Portal informativo de análisis político y social

Lo que provoca el tsunami Morena: El PRI, al borde de la quiebra

Lo que provoca el tsunami Morena: El PRI, al borde de la quiebra

Ago 20, 2018

Compartir en redes sociales:
  • 57
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    57
    Shares

Por Mario Ávila //

A partir del 1 de enero el PRI, que hoy es el partido en el poder a nivel Federal y Estatal, se habrá de encontrar al borde de la quiebra, ya que no tendrá recursos económicos para subsistir, en Jalisco solo recibirá un subsidio anual de 17 millones de pesos, cuando en el año en curso habrá de recibir 117 millones de pesos, incluidos los recursos que utilizó en las campañas. Esto significa una caída en sus ingresos del orden del 85.5% es decir solo percibirá 14.5% de lo que obtuvo en el año en curso.

Tres causas fundamentales por las que el tricolor habrá de hundirse en lo que sin duda es la peor crisis de su historia: 1.- Las modificaciones al Código Electoral y de Procedimientos Electorales. 2.- El resultado de la votación en Jalisco que escasamente fue del 15% en la elección de diputados y 3.- Las multas que ha recibido por anomalías en el uso de los recursos públicos, en particular en los procesos electorales del 2015 y los que se anticipa, recibirá producto de la elección del 1 de julio del 2018.

El tamaño de la crisis se muestra en el hecho de que el PRI Jalisco hoy tiene un gasto simplemente en nómina de 32 millones de pesos anuales y sus ingresos serían apenas de 17 millones de pesos, pero ello se agravará por una muta de más de 10 millones de pesos que está apunto de dictaminarse en el pleno del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, lo que dejaría al hoy partido en el gobierno con escasos 7 millones de pesos para sobrevivir durante 1 año.

Y si se piensa que ante esta circunstancia el PRI tendría que recurrir al financiamiento por la vía de sus militantes, esta posibilidad podría descartarse, ya que en ese punto no fue modificado el Código Electoral y por lo tanto los ingresos privados no pueden rebasar el 10% de lo que se percibe por la vía de los recursos públicos, es decir si tendrá un subsidio de 17 millones de pesos anuales, no podría captar cuotas ni aportaciones por más de 1.7 millones de pesos, que para el universo de sus gastos, no representa ningún alivio para el partido que pasó a ser la primera, a la cuarta fuerza política en Jalisco, detrás del PAN, Morena y Partido Movimiento Ciudadano; y lo que es peor, con su escaso porcentaje de votos está más cerca de los partidos que están a un tris de perder el registro como el PVEM, Panal y PRD, que de Morena y MC, partidos que tienen un lustro de vida y que no se comparan con los tres cuartos de siglo de historia del PRI en Jalisco y en el país.

LAS CUOTAS Y LOS NEGOCIOS

Agrava la situación económica del PRI, por un lado porque por concepto de “aportaciones de militantes” no podrá percibir más de 1.7 millones de pesos de acuerdo a la ley, pero también por otro lado pesa la situación de que ya no habrá funcionarios con ingresos suficientes de primer nivel que le inyecten recursos producto del 5% de su sueldo, por concepto de las cuotas partidistas.

Es decir, el PRI ya no podrá contar con las aportaciones de los militantes, particularmente de los 12 mil funcionarios públicos en el Poder Ejecutivo, que verán impactadas sus finanzas y en lugar en pensar en el pago de cuotas, fuera de estos empleos tendrán que verse obligados y preocupados primero por encontrar un trabajo digno para llevar el sustento a sus hogares.

El impacto en las finanzas del PRI se registrará también en la caída estrepitosa de los funcionarios en cargos de elección popular y con alta incidencia en el manejo de recursos públicos, con los que de manera indirecta se beneficiaba al partido, a los militantes, a simpatizantes, a proveedores y amigos.

En concreto de tener una fracción en el Congreso del Estado de 13 diputados locales que aportan recursos al partido, a partir de noviembre solo tendrán 4; mientras que en relación a las presidencias municipales, de 62 alcaldías en donde hoy son gobierno, a partir de octubre la cifra se reducirá a solo 20 y ni qué decir de la baja drástica en el número de regidores en los cabildos de los 125 municipios de la entidad, lo que impactará drásticamente en la merma del poderío económico y político del PRI.

LA CRISIS QUE VIENE Y LAS MULTAS…

La baja principal en el financiamiento que habrá de recibir el PRI para el año entrante, se dará en la misma proporción para todos los partidos políticos que conserven el registro, habida cuenta de que aplicarán ya las modificaciones legales aprobadas en la presente legislatura, en la que se tomó la determinación de bajar el índice de financiamiento en más de dos tercios.

Habrá que recordar que cuando arrancó el 2017 con el “gasolinazo” a cuestas, los partidos acordaron sacrificar el subsidio que reciben y bajarlo considerablemente para los años no electorales, modificando de 65 a 20% la unidad de medida de actualización, que se multiplica por el número del Padrón Electoral, para dar como resultado el monto de dinero que se repartirá entre los partidos políticos con registro.

Esto da como resultado que el financiamiento público para el 2019 sea de 99 millones 646 mil 372. 57 pesos, de los cuales el 30% se habrá de repartir de manera igualitaria para todos los partidos que conserven el registro, concepto por el que el PRI podría recibir entre 5 y 6 millones de pesos.

Por otro lado, el 70% de los 99 millones se habrán de repartir en proporción a los votos obtenidos por cada partido político en la elección de diputados inmediata anterior, lo que significa que el PRI por esta vía estaría recibiendo entre 11 y 12 millones de pesos.

En tanto que en los años electorales, aplicará la fórmula propuesta por el diputado independiente Pedro Kumamoto, conocida como “Sin voto no hay dinero”, que consiste en autorizar un presupuesto en función de la cantidad de electores que acudió a las urnas en la elección inmediata anterior, por lo que hasta el 2021 aplicará esta ley con una reducción del 42% tomando en cuenta que el porcentaje de votación rondó el 58% en el caso de Jalisco.

Es decir la primera causa de la reducción al presupuesto 2019 del PRI es por la reforma legal, la segunda es por la baja votación que ronda el 14% en la elección de diputados que es la que define el otorgamiento del presupuesto, el reparto de posiciones plurinominales en el Congreso del Estado y la pérdida del registro si no se llega al 3% de la votación y la tercera causa son las multas que hoy tiene el PRI por malos manejos de recursos en la elección 2015 y las que se habrán de endilgar producto del proceso 2018 y que ya están siendo dictaminadas en las comisiones del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana por entre 10 y 12 millones de pesos y que en breve serán dictaminadas en el pleno, por errores en el manejo de dinero en las campañas de la elección 2018.

Datos obtenidos por la vía de la Ley de Transparencia advierten que el PRI Jalisco arrastra el pago de multas diferidas a tres años del proceso anterior (2015) por 9 millones 043 mil 625.56 pesos; multas por remanentes de recursos de apelación del 2015 por 8 millones 649 mil 717.56; multa del INE por la omisión en el pago de impuestos por 3 millones 398 mil 346.63 pesos; además de que tendrá que realizar el pago de los impuestos correspondientes a 2009, 2010 y 2013 por un gran total de 6 millones 536 mil 268 pesos.

NI PARA SOBREVIVIR

Esto significa que el PRI no tendrá el dinero suficiente ni siquiera para pagar sus deudas, ya no se diga para sobrevivir pagando la nómina de 135 empleados y que asciende a 2 millones 285 mil pesos mensuales, según lo reveló el propio Ramiro Hernández García, presidente del PRI Jalisco, al diario NTR.

Y se habla de quiebra inminente porque hay gastos adicionales que se tienen que hacer desde el Comité Directivo Estatal, como es la entrega de 800 mil pesos mensuales a los comités directivos municipales y subsidios a sectores y organizaciones, como es el caso de los Jóvenes, las Mujeres y Movimiento Territorial que recibe 50 mil pesos al mes, además de apoyos de vehículos y gasolina.

Hernández García también ha confesado: “El partido no está en las mejores condiciones, para empezar, estamos en la peor situación de la historia del partido. Hoy nos pegó a nivel nacional, no es sólo privativo de Jalisco, es una condición que prevalece en todo el país”.

Detalla que  para la sobrevivencia financiera tendrán que hacerse ajustes en gasto corriente, como la nómina, mantenimiento de oficinas, consumo de energéticos como gasolina y electricidad, sin embargo, aún no hay definiciones sobre el replanteamiento financiero. Entre noviembre y diciembre se harán las proyecciones “al tamaño de lo que dispongamos de recursos”, dijo Hernández García al rotativo Noticias en Tiempo Real (NTR).

Y abundó: “El PRI Jalisco recibirá el próximo año alrededor de 17.8 millones de pesos (mdp), 75 por ciento menos que en 2017; actualmente su gasto en nómina supera los 32 mdp al año, mientras que su gasto ordinario anual es de más de 84 millones de pesos”.

FINANCIAMIENTO PARA EL PRI EN EL 2018:

Monto Concepto

78’352,858.80 Actividades ordinarias

2’350,585.76 Actividades específicas

36’825,843.64 Obtención del voto

117’529,288.21 Gran total

LAS MULTAS DEL PRI

Monto            Concepto

9’043,625.56 Multas diferidas del proceso 2015

8’649,717.56 Recursos de Apelación 2015

3’398,346.63 Omisión de pago de impuestos

6’536,268.00 Pago de impuestos 2009-2010 y 2013

27’627,967.75 TOTAL

LOS GASTOS MENORES:

Teléfono 750,000.00

CFE 860,000.00

SIAPA 160,000.00

Internet 250,000.00

TOTAL 2’020,000.00

  • Gastos anuales

MATERIALES Y SUMINISTROS

Papelería 1’500.000.00

Art. Limpieza 600,000.00

Consumibles 900,000.00

Mantenimiento 600,000.00

Audio y video 100,000.00

Total 3’700,000.00


Compartir en redes sociales:
  • 57
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    57
    Shares
468 ad