Portal informativo de análisis político y social

LAS CARTAS DE LA BARAJA POLÍTICA EMPIEZAN A MOVERSE

LAS CARTAS DE LA BARAJA POLÍTICA EMPIEZAN A MOVERSE

Ago 8, 2015

En el contexto de la debilidad del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que se manifiesta en la fragilidad de sus instituciones, con una administración altamente cuestionada con una aprobación del gobierno que va a la baja, empiezan a asomarse los nombres de los actores políticos que participarán en la carrera presidencial del 2018.

Por un lado están las figuras desgastadas de los partidos políticos (PRI, PAN, PRD) que han tenido la oportunidad de gobernar en el país ya sea a nivel federal, estatal y municipal que conforman el sistema político y que comparten la crisis de gobernabilidad que sufre México, provocado, por un lado, por el embate de la criminalidad y el campo fértil de fortalecimiento que provoca la corrupción y la impunidad.

El llamado «Contrato Social» cuya vigencia es la razón de ser del Estado, pareciera un carro viejo, destartalado, que ya no da para más, cuando el Estado de Derecho en México se convierte en una quimera y es la ley de la selva la que predomina.

 

¿Cuándo pierde vigencia el Contrato Social en un Estado?

Chapo FB

La sociedad sacrifica una parte de su libertad y la cede al Estado la potestad para que ejerza el monopolio del uso de la fuerza, en aras de buscar su tranquilidad y seguridad colectiva.

En el caso de México, el problema del contrato social es que hay poderes fácticos, como la criminalidad que le disputa al Estado el uso de la fuerza y es allí donde viene el rompimiento.

La fuga de Joaquín «El Chapo» Guzmán del Reclusorio del Altiplano, llamado otrora «cárcel de alta seguridad», fue como un golpe seco al hígado al Estado mexicano, por el gran daño que le hizo, mostrando su fragilidad ante el poderío del narcotráfico al exhibir su incapacidad, dejando en ridículo a su gobierno ante el mundo al no poder mantener encerrado al considerado delincuente más peligroso del mundo.

Este suceso vino a desembocar la crisis de las instituciones y su carencia de fortaleza y queda de manifiesto la desconfianza ciudadana que muestra esta última encuesta nacional de Grupo Reforma.

Al mismo tiempo se ve el resquebrajamiento de las instituciones que en otro tiempo tenían la confianza de los ciudadanos. Apenas el pasado 4 de agosto Grupo Reforma presentó su estudio de opinión pública sobre Gobierno y Política que se realizó en el país consultando a mil 200 ciudadanos.

Después de las elecciones del pasado 7 de junio la desconfianza en el gobierno del presidente Peña Nieto registra un aumento de 66 a 72 por ciento de abril a la fecha.

La desconfianza de los mexicanos hacia el Instituto Nacional Electoral (INE) pasó del 56 al 61%, en tanto que la pérdida de confianza en los partidos políticos subió del 73 al 82%.

De igual forma la confianza en el Congreso de la Unión bajó del 27 al 24 por ciento.

 

La iglesia y el ejército se salvan

El Arzobispo de Guadalajara, Cardenal Francisco Robles  Ortega

De esta desconfianza se salvan únicamente la Iglesia y el Ejército. Estas instituciones mantienen una confianza superior al 50%, pero también las encuestas muestran un leve aumento de la desconfianza en ambas. Se precisa en la encuesta que los actuales niveles de desconfianza en las instituciones no habían sido tan altos desde que inició el actual gobierno del 2012.

Vaya, hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos subió en la desconfianza de 53 al 60%, mientras que la desconfianza en la Suprema Corte de Justicia es de 70%.

En los últimos lugares de desconfianza están el Congreso de la Unión 69%; la Suprema Corte de Justicia con el 70%; la Policía 78% y los Partidos Políticos 82%.

 

La figura de Andrés Manuel López Obrador

amlo

Por tercera ocasión, el político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador buscará la Presidencia de la República. Es persistente. En las dos anteriores elecciones se ha convertido en el enemigo a vencer.

