Portal informativo de análisis político y social

Las cuatro cartas del PRI: El juego del tapado del presidente: ¿engaña Enrique Peña Nieto con la verdad

Las cuatro cartas del PRI: El juego del tapado del presidente: ¿engaña Enrique Peña Nieto con la verdad

Nov 12, 2017

Por Belisario Bourjac //

¿Cuál es el juego del Presidente Enrique Peña Nieto en cuanto al candidato que postulará el PRI para enfrentar en la próxima elección de julio del 2018 a Andrés Manuel López Obrador y al candidato del Frente Ciudadano por México?

¿Engaña el Presidente con la verdad y es el secretario de Hacienda, José Antonio Meade el hombre que ungirá Peña Nieto, de acuerdo a los usos y costumbres den del PRI?

¿Es su delfín el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer?

¿Es acaso el hombre de la madurez, el secretario de Salud, José Narro Robles?

¿Es el hombre institucional, Miguel Angel Osorio Chong?

Hasta antes de la XXII Asamblea Nacional del PRI que fue en agosto pasado, todo parecía indicar que el Presidente no había tomado la decisión sobre el Secretario de su gabinete que apoyaría para que buscara convertirse en su sucesor. Su hombre de confianza, Luis Videgaray había quedado fuera de la carrera presidencial, devorado por el desgastante gobierno desde el momento que tuvo que renunciar a la Secretaría de Hacienda para quitarle el huracán de ataques que recibiera la figura presidencial por la invitación y visita de Donald Trump a México, en su condición de candidato presidencial al gobierno de los Estados Unidos por el Partido Republicano.

ELIMINAR EL CANDADO

Los estatutos del PRI tenían un candado que impedía que un ciudadano sin militancia en el Revolucionario Institucional se convirtiera en su abanderado presidencial. Con Enrique Ochoa Reza de presidente de este partido se operó la reforma estatutaria que le abrió la puerta a alguien sin la militancia partidista.

Los candados establecían que para poder ser candidato se requería cumplir las siguientes exigencias: ser ciudadano mexicano en pleno goce de sus derechos políticos, ser militante del partido, no haber sido dirigente, candidato ni militante destacado de partido o asociación política, antagónicos al PRI, mostrar una conducta pública adecuada y no haber sido condenado por delito intencional del orden común o federal y tener al menos 10 años de militancia.

El resto de los requisitos siguen vigentes, pero dejó de ser exigencia estar afiliado para poder postularse a la candidatura.

REFORMA CON MENSAJE

Después de esta reforma estatutaria se interpretó que ésta tenía dedicatoria y se abría la puerta para que José Antonio Meade se convirtiera en el candidato presidencial.

La opinión pública y la mayoría de los politólogos han dado como un hecho que la decisión ya está tomada por el tlatoani –fiel al ritual de la política mexicana- y el personaje es José Antonio Meade, quien entre los cuatro señalados es el que tiene el curriculum más impresionante: ha sido en cinco ocasiones secretario de Estado (dos veces Secretario de Hacienda), Secretario de Energía, Secretario de Desarrollo Social y Secretario de Relaciones Exteriores.

De Aurelio Nuño, habría que resaltar que es el más joven de los cuatro (40 años de edad), pero el de menor experiencia política y el más cercano al Presidente Enrique Peña Nieto, ya que sus cargos relevantes los ha tenido con el propio ex gobernador de Edomex con el actual canciller Luis Videgaray. El impulso de la reforma educativa es la plataforma política que tiene Aurelio Nuño y pese a los obstáculos y resistencias la ha sacado adelante, que sería su estrellita como parte del equipo del Presidente Enrique Peña Nieto. Hay quienes ven al secretario de Educación como el caballo negro del Presidente en la sucesión y con quien podría sorprender.

De Miguel Angel Osorio Chong es el único de los cuatro presidenciables que tiene cargos de elección popular: fue diputado federal y gobernador del Estado de Hidalgo. Sin embargo se le identifica con la clase política del PRI, además de que los resultados en materia de seguridad y lucha contra la corrupción son los principales saldos negativos del gobierno peñista, asignaturas que están bajo la responsabilidad del principal inquilino de Bucareli.

Del doctor José Narro Robles, es el de mayor edad de estas cuatro cartas (está por cumplir 70 años de edad) y entre los cargos partidistas destaca haber sido presidente de la Fundación Siglo XXI del PRI. Al doctor Narro se le reconoce su trayectoria de probidad y el respeto por tirios y troyanos que se ha ganado a lo largo de su vida por la administración pública, principalmente su paso por la Universidad Nacional Autónoma d México.

