Portal informativo de análisis político y social

Las alianzas del poder: Se reconstruye la relación Raúl Padilla-Enrique Alfaro; hace seis años el Grupo UdeG peleó contra Alfaro

Las alianzas del poder: Se reconstruye la relación Raúl Padilla-Enrique Alfaro; hace seis años el Grupo UdeG peleó contra Alfaro

Ene 8, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 103
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    103
    Shares

Por Raúl Cantú //

Las izquierdas, derechas y el omnipresente Grupo Universidad se han alineado en torno al liderazgo político de Enrique Alfaro que pretende la gubernatura de Jalisco para el sexenio 2018-2024.

El apego y obsesión por el poder logró de nuevo unir a Enrique Alfaro y Raúl Padilla. Atrás quedaron las descalificaciones mutuas. La liberación del poder fáctico llamado Raúl Padilla le duró al abanderado del Partido Movimiento Ciudadanos seis años.

Las palabras del alcalde con licencia de Guadalajara que le dirigió al jefe del Grupo Universidad cuando era alcalde de Tlajomulco el día del rompimiento quedan para la historia y son el espejo de un doble discurso de quien pregona que viene a cambiar la historia de Jalisco. El discurso lo acomoda Alfaro conforme al interés de la circunstancia.

Ese personaje lleva por nombre Raúl Padilla López y actúa como los llamados ‘poderes fácticos’ en este país, a través de esquemas de presión, manipulación y chantaje, propios de una generación premoderna que siguen pensando que las instituciones públicas son parte de su patrimonio y que el poder político no es para servir, sino para servirse”.

Estoy consciente que liberarse de uno de los poderes fácticos más influyentes de Jalisco en las últimas décadas implica riesgos, sin embargo, mi obligación como ciudadano y mi responsabilidad como gobernante es responder con determinación y convicción a las represalias que vendrán contra Tlajomulco, su gente y su gobierno”.

Sin embargo a quienes creen que espiándome, calumniándome y ofendiendo a mi familia y a mí, con todos los recursos y redes de complicidades de que disponen, me van a doblegar, les digo con toda claridad que se equivocan. Lo que viví esta semana me servirá para aprender de mis errores y conocer más de cerca a las alimañas que enfrento”.

LOS “PADILLISTAS ALFARISTAS”

Pues eso que llamó alimañas y grupo mafioso, al paso del tiempo o se regeneraron –lo cual no ha aclarado- o Alfaro prefirió cambiar de mentalidad. Hoy producto de una nueva negociación están en las planillas del proyecto para la gubernatura el Grupo Universidad representado por tres personas:

Enrique Velázquez, secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (STAUdeG) que creó seis meses atrás la organización “Hagamos”, será candidato a diputado local por el Distrito IV en la alianza PAN-PRD-PMC.

Igual la rectora del Centro Universitario de Los Altos, Mara Robles Villaseñor, fue registrada de precandidata del Distrito III que tiene de cabecera al municipio de Tepatitlán.

Alberto Galarza “El Rojo”, ex presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios, acompaña en la fórmula al senado de la República que encabeza por el Partido Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda.

En Jalisco la relación Raúl Padilla-Enrique Alfaro si bien es de odio mutuo, gana el pragmatismo y el amor por el poder. Los dos saben que es mejor unirse que subirse al ring y golpearse, porque los dos saldrían lastimados.

Enrique Alfaro sabe el daño que ocasiona el pelearse con el jefe del Grupo Universidad. Ya lo probó hace seis años cuando Raúl Padilla se convirtió en su enemigo y jugó con el proyecto del PRI y apoyó a su candidato a gobernador Aristóteles Sandoval y que a la postre éste ganó.

EL ROMPIMIENTO

Tlajomulco es a partir de hoy territorio liberado de Raúl Padilla López”, declaró en rueda de prensa en el hotel de Mendoza en marzo del 2010 Enrique Alfaro como presidente municipal de este municipio y que se interpretó como declaración de guerra del alcalde de origen perredista al señalar al jefe del Grupo Universidad como el principal enemigo de su gobierno y que pretendía apoderarse del Ayuntamiento de Tlajomulco.

Aquella alianza de Enrique Alfaro con el Grupo Universidad duró apenas de la elección a los primeros meses de la toma de posesión entre 2009 y 2010. Después de Enrique Alfaro haber ganado las elecciones en Tlajomulco, vino la distribución de puestos en el gobierno municipal. Enrique Alfaro denunciaría presuntos chantajes por parte del llamado “líder moral del Grupo Universidad”, quien conforme a su acusación “pretendía secuestrar al municipio”.