Felipe Calderón en el 2006 lo superó con menos de medio punto porcentual, de acuerdo al conteo oficial del Instituto Federal Electoral, resultado que el tabasqueño nunca aceptó y se dijo víctima del fraude.

Conforme a la encuesta publicada por el Grupo Reforma el pasado dos de agosto, AMLO arranca en primer lugar en las preferencias electorales, además de ser el político más popular y conocido. De cada 10 mexicanos, 9 conocen a López Obrador, conforme a este estudio, además de contar con el 33% de opiniones positivas, frente al 29% de negativas; y sorprende que el 42% de los consultados estarían dispuestos a votar por él para Presidente de México.

Precisa la encuesta que actualmente «no hay nadie mejor posicionado que AMLO rumbo al 2018», sin embargo la carrera es larga y con obstáculos.

En esta encuesta se advierte de la misma forma la poca aceptación que tienen los secretarios de Gobernación y Hacienda del gobierno federal de Enrique Peña Nieto, y que serían las cartas que el PRI tiene en la baraja, entre otras más que aún no aparecen como son Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray. El 75% de ciudadanos consultados expresaron —afirma la encuesta— que no votarían por Luis Videgaray, mientras que el 71% no lo haría por Osorio Chong.

Después de AMLO, sorprende el hecho de que aparezca el nombre de la esposa del expresidente Felipe Calderón, Margarita Zavala, en segundo lugar de intención del voto ya que el 28% aceptó que votaría por ella y el 61% no.

El jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Mancera aparecerá en tercer lugar en intención de voto con 25% y un 65% por ciento de rechazo.

En cuarto lugar el gobernador electo de Nuevo León y que forma parte del Grupo de los Independientes, Jaime Rodríguez «El Bronco» con el 19% de intención del voto y 66% de rechazo.

En sexto en intención del voto está Miguel Ángel Osorio Chong con el 18% y 71% en contra; luego en el séptimo Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México con el 13% favorable y 75% desfavorable.

De los panistas, además de Margarita Zavala introdujeron en la encuesta de Reforma los nombres de Gustavo Madero y Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla. El chihuahuense tiene el 11% de aceptación y 76% de rechazo, en tanto que Moreno Valle lo apoyaría el 10% y lo rechazaría el 77%.

 

Sacudidas en el PRI

Beltrones Fb

La llegada de Manlio Fabio Beltrones a la presidencia nacional del PRI es una jugada de ajedrez que sorprende a propios y extraños. De entrada se rompe con la llamada triada que rodea al presidente Enrique Peña Nieto, como son considerados el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño.

Este grupo impulsó a la dirigencia del PRI a Aurelio Nuño y derrapó. El politólogo y periodista Raymundo Riva Palacio, en su análisis que publica la página digital Eje Central hace referencia a la que llama «la presidencia tripartita» que era un dogma en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los politólogos de la Ciudad de México prácticamente daban por descartado que el político sonorense pudiera acceder a la dirigencia nacional del PRI, y no porque le faltara capacidad, sino por el temor y recelo que tiene de parte de estos tres personajes que han controlado el gobierno peñista. Y que lo consideran un actor de peligro para sus intereses.

Se le ha llamado «la presidencia tripartita», el ente monolítico, donde a muy pocos se permitía asomarse con voz y voto, como al consejero jurídico, Humberto Castillejos, y a Francisco Guzmán, jefe de asesores.

Raymundo Riva Palacio deja en claro que la toma de decisiones en Los Pinos la hacía este pequeño pero muy poderoso grupo, donde había fricciones que resolvían con sus acciones compartimentadas. «Las quejas sobre el secuestro del presidente por este trío iban creciendo, desde los grupos de interés que por definición resintieron el cambio en el acceso a jefe de Los Pinos, hasta aquellos cercanos que ya no eran escuchados».

