya despacha desde el último día de enero, pero todo hace indicar que no lo quieren dejar.

«El consejo nacional y la comisión permanente son órganos diferentes, con diferentes atribuciones; recibimos la resolución por parte de la comisión permanente y no del comité, eso es algo inexplicable para nosotros, no sabemos por qué se hizo así, por eso acudimos al tribunal para indicarle que el partido no le hizo caso, que resolvió una autoridad que no tenía competencia y solicitamos que revocara la resolución», asegura Carlos Arias.

Agrega que «al tribunal le faltó coraje para asumir el costo político de esa decisión, y entonces de manera inexplicable determinó considerar válida una resolución emitida por una autoridad (del PAN) que no es competente».

El jurista insistió en que ahora interpusieron una denuncia ciudadana ante la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para defender los derechos político-electorales de Martínez Martínez, «bajo el argumento de que el tribunal electoral local de manera incongruente cambió su criterio y desatendió sus propias resoluciones en menos de un mes y medio».