Portal informativo de análisis político y social

Las memorias del general Marcelino García Barragán: El Estado Mayor Presidencial disparó contra estudiantes en 1968

Las memorias del general Marcelino García Barragán: El Estado Mayor Presidencial disparó contra estudiantes en 1968

Oct 11, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares

Por Redacción Conciencia Pública //

Una figura fundamental en la historia de México es la del General Marcelino García Barragán cuyo papel es fundamental para evitar la consumación de un golpe de estado en México que había preparado la CIA para llevar al frente del gobierno a un militar que hiciera frente a la supuesta conspiración comunista que estaba en marcha en México.

Fue el Estado Mayor Presidencial a cargo del General Luis Gutiérrez Oropeza el que operó el asesinato de estudiantes y no el Ejército a cargo del General Marcelino García Barragán, como lo documenta el entonces Secretario de la Defensa Nacional en sus memorias y que el periodista Julio Scherer García dio a conocer el 1 de junio de 1999 en la edición de Proceso 1182. “El Estado Mayor Presidencial (EMP) desplegó una estrategia al margen de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para acabar violentamente con la manifestación estudiantil del 2 de octubre de 1968”, publicó la revista.

Con base en documentos del general Marcelino García Barragán, titular de la Defensa en aquellos tiempos, Scherer dio a conocer la información que el combatiente de la Revolución Mexicana -”primer soldado que llegó a la Defensa con estricta formación militar”, según se jactaba- había preservado “para la historia”

La memoria del general sobre esa masacre ocurrida en la plaza de Tlatelolco durante el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz quedó plasmada en una entrevista con periodistas imaginarios en la que El Tigre Marcelino da su versión sobre el papel que jugó como jefe del Ejército y sobre la participación del Estado Mayor Presidencial, del presidente y de su secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez

La autoentrevista forma parte de los documentos del general que Scherer y Carlos Monsiváis reunieron en el libro Parte de guerra Tlatelolco 1968, editado por Aguilar, a casi 31 años de los hechos.

El paso de estas tres décadas confirmó lo suscrito por el general García Barragán en la hoja inicial de la carpeta en la que conservó el parte militar de ese 2 de octubre: “Para la historia, que ésta se escribe a largo plazo”

Dice el general en su imaginado encuentro con los periodistas: “Permítanme enterarlos de lo siguiente”:
“Entre 7 y 8 de la noche el general Crisóforo Mazón Pineda (quien estuvo al mando de la Operación Galeana diseñada en la Sedena para detener a los dirigentes estudiantiles) me pidió autorización para registrar los departamentos (en Tlatelolco) desde donde todavía los francotiradores hacían fuego a las tropas. Se les autorizó el cateo.

Habían transcurrido unos 15 minutos cuando recibí un llamado telefónico del general (Luis Gutiérrez) Oropeza, jefe del Estado Mayor Presidencial, quien me dijo: Mi General, yo establecí oficiales armados con metralletas para que dispararan contra los estudiantes, todos alcanzaron a salir de donde estaban; sólo quedan dos que no pudieron hacerlo, están vestidos de paisanos, temo por sus vidas ¿No quiere usted ordenar que se les respete?

Le contesté que, en esos momentos, le ordenaría al General Mazón, cosa que hice inmediatamente. Pasarían 10 minutos cuando me informó el General Mazón que ya tenía en su poder a uno de los oficiales del Estado Mayor, y que al interrogarlo le contestó el citado oficial que tenía órdenes él y su compañero del Jefe del Estado Mayor Presidencial de disparar contra la multitud. Momentos después se presentó el otro oficial, quien manifestó tener iguales instrucciones”.

CARTA AL HIJO

Scherer da cuenta de cómo García Barragán amplió sus recuerdos en un texto fechado el 1 de enero de 1978 Se titula “La Verdad para la Historia” y está dirigido a su hijo Javier García Paniagua:

Has de recordar que el 2 de octubre, en el tiroteo de Tlatelolco, el Gral Luis Gutiérrez Oropeza, JEMP, mandó apostar, en los diferentes edificios que daban a la Plaza de las Tres Culturas, diez oficiales armados con metralletas, con órdenes de disparar sobre la multitud ahí reunida y que fueron los actores de algunas bajas entre gente del Pueblo y soldados del Ejército.

Todos pudieron salirse de sus escondites, menos un teniente que fue hecho prisionero por el Gral Mazón Pineda, quien me informó por teléfono de esto que estoy relatando y que el oficial prisionero le había informado al citado General Mazón Pineda.

Esto mismo me lo confirmó el general Oropeza en conferencia telefónica, diciéndome: ‘Mi general, de orden superior envié 10 oficiales del EMP (Estado Mayor Presidencial) armados con metralletas para apoyar la acción del Ejército contra los estudiantes revoltosos Cuando el Ejército entró en los edificios, ordené que cuanto antes regresaran a sus puestos, concentrándose, pero un Teniente que no pudo salir y lo tenía preso el Gral Mazón Pineda, preguntó: ‘¿Quiere usted ordenar que lo pongan en libertad?’

Contestación mía: ¿por qué no me informaste de esos oficiales a que te refieres? Gral Gutiérrez Oropeza: ‘porque así fueron las órdenes, mi general’ Gral B: ‘Ya ordené a Mazón ponga en libertad al prisionero, acto que se verificó’”.

Diez años antes de escribir esa carta a su hijo, García Barragán había guardado, poco después de la masacre, otros detalles de la represión del EMP Los escribió después de un encuentro que tuvo con el general y expresidente Lázaro Cárdenas, quien había intercedido ante él por la liberación de los estudiantes detenidos. Esos datos precisos quedaron registrados en el siguiente diálogo que registró García Barragán con Mazón Pineda, luego de la petición del jefe del EMP.

Gral Mazón:

Sí mi General, ya tenemos uno armado con metralleta y dice haber disparado hacia abajo

Al poco rato me habló Mazón para informarme que ya se había presentado el otro oficial, también armado con metralleta y que había hecho lo mismo.

Enseguida me comuniqué con Oropeza, informándole que ya habían aparecido los dos oficiales y ya se les había ordenado se incorporaran al Estado Mayor Presidencial”.

La participación de ese cuerpo militar al servicio del presidente la ubicó García Barragán desde antes del 2 de octubre. Sin reparos, identifica a miembros del EMP como terroristas.

Aquella imaginaria entrevista consta de 11 preguntas, en la número cuatro interroga el general García Barragán:

-¿Existió predisposición en contra del gobierno por parte de algunos sectores de la población del conjunto habitacional Tlatelolco?

-Sí Los habitantes de Tlatelolco estaban dispuestos contra el gobierno, en primer lugar por las repetidas veces que terroristas habían ametrallado la Vocacional 7, poniendo en peligro la vida de los habitantes de dicha unidad.

Estos terroristas eran oficiales del Estado Mayor Presidencial, que recibieron entrenamiento para este tipo de actos, concebidos y ordenados por el entonces jefe del Estado Mayor Presidencial”.

Las aseveraciones del general forman parte de los documentos entregados a Scherer por Javier García Morales el 24 de marzo de 1999, tras la muerte de su padre, Javier García Paniagua.


Compartir en redes sociales:
  • 8
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    8
    Shares
468 ad

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *