Portal informativo de análisis político y social

La visión de Manuel Villagómez: Agua para Guanajuato, pero del Río Lerma, no del Verde

La visión de Manuel Villagómez: Agua para Guanajuato, pero del Río Lerma, no del Verde

Ago 27, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

Por Mario Ávila //

Ni una gota de agua de El Zapotillo para Guanajuato; salvar a Temacapulín, Acacico y Palmarejo con una cortina de 80 metros; abastecer de agua suficiente a las comunidades de Los Altos de Jalisco; construir un vaso de captación en Loma Larga II para hacer llegar el agua a la Zona Metropolitana de Guadalajara; abandonar el proyecto de Purgatorio y dotar de agua a León a través del cauce del Río Lerma, vía la presa Solís y la laguna de Yuriria, será la nueva propuesta que se le entregue al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para resolver el dilema de abasto de agua para Guanajuato y Jalisco.

La sugerencia viene apuntalada con 13 años de trabajo intenso del presidente de la Fundación Lerma – Chapala – Santiago, A.C., Manuel Villagómez Rodríguez, quien desde varias trincheras en estos casi cinco lustros, ha pugnado porque la presa no se afecte a ningún núcleo de población y que no afecte a grandes superficies agrícolas de alta rentabilidad.

Por ello desde el Congreso del Estado, como diputado de la LVI Legislatura local, como primer presidente y fundador del Comité Pro Defensa de Temacapulín y como miembro del Observatorio Ciudadano del Agua, el empresario ha dado la batalla en contra de este proyecto iniciado en el sexenio del gobernador Francisco Ramírez Acuña, pero encabezado por el ingeniero Enrique Dau Flores.

Hoy Villagómez Rodríguez se ha convertido en asesor del Presidente electo y por instrucciones del propio López Obrador ha entrado en contacto con Alfonso Romo, jefe de gabinete del nuevo presidente, a quien le ha hecho llegar todo el material que ha concentrado estos 13 años de lucha en contra de la construcción de la presa El Zapotillo.

Sin embargo en un documento especial, le hará llegar también lo que son sus propuestas de solución al grave problema de abasto de agua para Jalisco y Guanajuato, ya que según lo considera el empresario Manuel Villagómez, cualquier estudio o análisis, estaría incompleto, si no es acompañado con las sugerencias que resuelvan el problema; hoy en esta información no solo se plantearán de manera simple las respuestas, sino que se documentará técnicamente por qué se considera que son las mejores propuestas.

Antes de hacer esta tarea, Manuel Villagómez compartió con los lectores del semanario Conciencia Pública algunas reflexiones, recuerdos, anécdotas y tareas, como una especie de compendio de 13 años de trabajo intenso en defensa de las comunidades de Temacapulín, Acacico y Palmarejo, asentadas en los municipios de Cañadas de Obregón y Mexticacán.

EL COMIENZO DE LA LUCHA

El 3 de junio del 2005 siendo diputado local, mi primera labor fue crear el primer comité de defensa de Temaca, ya hace 13 años de lucha intensa y el proyecto de la presa, con pleno conocimiento te lo digo, El Zapotillo es un verdadero fraude que cometió el ex gobernador Francisco Ramírez Acuña, secundado por Enrique Dau Flores, un fraude hidráulico en contra de Jalisco”, fueron las palabras con las que Manuel Villagómez inició este ejercicio de remembranza.

Firmaron un acuerdo en donde le quitan a Guadalajara el 100% del agua, ni una gota de Temaca para Guadalajara, a León se le asigna lo que tiene reservado 120 millones de metros cúbicos anuales y le bajan a Los Altos de Jalisco a 56 millones de metros cúbicos, ahí nació el problema”.

Fue una tontería porque eso lo hicieron obedeciendo las instrucciones de Vicente Fox Quezada cuando era Presidente de la República y que siempre ha estado en contra del Lago de Chapala y de mandar agua a Jalisco”.

Desde esa época se le ha mentido a los jaliscienses, en aquel entonces diciendo a través de la CNA en una campaña publicitaria, que El Zapotillo era la solución para Guadalajara y para Chapala, esta publicidad venía hasta en los recibos del Siapa, editaron revistas, hubo entrevistas en la televisión”, expuso.