El presidente municipal en ese entonces de Tlajomulco denunció que desde su campaña para alcalde, Padilla López obstaculizó su registro como precandidato y que ya en funciones como presidente municipal le exigió el 60 por ciento de los puestos administrativos del ayuntamiento, entre ellos la titularidad de la Tesorería Municipal, de Desarrollo Urbano, Promoción Económica y del Instituto Municipal de la Cultura.

Ante decenas de periodistas, cámaras de televisión, como artista de televisión, Enrique Alfaro, dio a conocer su rompimiento con Raúl Padilla y el PRD. “Me siento moralmente obligado a denunciar públicamente los intentos recurrentes de abuso y atropello sobre el pueblo de Tlajomulco y su gobierno en los últimos meses, por parte de un personaje que en su inagotable ambición de poder y privilegios, hoy por hoy es obstáculo para el desarrollo democrático de Tlajomulco y del estado de Jalisco”, precisó Alfaro.

De la misma forma Enrique Alfaro acusó a Raúl Padilla de obstaculizar la construcción del Centro Universitario de Tlajomulco. Dijo que Padilla sería el responsable de que miles de jóvenes del municipio se queden sin estudiar por “oponerse caprichosamente al Centro Universitario (…) Lo hago responsable de intentar descarrilar a uno de los pocos gobiernos de izquierda que con tanto esfuerzo ha venido construyendo, no sólo el perredismo de Tlajomulco, sino también el histórico y genuino perredismo de Jalisco”.

Más aún, lo hago responsable de la ridícula acusación de mi supuesta alianza con ‘la ultraderecha’, esas oscuras congregaciones que, al igual que la de Raúl Padilla y sus incondicionales, pretenden secuestrar a Jalisco, a sus instituciones y a sus habitantes, cancelando las libertades, el derecho a disentir y la oportunidad de aspirar a una vida pública plenamente democrátrica”.

LA RESPUESTA DE PADILLA

¿Y qué respondió Raúl Padilla a las imputaciones de Alfaro en aquel marzo del 2010?

Con su estilo burlón y sarcástico le expresó al periodista Jaime Barrera en entrevista telefónica: “Tengo como costumbre no responderle a los perros cuando me ladran. Menos cuando tienen rabia. Prefiero platicar con el dueño del perro”.

Alfaro no se quedó callado. No podía guardar silencio. No es ese su estilo y habló. “Si este es el político profesional, y el político sensato de este Estado, imagínense cómo estamos si un político con la formación y con las tablas que él tiene contesta con el hígado, como él lo hizo, pues así está la política en el Estado”.

EL ESCÁNDALO CUBA-GATE

Uno de los golpes más duros y rudos que ha vivido Alfaro como político fue la sacudida que representó el haberse filtrado a la opinión pública el viaje que hiciera a Cuba en un avión privado, cuya identidad del propietario se reservó, pero cuyo piloto podría ser el verdadero dueño, según se señaló en su momento.

El escándalo “Cuba-Gate” le tocó exhibirlo al Grupo Universidad a través del presidente en ese tiempo del PRD, José Antonio Magallanes. Enrique Alfaro se había aliado con Raúl Padilla con el acuerdo de su postulación a la presidencia municipal de Tlajomulco por el Partido de la Revolución Democrática.

José Antonio Magallanes durante dos semanas estuvo dando a conocer a la opinión pública información que fue develando el misterioso viaje a Cuba del alcalde de Tlajomulco –en ese periodo- Enrique Alfaro con dos consejeros electorales, Tomás Figueroa y Víctor Hugo Bernal.

¿Quién es el propietario del avión privado? –Preguntó el entonces diputado local del PRD, Raúl Vargas López-. “Hoy la realidad supera incluso a los señalamientos que hicimos sobre el propietario del jet, y los motivos que existen para que una aeronave de estas características sea prestada de forma gratuita a Enrique Alfaro”.

Hoy sabemos por la investigación periodística de Mural que este viaje y el piloto que usó, están relacionados con el crimen organizado. Esa es la verdadera razón por la cual se reservaba el nombre del dueño del avión, aun ante la insistencia de los medios para conocer la verdad. Esa es la razón por la cual, de manera tramposa y abusando de la confianza que le dispensan muchos diarios y periodistas, Enrique Alfaro pretende engañar a todos. Hoy la verdad cae por su propio peso”, manifestó Raúl Vargas.

LA GUERA CONTRA EL GRUPO UNIVERSIDAD

Sobre el escándalo del Cuba-Gate, Alfaro volvió a acusar al Raúl Padilla y el Grupo Universidad de los ataques. “Cometí un error al no entender que en la vida que elegí (y eso es un privilegio) cada cosa que yo haga, así sea de carácter estrictamente privada, será observada y juzgada”, precisó.