«El Peña Nieto de la presidencia no era el Peña Nieto del Estado de México. Incluyente en Toluca, excluyente en la Ciudad de México. Insensible a la crítica —entre otras cosas porque prácticamente no lee nada, y los informes que le llegan todos los días están edulcorados y alineados a una agenda de propaganda en televisión—, no parecía que algo pudiera hacer mella en esa muralla», sostiene Riva Palacio.

 

Candidatos a la baja

Enrique Peña Nieto

Al arrancar el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, dos estrellas parecían brillar. Vivían su tiempo y su circunstancia. Dos competidores: Por un lado el secretario de Hacienda, Luis Videgaray y por el otro lado el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Sin embargo, los conflictos políticos y sociales, los golpes de la criminalidad y la falta de resultados de la reformas, junto con la caída de los precios internacionales del petróleo, tiene a estos dos funcionarios prácticamente fuera de la carrera presidencial del 2012.

 

La fuga de «El Chapo»

Miguel Ángel Osorio Chong

En la óptica de este politólogo, la fuga de Joaquín «El Chapo» Guzmán, que pescó al presidente en el vuelo a Francia, podría ser, como una primera hipótesis de trabajo del parteaguas de su administración.

A Osorio Chong le estalló la crisis en las manos. Y a Luis Videgaray le salieron mal las cuentas de la Reforma Energética y la economía se hundió más. Y Nuño mostró que no tiene el equipaje para la crisis profunda.

 

Dos designaciones fuera del círculo

cen PRI

¿Qué pasó por la cabeza del Presidente en esos días? –se pregunta Riva Palacio.

«Sólo él lo sabe», pero lo que se ve hacia afuera es un cambio radical. Dos designaciones reflejan que las cosas se modificaron sustancialmente en Los Pinos. La primera fue el nombramiento de Miguel Basáñez como embajador en Washington; la segunda, entregar el PRI a Manlio Fabio Beltrones. Las dos decisiones están por fuera de la lógica de poder de la Presidencia tripartita que asumía el poder como si el mandato lo tuvieran ellos.

Miguel Basáñez no pertenece a la generación de la triada, pero sí al entorno familiar de Peña Nieto, a quien conoció muy joven al inicio de su carrera, al haber trabajado muy de cerca con su tío, Alfredo del Mazo González, cuando fue gobernador del Estado de México.

Sostiene el politólogo que su designación cortó las maniobras políticas de Videgaray, que buscaba en esta crisis provocada por la fuga de «El Chapo» Guzmán, sacar el mayor provecho.

 

¿Y por qué Beltrones?

La llegada de Beltrones a la presidencia del PRI es una señal de apertura, como una estrategia de la Presidencia para buscar unir al priismo en torno a su gobierno y el hombre idóneo es el originario de Villa Juárez, Sonora, quien se ha distinguido por ser un político institucional y leal, ofreciendo su oficio político para resolver conflictos y construir acuerdos. Lo hizo durante el gobierno del presidente Felipe Calderón en su condición de líder de la fracción priista del Senado de la República.

Y esa institucionalidad la volvió a hacer evidente con la instrumentación de las 11 reformas peñistas desde la Cámara Baja. Dentro del priismo se le reconoce a Peña Nieto haber tomado una decisión inteligente por decidir por el mejor de los priistas, el que más le entiende a la política y el que más confianza genera como líder, reconociéndosele su talento y capacidad.

El priismo, se destaca en Beltrones, contará con un interlocutor válido ante el jefe político, como es la figura en este partido del Presidente de la República. Como hombre institucional, lo que Beltrones entiende con claridad. «Seré un presidente del PRI muy cercano al Presidente», destaca en las primeras declaraciones de Beltrones, luego que se definiera que habría una planilla de unidad a la dirigencia de este partido que le toca encabezar.

No comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. TITULARES 10 DE AGOSTO DEL 2015 | Nottinet - […] LAS CARTAS DE LA BARAJA POLÍTICA EMPIEZAN A MOVERSE –   Conforme a la encuesta publicada por el Grupo Reforma…