Portal informativo de análisis político y social

La investigación de Francisco Martín Moreno: Es un mito que el ejército haya asesinado estudiantes; la CIA y gobierno provocaron el Movimiento del 68

La investigación de Francisco Martín Moreno: Es un mito que el ejército haya asesinado estudiantes; la CIA y gobierno provocaron el Movimiento del 68

Oct 11, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

Por Gabriel Ibarra Bourjac //

El ejército jamás disparó contra los estudiantes, el ejército fue inocente”, asegura el escritor e investigador Francisco Martín Moreno sobre el Movimiento del 68.

Aquí tienes una gran cantidad de documentos que no se conocen o que se empiezan a conocer, se empiezan a divulgar donde queda clara la participación de la CIA”, añade el autor de la trilogía de libros Arrebatos carnales, así como Las cicatrices del viento, México mutilado, Las grandes traiciones de México, México secreto y México ante Dios.

Francisco Martín Moreno deja en claro que sí hubo una conspiración para desestabilizar el país, pero la conspiración fue armada desde el gobierno mismo con la participación del jefe de Estado Mayor Presidencial General Luis Gutiérrez Oropeza y del jefe de Gobierno del Distrito Federal Alfonso Corona del Rosal, que estaban conectados con la CIA.

“El ejército jamás disparó, el ejército fue inocente y allí lo puedes ver en muchas de las direcciones electrónicas que pongo en el libro, como por ejemplo la conexión americana, allí queda clarísimo en las tomas directas cuando sube en aquella explanada y allí había 10 mil personas, si el ejército hubiera querido matar, el ejército hubiera matado a las diez mil personas, con una bala matan a siete”.

Una comillas grandotas tenemos que ponerle al “Movimiento Estudiantil del 68”, porque si hay movimiento estudiantil es como consecuencia de las provocaciones que articula la CIA en México que encabeza Winston Scott en contubernio con el General Luis Gutiérrez Oropeza, quien era el jefe del Estado Mayor Presidencial, con Alfonso Corona del Rosal que era el Jefe del Departamento del Distrito Federal. Los dos tenían acuerdos permanentes con Winston Scott”.

En diversas entrevistas el escritor Francisco Martín Moreno hace estas afirmaciones al cumplirse 50 años de la masacre de estudiantes de Tlatelolco, amparado en documentos desclasificados que ha realizado la CIA en Washington a los que ha tenido acceso.

EL PAPEL DEL GENERAL MARCELINO GARCÍA BARRAGÁN

  • ¿Qué papel jugó el Ejército y el entonces Secretario de la Defensa Nacional, General Marcelino García Barragán? –Se le pregunta al escritor Francisco Martín Moreno, a lo que responde:

Había que entender que el General Marcelino García Barragán fue un patriota que terminó diciendo yo no voy a ir en esta. García Barragán pudo haber cambiado la historia. Después de la masacre de Tlatelolco.

García Barragán recibió en su oficina al embajador Fulton Freeman al día siguiente del dos de octubre y lo corre de su oficina. “Lo larga de su oficina, aquí hay que ver que este hombre pudo haber cambiado la historia de México, porque si él le dice a Fulton Freeman ‘estoy completamente de acuerdo’, a los dos minutos arrestan a Díaz Ordaz en Palacio Nacional y él se queda como Presidente de México, ‘yo soy un revolucionario, estuve en contra de Victoriano Huerta, no lo puedo permitir y lo larga de la oficina’.

Añade Francisco Martín Moreno: “Por eso, ni el ejército dispara y sí, al otro día, le dice Díaz Ordaz a García Barragán:

  • Vamos a dictar una suspensión de garantías en todo el país.

  • Y el general le dice: “ para qué señor Presidente, si ya todos los del Comité de Huelga están presos, ya no hay enemigos a vencer, esta suspensión de garantías tiene como objetivo que usted se eternice en el poder y no lo vamos a permitir tampoco”.

QUERÍAN PONER A CORONA DEL ROSAL

¿Y por qué y para qué la participación de Alfonso Corona del Rosal en este movimiento desestabilizador si era parte del gobierno del Presidente Díaz Ordaz?

Francisco Martín Moreno así lo argumenta:

Estados Unidos vivía la paranoia comunista, el Presidente Lindon B. Johnson estaba convencido que tenían que quitar al Presidente Díaz Ordaz, porque pensaban que no les serviría en un enfrentamiento con los comunistas (…) Pensaban que podría haber un ataque comunista desde México, donde supuestamente operaban Cuba, Corea, Rusia y China, estaba en apogeo el movimiento mundial anti-Vietnam por la guerra que allá libraba el ejército de Estados Unidos.