Dijo que en esa lógica “el error que cometió es el no haber entendido que lo que yo represento significa un riesgo serio para los intereses del grupo de mafiosos que encabeza Raúl Padilla y que este personaje está dispuesto a todo para detenernos”.

En la visión de Enrique Alfaro, Raúl Padilla estaba detrás de los golpes periodísticos que recibiera a través del diario Mural.

Los ataques y filtraciones que se han publicado sobre este viaje, acusó Alfaro, “es producto del trabajo de espionaje y filtraciones mediáticas orquestadas por Raúl Padilla para desprestigiarme y para tratar de obstaculizar el registro de la Agrupación Política Alianza Ciudadana: la intervención histérica y vulgar de todos los esbirros de Padilla que se ostentan como dirigentes del PRD demuestran el sentido estrictamente político del montaje mediático que se armó como apología del escándalo”, aseguró Alfaro.

Sin embargo a quienes creen que espiándome, calumniándome y ofendiendo a mi familia y a mí, con todos los recursos y redes de complicidades de que disponen, me van a doblegar, les digo con toda claridad que se equivocan. Lo que viví esta semana me servirá para aprender de mis errores y conocer más de cerca a las alimañas que enfrento”.

Asumo la responsabilidad de seguir luchando contra la mafia que encabeza Raúl Padilla para liberar a Jalisco, a la Universidad de Guadalajara y a las instituciones políticas del estado de secuestro a que están sometidos”.

Y puntualizaría con lo siguiente: “Hay que entender que el tamaño del miedo es proporcional al tamaño de las bajezas que están dispuestos a cometer para golpearme políticamente”.

 

RAÚL VARGAS, EL SACRIFICADO

El doctor Raúl Vargas López es uno de los damnificados del arreglo cupular Alfaro- Padilla. Allá por el 2010 y 2011 como diputado local del PRD le tocó encabezar la lucha política contra Enrique Alfaro y exhibir la alianza que hiciera éste con Eduardo Rosales en un predio que compraron en Los Cabos.

Previo a este proceso político-electoral del 2018 como presidente de nuevo del PRD le tocó impulsar la coalición en Jalisco del PRD con el PAN y PMC. En julio del 2016 en entrevista con Conciencia al aire diría que en Jalisco quedaba abierta la posibilidad de coaligarse con distintas fuerzas políticas exceptuando con el Revolucionario Institucional.

Raúl Vargas reveló que inicialmente se manifestó en contra de la coalición del PRD con el Partido Movimiento Ciudadano y su líder Enrique Alfaro, pero si su partido así lo decide, dijo que lo acataría. Sus argumentos: “Es por el tipo de prácticas políticas y el tipo de gestión del líder fáctico de Movimiento Ciudadano. Enrique Alfaro anda en campaña, no le tengo odio de ninguna manera. Hubo un encuentro sólido, acordado y hasta cariñoso en el arranque de su participación en el PRD, para luego darnos cuenta de lo que todos se están dando cuenta, de prepotencia, arrogancia, los regaña un día sí y otro no, siempre ha sido así. Antes no se decía nada, en ese conjunto de adjetivos que ahora veo son más recurrentes, no todos tienen credencial de decir que lo vieron primero”.

Y adelantándose a lo que se estaba cocinando, diría: “El futuro no solo son circunstancias, cuando se dice que es de acuerdos, es que la política es eso, construir acuerdos aún con aquellos que no te parecen”.

Yo no estoy aquí para saludar o celebrar lo que no me parece, es mi expresión, pero me interesa más cómo le va a Jalisco y a mi partido. Primero Jalisco, después Jalisco y luego mi partido”.

Meses después, a finales de noviembre del 2016, Raúl Vargas anunciaría su renuncia a la presidencia del PRD en Jalisco, ya que su periodo al frente de este instituto político había concluido luego de tres años el 9 de noviembre de 2017.

Dijo que su renuncia fue decisión personal y que es lo mejor para el partido. “Quiero decirle a todos ustedes y a la sociedad y a la militancia del PRD en el Estado que he tomado la decisión de separarme de la dirigencia estatal del partido. Lo hago convencido de que es lo mejor que le conviene a mi partido este momento”.

Dijo que podría aceptar una candidatura u otra responsabilidad lo que se definiría en los próximos meses. Por lo menos en las candidaturas de la alianza parcial del PRD con PAN-PMC, Raúl Vargas no apareció.

 


Compartir en redes sociales:
  • 103
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    103
    Shares
468 ad