En su momento, recuerda Manuel Villagómez que interpuso tres amparos, antes de cederle el liderazgo del comité al padre Gabriel Espinoza quien por su cuenta también interpuso otros tres recursos legales para sumar seis amparos; todos ellos, según Villagómez Rodríguez han sido importantes para detener la obra, pero resaltan también los que interpuso Alejandro López a favor del Ejido Agua de Obispo, una vez que creció mucho el movimiento de defensa en la Región de Los Altos de Jalisco.

Sigue en la historia el nacimiento del Observatorio Ciudadano del Agua, en el gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz y por esta ruta se formaliza la postura en contra de la construcción de la presa, pero un detalle sobresaliente fue el movimiento que se denominó “No al transvase a León”, al que se sumaron 21 entes que formaban parte del Observatorio, entre ellos tres universidades y siete ong’s…. “pero en contra siempre tuvimos al Comité Técnico Ciudadano del Agua que en todo momento ha estado al lado de los empresarios para favorecer a León y todos los organismos cúpulas de los empresarios firmaban desplegados en favor del Zapotillo. ‘El cartel del agua’, es decir, la gente que maneja el ingeniero Dau, como el Colegio de Ingenieros”, expuso en la entrevista el empresario de la industria de la masa y la tortilla.

Y abunda: “Llega después la empresa española Abengoa que se queda con las construcciones que hicieron las primeras empresas y absorbe también el contrato para la construcción del acueducto a León, y esta empresa española fue desenmascarada por Pedro Rojo Agudo, un científico de la Universidad de Zaragoza, que revela la situación de la empresa en España, sus quiebras financieras y sus demandas.

Con su apoyo se ratificó en el 2013 la postura del Observatorio en contra de El Zapotillo y se elaboró un documento científico bien fundamentado con el apoyo de técnicos de la Universidad de Guadalajara y del Iteso, fundamentado con datos de los impactos del cambio climático, defensa de derechos humanos y muchos temas más”.

LA NEGOCIACIÓN CON GUANAJUATO

Y al hablar de la propuesta de solución, Manuel Villagómez, experto en materia de agua y medio ambiente, expuso que es necesaria la negociación con las autoridades de Guanajuato, para que se negocie en favor de León, que el agua que habrían de recibir del río Verde, se reciba a través del cauce del río Lerma.

Detalló que según hoy Jalisco recibe 240 millones de metros cúbicos anuales a través del lago de Chapala, según decreto del Presidente Peña Nieto emitido en el año 2014, agua que por cierto se venía dando por acuerdo, pero luego de la gestión de la Fundación que preside Manuel Villagómez, el agua se entrega hoy por decreto, lo que se logró en este sexenio.

La propuesta consiste particularmente que de esta cantidad de agua Jalisco le cedería a Guanajuato 120 millones de metros cúbicos a través del río Lerma, misma cantidad de agua que tiene de derechos reservados en el cauce del río Verde, que serían los que a su vez Guanajuato cedería en favor de Guadalajara para que la capital jalisciense quedara con su dotación de 240 millones de metros cúbicos de agua anuales.

Y ya se lo dije al gobernador, es de lo más simple del mundo, toma el agua del río Lerma, almacena los 120 millones de metros cúbicos más, envíalos por inercia a la laguna de Yuriria, no te cuesta nada el almacenamiento, no te cuesta nada bajarla por el río, no te cuesta nada la entrada y la salida en la laguna porque es una obra hidráulica que funciona a la perfección y ahí la envías al cerro del Armadillo -yo soy de ahí, nací ahí-, de aquí llévatela a León; te va a salir 70% más barato tomar el agua del río Lerma, que del Zapotillo”, comentó.

Esta es la única manera, solamente así podríamos estar hablando de una propuesta de solución real a la problemática”, según lo plantea Manuel Villagómez, quien revela que esta misma sugerencia ya se la había entregado con oportunidad al gobernador Jorge Aristóteles Sandoval, pero asegura que por desgracia nunca se tomó la molestia de leerla, menos de atenderla, ya que en cuanto la recibió en sus manos, la turnó para su análisis a su asesor de confianza, Enrique Dau Flores.

Del caso de la presa El Purgatorio, Manuel Villagómez comentó de inmediato que se trata de otro fraude y detalló: “Es un fraude porque César Coll Carabias dejó ahí el proyecto de una obra que consiste en un sistema de bombeo de 30 metros de altura en el río Verde, llega luego Enrique Dau y decide bajarlo a 25 metros, es decir no es una presa, es solo un sistema de bombeo, con el que lo único que pretenden es darle valor comercial a un terreno de 40 mil hectáreas que se encuentran entre los causes de los dos ríos Verde y Santiago”.