LA LISTA DE GAMBOA

En el mes de septiembre, después de la XXII Asamblea Nacional del PRI, fue el líder de los senadores tricolores, Emilio Gamboa, quien delineó que la lista de aspirantes del PRI a la Presidencia de la República se reducía a cuatro presidenciables que el Presidente tiene en su radar: son los secretarios de Hacienda, José Antonio Meade; Gobernación, Miguel Osorio Chong; de Educación Pública, Miguel Angel Osorio Chong; de Salud, José Narro Robles.

De la misma forma, Emilio Gamboa descartó al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, recordando que el hombre más influyente en el círculo del Presidente Enrique Peña Nieto había dicho que “no quería jugar la Presidencia, mientras que el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, “está haciendo su esfuerzo”. Gamboa simplemente lo que hizo fue transmitir el mensaje del Tlatoani.

EL DESGASTE DE SU EQUIPO

Al iniciar el sexenio el Presidente Enrique Peña Nieto, se apoyó en dos personajes para el ejercicio de su gobierno: en el campo económico a Luis Videgaray, a quien designó secretario de Hacienda y en el campo político a Miguel Angel Osorio Chong, secretario de Gobernación.

Estos dos personajes salieron a jugar la carrera presidencial, conscientes del desgaste que significa el ejercicio del gobierno. El gran pecado de Osorio Chong fue se le escapara Joaquín “El Chapo” Guzmán. Aunque después sería recapturado para ser extraditado a los Estados Unidos donde es juzgado, el estigma ya no se lo quitó el titular de Segob.

El problema de Videgaray fue el pobre crecimiento de la economía mexicana, similar al de los últimos 25 años (no mayor del 2 por ciento del PIB), y su apuesta de haber sido el promotor de la invitación a México del entonces candidato presidencial por el Partido Republicano, Donald Trump, quien antes y después de la visita se dedicó a atacar a México y a los mexicanos, al culparlos de los males que sufre Estados Unidos, además de su iniciativa e insistencia de construir el muro fronterizo que debía pagar el Gobierno de México.

Fueron tantas las críticas que recibiera el Presidente Enrique Peña Nieto por esa invitación al hombre más repudiado por los mexicanos, proveniente no sólo de los dirigentes y líderes políticos de los partidos de la oposición, sino también de la mayor parte de los sectores empresariales, académicos, sociales e intelectuales, que Videgaray tuvo que salir a dar la cara asumiendo la responsabilidad y presentando su dimisión a la Secretaría de Hacienda, desde donde ejercía una gran influencia en el Presidente de México. De pronto se vio caer al hombre más poderoso del sexenio en el gobierno de Peña Nieto.

Fue en ese momento que Luis Videgaray quedó automáticamente eliminado de la carrera presidencial. Sin embargo, la influencia en momento alguno la perdería. Tras el inesperado triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos al derrotar a la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton, el ex secretario de Hacienda reviviría gracias a su cercanía con el equipo de Trump, en particular con su yerno Jared Kushner.

MOVIMIENTOS EN EL TABLERO POLÍTICO

El propio Videgaray impulsaría a José Antonio Meade como alternativa al introducir al tablero político de la sucesión presidencial con el nombramiento que recibiera del Presidente Peña Nieto de titular de la Secretaría de Desarrollo Social, José Antonio Meade a medio sexenio, previendo el Plan B, si su proyecto se desgastaba.

En ese tiempo al PRI había llegado el político sonorense Manlio Fabio Beltrones, quien hace seis años pretendió disputarle a Enrique Peña Nieto la candidatura presidencial, que resultó infructuoso ante el control que lograra el Grupo del Estado de México sobre la sucesión presidencial.

Sin embargo Beltrones logró integrarse a la Cámara de Diputados y junto con Emilio Gamboa (coordinando a la fracción de senadores del PRI), lograron convertirse en la mancuerna útil para las negociaciones del Presidente con la oposición, a quienes les tocó la ejecución de las reformas de este gobierno.

Beltrones sería nombrado presidente nacional del PRI y le tocaría encabezar el proceso electoral de renovación de 12 gubernaturas en el 2016. El resultado para el PRI fue adverso al perder siete gubernaturas ante el PAN y el golpe lo resintió el político sonorense, quien decidió presentar su renuncia a la presidencia, asumiendo su responsabilidad con lo que perdió finalmente la batalla ante Luis Videgaray, cuyo antagonismo fue muy público. Esa derrota en siete entidades que sufrió el PRI enterró el sueño de Beltrones de ser candidato presidencial por el PRI.