Y para esos efectos tenemos que quitar al Presidente Díaz Ordaz, no nos va a servir, ese es el tema central. Vienen las Olimpiadas y después de ellas vienen las elecciones. “Cuánto tiempo va a tardar en que en México haya una expresión popular, una manifestación pública en contra de Vietnam y que aproveche Rusia, que aproveche China, que aproveche Corea y Cuba también para entablar una guerra en contra de los Estados Unidos, no podemos permitirlo, se tiene que ir Díaz Ordaz, necesitamos un hombre duro, un hombre recio al frente del poder, necesitamos un militar y además licenciado que es la combinación perfecta se llama Alfonso Corona del Rosal”.

Corona del Rosal era un paramilitar de lujo, se había educado también en las escuelas militares de Estados Unidos y había tenido relación con el propio Presidente Roosevelt, aun cuando él era un chamaco, pero también tenía relación con la CIA y el Presidente Johnson”.

En aquella época cuando crecían los movimientos izquierdistas en América Latina, Estados Unidos quitaba y ponía presidentes, así lo había hecho en Nicaragua con los Somoza, en República Dominicana con los Trujillo, habían quitado a Jacobo Arbenz en Guatemala y pusieron a Castillo Armas (…) Estaban sustituyendo en la guerra fría a todos los gobiernos que sentían que no tenían la suficiente fortaleza para ejercer el gobierno en esas condiciones.

Y en México la CIA necesitaba generar un conflicto e hicieron el estudiantil, no lo hicieron con los obreros, por la escasa capacidad de respuesta que consideraba tendrían, querían algo que fuera más volátil como los estudiantes que eran de mecha corta e inició el 22 de julio con el ataque de estudiantes de las vocacionales 2 y 5 del Instituto Politécnico Nacional en contra de la escuela particular Isaac Ochoterena, que estaba incorporada a la UNAM.

La CIA y Corona del Rosal decidieron mandar a los granaderos y los mandan para acabar con un conflicto que no tiene ninguna trascendencia, el pleito bien se pudo haber olvidado al otro día, como se había olvidado en los últimos diez años, pero se convierte en la coyuntura ideal para mandar a los granaderos, que golpearon brutalmente a los estudiantes, violaron maestras, francotiradores que no eran necesarios pero era la oportunidad que necesitaba la CIA y Corona del Rosal para provocar a los estudiantes.

El objetivo es que con esto salieran a la calle las cabecillas de todos los gobiernos cubanos, coreanos, que nunca hubo tal, en los periódicos nunca apareció que hubieran encontrado a diez cubanos, rusos, coreanos o chinos, no es cierto, no encontraron a nadie, fue un invento de la CIA precisamente para que encontraran las figuras nacionalistas o fanáticos comunistas para agarrarlos a todos y evitar que pudieran lucrar en los Juegos Olímpicos en contra de los Estados Unidos”.

Fue una gran mentira, el Movimiento Estudiantil fue organizado por la CIA lo cual hay que decirlo con sus letras, y esto fue cierto que el 3 de octubre de 1968, un día después de la masacre, no fueron miles de muertos y te quiero decir dos cosas:

Que el ejército jamás disparó, el ejército fue inocente y allí lo puedes ver en muchas de las direcciones electrónicas que pongo en el libro, como por ejemplo la conexión americana, allí queda clarísimo en las tomas directas cuando sube en aquella explanada y allí había 10 mil personas, si el ejército hubiera querido matar, el ejército hubiera matado a las diez mil personas, con una bala matan a siete.

  • ¿Quién dispara? –Se le pregunta a Francisco Martín Moreno y responde:

  • Disparan los francotiradores de la CIA, los francotiradores de los halcones de Alfonso Corona del Rosal y de Luis Gutiérrez Oropeza con la autorización de Díaz Ordaz, por eso Díaz Ordaz no tiene perdón y Díaz Ordaz es traicionado después, ¿por qué? Porque le ofrecen el gobierno el 3 de octubre de 1968 Fulton Freeman, embajador de los Estados Unidos en México, a Marcelino García Barragán que era el Secretario de la Defensa Nacional se convierta en el Presidente de México, esto no se sabe y esto es lo que hay que divulgar, allí estaba operando la CIA a su máxima expresión.

Por qué no escogen a Alfonso Corona del Rosal, porque éste había traicionado al ejército desde que ordenó que los paramilitares y los halcones dispararan en contra del ejército que nunca se la iba a perdonar, y si la CIA imponía a Corona del Rosal en contra de los deseos de la jerarquía militar de México lo iban a derrocar a los tres minutos, por eso desisten de Corona del Rosal quien se frustra…”

Han pasado 50 años de aquel suceso negro y sangriento que queda como un acto ominoso en la historia de México, con la intervención del gobierno norteamericano y la complicidad del gobierno mexicano, convirtiendo en el gran villano al Ejército Mexicano, que resultó víctima de la perversidad.

El ejército jamás disparó contra los estudiantes, el ejército fue inocente”, es el subrayado que destaca el escritor Francisco Martín Moreno al desentrañar con valor y valentía este suceso tan confuso para la gran mayoría de los mexicanos y que a 50 años lo utilizan muchos como reflector para jalar agua a su molino.


Compartir en redes sociales:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares
468 ad