Portal informativo de análisis político y social

Las luchas perdidas contra el pulpo camionero

Las luchas perdidas contra el pulpo camionero

Ago 7, 2016

Sentado en solitario en la mesa del rincón de un café de la avenida Chapultepec, se encuentra «El Rojo», nadie lo acompaña, lejos está de las multitudes de jóvenes que lo rodeaban cuando empezó su trienio al frente de la FEU.

Ya no hay quien le cargue el celular, quien los documentos, quien maneje su vehículo, ni quien le esté contestando las llamadas para no interrumpirlo mientras platica.

Contrario a esta situación de abandono y de soledad, las obligaciones que fue adquiriendo Alberto Galarza Villaseñor, fueron mucho más robustas con el paso de estos tres años que ha estado al frente de la organización que representa a más de 260 mil estudiantes de todos los rincones de Jalisco.

La eterna lucha de esta organización por mejorar el entorno de la movilidad, pasó de la calle al escritorio y a las mesas de trabajo. Con «El Rojo» la FEU ya no fue el órgano de presión callejera en contra de los camioneros, hoy su tarea fue haciendo leyes, proponiendo alternativas, debatiendo con los técnicos y expertos en la materia.

Y en esta lucha discrepó con el gobernador del estado y con el PRI y recibió el apoyo incondicional del PAN y del Partido Movimiento Ciudadano, de ahí que hayan sido casi el 90% de sus propuestas las que se convirtieron en ley en el tema de la legalización de las Empresas de Redes de Transporte (Uber).

Galarza Villaseñor supo acordar, consensuar, liderar a la gran cantidad de expertos que había en el Observatorio Ciudadano de Movilidad y Transporte, emitió 37 recomendaciones que de volverse realidad, le darían otra cara al servicio del transporte público en la entidad.

«El Rojo» le dio también un gran nivel a la organización estudiantil al condecorar con el distintivo «Corazón de León» a personajes de la talla de José Mujica, Fernando del Paso, Carmen Aristegui, Fernando Molina y Javier Sicilia. Y falta uno por entregar antes de que termine el año.

Por todo ello, Conciencia Pública platicó con Alberto Galarza Villaseñor, prácticamente en la recta final de su gestión al frente de la organización estudiantil, en donde habló de «Botas», de la influencia de Raúl Padilla, del «Atenguillo», de la tenencia verde, de la fallida candidatura de Ricardo Villanueva y muchos otros temas de interés.

 

Rojo y con convicciones de izquierda

Eres «rojo» de apodo, «rojo» del pelo, «rojo» de la sangre… ¿También eres «rojo» de convicciones ideológicas?

—Siempre han sido rojas, siempre han sido convicciones de izquierda, en un mundo donde cada vez más las izquierdas y las derechas significan menos, creo que hoy el ser rojo es estar del lado de los pensamientos más progresistas, de ser inteligente, de no despreciar la inteligencia bajo ninguna de sus carátulas, pero sobre todo saber diferenciar que en los extremos, en los ultras, siempre hay una pérdida para todos y hoy creo que tenemos que ser muy responsables todos para poder construir, ya no digo un estado, un país mejor, un mundo en el que podamos sobrevivir y subsistir la raza humana por todos los temas que hacen un mundo más chico, un mundo mucho más híperconectado y que tenemos que enfrentar los grandes retos juntos. La historia de la humanidad no solamente es de avances, hay avances y retrocesos; hay épocas de lucidez y épocas de oscurantismo y hoy tenemos que cuidar nunca tener una regresión y sobre todo en nuestro país tenemos que buscar tener una época de luz que no la tenemos.

Al país y al estado lo han gobernado el centro y la derecha, ¿Ya es hora de que se le dé la oportunidad a la izquierda?

—Yo creo que hace falta la oportunidad para personas que han sido críticas, personas que han construido agendas fuera del estado y que sobre todo han sido las que han fijado las grandes pautas sobre lo que hay que combatir en el país, yo sí creo que debe haber una alternancia real que tenga que ver con un modelo político, con un modelo económico, con un modelo financiero y sobre todo con una hípertransparencia; un país en donde somos de los más corruptos de todo el planeta, no saber qué es lo que nos está carcomiendo porque la corrupción permea en todos lados, no solamente si un político roba dinero, si un policía es corrupto, si un militar está con la mafia, prácticamente la corrupción permea en todos los ámbitos de la sociedad y la tenemos que combatir.

 

Habrá «Rojo» por siempre

Escudo de la FEU

—Hubo «Rojo» en la FEU, ¿Habrá «Rojo» después de la FEU?

—A mí me gusta mucho una frase que dice que hay hombres que luchan un día y son buenos, hay hombres que luchan un año y son mejores y hay los que luchan muchos años y son más buenos… pero también dice, hay los que luchan toda la vida y esos son los imprescindibles. Yo creo que todos los ciudadanos de este estado debemos de jugar a ser imprescindibles, todos los ciudadanos hagamos lo que hagamos somos imprescindibles para la construcción de nuestra sociedad. Si eres un profesionista y haces bien tu profesión y la desempeñas con ética, ya ganamos como sociedad; si eres un maestro, si eres un obrero, si eres un estudiante, lo que sea, pero haces bien tu trabajo y eres responsable, entonces ya ganamos como sociedad.

—¿Cuál es la trinchera del «Rojo» después de diciembre?

—Yo creo que mi trinchera será completar mi formación académica, a mí me gustaría muchísimo estar en temas académicos y de la Universidad.

—Siendo sinceros y sin tratar de ofender, ¿No eres muy grande para representar a los estudiantes universitarios?

—Sí, yo precisamente en mi último discurso hablé de eso porque fue un tema sobre el que se me cuestionó en algún momento, yo perdí a mis padres a los 12 años, mis papás eran hijos únicos, hubo fraudes de abogados, prácticamente quedamos en la calle mi hermano y yo y tuvimos que trabajar para poder subsistir y una vez que logramos una estabilidad económica, decidimos entrar a una licenciatura, a tratar de superarnos. Yo creo que las historias de éxito en este país no tienen que ver con la edad, tienen que ver con qué tan bien sepas enfrentar las vicisitudes de la vida, qué tan fuerte e inteligente emocionalmente seas para enfrentar las tragedias y hoy me siento muy contento por el trabajo realizado, me siento muy contento porque yo en algún momento de mi vida de veras pensé que yo ya no podía tener una vida normal, poder estudiar, poder superarme, poder tener otro tipo de experiencia, igual hoy la vida me regaló esto, pero me lo regaló con todo el esfuerzo y toda la dedicación del mundo.

—¿Qué edad tienes y qué estudias?

—Tengo 33 años y acabo de terminar la Maestría en Derecho Civil y Familiar.

 

Quiere ser políglota

—¿Y más hay en el plano educativo?

—Quiero terminar de estudiar dos lenguas que manejo, que es el francés y el inglés, quiero tenerlas al 100%, quiero buscar la oportunidad para poder estudiar un posgrado en otra lengua que no sea el castellano, y seguirme formando, me gusta mucho la filosofía, creo que los países y el mundo se han olvidado de sus filósofos y ese ha sido nuestro peor error, porque nos estamos olvidando de pensar y repensar una y otra vez qué estamos haciendo, y a mí me gustaría mucho leer, pensar y escribir.

 

Sin interés en partidos políticos

—Algunos de tus antecesores han optado por la trinchera de algún partido político, ¿Tú lo descartas?

—…uta, como hoy está el país y las organizaciones políticas que tenemos yo creo que ninguna de las que hoy existen me interesan para nada, creo que los partidos políticos han hecho todo para que la ciudadanía desconfíe de esas instituciones.

—¿Las candidaturas independientes podrían ser una ruta?

—Sí, la candidatura independiente pudiera ser una ruta a futuro, no es mi ruta inmediata ni mucho menos en el mediano plazo, tengo inquietudes de otro corte, pero sí, no descartaría en algún momento poder jugar o poder intentar representar en algún momento a un sector que me interese de la sociedad.

—¿Cómo podrías sintetizar lo que fue tu gestión al frente de la FEU?

—De mucha lucha, de luchar con ideas, de luchar con argumentos, de tener fuerza para hacerlo, y mucha entereza.

—¿Terminas con la frente en alto?

—Termino muy contento, faltan unos meses más en los que quiero cerrar el 100% de mis proyectos y sé que los vamos a lograr, tenemos el equipo para hacerlo, estoy muy contento, esto me ha regalado las mejores experiencias de mi vida, me ha regalado poder platicar y reconocer a las mejores mentes del país y del mundo, me ha permitido sentarme a discutir de política internacional con José Mujica, me ha permitido hacerlo con Carmen Aristegui, con Fernando del Paso, con Fernando Molina, con Javier Sicilia, con muchos otros más y estoy muy contento, insisto ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

—De las luchas que abanderaste, ¿Cuáles se cumplieron, cuáles no se pudieron cumplir?