AQUEL JUEGO PERVERSO

El politólogo e historiador Lorenzo Meyer llegó a escribir sobre el tapadismo que calificó como “el juego perverso”, estableciendo que una de las peculiaridades de nuestro sistema político mexicano era la verdadera identidad del “tapado”, no en sí el nombre, que no se conoce al ocurrir “el destape”, sino tiempo después cuando ya es tarde para reaccionar.

El tapado” se conocía, sustentaba Meyer, sólo en el momento en que el ex tapado se cruza en el pecho la banda presidencial. “Es entonces cuando se rompe la última fibra del cordón umbilical que por mucho tiempo le unió a quien le permitió llegar a la cúspide del poder. Entonces, y sólo entonces, queda auténticamente destapado el que fuera “el tapado”.

El juego del tapadismo de la política mexicana regresó a Los Pinos después de 12 años que desterró la alternancia política, pero a diferencia los tiempos del partido único donde el Presidente de la República designaba a su sucesor, hoy las condiciones políticas de México son muy distintas ya que la alternancia vino a darle un duro golpe al a la cultura del tapado, pero no acabó con él. Sin embargo, el candidato que el dedo del Presidente decida impulsar no tiene segura la Presidencia, toda vez que la competencia hoy es muy fuerte y el PRI se le ubica en el tercer lugar por las encuestas.

Los escenarios políticos si bien han cambiado, pero eso no le quita al Presidente de la República su calidad de jefe máximo del PRI, ni su potestad para designar candidato. En ese sentido el PRI sigue siendo fiel al rito, pero con un Tlatoani muy disminuido.

Muy pronto la duda quedará despejada que dará respuesta a las interrogantes sobre si el Presidente engañó con la verdad, cuya carta fue y es José Antonio Meade desde el momento que lo designó titular de Sedesol y después titular de la secretaría de Hacienda o el corazón se impone y para su sucesor le apuesta al delfín.

Ese juego los priístas no lo tienen claro. Como hace 20, 30 y 40 años, le siguen apostando al tapado.

 

JOSÉ ANTONIO MEADE

EDAD:

Tiene 48 años.

Nació el 27 de febrero de 1969 en la Ciudad de México.

FORMACIÓN ACADÉMICA

Universidad de Yale. Doctorado en Economía.

Áreas de especialización: Finanzas Públicas y Economía Internacional.

Licenciatura en Derecho de la UNAM.

Licenciatura en Economía en el ITAM

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Actualmente Secretario de Hacienda.

Secretario de Desarrollo Social.

Secretario de Hacienda.

Secretario de Energía.

Secretario de Relaciones Exteriores.

AURELIO NUÑO MAYER

EDAD:

40 años.

Nació en la Ciudad de México el 12 de diciembre de 1977

FORMACIÓN ACADÉMICA

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública por la Universidad Iberoamericana.

Maestro en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Oxford.

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Actualmente secretario de Educación Pública.

Fue Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República.

Fue coordinador de asesores del entonces presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, diputado Luis Videgaray.

Del 2010 al 2011 fue asesor de Enrique Peña Nieto durante su gestión como gobernador del estado de México.

JOSÉ NARRO ROBLES

EDAD:

Cumplirá 70 años el próximo 5 de diciembre.

Nació en la ciudad de Saltillo, Coahuila.

FORMACIÓN ACADÉMICA

Es médico cirujano por la UNAM.

Realizó estudios de postgrado en la Universidad de Birmingham, Inglaterra.

Profesor de tiempo completo de la UNAM con más de 35 años de antigüedad.

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Actualmente secretario de salud.

Fue director de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Fue secretario general de la UNAM.

Rector General de la UNAM.

Fue secretario general del IMSS.

Subsecretario de las Secretarías de Gobernación y Salud.

MIGUEL ANGEL OSORIO CHONG

EDAD:

53 años.

Nació el 5 de agosto de 1964 en Pachuca, Hidalgo.

FORMACIÓN ACADÉMICA

Es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

EXPERIENCIA PROFESIONAL

Actual secretario de Gobernación.

Fue diputado federal en la LIX Legislatura de 2003 al 2005.

Fue secretario general de Gobierno del Estado de Hidalgo.

Fue gobernador del Estado de Hidalgo.