Portal informativo de análisis político y social

LA LLEGADA DE ALMAGUER A LA FISCALÍA GENERAL

LA LLEGADA DE ALMAGUER A LA FISCALÍA GENERAL

Jul 11, 2015

Dos son las fuerzas políticas que intervinieron de manera directa en la remoción del titular de la Fiscalía General del Estado. El Partido Movimiento Ciudadano que demandó la salida de Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco por haberse entrometido en temas y en tiempos electorales y el Partido Revolucionario Institucional que una vez admitido el triunfo del partido naranja, aceptó el reclamo y actuó en consecuencia.

Dos son también las fuerzas políticas que, aprovechando su participación en el nombramiento del nuevo fiscal, en la persona de Eduardo Almaguer, intentaron sacar provecho de la situación, tratando de vender caro su visto bueno a la propuesta realizada por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval.

PAN y PRD hicieron el intento de obtener dividendos del voto que emitirían en la reunión del pleno de la LX Legislatura, en la que sería sometido a consideración de la asamblea el dictamen de la Comisión de Justicia en el que se habría de aprobar el relevo en la Fiscalía.

Pero la decisión estaba tomada, el argumento de la inexperiencia de Eduardo Almaguer en materia de seguridad, estaba salvado por su trayectoria y por las muestras de carácter y determinación que había evidenciado no sólo en su actuar al frente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en donde enfrentó a verdaderos hampones de saco y corbata, que hoy están siendo sometidos al escrutinio de la justicia por las actividades deshonestas de las que habían hecho su modus vivendi.

También su apego a la legalidad fue evidenciado cuando enfrentó a los camioneros rejegos que no han querido someterse al cumplimiento de la nueva Ley de Movilidad del Estado de Jalisco, como fue el caso de los empresarios de la Ruta 24 y concretamente Enrique Galván Vargas, a quien mandó a dormir en las bartolinas durante un fin de semana por interferir en un acto de revisión de la autoridad de Semov a las condiciones en las que operan algunas unidades del transporte público.

Antes, desde su paso por la dirigencia estatal del PRI, y todavía más atrás en su paso por la dirigencia municipal del tricolor en Guadalajara, Eduardo Almaguer también había dado muestras de carácter y determinación al enfrentar a los gobiernos en turno cuando su partido jugaba el papel de oposición en la entidad.

Incluso la entereza del nuevo fiscal la había mostrado una vez más al interior del PRI y ante el propio gobernador, al manifestar su inconformidad a la designación del que en su momento fue el candidato a la alcaldía de Guadalajara, Ricardo Villanueva Lomelí, pero también en ese momento dio muestra de ser un hombre institucional y al tiempo de inconformarse también dijo que por disciplina partidista acataría la decisión.

Por todo ello, nada obstruiría ya su llegada a la Fiscalía General del Estado, en el movimiento de más alto nivel que hará el Gobierno del Estado en los anunciados ajustes al gabinete después de los resultados del pasado 7 de junio.

Almaguer cumplía plenamente con los requisitos, tenía el perfil y no había en su pasado la mínima sombra de duda de que pudiera incumplir con la nueva encomienda que le endilgaba el gobernador del Estado, Jorge Aristóteles Sandoval.

Por tanto se cumplió el trámite, se envió la propuesta al Poder Legislativo, se reunió la Comisión de Justicia que preside Héctor Pizano Ramos para dictaminar y se sometió a la consideración del pleno para su aprobación.

 

Los posicionamientos

Héctor Pizano 2

Todas las fuerzas políticas dieron su visto bueno al nombramiento, con excepción de una abstención que finalmente para efectos de ley el voto del protagónico diputado del PAN, Juan José Cuevas, se sumó a la mayoría.

Antes, el diputado Héctor Pizano Ramos, a nombre de la fracción parlamentaria del PRI, dijo en tribuna que se trataba de una decisión relevante para Jalisco, que le abonaría a consolidar un gobierno más eficiente.

José Luis Munguía Cardona, con la representación de la fracción parlamentaria del PAN, reconoció la vocación de servicio de Eduardo Almaguer y externó su deseo de que mejoren a la brevedad las políticas públicas para la prevención del delito y la reinserción social.

Ricardo Rodríguez Jiménez, con la investidura de la fracción del PMC, aprovechó el escenario para pedirle al nuevo funcionario que se atiendan las denuncias que el Congreso y algunos diputados han presentado por los delitos cometidos en pasadas legislaturas.

El perredista Enrique Velázquez González, solicitó al nuevo titular de la Fiscalía General del Estado replantear las políticas de seguridad y en concreto el esquema del Mando Único, para evitar que Jalisco siga siendo considerado como uno de los estados más violentos, comparado con Tamaulipas, Guerrero y Michoacán.

 

 

El intento de chantaje

Enrique Velázquez

El primero en amagar con su voto en contra con el argumento de la inexperiencia de Almaguer en temas de seguridad, fue el diputado del PRD , quien desde que conoció la propuesta del mandatario jalisciense estableció que tenía dudas en la aceptación de la moción.

Incluso se supo que dentro de las negociaciones que planteó en reuniones privadas con el grupo parlamentario del PRI para conceder los dos votos amarillos en favor de Almaguer, estaba el hecho de llevar mano en el relevo que dentro de poco se hará desde el Poder Legislativo en el nombramiento de un nuevo integrante del Consejo de la Judicatura, una vez que en breve se le vencerá el que hoy ostenta el consejero Jaime Gómez. Los que conocen del tema, consideran que la posición que asumió Enrique Velázquez tiene que ver más bien con «el licenciado», que no le pareció el nombramiento que le otorga mayor responsabilidad al abogado Eduardo Almaguer y al excandidato perredista a la alcaldía de Zapopan, simplemente le correspondió asumir su papel de actor.

En tanto que en el caso del PAN, pasando por alto el acuerdo de avalar la propuesta que previamente había hecho el presidente del CDE Miguel Ángel Monraz con el secretario General de Gobierno, Roberto López Lara, los legisladores albiazules exigieron una reunión a puerta cerrada con Eduardo Almaguer.

Esto ocurrió una vez que se había aprobado ya el dictamen en el seno de la Comisión de Justicia y previo al sometimiento del dictamen al voto de la asamblea.

Y así lo hicieron, cada uno de los legisladores albiazules traía temas concretos y hasta personales para plantearle al nuevo fiscal. Hubo peticiones individuales, planteamientos familiares e incluso se llegó al extremo de poner sobre la mesa el tema de favorecer la excarcelación de Rodolfo Ocampo.

El planteamiento lo hizo por supuesto la persona más allegada al ex director del Siapa, la diputada Gabriela Andalón Becerra, y lo hizo al margen de los acuerdos que previamente ya había tomado su partido.

Por ello fue necesario que el coordinador José Luis Munguía, quien junto con la diputada Mariana Arámbula Meléndez fueron los únicos que no le pidieron nada a Almaguer, actuara con energía para hacer cumplir el compromiso de su partido y por un momento emplazó a sus compañeros a votar como les viniera en gana en la sesión del pleno.

Finalmente el único que así lo hizo fue Juan José Cuevas García, quien se abstuvo con argumentos torpes que tenían que ver con incumplimientos del fiscal anterior particularmente en el respeto a los derechos humanos y en el crecimiento de los índices de desaparecidos en Jalisco.

El resto de los legisladores albiazules y seguramente hasta el perredista Enrique Velázquez, con el tiempo se darán cuenta de que se cumplirá la sentencia de aquel juego infantil que dice: «Piden PAN y no les dan…».