—Yo creo que el Programa de Atención a Víctimas que era urgente, ya se cumplió, prácticamente la especialización en la Universidad empieza la tercera semana de agosto, en donde habrá de hacerse todo un curso y protocolo con todos los directivos de la Universidad de Guadalajara para que sepan qué hacer en el momento de un delito contra un estudiante, qué protocolo se activa, cómo tipificas el delito y en la tipificación qué tipo de protocolo el funcionario universitario debe de empezar.

Yo lo que he estado haciendo cada que hay un delito contra un estudiante, me traslado porque las agencias del ministerio público especialmente a las mujeres y a las de preparatoria las tienen por horas y sin recibirlas, las chiquillas con miedo no las reciben, es muy triste lo que está pasando en el tema de la denuncia, porque hasta que llego yo las pasan, el Gobierno del Estado siempre juega a desincentivar la denuncia, pero nosotros vamos a acompañar a nuestra comunidad para que completen denuncias, acompañamiento psicosocial, acompañamiento jurídico y de trabajo social.

 

«No le tengo miedo al desgaste»

—¿Se equivocó al proponer la tenencia verde?

—Un día un familiar mío me preguntó por qué había yo propuesto la tenencia verde, la cosa era también no engañar a la gente, era un cobro al carro porque los automotores contaminan el aire en un 90–95% y por qué lo hicimos, porque no podíamos perder la congruencia, porque entonces sí hubiéramos estado manejando al Observatorio como una plataforma política, entonces sí nos hubiéramos estado cuidando para después lanzarnos de quien sabe qué, si estábamos tan cuidadosos de no desgastarnos, lo que nosotros tenemos que hacer en el Observatorio es ser corrector y decir lo que se tiene que decir y promover las agendas que sean correctas aunque no sean populares. Los que no le tenemos miedo al desgaste somos nosotros, pero los políticos, todos, tienen pavor al desgaste y eso ha hecho que este país no se mueva y la inmovilidad nos ha condenado a las peores cosas.

 

Propuestas que no aterrizaron

Slider Pulpo Camionero

—En teoría hubo propuestas, pero en la práctica no aterrizaron, tu compromiso con los más de 200 mil universitarios en aquella manifestación tras la muerte de «Botas» quedó en el aire porque la situación del transporte fue la misma antes y después.

—Yo creo que también el gobierno sufrió su gran costo. Uno de mis reclamos a este gobierno es que el gobernador debió haber hecho su gran bandera metropolitana el tema de transporte público, porque es un tema que todos los días lastima a la sociedad. Tú te refieres ahorita a los muertos, pero dónde están todos los demás, dónde están todos los lesionados, los que han quedado discapacitados de por vida, todo mundo nombra a «Botas» y la tenemos que seguir nombrando toda la vida porque perdimos a uno de los nuestros, nadie nombra a los dos estudiantes que perdieron alguno de sus miembros en el mismo accidente y quedaron discapacitados para toda su vida y nadie se acuerda de Yadira, la estudiante de secundaria que perdió una pierna y le querían ofrecer 350 mil pesos para tratar una deficiencia física que le va a durar toda su vida, pero sobre todo la atención le va a costar alrededor de 2 millones de pesos el tratamiento de aquí hasta que su cuerpo deje de crecer. Ese es el absurdo, qué le pude decir yo al gobernador, pues simplemente que en Jalisco la vida de una persona a un transportista le cuesta 350 mil pesos, no cree el gobierno que eso ofende a la sociedad, no cree que lastima lo más íntimo, no cree que lo lastima que a casi tres años del accidente de María Fernanda no haya una resolución del caso, que los familiares no tengan una reparación del daño porque no quisieron negociar con los transportistas, porque fueron congruentes y quisieron llegar hasta la última etapa para demostrarle a la población cuánto tiempo se tardan en el Poder Judicial y en el Ejecutivo. Si yo hubiera sido el Ejecutivo desde ese momento prohíbo las mutualidades y los obligo a tener un seguro de vida y si les cuesta caro es su problema, es por su deficiencia.