Y abundó con relación al fallido proyecto de El Purgatorio: “Ellos pretenden subir el agua a una laguna ubicada en el cerro de la Mulata, para luego bajarla a la zona de San Gaspar; pero en realidad el proyecto se llama Purgatorio-Arcediano, para que a final de cuentas lo que se construya después de Purgatorio y una vez concluido se arranque de nueva cuenta con la obra de Arcediano, con una inversión de 6 mil millones de pesos en cada punto; en síntesis El Purgatorio nos daría agua como si viniera del infierno, carísima, porque además hay que bombear el agua 600 metros”.

En este análisis Manuel Villagómez se refirió también a la obra que él siempre defendió como la mejor alternativa para la construcción de una presa, en particular en el punto conocido como Loma Larga II y de esto habló así: “Sigue siendo el sitio ideal, hasta ahorita. Zapotillo está a 80 metros, ahí déjalo, preservas las tres comunidades, que quede nada más para el servicio de Jalisco; ahí quedaría solo como una presa pequeña para la captación de agua y abajo haces Loma Larga II, una presa que no tendría necesidad de mantenimiento porque solo serviría de transferencia”.

Pero agua para Guanajuato ya no va a haber, ya ahorita estamos trabajando con las dos personas que han sido designadas para atender temas de la CNA y la Semarnat; además tenemos esta certeza porque Andrés Manuel estuvo tres veces en Temacapulín, la última visita la hizo acompañada de 18 legisladores, diputados y senadores acompañados por Porfirio Muñoz Ledo, en donde se comprometió con los pobladores a acompañarlos en sus demandas y tan es así que Andrés Manuel cuando le presenté al Padre Gabriel Espinoza, le dijo textualmente: Padre, deme 10 meses y en 10 meses se acabó esa historia”, recordó Manuel Villagómez Rodríguez.

Sin embargo no se deben dejar de lado otros programas adicionales planteados para combatir la carencia de agua en Guadalajara, y sobre ello el experto Manuel Villagómez manifestó que paralelamente se deben atender otro tipo de programas, como la captación de agua de lluvia, con proyecto de instalar en las casas pozos de absorción, ahorrar el agua de la azotea y obtener estímulos como descuentos en el pago de los impuestos como, la cuota del predial o en el cobro del Siapa.

LOS TRES TRAIDORES

Para finalizar, Manuel Villagómez se refirió a los tres gobernadores, Francisco Ramírez Acuña Emilio González Márquez y Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, que han tenido participación en este tema de la presa El Zapotillo, como “los tres traidores a Jalisco” y se preguntó que cómo es posible que un gobernador (Aristóteles Sandoval) pague 90 millones de pesos de un estudio a un organismo internacional para que venga a parchar la información y venga a decir lo que él mismo gobernador quería que dijera.

Y desde que llegaron ya sabíamos lo que iban a decir, estos cuates van a opinar por los 105 metros de altura simplemente para que el gobernador tenga una alternativa como una especie de opción de salida digna a un problema en el que él mismo se había metido desde su campaña al prometer a los habitantes de Temacapulín lo que nunca les quiso cumplir”, planteó Villagómez Rodríguez.

Y remató: “Yo respeto mucho al gobernador electo de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, yo le ayudé como presidente municipal para que interpusiera por la ruta del Congreso el amparo con el que echamos abajo el acuerdo de Emilio de los 105 metros de altura a la cortina y los derechos de vía que se le dieron a Abengoa”.

Con relación al gasto de recursos, el énfasis de Manuel Villagómez se ha puesto en temas como el gasto inútil a la Unops de la ONU por 90 millones de pesos, cuando toda la información se la suministraron las dependencias locales y ellos prácticamente no hicieron nada, además de que no se le dio el trato de proveedor que merecía; también ha estado vigilante de que los 1 mil 500 millones de pesos asignados en el 2017 en el presupuesto Federal para la construcción del acueducto El Zapotillo – León, cuando Abengoa ya había renunciado a la concesión, “ese dinero está volando y ese dinero se podría hasta perder”, sentenció Manuel Villagómez Rodríguez.


Compartir en redes sociales:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares
468 ad